viernes, 27 de noviembre de 2009

La Ronda #18: Regalando Cerveza

Este mes ha habido una pequeña demora en la enunciación de la celebérrima Ronda Cervecera, pero por suerte Andrés, del excelente blog Culturilla Cervecera, ha sujetado la puerta que estaba a punto de cerrarse, y ha propuesto una interesante cuestión:
Tus mejores amigos te invitan a su casa, no son cerveceros, pero siguen tu blog regularmente y al final les ha podido la curiosidad: "¿por que no traes alguna de esas cervezas de las que tanto hablas?" te dicen...
Son tus mejores amigos, la ocasión merece una cerveza "muy especial", pero por otro lado no son nada cerveceros, y no queremos "asustarlos" con una cerveza demasiado "extrema" ha de ser algo que entre bien, que les deje con ganas de seguir probando nuevas cervezas. ¿Que cerveza llevarías?
Creo que todos nos hemos sentido bastante identificados con la situación que se nombra: un grupo de amigos que no salen de la lager nacional, concediéndose de vez en cuando el capricho de una Guiness o una Franziskaner, que saben que has probado "unas cuantas cervezas exóticas" y que te piden recomendación.
Sin duda, es muy importante no asustarlos. Estoy seguro de que de llevarles una Imperial Stout como la que nos tomamos los componentes de este blog hace un tiempo, quedarían completamente contrariados y negarían que eso es una cerveza. Pero tampoco sería cuestión de llevarles una cerveza que pudieran encontrar en su supermercado habitual.

Sin duda recurriría a alguna cerveza de Abadía o una Ale Belga para sacarles el falso concepto de "cerveza = lager". Sería interesante enfrentarlos a una Orval, una Westmalle o una Keizer Karel. También llevaría cervezas que aportarían interesantes matices, como Neumarkte o Hofmark, o la recientemente comentada 1906, para que vieran que también aquí se pueden hacer las cosas bien.
Y creo que merecería la pena llevar la rusa Baltika 6, que tan buen resultado ha dado en situaciones parecidas a la presente, por su buen sabor y su "exotismo".

Es complejo, cada persona es un mundo, pero creo que con un par de estilos, nuestros amigos se pueden llevar una buena impresión, diferente a la que tenían del universo cervecero. Aunque para muchos se quedaría en una mera cata inusual, seguro que alguno quiere experimentar por su cuenta, probando nuevas cervezas.

Un saludo, y que siga la Ronda.
Ist Barrakunden.

martes, 24 de noviembre de 2009

Sagres Bohemia Reserva 1835

MARCA: Sagres
MODELO: Sagres Bohemia Reserva 1835
ESTILO: Märzen (6'6% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Portugal

CARACTERÍSTICAS: Esta fue la cerveza portuguesa en la que más esperanzas deposité, puesto que varias personas me la recomendaron en Lisboa como la mejor cerveza nacional. Se lanzó en 2006 en edición limitada para conmemorar los 170 años de la cervecería Trinidade, y se relanzó en Mayo del 2008 estando ahora en multitud de supermercados lisboetas, que fue precisamente donde la encontré.

Es de color pardo rojizo, como se puede apreciar en la fotografía, con una buena capa de espuma blanca, muy cremosa y de tacto agradable, mantenida largo tiempo por la considerable carbonatación de la cerveza. En el aroma predomina la malta tostada, con intensidad pero bien medida, y además sutiles aunque remarcadas notas a miel y pino de los lúpulos herbales, con presencia de caramelo que se evidencia más en momentos puntuales, y leves matices de especias picantes. Muy rico, para mi gusto.

El sabor es suave y refrescante, y viene a ser una repetición del aroma, aunque cambiando proporciones. Sigue marcando el ritmo el grano tostado, a lo que se suma el caramelo haciendo una base algo dulzona que se llena de matices herbales. Se mantiene en equilibrio hasta el último instante, eso sí, sin hacerse aburrida en absoluto, para regalar en sus últimos instantes un amargor estupendo que conserva en la boca las características más destacables del sabor. De todas las que probé en Portugal sin duda la mejor, y además se bebía con una facilidad pasmosa, así que me sumo yo también a la recomendación de esta cerveza, que deja muy atrás a la lager ramplona de su empresa.

NOTA:

sábado, 21 de noviembre de 2009

Hipos Urinatum en Twitter

Finalmente hemos decidido asirnos a las últimas aplicaciones de la superautopista de la información, y nos hemos hecho un Twitter. Hay varias razones de esta decisión, aunque fundamentalmente es porque ya han pasado por nuestro estómago muchas cervezas de las que no hemos hecho ni un mínimo comentario en el blog desde que lo abrimos; últimamente el tiempo escasea, la imposibilidad de conectar a Internet es reducida en algunos casos (servidor) y esta es una buena forma de escribir más.
No estamos muy familiarizados con esta herramienta, pero no creo que nos sea difícil hacernos con los mandos.

Si tenéis Twitter, ya sabéis, ahora podemos estar más en contacto. Aquí estamos.

domingo, 15 de noviembre de 2009

Karlovačko Pivo

MARCA: Karlovačko
MODELO: Karlovačko Pivo
ESTILO: Pale Lager (5'4% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Croacia

CARACTERÍSTICAS: La empresa Karlovačka Pivovara fue fundada en Karlovac en 1854 por el barón terrateniente local Nikola Vranyczany. En 2003, la gigante Heineken adquirió los derechos. De la gama de cervezas que tiene a la venta, Karlovačko es la más vendida y popular de Croacia y Bosnia-Herzegovina. La industria cervecera obtuvo en 2005 el Premio Internacional, la medalla de oro en la categoría de cervezas de 4,5 a 5,5 por ciento de alcohol.
La cerveza Karlovačko es uno de los dos estandartes cerveciles de Croacia, como ya dije en el post-resumen de este país. Junto a Ožujsko, encabeza la venta de cerveza local en el país, y es la más conocida por los turistas, pues se ofrece en todos los rincones de la costa de Dalmacia.

Esta cerveza tiene un color amarillo pastel, y su espuma blanca y burbujeante se volatiliza en instantes dejando un recipiente caldoso y no muy apetecible. De barril, la espuma aguanta un poco más, pero también desaparece en poco rato. Desprende un aroma altamente maltoso, sin ningún matiz especial, y en boca se siente esa malta que se vuelve agria por momentos y finaliza con un leve amargor. No hace mucha espuma en la boca, lo que da una sensación de que esté aguada. No es un trago muy agradable, pero es refrescante. Imagino que esta es la característica que garantiza su éxito en las ciudades costeras de Croacia, ya que en verano hace mucho calor.

Otro de los productos prefabricados que coronan el mercado cervecil. Una pena.

NOTA:



CARACTERÍSTICAS: Me trajo esta cerveza Sir Asf de su viaje por las tierras croatas con una inquietante advertencia, "es mala, y con ganas", frase ante la cual no pude evitar esbozar una sonrisa. Buena o mala, le agradecí el detalle (que además venía acompañado por una Staro Češko) y la guardé en mi armario-bodega hasta hace unos días, esperando un día de calor gracias al cual la cerveza pudiese resultarme lo más agradable posible.

Es de color dorado, con espuma blanca de burbuja muy fina, cosa que ultimamente me está apareciendo bastante a menudo en lager industriales de baja categoría. No puede presumir de su aroma, es muy suave, solo se percibe malta dulzona y quizá un mínimo punto frutal. Y el sabor sigue el mismo patrón, mínima malta, inconsistente y plana, con momentos donde un gusto medicinal acaba por destrozar la cerveza. Aburrida, desagradable por momentos, acaba desembocando en un final seco de amargor algo marcado, que tampoco es capaz de acabar con el tedio.

NOTA:

martes, 10 de noviembre de 2009

Super Bock Abadia

MARCA: Super Bock
MODELO: Super Bock Abadia
ESTILO: Märzen (6'4% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Portugal

CARACTERÍSTICAS: Otro de los modelos de Unicer que han salido al mercado esta última década, y parece que esta empresa sigue empeñada en confundir, ya comentamos que su Stout no era tal, y lo mismo pasa con esta, que por supuesto no es una cerveza de abadía. La tomé en el Pois Café, en el barrio de la Alfama, un bar que tiene bastante éxito entre los lisboetas y que es casi visita obligada (no para los cerveceros), aún a pesar de los precios algo caros.

Es una cerveza de color pardo anaranjado, con una consistente capa de espuma blanca que le da un aspecto bastante apetitoso. Al olfato se aprecian aromas dulces de grano tostado, fondo de galleta, con muy leves notas frutales, un suave deje de caramelo e incluso se parece intuir presencia de lúpulo. La verdad es que pintaba interesante en este punto, yo empecé a preparame para una sorpresa...

...y la sorpresa no llegó, se percibe el grano tostado, con un gusto dulzón artificial, caramelo marcado, un soplo de alcohol que no se consigue esconder... y para de contar. El final es suave, largo, de dulzor medido y leve amargor, no desagradable pero sí muy lineal. Al principio aún entra bien, se deja beber, pero al poco rato se queda sin fuelle y se vuelve aburrida. Definitivamente, no es una cerveza de mi agrado.

NOTA:

domingo, 8 de noviembre de 2009

Portugal

Este año me apeteció cambiar de aires durante las fiestas del Pilar de Zaragoza y decidí escapar junto con la señora Ana a pasar una semana en Lisboa, ciudad que nunca antes había visitado, de lo que ahora me arrepiento, tras varios días disfrutando de ese maravilloso lugar de vistas espectaculares, tranquilidad, buena comida, y unos atardeceres como no los he visto en ningún sitio. Por supuesto, aderezado todo ello con "pasteis de nata", "ginginha" y mucha cerveza, que es en lo que me voy a centrar en esta entrada.

En Lisboa (y en general en Portugal) hablar de cerveza implica hablar de Super Bock, pues esta marca domina por completo el mercado y será la que veremos con mayor frecuencia en los numerosos bares de la ciudad, lista para ayudarnos a luchas contra las altas temperaturas de la capital portuguesa por en torno a 1'5 euros la jarra de medio litro. También es habitual encontrarse por un precio similar la otra gran marca portuguesa, llamada Sagres por el nombre de la localidad donde se empezó a elaborar. Yo personalmente prefiero la primera, pero ambas, sin ser nada especial, son disfrutables y muy refrescantes... lo que eché mucho de menos fueron las raciones de bravas de España para acompañarlas, porque parece que allí lo normal es que los bares sean también pastelerías, y diversos dulces lo único disponible para tomar con la cerveza.

¿En qué situación cervecera se halla ahora mismo Portugal? Pues probablemente una bastante similar a la española, parece que la gente empieza a interesarse por otros estilos además de las lager ramplonas y aburridas, lo que ha instado a las macro a poner a disposición del comprador una mayor variedad de productos. Es por esto habitual encontrar en casi cualquier bar varios modelos de Super Bock y Sagres distintos, o incluso si se prefiere tomar un botellín por la calle, mientras se da un paseo, el mejor recurso son los locales de Ginginha, que la ofrecen a precios realmente bajos, similares al de un supermercado.

Como bien me recomendó Chela, también es posible degustar algunas cervezas artesanales portuguesas en un bar del recinto de la Expo '98, lugar que pese a haber transcurrido ya 11 años desde que se celebró el evento se conserva en unas condiciones impecables y está todos los días rebosante de actividad. En cuanto a marcas extranjeras, las posibilidades son escasas, hay algún pub con cervezas belgas, inglesas y alemanas en los barrios de Baixa y en Bairro Alto, pero son los menos, y se tiene como recurso el Corte Inglés que está por la zona de Marqués de Pombal, donde se puede encontrar, entre muchas otras cosas, una buena cantidad de modelos de Brewdog, que seguro que a más de uno le interesará conseguir.

Así pues, pude disfrutar de un hermoso país con una cultura cervecera en pleno auge que merece la pena visitar, quizá no ex profeso por las cervezas, pero tampoco creo que nadie se vaya a sentir defraudado en este aspecto.

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Nøgne Ø Dark Horizon 2nd Edition

MARCA: Nøgne Ø
MODELO: Nøgne
Ø Dark Horizon 2nd Edition
ESTILO: Russian Imperial Stout (17'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Noruega


CARACTERÍSTICAS: Nøgne Ø es una microcervecera noruega surgida en 2002 de la inquietud de dos cerveceros caseros que decidieron unirse en un proyecto mayor y ver hasta donde eran capaces de llegar... y lo cierto es que no es poco lo que han conseguido, ya que gracias a la alta calidad de su amplísima variedad de cervezas gozan de renombre entre los más interesados en el mundo cervecil. El nombre es un término poético empleado por Henrik Ibsen en su obra Terje Vigen para describir un tipo de islas desérticas comunes en las costas noruegas, cuya traducción sería "isla desnuda", y lo escogieron a raíz de que fue en la localidad de Grimstad, donde está emplazada la fábrica, donde Vigen escribió dicho poema.

Como sorpresa al volver de Palestina me encontré este genial regalo por cortesía de la musculosa Ana, uno más de los incontables que ya me ha hecho, que le fue recomendado por el amable dependiente de la Cerveteca de Barcelona. La curiosidad era tremenda, puesto que hasta ese momento la única Imperial Stout que había probado fue cuando aún no era capaz de apreciarla, sin embargo fuí capaz de esperar hasta la fecha recomendada en la botella y la reservé para un momento especial, que llegó cuando Sir Asf acudió a Zaragoza a pasar unos días en Pilares. La servimos en tres copas y nos encontramos el líquido más oscuro que he visto, casi absorbía la luz, con una línea mínima de espuma rojiza... y antes de darnos cuenta nos golpeó un aroma intensísimo sin siquiera acercar la nariz al recipiente, muy penetrante, aunque eso sí, de dulzor leve. Costaba diferenciar los distintos aromas por la extrema complejidad, y al rato hallé tras la malta torrefacta y notas inconfundibles de olivas negras, chocolate oscurísimo, café árabe, caramelo de fondo, marcados matices de regaliz y soplos de licor, toda una declaración de intenciones.

El sabor es de una profundidad extrema, con un amargor muy marcado, donde también se aprecian además del grano muy tostado matices similares a los del aroma, resaltando un gusto a chocolate amargo y café negro principal, con un consistente toque de alcohol, aunque no aparenta ni de lejos los 17'5º que tiene, que me recordó instantaneamente al bourbon, y más secundarios regaliz y caramelo, creando una base de un dulzor muy limitado. El regusto es aspero pero muy sabroso, el alcohol calienta la garganta con cada trago pero no se va sin dejar huella en la boca a lo que se añade el sabor a olivas negras que habíamos detectado en el aroma, que va en crescendo desde el momento en el saboreamos el líquido. Desde luego, para degustar esta cerveza
se requiere tiempo y tranquilidad, pero su fuerza y su equilibrio espléndido la convierten en una de las mejores opciones para tomar después de una comida abundante... verdaderamente espectacular.

NOTA:





COMENTARIO: Un interesante Oktoberfest alternativo el que propuso Embracing para las fiestas del Pilar de este año (protestando por los elevados precios y las largas horas de espera del "verdadero" Oktoberfest que montan en estas fechas). Bebimos muchas y muy variadas cervezas, pero la fiesta comenzó con esta elegantísima noruega que atrajo la atención de todos los invitados que habíamos ido a comer pasta con carbonara de mil ingredientes.

Su color en las copas, como el de un tinto muy añejado, era de un negro rojizo muy profundo, como ha dicho Embracing, que absorbía la luz. El aroma era intenso y provocativo: una dosis interesante de alcohol, olivas negras, malta torrefacta y regaliz, que poco a poco iban descubriendo nuevos matices que invitaban al trago. Por supuesto, en la boca era un bombazo: un sabor picante fortísimo, con una clara presencia de olivas negras, licor y cierta base de chocolate bombón. Al tiempo afloraban nuevas cualidades, un amargor especiado que continuaba dándole una constitución fuerte e intensa, que terminaba dejando una garganta vibrante y cargada de sabor.

Cada trago es una descarga de sabores potentes para saborear sin límite de tiempo, descubriendo matices diversos y entendiendo que estás tomando una bebida muy elegante.

NOTA:



Te Deum Brune

MARCA: Te Deum
MODELO: Te Deum Brune
ESTILO: Brune de Abadía (6% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: Ya hacía tiempo que no disfrutaba con calma de una Ale belga de abadía en la tranquilidad del hogar, y es por eso que he deseado que Te Deum, cerveza que adquirí al principio del curso en la compra pertinente de cervezas, no me decepcionara. Por suerte, el resultado ha sido más que satisfactorio.

La cerveza Te Deum se elabora en la Brasserie Du Bocq, en la ciudad de Purnode, Bélgica. Creada en 1858 por Martin Belot y siendo una empresa familiar 100%, continúa siendo una de las últimas fábricas de cerveza tradicionales belgas, utilizando el proceso tradicional de fabricación con segunda fermentación en botella. Hoy en día es la sexta generación de la familia Belot la que conduce los destinos de la Brasserie du Bocq.
La etiqueta de Te Deum, coronada con el dicho "Abeunt studia in mores" (Lo que se persigue con celo se convierte en costumbre), presenta la figura de un monje alzando una cerveza que recuerda mucho a otras cervezas trapenses (y que en presencia, se asemeja mucho a la Leffe).

Una vez servida, tiene un color marrón oscuro, prácticamente negro (es así como nos la venden, como "cerveza negra belga"), sobre el que se posa una cremosa espuma beix claro que se mantiene durante un buen rato. En seguida se puede apreciar un aroma intenso a frutas maduras, como melocotón, algo floral y también maltoso. No decepciona en su sabor, que aunque no regala matices extraordinarios, tiene un buen cuerpo, acompañado de una intensa presencia afrutada y espumosa, con tintes caramelizados y leves recuerdos a albaricoque y licor. El alcohol interviene de forma sutil, consiguiendo un trago agradable que deja la lengua y el paladar con un amargor fuerte interesante.

Lo cierto es que me ha convencido, he disfrutado tomándola y ha sido un buen empujón para dar señales de vida por aquí.

NOTA:

martes, 3 de noviembre de 2009

La Ronda #17: Una Decisión Trascendental (Resumen)

Finalizada ya La Ronda número 17, a la que hemos invitado desde Hipos Urinatum, solo queda recoger las respuestas de los diferentes blogs y presentarlas, mientras esperamos que algún alma caritativa tenga la cartera llena de ideas con las que pueda invitarnos a todos a una copa más. El tema de este mes era el siguiente:

Imaginen que pudiesen tener a su disposición gratuitamente una marca de cerveza concreta en cantidades ilimitadas de por vida. ¿Cuál sería su elección? Añado que no implica renunciar a tomar cualquier otra cuando apetezca.

A pesar de toda la información que habitualmente compartimos en esta pequeña (aunque cada día menos) comunidad cervecera, ha quedado claro que cada uno sigue manteniendo sus preferencias con el hecho de que tan apenas se ha repetido marcas, e incluso los orígenes de las diferentes elecciones han sido bastante variados.

El primero en responder fue Manzapivo y, aprovechando que de utopías iba esto, aseguro que se conformaría con poca cosa, nada menos que con una unidad de cada de todas las marcas existentes en el mundo, en vez de convertir una cerveza excepcional en algo rutinario, quitándole así la magia propia de los placeres que se pueden experimentar solo en ocasiones puntuales.

Al paraíso cervecil que es Bélgica huyen dos veteranos: Iker de Cervecerías de España, belgófilo declarado, pone énfasis en que dependiendo del momento apetece una cerveza más o menos fuerte, y para evitar pecar por exceso o por defecto acabó decidiendose por Saxo de la cervecera Caracole, una estupenda rubia bastante moderada. Por su parte Andrés de Culturilla Cervecera, eligió también por una rubia belga, pero en su caso la reconocidísima Westvleteren Blonde, muy apreciada dentro del mundillo cervecero.

Andoni, del Rincón Birreron del Boletín Kalimotxero, se estrena en La Ronda eligiendo Heineken, la cerveza originaria de Dinamarca de fama mundial, por ser la marca que más consume y la que más a menudo disfruta, dejando por supuesto la puerta abierta a comprar alguna cerveza más especial cuando la situación lo requiera.

Los amigos de Malta Nostrum se reenganchan a La Ronda, aportando desde Inglaterra una buenísima elección de uno de sus colaboradores, 100% Malta, una Fuller's ESB, una Strong Bitter que dice que le marcó en Londres, y cuya elección justifica haciendo referencia a su fuerza moderada y su dulzor en absoluto empalagoso.

Pinar no se marcha demasiado lejos y sin pensárselo dos veces se queda con su cerveza favorita de cuantas se fabrican en España, la starkbier Voll Damm, que no le importaría en absoluto tener a mano en cualquier momento. Sin embargo, el que menos se mueve es Fivixx de Etiquetas de Cerveza, que tras barajar muchas opciones, algunas de las cuales han sido la elección final de otros participantes, prefiere dar el callo y preparar su propia cerveza... por lo que quizá sea el que más cerca esté de su sueño.

Por último, a Chequia nos hemos ido bastantes personas, Pedro Biehrman de Apuntes Sobre Cerveza a solicitar cantidades industriales de Pilsner Urquell, aunque eso sí, tras barajar varias opciones, al igual que Catador de Buena Cerveza, aunque este especifica que mejor sin filtrar. Por supuestísimo Max, a.k.a. Pivnì Filosof, también eligió una marca de ese país y, tras filosofar sobre pros y contras de algunas de sus cervezas favoritas, se quedó con Bernard Svateční Ležák, según sus propias palabras "una de las pocas Kvasnicové de verdad que se embotellan". Delirium de De Cervezas y Otras Cosas, a pesar de estar sin tiempo y sin Internet, ha pasado a toda velocidad mediante Twitter y hemos podido descifrar de sus rápidas palabras Primator 13º (y la alemana Weihenstephaner Vitus, elegida por su chica) Finalmente, yo elegí Ležák Světlý del Pivovarský Dům, un restaurante del centro de Praga que conocí en mi visita a esa ciudad.

Hasta aquí el resumen, y por lo que parece aún hay gente que aún puede con alguna Ronda más, así que... ¿a quién le toca invitar?