sábado, 24 de septiembre de 2011

Saranac High Peaks Series Imperial IPA

MARCA: Saranac
MODELO: Saranac High Peaks Series Imperial IPA
ESTILO: Double IPA (8'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Estados Unidos

CARACTERÍSTICAS: La Matt Brewing Company, emplazada en el estado de Nueva York, fue fundada en 1888 por Francis Xavier Matt, un emigrante alemán con años de experiencia en la elaboración de cerveza, bajo el nombre de West End Brewery Company. Hasta el momento son 5 las generaciones de esta familia que se han hecho cargo de la cervecera, y por lo que parece la productividad ha sido su fuerte porque han sido ya más de 60 los diferentes productos que han sacado a la venta. Soy consciente de que son más de 100 años de historia, pero aún y todo es una barbaridad.

Por supuesto, entre estas se incluyen, además de sus cervezas habituales, varias de temporada, no disponibles todo el año, y dos series especiales: Lake Placid y High Peaks. Esta última está representada por las cervezas de mayor graduación de la marca, entre las que se encuentra mi cerveza de hoy. El aspecto es perfectamente compatible con cualquier IPA doble, de color pardo anaranjado y con una resistente cobertura de espuma beige. Resulta curioso, sin embargo, lo poco aromática que es para el estilo, sobretodo teniendo en cuenta que dicen emplear 10 tipos de lúpulo distintos. Encuentra el olfato una mezcla de malta dulce y azúcar quemado con albaricoque, naranja, mango, etc, surgiendo entre éstas notas de hierba y pino, muy propias del lúpulo americano, creando un conjunto agradable pero, como ya he dicho, excesivamente ténue.

El lúpulo que echaba en falta en el aroma se manifiesta con todo su esplendor en el aroma, formando a partir de una base de malta tostada y caramelo una estructura de acidez y amargor extremos, llegando a un punto en el que es difícil diferenciar uno de otro, viéndose las papilas invadidas por frutas tropicales, limón, pomelo, y abundantes dosis de lúpulo herbal, pino y notas resinosas. Hacia el final el amargor está tan pasado de vueltas que, al combinarse con el alcohol, recuerda mucho al vodka, dejando a su paso la boca más seca que los Monegros, abrasada por el lúpulo, cítricos y especias. Esto en un principio no estaría mal, sobretodo para los amantes de las IPA más extremas, pero en mi opinión los cimientos no son suficientes para controlar de forma adecuada tanto IBU y tanto alcohol, siendo imposible que estos queden integrados. No quiero decir que sea una catástrofe de cerveza, el sabor no es desagradable, pero acaba cansando y creo que no cumple lo que se espera de ella.

NOTA:

0 comentarios: