lunes, 31 de enero de 2011

Düsseldorf (repetimos)


Este verano Sir Asf y yo, junto con un par de amigos más, cogimos un vuelo a la ciudad alemana de Düsseldorf, teníamos ganas de conocer la ciudad y abusar un poco del estilo de cerveza originario de esta, las Altbier y, por qué ocultarlo, también nos sedujo que el precio del billete desde Zaragoza rondaba los 25 euros. No obstante me quedé con ganas de más así que me pareció una buena idea el aprovechar los 10 días de vacaciones que tenía tras el último examen de la carrera (^^) para exprimir al máximo esta ciudad, con el añadido de que iba a ser en una época del año totalmente opuesta. La principal diferencia en esta ocasión es que no iba a contar con compañía, más por decisión propia que otra cosa, y es que de vez en cuando me gusta hacer viajes en solitario, me relaja y aprovecho mucho el tiempo.

La Ciudad

La verdad es que poco puedo comentar sobre ella que no se encuentre en cualquier guía de viajes, y evidentemente en 6 meses que han pasado desde la última vez que la visité los cambios han sido mínimos, por motivos invernales la ciudad quizá estaba algo más triste y gris de lo que ya de por sí es, pero por lo demás todo parecía seguir igual.

No puedo decir que me parezca una ciudad especialmente bonita, aunque debo que reconocer que hay zonas y edificios impresionantes, pero por otra parte el Rin le da un gran atractivo, y es que es un río de una belleza difícil de igualar (solo al Danubio lo pondría a su altura). Sin embargo, hay dos zonas de la ciudad que me gustaría destacar, ambas en mi opinión bastante interesantes.

Una de ellas ya la conocía, el Altstadt o casco antiguo, bordeado por la popular avenida Königsallee (en la foto), donde pasamos gran parte de nuestra visita veraniega, con sus germantásticas calles adoquinadas donde a la vuelta de cada esquina por pura casualidad te podía sorprender el encontrarte uno de los múltiples brew-pubs que producen sus cervezas en el corazón de la ciudad. La otra no llegamos a verla en el viaje anterior y es el puerto de la ciudad, llamado Media-Harbour, de donde zarpan algunos de los barcos que surcan el río, y que está rodeado de varios edificios de arquitectura cuanto menos curiosa.

Para terminar este apartado, me parece interesante mencionar que aparte de en los supermercados, donde si tienes suerte te puedes encontrar con las mejores marcas de cerveza alemana, tanto de la ciudad como de otras partes del país, existe una cadena de grandes almacenes llamada Kaufhof, muy similar al Corte Inglés, donde aparte de las Alt mejor valoradas por los alemanes están a la venta cervezas muy interesantes de todo el mundo. Como muestra, la imagen la tomé en el establecimiento situado en el cruce de Oststraße con Graf-Adolf-Straße, y sí, eso son Fuller's Vintage 2009.

Las Brauerei

Uno de los puntos fuertes de Düsseldorf, cervecísticamente hablando, es que ofrece la oportunidad de beber muchas de las diferentes Altbier en la propia fábrica, pues muchas de ellas funcionan como brewpubs, y si hay varias marcas que son excelentes, tomadas en su lugar de nacimiento parecen cervezas de otro mundo.

Dentro del Altstadt, mi sitio favorito para tomar una cerveza es Zum Uerige y por supuesto no desperdicié la oportunidad de volver a tomar allí su excelente Alt. Es un local bastante grande, al menos en comparación con las brauerei de otras marcas, donde por 1'70 euros se puede tomar una caña de su cerveza, con la posibilidad de acompañarla de alguno de los platos que preparan en sus cocinas. Además, también están disponibles otros modelos de la marca, como la Weizen o la Sticke, aunque de esta solo se puede disfrutar el tercer jueves de Enero y el tercero de Octubre.

Por supuesto hay más, no me disgustó la recientemente abierta Brauerei Kürzer salvo por el hecho de que era de las pocos locales de este tipo donde se podía fumar, y por ahí estaban también Brauerei im Füchschen, Brauerei Zum Schlüssel. Curiosamente, el brewpub más antiguo de Düsseldorf está fuera de la zona del Altstadt, es la célebre Brauerei Schumacher, también en Oststrasse, que al igual que Zum Uerige también tienen un Alt especial, en este caso llamada Latzenbier, y que también recomiendo visitar.

Las Altbier

Hemos hablado ya varias veces sobre este estilo, claro que no hemos comentado, ni creo que nunca lleguemos a hacerlo, todas las marcas que se elaboran en Düsseldorf. No obstante, entre este viaje y el anterior no son demasiadas las que me quedan por probar, lo cual me ha permitido hacerme una idea bastante clara de cuales considero mejores y cuales peores. Por supuesto es una cuestión de gustos en la que no hay una verdad absoluta y se puede no estar de acuerdo, pero yo he decidido mojarme y las voy a clasificar en tres categorías:

- Las que menos me han gustado, y que no volvería a perder el tiempo con ellas: Frankenheim Alt, Hansa Alt, Oettinger Alt. (las dos últimas nada tienen que ver con Düsseldorf aunque se vendan allí)

- Buenas, aunque no espectaculares: Schlösser Das Alt, Gatz Alt, Kürzer Alt, Füchschen Alt, Diebels Alt (esta estaría un poco en la cuerda floja).

- Excelencia embotellada: Uerige Alt, Schumacher Alt, Schlüssel Alt.

De estas tres últimas si me tuviese que quedar con solo una sería una decisión difícil, cada una tiene alguna característica que me encanta. De todas formas, guardo un recuerdo especial de la botella de Schlüssel que bebí en esta última visita sentado en la orilla del Rin, que me pareció de las mejores cervezas que me había bebido en mi vida, así definitivamente esta va a ser mi elección final.

Y hasta aquí el resumen de la parte del viaje dedicada a esta ciudad, supongo que a lo largo de las dos semanas siguientes publicaré mi estancia en Colonia junto con las tres reseñas que aún me quedan de las cervezas bebidas en esa ciudad. Espero que os haya gustado.


domingo, 30 de enero de 2011

Uerige Alt

MARCA: Uerige
MODELO: Uerige Alt
ESTILO: Altbier (4'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: La última vez que estuvimos en Düsseldorf nos trajimos unas cuantas cervezas para comentarlas aquí, por desgracia debido a algunos fallos logísticos en el momento de empaquetar no nos llevamos ninguna botella de Zum Uerige que, aparte de ser de las que gozan de mejor reputación en la ciudad, se encontraba entre nuestras predilectas. Antes de iniciar este segundo viaje ya tenía en mente quitarme la espina de reseñar esta cerveza, cosa que hice al final de la tarde del tercer día como anticipo de una deliciosa botella de Schumacher Alt que tenía refrescándose en la calle.

Como muchas otras marcas de Altbier, la fábrica está situada en el Altstadt de Düsseldorf y funciona también como brewpub, tomar sus cervezas allí es una gozada pero la verdad es que en casa tampoco es que se les pueda hacer ascos. Es muy oscura, preparación para la densidad que estamos a punto de disfrutar, turbia, rebosante de espuma beige compacta. El aroma es explosivo, el caramelo, protagonista sin duda alguna, inunda las fosas nasales acompañado por también intensa malta tostada, azúcar quemado, sirope y más leves canela, dátiles y frutas maduras, mientras la intensa lupulación se manifiesta con un marcado deje herbal, de cierto carácter especiado.

Y en el sabor todo esto, que podría perfectamente describir a una Doppelbock, da un giro de 180º y el dulce comienzo de malta, caramelo, frutas oscuras y pan tostado es interrumpido por una tremenda dosis de lúpulo herbal, algo cítrico, que equilibra con maestría el trago, consiguiendo un final algo áspero, con un rico amargor que da el punto final a una cerveza genial. Por supuesto, no hay que olvidar que es una Alt, es decir, que no es una cerveza pesada ni de alta graduación, y quizá esta es la gracia del estilo, que te encuentras ante sabores muy intensos y relativamente complejos y sin embargo se bebe con una facilidad que asombra.


NOTA:

jueves, 27 de enero de 2011

La Belga

MARCA: La Belga
MODELO: La Belga
ESTILO: Blonde (8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Belgica

CARACTERÍSTICAS: Prosiguiendo con las últimas adquisiciones de La Maison Belge, vengo a comentar otra cerveza elaborada por la Brasserie La Binchoise, que se fabrica exclusivamente para la tienda. Es una rubia-ambarina no filtrada y no pasteurizada que ha sido elaborada teniendo en cuenta "los gustos de los clientes". Lo veo cuanto menos peculiar, aunque tras haberla probado me he quedado bastante destemplado.

Visualmente tiene un aspecto parecido a La Binchoise, color ambar claro algo turbio, aunque esta vez con visible carbonatación. Su espuma, blanca y burbujeante, no tarda en deshacerse. Su aroma es decididamente floral, con base afrutada y cítrica, aunque con un toque a cilantro que no me llama mucho la atención.

Efectivamente es el cilantro lo que copa toda la atención en el trago (y puede que me la hayan dado en mal estado, porque me ha parecido exagerado), tapando otros matices más frutados y dulces, con una base tímida de malta y más aún apagada de lúpulo al final. Persiste ese sabor fuerte, rotundo y agrio, que personalmente me ha resultado hasta desagradable.

Seguramente la volveré a probar, porque con unos cuantos tragos desaparece un poco ese impacto en el sabor. Sobre todo porque me resulta extraño en comparación con La Binchoise.

NOTA:

miércoles, 26 de enero de 2011

Kürzer Alt

MARCA: Kürzer
MODELO: Kürzer Alt
ESTILO: Altbier (4'8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Al ser un estilo poco común y limitado casi exclusivamente a la región alemana de Renania del Norte-Westfalia, la mayoría de las Altbier producidas en Düsseldorf son conocidas internacionalmente, y algunas de ellas gozan de una reputación insuperable. Sin embargo no es el caso de la marca Kürzer, debido fundamentalmente a que comenzó su actividad en verano del 2010, es decir, hace tan apenas 6 meses.

De pura casualidad, mientras buscaba la cervecera Schlüssel, me he dado de bruces con este local y me ha parecido que podía ser interesante comentar aquí la experiencia. Solo hace falta acercar la nariz para darse cuenta de que no nos encontramos ante una Alt al uso, el aroma es menos intenso, más delicado, y encima sobre la malta tostada y caramelo de rigor sobresale un perfume cargado de frutas, donde destacaría naranja y melocotón, con quizá algo de canela y un cierto amargor aportado por lúpulo floral. Es cuanto menos curiosa, la verdad es que en un principio no pinta mal aunque unos matices algo más acentuados no estarían de más.

El sabor sigue el mismo rumbo pero aquí la fruta es definitivamente la protagonista, de nuevo con naranja, melocotón e incluso frutas tropicales, llega a recordar en algunos momentos a almíbar, aunque no deja de apreciarse de fondo, menos mal, algo de malta dulce y caramelo. Al final interrumpe el dulzor un amargor un tanto inesperado, dejando la boca con un largo regusto floral y frutal, muy agradable. Es trago muy ligero, más de lo que me gustaría, pero no obstante la impresión es buena, es equilibrada y sabrosa, se bebe como agua y se disfruta cada sorbo mientras el vaso se vacía a una velocidad preocupante. Eso sí, cualquiera diría que es la interpretación del belga de este estilo.


NOTA:

Füchschen Alt

MARCA: Füchschen

MODELO: Füchschen Alt
ESTILO: Altbier (4'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Situada en medio del Altstadt de Düsseldorf desde su fundación en 1848, la cervecera Füchschen se ha decidado a la elaboración de la cerveza típica de esta ciudad, la Altbier. Aunque no era exactamente la que tenía en el punto de mira, esta ha sido la primera que he encontrado en un momento muy oportuno de esta segunda visita a estas tierras, y ni corto ni perezoso me la he tomado mientras aliviaba el sufrimiento de mi espalda tras una terrorífica noche en el aeropuerto de Weeze.

El nombre, cuya traducción vendría a ser "Zorrita", no parece indicativo de calidad, sin embargo es una cerveza con muy buena reputación dentro del estilo, y más aún su especial de navidad (que, por otra parte, es imposible de conseguir si no vives aquí). Es de color cobre rojizo, al servirla en jarra llama la atención la intensa carbonatación, que es la responsable de que se forme una enorme capa de espuma levemente teñida de beige. Nada esquiva para el olfato, es dulce, con un claro predominio de malta tostada, caramelo y frutos secos, con menor relevancia aunque evidentes también frutas maduras, bizcocho y pan, aderezado por un leve toque de canela y picante, y un marcado carácter herbal aportado por el lúpulo.

De cuerpo medio, repleta de sabor, se presenta en boca como una mezcla de malta, caramelo, cereales y frutos secos, con frutas maduras, sobretodo manzanas y peras, más de fondo. El trago es ligero pero consistente, se aprecia hacia el final un marcado gusto a hierba con un deje picante y un mínimo recuerdo metálico, mientras un considerable amargor se extiende por la boca, terminando en un regusto seco y lupulado que deja una sensación algo pastosa. Primera incursión cervecil del viaje muy satisfactoria, es un poco áspera pero al menos a mí me ha agradado ese detalle, compensa muy bien el dulzor inicial.

NOTA:

martes, 25 de enero de 2011

Guineu Montserrat

MARCA: Guineu
MODELO: Guineu Montserrat
ESTILO: Export Stout (6'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: La catalana Ca l'Arenys se fundó en el año 2003 como una empresa dedicada a la construcción y venta de maquinaria para la producción de cerveza, sin embargo pocos años después, en 2008 diversificaron su actividad y se convirtieron en una de las micros de la provincia de Barcelona, responsable de la elaboración de la marca Guineu. En la actualidad son 6 las cervezas que, ideadas por el maestro cervecero Guzmán Fernández, se pueden encontrar en el mercado, y la reseña del día de hoy se va a centrar en una de ellas: Montserrat.

Al servirla se aprecia un líquido de color negro, con brillos granates en la periferia, que forma rápidamente una espuma beige/ocre tan densa que parece un muro de cemento, muy compacta y que parece inmutable. Para el olfato resulta feroz aunque muy agradable, una agresiva mezcla de torrefacto, café y cacao muy intensos, y más secundarios pero perfectamente acoplados regaliz y café, con un recuerdo de azúcar quemado. Le aportan complejidad un toque marcado de hierba levemente floral, picante muy abundante y suaves frutas oscuras, con un resultado espléndido.

En boca no defrauda, es muy sabrosa, repleta de malta torrefacta y áspero chocolate amargo que abre paso a un torrente de café negro, con un toque de regaliz. Pese a lo que cabría esperar no es pesada en absoluto sino que pasa con facilidad, disfrutando cada sorbo, mientras el moderado dulzor inicial se transforma en un amargor consistente, adornado con el carácter herbal del lúpulo, un delicado ahumado, un soplo de pimienta picante y alcohol perfectamente controlado. Muy completa y realmente bien hecha, con tanto carácter que casi podría pasar por una Imperial Stout, sin duda un grato descubrimiento de una cervecera que no perderé de vista.

NOTA:

domingo, 23 de enero de 2011

Anchor Our Special Ale 2010

MARCA: Anchor
MODELO: Anchor Our Special Ale 2010
ESTILO: Winter Warmer de Navidad (5'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Estados Unidos

CARACTERÍSTICAS: Desde 1975, la Anchor Brewing Company lleva sacando a la venta su cerveza de Navidad todos los años, cada uno de ellos con distinta receta y distinto diseño de la etiqueta, aunque en todas ellas el protagonista de la misma es un árbol. El árbol elegido este año es uno muy peculiar, un Ginkgo biloba, única especie no extinta de la familia de los Ginkgoaceae. De todas maneras, como este no es un blog de Biología vamos con lo que nos importa, que es la cerveza en sí.

Es de color marrón muy oscuro, casi negro, aunque al trasluz entre su turbidez se ve totalmente rubí. La protege de la oxigenación una espuma beige de burbuja finísima, densa y persistente, de la que brota una aroma simplemente delicioso de dulce malta tostada, caramelo y frutos secos, sobre los que destaca una mezcla de melocotón, fruta de la pasión y naranja dulce, algo achiclado. (si, me invento palabras) Se introducen con suavidad cacao y azúcar moreno, mínimo recuerdo de picante y un agradable punto de lúpulo floral, dando como resultado un perfume equilibrado y complejo, muy sutil.

El sabor poco tiene que ver con lo percibido por el olfato, se aprecian malta, frutos secos y pan tostado pero en absoluto dulce. Los tostados acaban derivando en intensos recuerdos de cacao en polvo, almendra amarga, frutas de relevancia limitada, entre ellas cerezas y ciruelas, para terminar el trago con lúpulo herbal y un soplo de canela. Le da un toque muy interesante un moderado ahumado que se queda en el regusto, donde por el marcado amargor la boca queda seca y las especias destacan un poco más, aportando notas picantes, clavo y leve gengibre. No especialmente densa pero tampoco le hace ninguna falta, es una cerveza realmente entretenida, repleta de matices, y que demuestra el alto nivel de los elaboradores... cosa que en el caso de Anchor no es ningún secreto.

NOTA:

sábado, 22 de enero de 2011

La Binchoise Blonde

MARCA: La Binchoise
MODELO: La Binchoise Blonde
ESTILO: Blonde (6'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Belgica

CARACTERÍSTICAS: Tras el necesario artículo de Embracing, retomamos los comentarios a cervezas. La siguiente es La Binchoise Blonde, otra de las suculentas ales belgas. Aconsejado por el dependiente de La Maison Belge, me llevé La Binchoise y otra cerveza que fabrica la misma marca especialmente para la tienda. Esa la comentaré más adelante.

En 1986, para celebrar el año belga de la cerveza, André Graux se embarcó en el proyecto de crear una fábrica de cervezas de alta fermentación. Es un año después cuando la cerveza está en su punto y empieza la comercialización de la Faquir y la Resérve Marie de Hongrie (que posteriormente se llamaron Binchoise Blonde y Brune, respectivamente). Con el tiempo comienza la elaboración de nuevos estilos y continúa fabricando hasta nuestros días.

De color ambar claro, transparente en los bordes y algo turbia de cuerpo, esta cerveza tiene una capa de espuma blanca que no tarda en desaparecer, dejando una fina corona burbujeante. A simple vista tiene prácticamente nula carbonatación.
Tiene un aroma afrutado y maltoso, bastante cítrico. En el sabor se refuerza esa sensación frutada, con recuerdo de melocotón, naranja y malta, y un final levemente amargo. Guarda mucha similitud con las witbier o cervezas blancas, como Hoegaarden, tanto en sabor como en presencia.

Definitivamente una cerveza agradable y fácil de beber.

NOTA:

jueves, 20 de enero de 2011

Cervezas Yáñez, o cuando las cosas se hacen mal.

Antes de comenzar quiero dejar dos cosas muy claras:


- Este no es un post contra las cervezas Glops o contra la empresa que está detrás de ellas, Llúpols i Llevats S.L, ni tampoco pretendo, por supuesto, atacar a nadie que forme parte de esta compañía ni poner en duda su trabajo. Simplemente no tengo otra opción que citar a esta sociedad puesto que el perjuicio que he sufrido esta semana está relacionado con los productos que ellos venden, aunque lo acontecido no tenga una relación directa con ellos, cosa que quiero volver a remarcar.

- Esta entrada no va a suponer un cambio en el ritmo del blog, seguiremos con las reseñas de cervezas, tiendas, cervecerías y viajes. Simplemente pretendo expresar una queja puntual por haber recibido un trato que es, a mi parecer, totalmente inaceptable.

Una vez dicho esto, aquí va lo acontecido estos últimos días:

El Viernes 14 de Enero, curioseando por Internet, me enteré de un acontecimiento que me puso de bastante buen humor: en Aragón ya no eran 2 las marcas de cervezas existentes, Ambar y Cervezas Mudéjar, sino tres, puesto que este verano había comenzado una aventura en el mundo cervecil Ciriaco Yáñez, dueño de una de las vinotecas más importantes de Zaragoza que puede presumir de llevar más de 50 años a la espalda. Aprovechando que tenía que salir para hacer unas compras me pasé por la Vinoteca Yañez para preguntar por ellas, y muy amablemente me atendió Beatriz, cuyos conocimientos y experiencia habían sido fundamentales para este proyecto, que me explicó los 8 modelos que estaban elaborando. Ya pensando en escribir una reseña aquí para dar más difusión a unas cervezas de cuya existencia me había enterado por pura casualidad, le pregunté cual le parecía a ella la mejor de las que hacían para así estar seguro que la crítica sería positiva, a lo que me respondió que todas tenían bastante aceptación. Me fuí sin comprar ninguna por el momento ya que tenía planeado salir a tomar algo y no me apetecía ir cargado toda la noche, pero con la decisión de volver la semana siguiente a por algunas botellas.

El Martes siguiente me presenté en la tienda, y en esta ocasión además de Beatriz estaba también el propio Ciriaco Yáñez, que me explicó que habían empezado este verano a producir sus cervezas en una fábrica que alquilaban durante un mes, concretamente la de Glops. Esto de alquilar una fábrica durante un mes ya me sonó cuanto menos curioso, y cuando ví que entre las cervezas que vendían había una ahumada y otra con romero y miel de romero, características que sabía que tenían la Glops Fumada y Glops d'Hivern respectivamente, pregunté si era receta propia o empleaban la de la fábrica, a lo que se me respondió que no, que era invención de Ciriaco Yañez, y cuando pregunté por el motivo de que llevasen las chapas de Glops se me dijo que así salía más barato. (¿?) Tampoco recordaba exactamente los otros modelos de Glops, y puesto que se me había afirmado que las cervezas eran propias de Yáñez y no tenía motivo para pensar que se me mintiese, acabé comprando 7 cervezas que me llevé a mi casa.



De todas maneras, no estaba convencido al 100% así que decidí, antes de comentar las cervezas aquí, investigar un poco, y si antes de hacerlo tenía la mosca detrás de la oreja, tras pocos minutos de buscar en Internet estaba practicamente seguro de que me habían engañado de forma deliberada. Lo primero que ví es que cada uno de los 8 estilos de Cervezas Yáñez coincidía con los precisamente 8 que elabora Glops, como se puede ver en su web, y el elemento que me dio la certidumbre del engaño fue esta página del propio Yañez. En ella, además de relatar sus motivaciones para llevar a cabo este proyecto y describir los procesos del mismo, hay una breve cata de cada una de las cervezas, que no es otra cosa que la traducción al castellano de las notas de cata de la página de Llúpols i Llevats, con alguna mínima modificación.

Esta es la de Yáñez:

NOTA DE CATA DE NUESTRAS IMAGINADAS CERVEZAS
Seis experimentales y dos clásicas

Las experimentales

AHUMADA de humo
CARACTERISTICAS baja fermentación, elaborada con malta ahumada, lúpulos y levaduras. color dorado oscuro con reflejos cobre, espuma blanca densa poco persistente, aromas a humo, rosa, uva, flores, queso, trufa y aceitunas negras, gusto ahumado con ligerísimo amargor, seco, cremoso, regusto ahumado.

TOSTADA de pan
Características baja fermentación, elaborada con malta tipo Munich y lúpulos Saaz. Cerveza de color cobre, espuma de color crema poco persistente con pequeñas burbujas, aromas a pan tostado, cereza, pera y pimienta, gusto maltoso y dulce, ligerisimo amargor.

NEGRA NEGRISIMA
Cerveza de baja fermentación, elaborada con maltas negras, lúpulos y levaduras. Cerveza de color negro ébano, espuma de media persistencia, aromas torrefactos, gusto equilibrado ligeramente dulce más que amargo recuerdos de ciruela, café y regaliz, regusto a malta negra y cenizas. Para los que aún recuerdan las viejas cervezas negras

BLANCA TURBIA con cilantro
Cerveza de alta fermentación, Ale, estilo White beer, elaborada con maltas de cebada y trigo, trigo sin maltear y cilantro, y lúpulos Saaz. Cerveza turbia, color ambarino, seca, refrescante, cuerpo ligero con aromas y gustos cítricos y especias. Muy interesante.

DE INVIERNO y miel de romero
Cerveza de alta fermentación, Ale, estilo Honey Ale, elaborada con maltas de cebada y de trigo, miel de romero y romero, lúpulos y levaduras. Cerveza rojiza, dulce con aromas y gustos de romero y miel. La más interesante para Ciriaco, solo apta para amigos ciriaquiles y experimentadores natos

OSCURA DE TRIGO
Cerveza de alta fermentación, elaborada con maltas de cebada y de trigo tostado, clavo, lúpulos i levaduras. Color marrón, ligero amargor , divertidos aromas de piña del monte, banana y clavo, también frutas dulces procedentes de la levadura, con mucha espuma. Muy en la línea de las cervezas de abadía


Y las clásicas

CEBADA TRADICIÓN
Cerveza de baja fermentación, elaborada con maltas de cebada, lúpulos i levaduras. Cerveza rubia, gustos y aromas de malta suave y lúpulo Saaz.
La clásica cerveza de cebada. Para los que gustan de la cerveza clásica

RUBIA AMARGOSA
Cerveza de baja fermentación, Lager, estilo Pilsen, elaborada con malta Pilsen, lúpulos y levaduras. Cerveza rubia amarga, cuerpo medio, aroma de lúpulo y gustos maltosos, herbáceos y refrescantes. Muy comprensible



Y esta es la de Llúpols i Llevats, aunque está también en su página:















A pesar de no tener ya la menor duda de que las Cervezas Yáñez no eran más que Glops con una etiqueta distinta, preferí contrastar información antes de meter la pata y achacar injustamente a alguien un comportamiento según mi punto de vista incorrecto, y mandé varios e-mails a unas cuantas personas que posiblemente tuviesen información acerca de esto, las cuales a las pocas horas me habían confirmado este hecho.

Aún y todo, a la mañana siguiente decidí pasar por la tienda y comentar el asunto, por si acaso se habían explicado mal el día anterior o fui yo el que interpreté mal sus palabras, aunque en las páginas de Internet se da a entender todo el tiempo que las cervezas son todas han sido todas ideadas ("imaginadas") por Yáñez y que son ellos quienes las elaboran. Cuando llegué allí volvía a estar Beatriz sola en la tienda, y sin demasiados rodeos le pregunté nuevamente si las Cervezas Yañez eran Glops con una etiqueta distinta, cosa que negó, ante lo cual le señalé la coincidencia de estilos, ingredientes, catas e incluso los tiempos de fermentación y maduración de las cervezas (7 y 21 días respectivamente), frente a lo que espetó que "eran recetas de Ciriaco, y que había cambios".

Este fue el último episodio relacionado con la vinatería. Al ver la situación opté por no discutir y esperar en mi casa a que me llegase un mensaje más que yo consideraba el definitivo para poder escribir este artículo con total seguridad, el cual he recibido esta mañana, mientras iba recopilando información para presentar todos los cabos bien atados. Y esto que acabáis de leer es el resultado.

Soy consciente de que en el mundo del vino es muy habitual el etiquetar de distinta forma el mismo vino, y en las cervezas, pese a que no es tan común, también se da con cierta frecuencia. No soy del todo partidario de esta práctica, si no te fijas bien en lo que compras te puedes llevar una sorpresa, pero de todas maneras suele estar indicado de alguna manera, aunque sea discreta, y si tienes dudas y preguntas directamente al responsable de la marca este te indica la procedencia del producto, o al menos así me había sucedido hasta ahora, con Moritz, Weiss Damm, Flensburger, etc

Lo que nunca me había pasado es encontrarme una etiqueta en la que el distribuidor se atribuye la propiedad intelectual de la cerveza ("Cerveza Imaginada por Yañez"), y que preguntando directamente y en persona se me mintiese a la cara, sin vergüenza alguna, y encima repetidas veces, pese a lo evidente del caso. Siendo sincero, si en el momento se me hubiese dicho la verdad no habría comprado las 7 botellas distintas, conozco las Glops de sobras y quería probar algo nuevo, aunque probablemente me habría llevado un par de Yáñez de Invierno/Glops d'Hivern puesto que es una cerveza que me gusta mucho, con altas probabilidades de repetir de vez en cuando. Huelga decir, por supuesto, que por lo sucedido descarto esta posibilidad... si quiero tomar una Glops d'Hivern la conseguiré por otras vías.

Por último, volver a insistir en que no es a Llúpols i Llevats a quien responsabilizo de lo sucedido, no he tenido nunca ningún problema con ellos ni dudo de la profesionalidad de la empresa.

Dejo en este LINK todos los datos recogidos por si alguien los quiere contrastar, y si alguna persona quiere puntualizar cualquier aspecto del texto o añadir alguna información que se sienta libre de hacerlo.

martes, 18 de enero de 2011

St. Peter's Old Style Porter

MARCA: St. Peter's
MODELO: St. Peter's Old Style Porter
ESTILO: English Porter (5'1% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Inglaterra

CARACTERÍSTICAS: Tan solo lleva abierta desde 1996, y sin embargo 15 años han sido más que suficientes para convertirse en una de las cerveceras más conocidas y respetadas de Inglaterra, siendo cualquiera de sus botellas ovales sinónimo de calidad. Elaboran una gran variedad de cervezas, tanto en botella como en cask, siendo la inspiración tradicional el factor común de todas ellas, pese a lo cual tampoco renuncian a experimentar en ocasiones con distintas frutas o miel.

No son muchas las Porter británicas que he tenido el placer de probar, y cuando vi la oportunidad en una vinoteca de Pamplona de llevarme a casa una de este estilo, y encima de una marca tan idolatrada, no lo dudé un instante. En vaso es la imagen de la perfección, de color muy oscuro, prácticamente negro, con intensos reflejos rubí al trasluz, protegida por una espuma densa, cremosa y resistente. Al olfato no deja indiferente, es dulce, con una base de malta torrefacta y café, con delicado chocolate negro de fondo, sobre la que destaca y se vuelve la nota predominante un sorprendente aroma a carbón, que recuerda también aunque en menor medida a puros habanos y ahumados.

En boca se presenta relajada, ligera y de trago fácil aunque cremosa y con suficiente cuerpo. Desde el primer instante y con mucha intensidad aparecen torrefactos y café negro, nuevamente con un considerable toque ahumado, mientras el dulzor se manifiesta en forma de regaliz negro, y leve chocolate y caramelo quemado. Redondea el trago el lúpulo herbal y le aporta un amargor preciso, controladísimo, para terminar de forma seca con humo y tabaco en el fondo de la garganta. Una Porter impecable para disfrutar tanto solo como en compañía, toda una demostración de conocimientos, técnica y buena hacer, clasicismo en su máximo exponente.


NOTA:

domingo, 16 de enero de 2011

Petrus Gouden Tripel

MARCA: Petrus
MODELO: Petrus Gouden Tripel
ESTILO: Tripel (7'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Belgica

CARACTERÍSTICAS: Seducido por los buenos comentarios de Embracing hacia la Maison Belge de Madrid, decidí calzarme mis botas de explorador y dar con esta tienda, que curiosamente está en el número 42. Es una tienda con una colosal colección de cervezas belgas, cuyo dueño me atendió correcta y afablemente. Me llevé unas cuantas cervezas y prometí volverme a dejar caer por allí.

La primera de las cervezas es Petrus Gouden Tripel, de Brouwerij Bavik, que se remonta a 1984, cuando una familia de granjeros de Bavikhove (un pequeño pueblo agrícula) comienza a fabricar cerveza de una manera profesional. A lo largo de los años desarrolla varios estilos, elaborando también la famosa pilsner, mientras otras cerveceras fabricaban unicamente cervezas de alta fermentación. Bavik es hoy en día la fábrica de cerveza más grande del West Flanders.

Esta cerveza viste un color dorado cristalino, con algunos tintes ambarinos al trasluz. Genera una corona de espuma blanca, cremosa y abundante, que aparece en el primer instante de servirla en el vaso. Se aprecia una ingente cantidad de burbujas que escalan hacia la superficie (fantástico efecto en la fotografía, hecha con una velocidad de obturación lenta). Se pueden ver también sedimentos en el fondo del vaso.

En su aroma destaca el lúpulo, la malta y un deje afrutado, como de manzana. En el sabor se acentúan estos matices, regalando también un toque acaramelado con tintes de miel. El alcohol no descompensa el trago y no tiene demasiada presencia para encontrarse en la cantidad que indica. Tiene un final seco, con un regusto vibrante algo picante.

Es una cerveza bastante agradable, un placer poder disponer de nuevo de una rica ale belga.

NOTA:

miércoles, 12 de enero de 2011

Etxeko Bob's Beer Eguberriko Garagardoa

MARCA: Etxeko Bob's Beer
MODELO: Etxeko Bob's Beer Eguberriko Garagardoa
ESTILO: Brune de Navidad (6'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Francia

CARACTERÍSTICAS: Esta es la última cerveza navideña que me queda por comentar, de Etxeko Bob's Beer, cuya traducción al castellano supongo que sería "Cerveza Casera de Bob". La encontré durante mi viaje por el País Vasco francés, buscaba alguna cerveza elaborada en esta región aparte de Akerbeltz, que ya conocía, y al ver una botella en una tienda de St Jean Pied de Port con el Olentzero en la etiqueta no me cupo la menor duda de que esta lo era. Estaban también en esa tienda los demás modelos de esta marca, pero puesto que ya había hecho un gasto importante en cervezas preferí esperar a otra ocasión, que tiempo hay de sobras.

Mi pasión por las distintas culturas me puso en una muy buena predisposición para abordar esta cerveza, y al destaparla aún más, se podía intuir la calidad de la cerveza solo con el intenso perfume que emitía. Este es dulce y frutal, sobre la malta tostada se elevan caramelo, ciruelas e higos, casi hasta se intuyen dátiles, con suaves toques achocolatados e incluso un mínimo deje de café, mientras que un prominente toque de naranja dulce evita un empalago excesivo modificando un poco la trayectoria, a lo que contribuye también un consistente toque de picante.

El sabor es bastante parecido, ganan algo en presencia la malta y el chocolate con leche aunque sin llegar a ocultar a las frutas maduras y el caramelo, mientras la fuerza con la que aparecen el lúpulo herbal y las especias evitan que a esta se la pueda considerar una cerveza dulce para el paladar, cosa que consiguen además sin desequilibrarla. El alcohol aparece con rapidez, los 7º calientan el estómago sin rascar la garganta, y además combina muy bien con dátiles y picante al final del trago, mientras un amargor muy bien controlado penetra con habilidad, dejando un regusto cálido con un suave carácter herbal. Una estupenda cerveza que, pese a estar cargada de lúpulo y especias, es capaz alejarse de los excesos con maestría. Sin duda alguna habrá que tomar a Bob muy en serio, como primera medida en cuanto vuelva por esas tierras me llevo el resto de sus cervezas y, por qué no, esta para repetir.

NOTA:

viernes, 7 de enero de 2011

Anchor Old Foghorn Ale

MARCA: Anchor
MODELO: Anchor Old Foghorn Ale
ESTILO: Barley Wine (8'8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: EEUU


CARACTERÍSTICAS: La última de las cervezas de regalo que el señor Embracing me entregó a su paso por Huesca estas Navidades, ha resultado ser una de las mejores cervezas que he probado. St. Georgen Bräu no me había dejado mal sabor de boca, y Saison Dupont me encantó; pero esta Anchor ha sido una sorpresa maravillosa que me ha hecho comprender que lo que se dice de la buena cerveza estadounidense puede ser muy cierto.

Anchor fue una de las artífices en la aparición del fenómeno de las cervezas independientes estadounidenses, liderando la recreación de estilos clásicos europeos a mediados de los años 70. Un nombre que engloba un gran número de variedades de cerveza, donde Anchor Old Foghorn Barleywine Ale, desde 1975 presume de la mayor graduación, siendo además una de las más aclamadas. Elaborada con lúpulos cascade, experimenta también un proceso natural llamado bunging, que le otorga unas burbujas similares a las del champán.

Se descubre con un color marrón tostado que forma un líquido muy opaco, en el que se aprecian tonos anaranjados y brillos rojizos. La espuma es de color beix, que no se mantiene casi nada, dejando sobre la superficie un fino manto de burbujas grandes y cremosas. Su olor, que ya ataca desde el instante en que la cerveza toma contacto con el aire, se muestra poderoso, con gran cantidad de matices entre los que destacan notas florales, malta tostada, caramelo y alcohol.

Su sabor toma más fuerza si es posible, para dejar un paladar alterado, con presencia de caramelo, dejes frutados y el constante matiz floral, que tienen un final seco y levemente lupulizado. El alcohol, presente durante todo el trago, toma protagonismo en boca y cabeza, sin llegar a empalagar o deteriorar el sabor. Eso sí, absolutamente inesperado placaje a la cabeza. Hay que tomarla con cuidado, porque en seguida hace efecto ese cuerpo alcohólico.

Sin duda una de las cervezas que mejor opinión me han suscitado, fantástica.

NOTA:

jueves, 6 de enero de 2011

St. Feuillien Cuvée de Noël

MARCA: St. Feuillien
MODELO: St. Feuillien Cuvée de Noël
ESTILO: Brune de Navidad (9% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: Esta cervecera debe su nombre a Feuillien, un monje irlandés que en el siglo VII fue a Europa a predicar el Evangelio, y que tuvo la mala fortuna de ser apresado en la zona en la que ahora está emplazada la localidad de Le Roeulx, torturado y decapitado. Sus discípulos construyeron en el lugar de su martirio una capilla, que en el año 1125 dio lugar a la abadía de Prémontrés, posteriormente conocida como Abadía de St. Feuillien de Roeulx. Durante siglos, los monjes de esta abadía han elaborado cerveza y, siguiendo su tradición, en 1873 la familia Friart comenzó a hacerlo, lo que dio lugar al nacimiento de varias marcas, entre ellas St. Feuillien.

Con esta cerveza comencé el 2011, y ojalá que mantenga el nivel, porque de las pocas cervezas navideñas que he cazado este año esta ha sido la que más me ha gustado. El aroma es impresionante, una mezcla redonda de malta tostada y caramelo con plátano maduro, pera y frutas oscuras, moderados recuerdos cítricos de curaçao, un toque importante de canela y picante, y mínimo de levadura. Pese a lo empalagosa que podría parecer toda esta mezcolanza, lo cierto es que está muy bien equilibrada y parece prometer una profundidad que cumple en el trago.

Su sabor es dulce, picante, similar al olfato, dominada por malta tostada, más leve caramelo y las mismas frutas maduras que menciono antes (especial énfasis de nuevo en pera y plátano, este último me sugirió que la cerveza pudiese llevar algo de trigo pero no era el caso), sin embargo este dulzor es compensado con maestría por el lúpulo herbal, que le suma además cierta acidez que recuerda algo al limón. Deriva todo esto en un final de amargor cítrico con un marcado carácter especiado, durante el cual el alcohol calienta el trago sin saturarlo, dejando un largo regusto donde se mezcla con fruta, hierba y notas de canela, dando una sensación cálida y reconfortante. De trago denso, cremosa a su paso por la garganta, para mi gusto una cerveza muy entretenida y que gustosamente volveré a disfrutar el año que viene.

NOTA:

martes, 4 de enero de 2011

Tienda en Madrid: La Maison Belge

Estas Navidades las he pasado en Madrid, aprovechando que ahora tengo un piso donde quedarme, sin embargo un par de semanas antes de salir de casa me asalto una duda, ¿habrá alguna tienda de cerveza interesante por allá, aparte de las estanterías del Corte Inglés? Porque cargar con más peso del que ya llevaba solo por beber cervezas distintas a las habituales me parecía un poco absurdo. Bastó unos minutos en la red para descubrir que acababan de abrir otro establecimiento de la Maison Belge en la capital, además muy cerca de mi casa, así que en cuanto me hube instalado no perdí un instante y me fui a echar un vistazo.

Ya había estado anteriormente en una de las tiendas de esta franquicia, concretamente en la que estaba en Pamplona y que llevaba Iker, actualmente al cargo de la cervecería Manneken Beer, por lo que más o menos sabía lo que me iba a encontrar: un local repleto de estupendas cervezas belgas, algo de alimentación de ese país y cantidades industriales de vajilla de las diferentes marcas... y fue exactamente lo que me encontré, la verdad es que es un gustazo cuando apuestas sobre seguro. Eso sí, también estaba en esa tienda esperandome una agradable sorpresa, una rica Pannepot que decidí llevarme en cuanto la vi, pues es una cerveza que no encuentro con facilidad.

Yo sobretodo iba en busca de cervezas navideñas pero el dependiente me avisó de que llegaba un poco tarde puesto que hacía ya un par de semanas que habían arrasado con casi todo. Solo quedaban varias botellas de 75cl, que para beberlas yo solo me resultan un poco excesivas (si hay que hacer un esfuerzo se hace, todo sea por la libertad de los pueblos oprimidos), y una St. Feuillien Cuvée de Noël, que gustosamente adquirí. No obstante tenía ganas de más, así que acabé por llevarme una Nostradamus, cerveza a la que todavía soy adicto, y su compañera de fábrica Caracole, una cavernosa Grottenbier por probar algo nuevo, y a la hora de elegir una Lambic el amable dueño me recomendó que me llevase una Cuvée René de Lindemans, y como las recomendaciones me gustan bastante eso hice.

Tras haber sido tratado realmente bien, con el dependiente dispuesto a ayudar todo lo posible y conociendo suficientemente los productos que vende como para poder aconsejar a cualquiera, me dispuse a pagar y me enteré de que existe la posibilidad de recibir una botella gratis cuando has comprado un total de 45 euros, suma de todas las visitas que hayas hecho al establecimiento en un periodo de tiempo indeterminado (creo). Y poco más puedo añadir, por supuesto pasaré más veces por allí cuando vuelva a la ciudad.


TIENDA: La Maison Belge
DIRECCIÓN: Paseo Santa María de la Cabeza, 42 Bis
POBLACIÓN: Madrid
PROVINCIA: Madrid

domingo, 2 de enero de 2011

Westmalle Trappist Dubbel

MARCA: Westmalle

MODELO: Westmalle Trappist Dubbel
ESTILO: Dubbel (7% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS:
El 22 de abril de 1836 el monasterio de Westmalle se convirtió en una abadía trapense. Desde entonces, los monjes han sido capaces de elaborar la bebida popular de la región, que bebían con sus comidas. Y en Flandes esto es... cerveza.
En 1921, los monjes decidieron dar a conocer su cerveza al mundo del comercio, por lo que las ventas aumentaron aún más. A principios de los '30s, una nueva sala de elaboración de cerveza entró en uso. Algunos edificios de la actual fábrica de cerveza fechan a partir de este período.
Durante casi 170 años, la cervecería ha utilizado sólo puros ingredientes: agua, malta, lúpulo, levadura y azúcar. Todo este tiempo se ha elaborado una cerveza 100% natural.

La Westmalle Dubbel es una cerveza Trapense de color marrón rojizo oscuro, que tiene una segunda fermentación en botella. Tras abrirla y oler un poco el interior de la botella me recordó a una cerveza tipo, como las estándar españolas (ambar, águila...), pero mi impresión cambió al probarla. Noté un sabor dulce e intenso, como a castaña. El sabor afrutado desemboca en un amargor final bastante interesante, dejando a la espuma, de un color como de café, deslizarse suavemente en el vaso. Tiene un 7% de concentración de alcohol, que no se notan demasiado, por lo que puede empezar a ser peligrosa, en caso de tener sed y unas cuantas Westmalle a mano...
Esta la compré junto con el señor Embracing, que se pilló otra, en el Corte Inglés de Zaragoza, y sale a 1 Euro con algo, por lo que es una cerveza que merece la pena en cuanto a calidad/precio.

Recomiendan dejar sin servir alrededor de un centímetro de cerveza en la botella que luego se puede beber, ya que es la base de la levadura, rica en vitamina B, y por lo que dicen limpia la sangre.

NOTA:





CARACTERÍSTICAS: Esta fue una de las primeras reseñas que hicimos en Hipos, cuando todavía rondábamos los 20 años, y además la comenzamos practicamente a la vez pues compramos la botella en el Corte Inglés un día que Sir Asf andaba por Zaragoza, no recuerdo ahora mismo con qué malvados propósitos. Llevaba un tiempo pensando en revisarla porque creía que entonces no había sabido apreciar la calidad de esta cerveza, a tenor de todas las alabanzas sobre ella que se pueden encontrar por Internet, y así de paso cambiar la horrible foto que puse.

Me gusta especialmente su aroma, con malta dulce, ciruelas y otras frutas oscuras como base, a lo que se suma manzanas, peras y chocolate con leche más secundario, y mínimos recuerdos de plátano y té. Está bastante lupulada, y esto se manifiesta con un frescor herbal que contrarresta magistralmente el dulzor, mientras un leve toque picante da el toque final necesario.

Malta tostada, caramelo y ciruelas forman de nuevo la base del gusto, pero ni de lejos tan dulce como suele ser habitual en una Dubbel, con bastantes matices ácidos. Van pasando por la boca distintos sabores con menor relevancia en el trago, manzana verde, chocolate, y al final se evidencia el alcohol, acompañado de una considerable dosis de picante, mientras un amargor marcado se introduce sin demasiados miramientos. Para mi gusto es de las Trapenses más flojas junto con Achel Bruin, juegan bien con el lúpulo para controlar el dulzor, pero les falta profundidad y cuerpo.

NOTA: