martes, 30 de septiembre de 2008

Kozel Černý


MARCA: Velkopopovicky Kozel
MODELO:
Kozel Černý
ESTILO: Dunkel Lager (3'8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN
: República Checa

CARACTERÍSTICAS: Habiendo ya mencionado un par de cervezas belgas de mi tour por Europa, me parece apropiado, para variar un poco, pasar a comentar una de las que más me gustó de la extensísima oferta cervecil checa que tan apenas pude llegar a arañar. Según parece, Kozel es popular marca en ese país, quizá sin llegar a la altura de Pilsner Urquell o Budweiser Budvár, pero con una importancia más que destacable, supongo que potenciada a raiz de la compra de la empresa por parte de SABMiller.

Habiendo probado ya las excelentísimas cervezas de Pivovarský Dům, entre las que destacaría sin pensarlo dos veces Kopřivové y Štěpán (de ortigas y rubia no filtrada, ambas impresionantes), parecía que no muchas cervezas conseguirían llamar mi atención, tal y como sucedió con Pilsner Urquell y Gambrinus 10º. Sin embargo, entramos por casualidad en un pequeño bar de camino a Staré Město y Josefov, y al ver en los tiracañas un logotipo que no me resultaba familiar no pude evitar pedir una jarra.

Me sirvieron (curiosamente, de manera muy amable, todo lo contrario a lo que tenía oído sobre el servicio en la República Checa) una bebida oscura, con reflejos cobrizos, de espuma muy abundante, que tenía un aspecto verdaderamente apetecible, también favorecido por su intenso aroma, un olor herbal muy agradable, que recordaba vagamente al café recién hecho.

Al probar, se percibía un cuerpo muy bien calculado, perfectamente equilibrado. Al principio el trago es ligero y se intensifica, adoptando un sabor a malta, grano tostado, poco amargo y muy penetrante, que produce un gusto realmente bueno en el fondo del paladar, satisfactorio y duradero, que al final se vuelve algo dulzón. El único problema que le veo a Kozel Černý es que se puede hacer quizá demasiado suave para algunos bebedores, pero bueno, todo es cuestión de gustos, y según el mío, está bien tal y como es.

NOTA:

lunes, 29 de septiembre de 2008

Peroni Gran Riserva

MARCA: Peroni
MODELO: Peroni Gran Riserva
ESTILO: Strong Lager (6'6% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Italia

CARACTERÍSTICAS:

La cervecería Peroni produce muchas otras cervezas, entre las que destacan le Wuhrer, la Nastro azzurro, la Kronembourg, la Tourtel y la Itala Pilsen.
La larga historia de esta sociedad, nacida en Vigevano en el 1846, se encuentra documentada en el museo histórico de la cervecería, que contiene también archivos históricos de la sociedad misma. El museo se encuentra en Roma, en una zona industrial llamada "La Campesina". La publicidad de la cerveza Peroni la llama "La cerveza de los Italianos", aunque en realidad esta cerveza se gana este apodo por ser, probablamante, la más conocida y vendida en Italia, aunque también es vendida en otros 28 países.

Fui con unos amigos a un restaurante italiano elegante y típico aquí en Huesca, así que mientras hacíamos hambre decidimos pedir alguna cerveza italiana. En la carta de bebidas tan sólo había un par de variedades de cerveza, y las únicas italianas eran las Peroni, una cerveza muy conocida en ese país. Pedimos unas Peroni gran reserva (tres euros la botella, era una noche de gastar, ya que también habíamos estado tomando unas Leffe antes), y nos trajeron unas botellas de 33 cl bastante elegantes.

Un sabor amargo toma presencia desde el primer contacto con la botella hasta pasados unos minutos. No tiene unas cualidades muy destacables, así a priori, me parece un sabor bastante sencillo y poco elaborado.
No nos sirvieron ningún vaso especial, aunque no creo que ganase mucho bebiéndola en uno. Sencillamente, era una cerveza más, bastante amarga y sin unas propiedades que la hicieran especial. Entiendo que Peroni sea la cerveza popular (por precio, principalmente), pero esperaba que una variedad especial de esta cerveza, aportase algo nuevo al paladar.
Lo cierto es que fue una desilusión, aunque el resto de comida italiana hizo la delicia de todos los que estábamos allí, celebrando un cumpleaños.



NOTA:

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Tripel Van Der Garre

MARCA: De Garre
MODELO: Tripel Van Der Garre
ESTILO: Tripel (10'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: Paseando por la bella Brujas, cerca del Markt, podremos encontrar con algo de suerte la estrechísima callejuela donde se localiza la cervecería De Garre, un pequeño local muy acogedor donde nos podemos sentar a charlar y disfrutar mientras tanto de algunas de las cervezas de su extensa carta, entre las que podemos encontrar grandes marcas, como Tripel Karmeliet, Barbar, Trappistes Rochefort, Duvel, etc. Como si la buena bebida, el excelente servicio y los precios más que razonables no fuesen motivos suficientes para acudir a este bar, hay un aliciente más, que es poder probar Tripel Van Der Garre, cerveza que no es posible degustar en ningún otro sitio del mundo.

El aspecto antes de probarla es inmejorable, cuando el dueño de La Garre te trae una copa teñida de color cobre, con una capa de espuma densa y cremosa, sobre una bandeja, acompañada de una tapa de queso belga. Es entonces cuando un olor no especialmente intenso pero sí bastante fresco, a malta y caramelo, ligeramente ácido, asalta tus fosas nasales, y sientes la necesidad de saborear esa bebida mientras ves ascender infinitas burbujas desde el fondo de la copa.

Al principio, el cuerpo se me hizo muy ligero, sobretodo para una Tripel; sin embargo poco a poco va mejorando, hasta convertirse en una cerveza más que aceptable. En cuanto al sabor, cualitativamente no tengo queja posible, en él se reparten por igual matices a caramelo, a frutas y a especias, con un final de predominio especiado, algo seco... no obstante, habría preferido una mayor intensidad, creo que con algo más de carácter la cerveza habría ganado mucho.

Las expectativas que tenía sobre esta Tripel eran altísimas, lo que me causó una decepción considerable y quizá haya empañado un poco mi crítica. De todas formas, y como indico con la puntuación, no es ni mucho menos una mala cerveza, y probarla me parece casi una obligación para todo cervecero que visite esa bella ciudad.

NOTA:

lunes, 22 de septiembre de 2008

Slaapmutske Blond

MARCA: Slaapmutske
MODELO: Slaapmutske Blond
ESTILO: Blonde (6'4% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: Encontré Slaapmutske, que significa en flamenco "gorro de dormir", en una tienda especializada de la ciudad belga de Brujas. El nombre viene de hace varios años, cuando Dany de Smet intentaba calmar a su bebé, que no paraba de llorar. Para ello, se le ocurrió mojar su dedo en una de las cervezas que él fabricaba y su hijo, al chuparlo, se quedo dormido inmediatamente. Entonces Marleen, su mujer, declaró que esa cerveza era un auténtico "slaapmutske", y así nació la cervecera.

Es una cerveza de color algo anaranjado, espuma densa y duradera, y carbonatación considerable. El olor es relativamente intenso, a cítricos y malta, muy refrescante y apetecible. Su sabor es bastante esperado, nada especialmente sorprendente y, sin embargo, plenamente satisfactorio. Tiene un comienzo ácido, de gusto no demasiado intenso pero que va ganando potencia hasta desarrollar un cuerpo más que interesante, con matices afrutados que recuerdan a manzanas, muy refrescantes. La acidez se reduce paulatinamente en detrimento de un amargor ligero que se mantendrá hasta el último momento, para finalmente complementar la bebida con la presencia del alcohol, pero de forma muy equilibrada y suave, obteniendo una cerveza destacable.

Esta marca, que era para mi desconocida, me ha dado una grata sorpresa. Me pareció una cerveza de fácil beber, agradable, perfecta para pasar el rato, con una cantidad de alcohol que no emborracha con facilidad. Lo dicho, recomendable.

NOTA:

lunes, 8 de septiembre de 2008

Charles Quint Blonde Dorée

MARCA: Charles Quint (Keizer Karel)
MODELO: Charles Quint Blonde Dorée
ESTILO: Blonde (8'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS:

Después de un otoñal buen día de caza en Walcourt, Carlos I, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, decidió saciar su sed. Entró en una taberna local y la dueña le ofreció una jarra de cerveza, agarrándola por su asa, por lo que el Rey Carlos tuvo que tomar la jarra con ambas manos. Pensando en que querría volver a esa taberna, mandó enviar a la tabernera una jarra con dos asas, de forma que pudiese coger la jarra con una mano, la próxima vez.
Un tiempo después, Carlos y su escolta volvieron a Walcourt, y decidieron parar en la taberna. La dueña, con orgullo, le sirvió cerveza en la jarra que había recibido, pero se la ofreció cogiéndola por ambas asas, por lo que de nuevo el Rey Carlos tuvo que usar las dos manos para sostener la jarra. Impertérrito, el Rey ordenó una jarra con tres asas para la próxima vez que volviera.
Al año siguiente, Carlos I volvió a visitar la taberna. Esta vez, la dueña le sirvió la jarra sujetándola de dos asas, y con la tercera mirando hacia ella. Fue entonces cuando el Rey mandó finalmente una jarra con cuatro asas, para poner fin al problema.
Esta leyenda es la razón por la que hoy en día pueden encontrarse fácilmente jarras con cuatro asas en muchos cafés de Bélgica.
Como reza su etiqueta, Carlos I (Keizer Karel) nació en Gante, Bélgica, en el año 1500. Demostró durante su vida una afición particular por la cerveza. A lo largo de sus viajes, no dudaba en atravesar Bélgica para disfrutar de la buena cerveza local, parándose siempre en las cervecerías. Al quedarse en España, mandó que regularmente enviaran varios barriles de cerveza belga.

Menuda sorpresa de cerveza.
Esta estupenda rubia de alta fermentación, creada por la 'Haacht Brewery' tiene aroma a especias. No genera excesiva espuma, y tiene un color dorado, con una aparente carbonatación similar al champán.
Su sabor es delicioso, con tintes afrutados que dejan un regusto final a caramelo y maíz dulce, que termina entendiendose perfectamente con su lúpulo. Sus 8'5 grados acrecentan un sabor fuerte y completo, regalando así un trago excelente.

Una de las pocas belgas que me faltaban por probar en la tienda de cervezas habitual. Y más que caerán más adelante, desde luego. Amo Bélgica.

NOTA:



jueves, 4 de septiembre de 2008

Duff

MARCA: Duff
MODELO: Duff Pils
ESTILO: Pilsener (5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: México

CARACTERÍSTICAS:

Duff para tí
Duff para mí
cerveza Duff
te hará feliz

He aquí una prueba del éxito de la televisión, y de cómo algo tan sencillo como una serie de animación puede llegar a calar en una multitud de personas, hasta el punto de llevar la serie a la vida real. Los Simpsons, serie de dibujos animados creada por Matt Groening, ha tenido uno de los éxitos mayores de la historia de la televisión, hasta el punto de que muchos de los inventos, ideas y estereotipos mostrados en los capítulos, han sido plasmados en la realidad humana.

De esta forma podemos ver cómo el coche que diseña Ho
mer Simpson en uno de los episodios se ha convertido en realidad (en la foto como una maqueta, pero se llegó a construir en tamaño real). Un amigo mío usó otra de las ideas de Homer, la silla de seis patas, consistente en una silla con dos patas con bisagras traseras, que parasen una caída hacia atrás.

Y no podía quedarse fuera el producto que levanta pasiones y que viene homologado como "Cerveza Duff" en la serie de Los Simpsons. Pero por supuesto, los derechos de autor han intervenido siempre, desde que a finales de la década de 1990, Lion Nathan elaborase en Australia la primera Duff Beer real. 20th Century Fox lo denunció por uso indebido de su marca y ganó. Un local de Nueva Jersey, el J.J. Bittings Brewpub de Woodbridge elaboró una cerveza también llamada Duff. La propaganda del local incluía imágenes de Homer Simpson.
En 2006, un mexicano obtuvo la patente de la marca "Duff" para lanza
rla a la venta.
7-Eleven como parte de promoción de Los Simpson: La película puso en venta la cer
veza Duff Y Buzz Cola entre otros; solo que en lugar de ser cerveza o refresco, se trató de una bebida energética de edición limitada.

En agosto de 2008 la cerveza Duff comenzó a venderse en España. La apariencia comercial es igual que la que aparece en cualquier episodio de Los Simpson, y viene de mano de la cervecera belga Haacht.

Sinceramente nunca la había visto, y al reconocerla en la estantería de un videoclub de aquí en Burgos, tuve que hacerme con una por narices. La cultura de masas arrastra a las personas (por muy fuertes que creamos ser), aunque he de decir a mi favor que la compré ante todo por curiosidad, quería saber qué sabor le habían dado. Leer en la etiqueta que venía de Bélgica me añadió aún más curiosidad, porque ya sabemos cómo son estos belgas para las cervezas... No obstante, imaginé que sería una cerveza hecha de merchandising, que poco se alejaría de una normalita (si es que llegaba a saber bien), y sólo sería por la fama de su nombre.


Nunca hubiese imaginado este sabor para la Duff. Tiene un amargor importante desde el primer trago hasta pasados unos minutos, pero la presencia de la malta consigue un resultado nada negativo. Me recuerda levemente a una Voll Damm algo más amarga y suave, aunque no tiene unas características excepcionales que le hagan destacar. No obstante, repito, no está mala.


La cerveza tiene un color quizás demasiado amarillento (hablo desde la comparación con la serie), sobre el que se posa una espuma blanca burbujeante. Lo
s 5 grados de alcohol cobran presencia al terminar la botella, sin resultar pesados.

Sinceramente la había imaginado de otra forma. Es decir, creía que tendría un sabor más artificial, que habrían hecho una copia de Budweiser (que al fin y al cabo es lo que se parodia en la serie). Había imaginado la Duff más parecida a una cerveza tipo caña, de las de bar de toda la vida, aunque a la americana.


NOTA:




martes, 2 de septiembre de 2008

St. Louis Premium Kriek

MARCA: St. Louis
MODELO: St. Louis Premium Kriek
ESTILO: Lambic de Cerezas (3'2% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS:
La Kriek forma parte de las cervezas de fermentación espontánea. Para su fabricación se ponen cerezas a macerar en barriles de roble donde ya está fermentando lambic. En termino medio, se usan 200 gramos de cerezas por litro. Una nueva fermentación empieza en el barril, provocada por el azúcar de las cerezas.
La Premium Kriek contiene más cerezas, y por lo tanto tiene un aroma más afrutado, un color más profundo a fruta y unos sabores más pronunciados y dulces que las demás Kriek del mercado, por lo que se acerca más a las Krieks originales, donde el elemento fruta era más importante que el elemento alcohol.

"Un refresco, un bitter kas con sabor a cereza", son las palabras que han venido a mi mente en cuanto he dado el primer sorbo (tras temerme el resultado por el olor) de esta "cerveza". Definitivamente el abanico de posibilidades en la fabricación de cervezas es tan extenso como los gustos de los cerveceros, y a mí, esta cosa concretamente, no me gusta.
Este "zumo gaseoso" tiene un color rojizo y una fina capa de espuma blanca. Sus 3'2% de alcohol pasan desapercibidos al gusto por el sabor dulzón y empalagoso que le da el zumo de cereza.

No he podido evitar recordar el análisis y comentario de Embracing de la Mort Subite Extreme Framboise, y es que definitivamente creo que este tipo de cervezas dulces no es que nos entusiasmen demasiado.

NOTA: