martes, 22 de septiembre de 2009

Březňák Original Böhmisch Pils

MARCA: Březňák
MODELO: Březňák Original Böhmisch Pils
PAÍS DE ORIGEN: República Checa

CARACTERÍSTICAS:

Uno de los días de nuestra estancia este verano en Wacken, en el festival de música, decidimos pararnos a buscar cervezas interesantes que pudiéramos llevarnos de vuelta a España, cuando el festín alcohólico hubiera terminado. La variedad de packs de cervezas no era muy amplia en marcas (aunque no hubiéramos encontrado tantas en ningún supermercado de aquí), pero escondida entre una veintena de cervezas más o menos conocidas, en una estantería separada, se mostró la Březňák. Rápidamente recordé el apunte que hizo Pivni Filosof en el post que hicimos de Birra Moretti, señalando que la etiqueta era una copia de la Březňák (y por lo que he leído, muchas otras se han inspirado o directamente han copiado esta etiqueta), y con interés y fascinación, me hice con un ejemplar que milagrosamente llegó sin abrir a mi casa.

Elaborada por Pivovar Velké Březno, situada en la región de frontera checo-alemana, tiene una historia peculiar, y sobre todo un nombre: Víctor Cibich. Remontándonos al Holocausto y la invasión nazi de Checoslovaquia, la fábrica de Březňák se mantuvo en una posición irónica y confusa, pues suministró cerveza al Deutsches Afrika Korps, pero el hombre que posó para la foto en su etiqueta, Víctor Cibich, alias Zippich, era en realidad un judio checo de habla alemana. Víctor Cibich murió en 1916, y su esposa, Auguste, falleció en 1938. Dejó a dos hijos mayores, Bruno y Paul, que como eran judios, fueron enviados a campos de concentración durante la guerra. Contra todo pronóstico, los dos jóvenes Cibich sobrevivieron y regresaron a Velké Březno después de la guerra. Pero después de un mes escaso en su hogar, se vieron obligados a dejarlo por las purgas anti-alemanas de 1946. Primero fueron expulsados por los alemanes por ser Judios; y luego fueron expulsados por los checos, por ser alemanes. Ambos murieron en Nuremberg, Alemania, a pocos días de diferencia, en 1967. Una anécdota fascinante.

Pero a lo que vamos, la Březňák Original Böhmisch (conocida originalmente como Březňák Světlý Ležák 12°) tiene un color dorado algo oscuro que presenta una capa espumosa, blanca y burbujeante en su cima, y sin embargo a penas tiene carbonatación visible. Desprende un sutil olor herbal y maltoso, levemente afrutado. En el sabor toma presencia el torrefacto, la fruta y se acentúa el toque herbal, en un final algo agridulce. Es de cuerpo medio, sin especial presencia del alcohol, y se deja beber bastante bien.
NOTA:

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola soy Checo y esta cerveza se cuenta entre las no muy buenas... Has provado radegast?

Juan Antonio Alejo Peña dijo...

He probado su version en negra y el toque a regaliz es espectacular

Embracing Darkness dijo...

No he probado esa versión en negra, si la veo ya le daré una oportunidad. Gracias por la recomendación.

Un saludo