viernes, 26 de febrero de 2010

La Ronda #21: Alabanzas Apresuradas

Este mes invitamos nosotros al número vigésimo primero de La Ronda, el evento cervecero en el que todo aquel que tiene un blog y quiere participar, cuenta sus vivencias y opinión al respecto del tema propuesto. Esta vez, se sugiere:

¿Alguna vez habéis probado alguna cerveza por primera vez, que en el momento os pareciese una casi completa perfección, a la que más adelante hayáis dado una segunda cata y vuestros pareceres ante esta cerveza hayan disminuído sustancialmente? No me refiero a que la segunda vez os parezca una mala cerveza, sino que no haya llegado a los niveles épicos que alcanzó en vuestro primer paladeo, cuando incluso os atrevisteis a ponerla en vuestro top 5 personal.
He leído algunos de los comentarios de los blogger cerveceros, y muchos de ellos coinciden en que las primeras cervezas que se toman, cuando se empieza a entrar en el mundo cervecil, suelen llevarnos a conclusiones apresuradas y que incluso muchas de las cervezas que antaño tomábamos con habitualidad, ahora nos parecen más que evitables. Esto es normal, y ocurre con muchos temas en los que el punto fundamental es la variedad. Por mi parte, he de decir que me ha ocurrido bastantes veces, y que no me arrepiento de ello, ya que al fin y al cabo es una demostración del incremento de la experiencia o "afinamiento" del paladar.

Sin embargo, hace no mucho me ocurrió algo parecido a lo que se enuncia (que me llevó, en parte, a proponer este tema) con Leffe Radieuse. Es probable que fuera cosa del momento; un grupo de amigos, preparados para disfrutar de una cena de Navidad, buen ambiente, y la sugerencia de uno de ellos: "he probado una variedad de Leffe que me ha parecido del todo genial", que lleva a pedir todos la misma cerveza.

Ya había probado la Radieuse en una ocasión anterior, como digo en el post, sin haber podido apreciar correctamente sus cualidades. Pero la vez siguiente me resultó una experiencia realmente reconfortable, pareciéndome una de las mejores cervezas que había probado en mi vida. Lástima que aquella noche acabamos las existencias de Leffe Radieuse entre todos y no pude volver a probarla hasta pasado un buen tiempo. Esta vez, emocionado como estaba, no me pareció la cerveza tan perfecta que había probado, que sin llegar a decepcionarme, me dejó con ganas de mucho más.

Y esa es la experiencia más cercana que tengo y la que mejor recuerdo. Animaros a participar.


Actualizado por Embracing Darkness

Muchas ideas me han dado para este tema desde otros blogs e incluso me las han robado, como ha sido el caso de la respuesta de los Pitxiflús y su mención a Judas, que fue la primera cerveza que me pasó por la cabeza al leer la propuesta de Sir Asf, al haber sido objeto de mi adoración durante un tiempo bastante largo, antes de empezar a conocer más marcas. También recordé lo bien que hablaba de Heineken cuando me tomaba mis primeras cervezas, sobre lo buenísima que estaba y lo bien que entraba, y lo aburrida que me parece ahora, hasta el punto de preferir a menudo tomar un refresco si esta es la única opción cervecil que hay.

Sin embargo, pensándolo bien, una de las caídas más dolorosas fue la de Grimbergen, cuyo pack de cuatro botellas más copa dejó de ser un capricho del que poder disfrutar muy de vez en cuando, en ocasiones especiales como lo fue la Nochevieja del 2007, para convertirse en una de mis últimas opciones para una noche de poker y colegueo en las que no se presta demasiada atención a lo que se bebe. Supongo que el haber conocido otras Ale Belgas que están a años luz de esta han hecho que le pierda la admiración a mi anteriormente idolatrada marca.

En fin, interesante Ronda y un tanto nostálgica, espero con ganas el resumen y a ver qué nos depara la siguiente.

miércoles, 24 de febrero de 2010

Mort Subite Xtreme Framboise

MARCA: Mort Subite

MODELO: Mort Subite Xtreme Framboise
ESTILO: Lambic con frambuesas (4'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: Tocaba revisar tanto descripción y puntuación como la espantosa fotografía que realicé en su momento, pero esta vez tenía una idea clara: no tratar una Lambic de fruta como una cerveza cualquiera. Dije anteriormente que esta cerveza solo servía para acompañar pasteles, y eso hice con uno de manzana que tomé de postre, al mediodía... el resultado fue óptimo, con un maridaje impecable.

La pinta es estupenda, de un color rubí intenso y brillante con una densa espuma rosada muy persistente. El problema puede surgir ya con el aroma, que es muy dulce e intenso, quizá un poco empalagoso, pero como ya he dicho elegí un momento en el que esto no solo no fuese un inconveniente sino que incluso me agradase. La frambuesa es casi lo único apreciable por el olfato, pero con un poco de esfuerzo se puede encontrar también la malta, y hacia el final se presenta una suave acidez que le hace parecer más natural, con recuerdos herbales leves (desconozco si esta cerveza lleva lúpulo, no lo menciona en los ingredientes, por lo que no puedo afirmar que provengan de estos)

La malta utilizada para la elaboración es de trigo, cebada y maíz y, sin embargo y por desgracia, es inapreciable para el paladar porque se ve enmascarada por la frambuesa, Sigue siendo muy dulce, y aparece de nuevo ese punto de acidez que mejora sustancialmente la cerveza a medida que nos acercamos al final del trago, donde también se intuye la malta. El regusto es largo, bastante ácido, con una chispa de alcohol y por supuesto frutal, siendo la frambuesa el último sabor que queda en la boca. No maravillosa, pero más que disfrutable en ocasiones como esta.


NOTA:

Heineken

MARCA: Heineken
MODELO: Heineken
ESTILO: Pale Lager (5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Holanda

CARACTERÍSTICAS: Esta historia es ciertamente interesante: En 1864 Gerard Adriaan Heineken compra la antigua cervecería Haystack, en Amsterdam. Poco a poco cosecha enormes éxitos que le permiten contar con los mejores cerveceros y crear en 1870 una cerveza estilo pilsen que generó una gran demanda, por lo que tuvo que buscar una solución para satisfacer tantas peticiones, sin echar a perder la calidad del producto.
Años más tarde comienza a exportar a otros países, registra su reconocida etiqueta verde, y trata de mejorar su producto. Para ello encargó a unos laboratorios de experimentación (con uno de los mejores discípulos de Pasteur) el trabajo, quienes descubren la levadura-A, avance importantísimo en la historia de la cerveza.

Tres generaciones de crecimiento después, el nieto de Gerard Adriaan se hace cargo de la empresa, conduciéndola hacia la globalización y la creatividad, ganando mucho dinero y quedando en 2002, tras su muerte, como la mayor empresa cervecera de Europa (con una cuota de mercado del 11%), y su cerveza como la más conocida del continente, la segunda más importante del mundo. Lo siguiente fueron las asociaciones con cervecerías, y la absorción de muchas de ellas. En nuestro país Heineken está integrada con El Águila y Cruzcampo.

Aquí está el interesante artículo con el que me he documentado, hay mucha más información.

No conocía la historia de la marca, y me sorprende sobre todo ver el cariño con el que (según esta información) trataba el fundador de la empresa a su cerveza, desviviéndose por hacerla cada vez mejor. Es algo que también me resulta extraño, pues la calidad de la Heineken que actualmente se sirve dista mucho de este relato que bien podría titularse "la creación de la mejor cerveza del mundo".

Antes de nada he de decir que no es una cerveza que me agrade, de hecho trato de evitarla siempre que puedo. Imagino que habrá diferencias apreciables con la holandesa, y quiero pensar que la que aquí bebemos es el resultado de una pésima fabricación y desinterés por la calidad.
Heineken es visualmente muy habitual: una cerveza de color amarillo pálido, elevada carbonatación y espuma blanca y burbujeante que no tarda en desaparecer. Desprende un leve aroma herbal, con su justa presencia dulce que a penas se va a vislumbrar en el trago. Su sabor no se sale de lo normalillo: notas de lúpulo y maíz, bastante suaves, que no aportan excesivos matices, de hecho la cerveza tiende a aguarse y perder interés tras los tres primeros tragos.

Se que hay gran cantidad de defensores de esta cerveza, y no se me ocurre decir más que "bien por ellos", pues esta empresa va a estar hasta en los cereales. Ya hay hasta un lapiz de labios.

NOTA:

domingo, 21 de febrero de 2010

Astra Urtyp

MARCA: Astra
MODELO: Astra Urtyp
ESTILO: Pilsener (4'9% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: La cervecera Hoslten comenzó como una sola planta en Hamburgo, y se ha ido expandiendo hasta que en la actualidad son siete fábricas las que conforman la compañía, recientemente adquirida por Carlsberg. Es productora de Holsten Pilsener, marca internacionalmente conocida, y desde que absorbió la cervecera Bavaria-St Pauli en el año 2003 también se encarga de elaborar el que era el principal producto de esta: la cerveza Astra.

Es de color dorado transparente, tan brillante como la llamativa etiqueta, con una capa de espuma blanca muy persistente gracias al imparable torrente de burbujas que llega desde el fondo. En el intenso aroma las notas predominantes son sin duda las florales del lúpulo Saaz, muy bien mezcladas con la malta, cuyo consistente dulzor se acentúa ligeramente al final. Secundariamente se pueden apreciar muy leves recuerdos de naranja y grano, consiguiendo un aroma bastante agradable (reconozco que soy un poco incondicional del lúpulo Saaz)

El trago es suave, pasa con facilidad pero solo debido a su total falta de carácter donde el tedio es la tónica dominante. Está presente la malta, aderezada con matices florales que abarcan todo el sabor, para llevar a un final suave, largo, lupulado y algo aguado que en última instancia deja un residuo de amargor consistente con un reducidísimo deje cítrico. No horrible, pero para nada interesante, me pregunto si esta cerveza, que goza de mucha fama en el norte de Alemania, tendría estas deficiencias tan claras antes de ser absorbida por Holsten o por Carlsberg.


NOTA:

jueves, 18 de febrero de 2010

Zirndorfer Kellerbier Naturtrüb

MARCA: Zirndorfer
MODELO: Zirndorfer Kellerbier Naturtrüb
ESTILO: Kellerbier (5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Cuarta botella del regalo de Micha, una Kellerbier de la marca Zirndorfer, cervecera fundada en 1674 en la localidad alemana que le da nombre, en el Sur de Alemania a unos 100 kilómetros de Chequia. Quizá no es el momento del año más adecuado para este tipo de cervezas, por lo suaves y refrescantes que son parecen más propias de meses de más calor, no obstante siendo un estilo del que tan apenas llega nada a este país mis ganas de tomarla no me permiten guardarla hasta la primavera.

Recuerdo que la Schmucker que probé hace ya bastantes meses era de un amarillo muy llamativo, y me sorprendió que esta al servirla fuese de color pardo anaranjado, con una capa de espuma de apenas un dedo pero muy persistente por la alta carbonatación. Al olfato es muy fresca y natural, donde destacan principalmente un aroma levaduroso muy característico y lúpulos florales, a lo que se suma un punto frutal mínimo a naranja y melocotón, una suave acidez un poco oculta, miel sugerida por los matices florales y leve caramelo al final. Dulce, con no mucha fuerza y malta no demasiado prominente como es común en este estilo, pero ciertamente se aprecia la calidad.

Poca malta también en el sabor, de cuerpo ligero/medio, dirige el trago el carácter floral del lúpulo, a lo que se añade después algo de clavo picante, un punto cítrico y muy suaves recuerdos de melocotón y manzanas verdes, y hacia el final matices herbales, también discretos. El regusto es largo y delicado, con un suavísimo amargor muy medido y más flores. Fácil de beber, muy refrescante y disfrutable, queda claro que la cervecera Zirndorfer no solo es bonita por fuera, sino que sus productos pueden presumir de un alto nivel.

NOTA:

martes, 16 de febrero de 2010

Holbrand

MARCA: Holbrand
MODELO: Holbrand
ESTILO: Pale Lager (4'7% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Holanda

CARACTERÍSTICAS: Esta cerveza con nombre de cereales ricos en fibra es la marca blanca de Alcampo, la cerveza de andar por casa de estos grandes almacenes. Su principal atractivo aparece en una etiqueta en los estantes del supermercado: 0,23€ por lata. Este precio, sumado a un diseño minimamente elegante (con docenas de IMPORTED por todo el cuerpo de la lata) que no deja de recordar en parte a la legendaria Steimburg, merece por lo menos un gesto de aprobación.
Holbrand está importada de Holanda, concretamente de Maarsen, y su fabricante es H. West.

Todos sabemos lo que se avecina con una descripción así, pero no obstante no seré tan cruel como lo fue Embracing en su post de la cotidiana Emdbräu.
Esta lager de color amarillo brillante prácticamente transparente, presenta una fina capa de espuma blanca no muy duradera, que deja tras de sí cientos de burbujas que suben apresuradamente a la superficie. Olor a malta y maiz, algo fuerte, que en el trago se presenta mucho más descompensado, con un sabor metálico que termina en una mezcla agridulce, con presencia final maltosa. Muy aguada y poca presencia de alcohol. Habiendo otras opciones no mucho más caras, mejor replantearse la juerga nocturna, aunque no creo que pueda servir para otra cosa.

La nota sobra, sin duda, pero por seguir con la dinámica del blog.

NOTA:

domingo, 14 de febrero de 2010

Augustinerbräu Edelstoff Exportbier

MARCA: Augustinerbräu
MODELO: Augustinerbräu Edelstoff Exportbier
ESTILO: Dortmunder (5'7% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Esta fue la tercera botella del paquete de Michael, una rubia elaborada en la cervecera más antigua de Münich, cuyos inicios datan de 1328, época en la cual se localizaba en un monasterio agustino. No obstante se secularizó hace 200 años y, por supuesto, cambiaron su emplazamiento, inicialmente a la calle Neuhauser pero pocos años después, cuando la compañía fue adquirida por la familia Wagner, a la calle Landsberger, donde todavía sigue. Actualmente están exportando grandes cantidades de cerveza a todo el mundo, aunque estoy convencido que donde más se disfruta es en la taberna que hay dentro del edificio de la fábrica.

La impresionante etiqueta me sugería una cerveza más fuerte, y quizá más oscura, sin embargo resulto ser de color dorado brillante, con una fugaz y abundante espuma blanca. Se aprecia un aroma muy intenso a malta, altamente lupulado, lo que le da importantes matices herbales, suaves notas de miel y manzanas verdes y un mínimo punto especiado.

El sabor es también fuertemente maltoso, con evidentes notas florales/herbales, un punto cítrico algo dulce, cereales, especias mínimas y un suave gusto a miel. De cuerpo medio, perfectamente equilibrada, cada trago es muy refrescante, produciendo cierta efervescencia en la boca. Llega rápido a un regusto seco y de amargor moderado, repleto de lúpulo herbal y un agradable soplo de acidez cítrica, e incita a beber más y más. Buen nivel, sería perfecta como "control beer" de Boak and Bailey.

NOTA:

sábado, 13 de febrero de 2010

Marston's Pedigree

MARCA: Marston's

MODELO: Marston's Pedigree
ESTILO: Pale Ale (4'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Inglaterra

CARACTERÍSTICAS: Cerveza inglesa de gran renombre y una merecidísima reputación, se jacta de ser la única elaborada con agua de manantial (gracias por la aclaración a Chela) del famoso Pozo de Burton, descubierto en Staffordshire por monjes benedictinos en el siglo XIII. Además, la cervecería es de las pocas que emplea para la elaboración de sus productos ingredientes naturales y técnicas tradicionales, cuyo alto coste obligó a otras compañías a desistir en su empeño y utilizar métodos más modernos.

Es una Bitter Ale, estilo en el que los ingleses tienen una larga y respetada tradición, de color cobre, con muy poco gas y mínima espuma, que desaparece al instante. Su aroma es leve y bastante dulce, más de lo esperado, predomina con claridad la malta, a la que se suman suaves notas de caramelo, algo de lúpulo herbal, un toque especiado y como punto final notas medicinales muy característicos provenientes de las aguas sulfuradas del pozo de Burton.

El sabor es único gracias a dicho ingrediente, comienza nuevamente con la malta y un intenso amargor, y con el primer sorbo da una curiosa sensación de efervescencia que con los sulfuros refuerza aún más los recuerdos medicinales. A continuación aparecen el caramelo y la hierba, muy secundarios, y un fuerte toque picante. Será el caramelo el que quede hasta el comienzo del regusto, que es muy seco, amargo y herbal, vuelven a cobrar importancia las especias y queda el sabor a sulfuro un tanto nasal. Hace ya varios años desde que escribí esta cata, y mi opinión respecto a esta cerveza no ha variado un ápice, así que me temo que no me servirá para la Ronda de este mes.

NOTA:




Tras oír una cantidad considerable de comentarios que dotaban a esta cerveza de una supremacía inglesa destacable, decidí en mi última visita a unos grandes almacenes, darle prioridad para así comprobar lo que se decía y dice de ella.


La noche elegida fue ayer, en compañía de unos amigos, viendo una película, un ambiente bastante propicio para disfrutar de medio litro de una buena cerveza. El aroma que despide la botella al deschaparla deja una sensación bastante confusa, presentando una cerveza que a priori tiene toda pinta de estar algo aguada. Pero todo eso cambia con el primer sorbo.

Un sabor completo, que en seguida muestra matices amargos que se equilibran con un toque metálico (sabor que había notado en cervezas negras o tostadas únicamente, y más concretamente en la Erdinger Pikantus).


Ese buen sabor no desaparece en ningún momento, dibujando una trayectoria uniforme, desde el primer trago hasta el último, lo que me ha hecho comprobar que sí, que la Marston's Pedigree una muy buena cerveza.


NOTA:



miércoles, 10 de febrero de 2010

König Ludwig Weissbier Hell

MARCA: König Ludwig
MODELO: König Ludwig Weissbier Hell
ESTILO: Hefe-Weiβbier (5'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Ambos quedamos bastante satisfechos con la Dunkel de esta marca al probarla en Wacken, e incluso más al beber en casa la botella que cada uno nos guardamos (aunque en mi caso por culpa de un traicionero jabón de platos con olor a frambuesa no pude analizarla en condiciones), por lo que fue una agradable sorpresa encontrarme este modelo en la caja que me mandó Micha desde Berlín.

Es una cerveza de color miel, turbia, con una gran capa de espuma blanca tan densa y cremosa que parece capaz de aguantar un bolígrafo, e infinitas burbujas que ascienden incansablemente hasta esta. El aroma no puede ser ni más intenso ni más frutal, rebosante de plátano, bastante dulce, con leves notas de vainilla y algo más marcadas de limón, por supuesto el trigo y una considerable cantidad de especias picantes, entre las que destaco el clavo. En este momento apunta alto, realmente.

Al gusto es suave y delicada, sedosa para el paladar, que comienza con mucha fuerza con la fruta (plátano sobretodo, aunque ni de lejos con la energía con la que se presenta en el aroma, y limón leve que aparece algo posterior), trigo, y a continuación se añaden canela y otras especias, de picor bastante moderado. El final es algo seco, con un punto dulce aportado por el plátano y la canela y un mínimo amargor. Con muy buen cuerpo, consistente, sabrosa y refrescante, un perfecto ejemplo de como debe ser una Weizen.

NOTA:

lunes, 8 de febrero de 2010

Mahou 5 Estrellas

MARCA: Mahou
MODELO: Mahou 5 Estrellas
ESTILO: Pale Lager (5'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Nos remontamos a 1880, cuando la empresa Hijos de Casimiro Mahou, fabrica de hielo y cerveza es fundada. Desde entonces, la que más tarde se convirtió en Mahou, acumula gran prestigio con su cerveza, siendo la primera en introducir barriles de aluminio en España. Es en 1969 cuando la empresa lanza su cerveza más emblemática, y de la que vamos a hablar: la 5 Estrellas de Mahou. En 2000, como dijimos en el post de la San Miguel Especial, las dos empresas (Mahou y San Miguel) se unen formando el primer grupo cervecero de capital español, y avanza año tras años devorando otras empresas importantes españolas, como Cervezas Anaga, fabricante de la canaria cerveza Reina; y Cervezas Alhambra en 2007. Quedan consolidados tres grandes grupos en el sector: Heineken España, Mahou-San Miguel y Damm.

Pero a lo que vamos. Mahou 5 Estrellas es otra de las eurolager que copan el mercado español, de fabricación industrial y grandísima distribución. Otro de los ejemplos, como decíamos en el post de San Miguel, que suele representar a la típica caña, tubo, corto o botellín español.
De color amarillo con espuma blanca, burbujeante y duradera, aunque de un sabor metálico y húmedo no muy agradable. Aroma y sabor muy típicos, ese regusto industrial característico de este tipo de cervezas, con presencia de malta y lúpulo. Aceptable para caña y tapa, o para pasar una tarde de colegueo.

NOTA:


viernes, 5 de febrero de 2010

Wacken Skoal 2009

MARCA: Wacken Skoal
MODELO: Wacken Skoal 2009
ESTILO: Pilsener (4'8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Este año fue el vigésimo aniversario de uno de los festivales de Metal más importantes del mundo, Wacken Open Air, que se celebra en la pequeña localidad alemana de Wacken. Este pueblo tiene durante 360 días al año una población de unos 2.000 habitantes, pero durante 5 días en verano es invadida por una horda de adictos al heavy metal y alcanza los 75.000, lo que por supuesto transforma por completo el lugar.

La población se vuelca por completo con el festival y se ponen a la venta todo tipo de comidas y enormes cantidades de bebidas alcohólicas en garajes y supermercados para satisfacer a los visitantes, se ofrecen cuartos de baño y duchas por un módico precio, e incluso los niños se ofrecen a llevar en sus triciclos las pesadas cajas de cerveza que todo el mundo compra de forma ininterrumpida y casi mecánica.

La música es por supuesto lo principal del festival, pero el alcohol es sin duda también algo fundamental, y la cerveza es la reina indiscutible de las bebidas durante estos 5 días. No solo hay una gran diversidad de marcas a la venta, concursos de resistencia o velocidad por doquier y una genial preocupante escasez de agua que casi obliga a no beber otra cosa, sino que se han tomado la molestia de embotellar la cerveza oficial del festival. La primera vez que acudimos, en el 2007, esta iba en botella de medio litro y desconozco la cervecera que la elaboraba, pero desde W:O:A 2008 la presentación es en lata para evitar cristales rotos en el suelo, y la cerveza que va dentro no es otra que Flensburger Pilsener, por lo que la cata correspondería a la de esta marca, sumandole el gusto metálico lógico y esperable que no la hace, ni mucho menos, desagradable.

NOTA:

miércoles, 3 de febrero de 2010

La Ronda #21: Alabanzas Apresuradas

20 Rondas han pasado ya desde que comenzó esta interesante iniciativa entre blogs cerveciles hispanoparlantes. 20 meses en vigor, una hazaña importante. Aunque algunos hemos descuidado alguna vez nuestra participación por falta de tiempo y contacto, este proyecto se ha mantenido vivo a lo largo del tiempo y creo que es razón de más para seguir proponiendo ideas con ganas, conociéndonos cada vez mejor y aprendiendo cosas nuevas sobre esta afición tan atrayente como cautivadora.
Por lo tanto, aprovechando que por aquí estaremos libres de exámenes a finales de mes, nos animamos a presentar desde Hipos la Ronda nº21.

Es una idea que me propuso un colega, a raíz de su grandísima admiración por la cerveza Pilsner Urquell, que probó en Chequia, enamorándose al momento de esta pilsener. El tema es el siguiente:
¿Alguna vez habéis probado alguna cerveza por primera vez, que en el momento os pareciese una casi completa perfección, a la que más adelante hayáis dado una segunda cata y vuestros pareceres ante esta cerveza hayan disminuído sustancialmente? No me refiero a que la segunda vez os parezca una mala cerveza, sino que no haya llegado a los niveles épicos que alcanzó en vuestro primer paladeo, cuando incluso os atrevisteis a ponerla en vuestro top 5 personal.
Espero que sea de interés, y que la gente continúe nutriendo de sabiduría y vivencias a este proyecto que es La Ronda.

Flensburger Pilsener

MARCA: Flensburger
MODELO: Flensburger Pilsener
ESTILO: Pilsener (4'8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Más de 100 años lleva la cervecera alemana Flensburger elaborando sus productos, utilizando para ello agua de los subterráneos de glaciares del norte de la península escandinava, dando como resultado una amplia gama de cervezas de calidad que abarcan una gran variedad de estilos.

La primera vez que probé esta cerveza fue hace casi ya un par de años, en los inicios del blog, cuando la gigantesca Ana me la trajo de su viaje a Berlín, y ahora he tenido la oportunidad de repetir gracias al compañero de aventuras por Palestina, Micha, que me la ha enviado junto con otras de sus favoritas desde esa misma ciudad. Sigue agradándome mucho la fuerte presencia de lúpulo herbal entre los densos aromas a malta y cereales, de dulzor moderado, con un punto de acidez natural y una base con recuerdos a miel y flores que no identifiqué la vez que cuando hice por primera vez la reseña, a lo que se suma un mínimo matiz metálico que no hace ningún daño, casi al contrario.

El amargor tiene una fuerte presencia desde el principio en su sabor, e incluso se acentúa al final del trago, otorgandole así un carácter directo, en lo que contribuye la malta que se presenta sin demasiados adornos, y un final bastante seco y muy lupulado. Repleto de notas herbales en todo momento, al igual que el aroma, también aparecen un gusto a miel en el fondo, haciendo de esta una cerveza refrescante en la que cada trago te incita a dar otro más casi al instante. Me ha gustado incluso algo más que la primera vez, aunque tampoco con una diferencia muy grande. De todas maneras, ha sido divertido revisar una cata tan antigua y poder comprobar qué se me pasó por alto en aquel entonces.

NOTA:

lunes, 1 de febrero de 2010

5.0 Original Pils

MARCA: 5.0 Original
MODELO: 5.0 Original Pils
ESTILO: Pilsener (5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: "¡Una sencilla etiqueta en blanco y negro! ¡Ningún caro papel dorado! ¡Una simple chapa! ¡Ningún costoso anuncio de televisión! ¡Y todo ello en una caja usada! ¡Esta austeridad le va a usted! ¡Hemos ahorrado en casi todo! ¡Excepto en la calidad de las cervezas! ¡5.0 es una Pils, elaborada según la Ley de Pureza alemana!"

Perdí la cuenta de cuantas de estas botellas bebimos en Wacken Open Air 2009, pero sí que recuerdo que fue de las que más me gustó, por lo que no me resistí a guardar una para comprobar si era verdaderamente buena o fue pura sugestión eufórica del momento. A simple vista, no hay diferencias con cualquier otra Pils alemana, de color dorado brillante, con burbuja grande y una capa de espuma blanca y cremosa que desaparece en un santiamén. El aroma, de intensidad media, es muy refrescante, repleto de cereales y malta, con el punto justo de dulzor, aderezado con suave lúpulo floral, miel algo oculta y levísimo metal.

El sabor es marcado, con cuerpo, como era de esperar dominado por malta y cereales, que se acompasan a la perfección con el lúpulo floral y leves recuerdos herbales. El regusto es largo y suave, verdaderamente delicioso, con un medido amargor que roza la perfección y una chispa de acidez final aportada por notas de manzana verde que aparecen en el último momento. Entra como si fuese agua y cada trago se disfruta una barbaridad, demostración de que buena cerveza no es sinónimo de gran complejidad de sabores. Podría pasarme el día entero sin beber otra cosa.

NOTA: