martes, 25 de octubre de 2011

Früh Kölsch

MARCA: Früh
MODELO: Früh Kölsch
ESTILO: Kölsch (4'8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: No había visto una Kölsch desde Febrero, cuando estuve por segunda vez en a Alemania y, la verdad, durante el verano las he echado de menos. Fue por este motivo, y también en parte por nostalgia de los dos viajes que he hecho a esa zona últimamente, que cuando vi por casualidad una botella en El Corte Inglés corrí para llevármela. La marca en cuestión era una de las más conocidas y extendidas por esta ciudad alemana, fundada hace poco más de 100 años por Peter Josef Früh.

Como la mayoría de las Kölsch, a primera vista no se diferencia de una Lager cualquiera, es dorada, brillante, bien filtrada, con una burbujeante capa de espuma blanca de aspecto poroso. En el aroma sin embargo empieza a llamar la atención, y esta en concreto más que otras, puesto que a la frutalidad de las levaduras de alta fermentación, dominada por limón y en menor medida manzana, se le suman notas de galletas y mantequilla, con un curioso toque azufrado.

No escasea la malta en el aroma y tampoco en boca, donde junto con grano y pan conforma una base dulce donde se apoyan nuevamente manzana golden y cítricos, para progresivamente ir desarrollando un suave amargor floral, con recuerdos de limón, leve sulfuro y un mínimo punto metálico. Por desgracia, su textura algo pastosa y las notas de azufre ya mencionadas enturbian los demás sabores, y me acaban saturando un poco, haciendo de esta una de mis últimas opciones a la hora de beber algo en Colonia. No es que sea una mala cerveza, pero la ciudad está llena de mejores opciones.

NOTA:

sábado, 22 de octubre de 2011

Guineu Coaner

MARCA: Guineu
MODELO: Guineu Coaner
ESTILO: Schwarzbier (5'3% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Después de bastante tiempo teniéndolas a buen recaudo, esta semana he empezado a abrir las Guineu que conseguí gracias al concurso que organizó Ramón de Cervezalandia, al que una vez más le agradezco el regalo. Tras mucho pensarlo he comenzado con Coaner, su "Schwarzbier", y lo pongo entre comillas porque en realidad, y tal y como dicen los propios elaboradores, difícilmente encaja en ningún estilo, aunque es probable que sea con este con el que más semejanzas guarda.

Aparenta ser muy oscura, sin embargo al enfrentarla a la luz se vuelve de un bonito rojo rubí. De su tupida capa de espuma beige, firmemente adherida a la copa, emana un aroma realmente delicioso donde en torno a una base de dulce malta tostada y chocolate con leche se entrelazan notas de frutas maduras, higos y ciruelas sobretodo, con un agradable y bastante curioso toque de humo, dejando muy acertadamente en segundo plano al lúpulo.

Quizá este aroma no es el más característico del estilo, sin embargo el sabor parece encajar mejor, presentándose con malta, que esta vez si que alcanza el torrefacto, cacao y leves recuerdos de regaliz negro y frutos secos, mientras el ahumado, sin ser predominante, sale reforzado. Envuelven suaves notas de frutas maduras que suavizan la aspereza del trago, mientras se va formando un amargor consistente que deja un largo regusto donde se diluyen torrefacto, tabaco y caramelo. El carácter ahumado en una cerveza es mi debilidad, no obstante esta me ha seducido por méritos propios... ¿a quién le importa que no acabe de encajar en un estilo u otro?

NOTA:

martes, 18 de octubre de 2011

Ursus Black

MARCA: Ursus
MODELO: Ursus Black
ESTILO: Baltic Porter (6% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Rumanía

CARACTERÍSTICAS: No por casualidad es esta la cerveza que más veces he pedido en las dos ocasiones que he estado en Rumanía y es que, en un panorama dominado por las eurolager, sus excelentes cualidades la hacen destacar respecto a las demás. En el momento de la foto la estaba empleando como acompañamiento de una deliciosa ciorba de burta, una contundente sopa de tripas típica de la gastronomía rumana... sin duda no era el mejor maridaje pero mi estómago se adapta a lo que haga falta.

En varias páginas la he visto catalogada con distintos estilos, desde Schwarzbier hasta Dunkel Lager, lo cual me ha sorprendido bastante puesto que la veo más parecida a una Baltic Porter que otra cosa. De todas maneras, lo que importa es que es una cerveza estupenda, que ya en el aroma deja intuir su carácter con una mezcla de tostados, chocolate, frutas oscuras y café, que se combina con un suave toque de lúpulo herbal.

El sabor no es sino la confirmación de dicha sospecha, está cargado de malta oscura, con algo de torrefacto y acompañada por intensas notas de café, regaliz, pan y suaves puntos de chocolate. Termina con un medido amargor, en perfecto equilibrio, donde emerge de nuevo el lúpulo y un mínimo deje alcohólico, dando así fin a una cerveza muy sabrosa y densa pero no obstante nada dura de beber, ideal para acompañar un gulash durante los fríos inviernos rumanos. (lo de la sopa de verdad que no es buena idea)

NOTA:

domingo, 16 de octubre de 2011

Bergenbier Nefiltrată Din Grâu

MARCA: Bergenbier
MODELO: Bergenbier Nefiltrată Din Grâu
ESTILO: Witbier (5'0% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Rumanía

CARACTERÍSTICAS: Este sería uno de los ejemplos de las nuevas cervezas que han aparecido recientemente en el mercado rumano, cuya irrupción ya comenté por encima en mi entrada sobre el país. Se denominan la mayoría de ellas Nefiltrată, es decir, sin filtrar, y resulta curioso comprobar como bajo esta etiqueta puedes encontrar tanto Weizen de estilo alemán, Kellerbier, (por ejemplo, la de Timisoreana) o, como en este caso, Witbier.

Puesto que, dentro de lo parecidas que son las diferentes Pale Lager rumanas, la de Proberco fue de las que más me gustaron, aún sin saber qué era exactamente lo que iba a beber no me daba mala espina en absoluto. Por el aspecto externo podía ser cualquiera de los distintos estilos de cervezas de trigo, con un color amarillo pajizo, turbia, cubierta por una inmaculada espuma blanca. El aroma supuso una sorpresa y reveló su naturaleza, con un perfume poco agresivo compuesto por una ligera base de malta dulce, completado por abundantes cítricos, recuerdos de naranja aportados por el cilantro, y lúpulo floral algo picante.

Lo percibido por el olfato se muestra tal cual en la boca, quizá con algo más presencia de picante pero a resumidas cuentas ligera, bastante cítrica y por lo tanto perfecta para un día caluroso, como es habitual en este estilo. Hacia el final surge un suave amargor que potencia aún más a la sensación refrescante, quedando un agradable regusto de flores y cilantro. No muy complicada pero perfectamente correcta y recomendable si se tiene a mano.

NOTA:

viernes, 14 de octubre de 2011

Rumanía

Hace aproximadamente un año y medio estuve en Rumanía visitando a una compañera de clase que estaba cursando una beca Erasmus en el país, concretamente en Cluj-Napoca, capital histórica de la región de Transilvania. Fue un viaje sin duda apasionante, muy divertido y que me permitió admirar las bellas ciudades y paisajes de la zona, además de disfrutar de la exquisita gastronomía rumana, muy apta para estómagos insaciables como el mío. Solo hubo un único punto negativo en esa semana, y fue el referente al tema que tratamos en este blog: la cerveza.

Al poco de llegar pude comprobar como en el mercado cervecil rumano hay una cantidad de marcas diferentes considerable, habitualmente en botella de 50cl, lo cual para mi gusto siempre es de agradecer, disponibles en casi cualquier tienda a precios muy bajos, siendo las más frecuentes Ursus, Ciuc, Bergenbier, Silva, etc. Por desgracia pertenecen la mayoría a los grandes grupos cerveceros que todos conocemos, motivo por el cual dentro de este amplio número de referencias la variedad es prácticamente nula, siendo casi todas Pale Lager de unos 5º de alcohol sin demasiadas pretensiones, exceptuando la más que decente Ursus Black, además de Silva Black y Stejar Strong Beer.

Pues bien, la semana pasada emprendí mi segundo viaje al país, aunque en esta ocasión acompañado de la musculosa Ana, y casi me atrevería a afirmar que algo está cambiando en la cerveza rumana, aunque sea muy poco a poco. Lo que me sugiere dicha transformación del panorama cervecil es que en el tiempo transcurrido entre mis dos visitas son varias las fábricas, entre ellas Ursus y Proberco, que se han animado a elaborar cervezas que ellos denominan "Nefiltrată", que no son otra cosa que Witbier. Por supuesto no es la revolución de las microcerveceras americanas, pero parece indicar que el consumidor reclama algo más que la rubia de toda la vida, lo que obliga a las macros a satisfacer sus exigencias.

Además de este detalle, también me ha llamado la atención la mayor oferta de cervezas de importación disponible tanto en bares como en supermercados, habiendome topado en el transcurso de esta semana un buen número de marcas alemanas y checas principalmente, y hasta alguna británica. (por ejemplo, he podido probar por primera vez Marston's Best Bitter, comprada por apenas 2 euros en un 24/7, y en una cervecería de Brașov encontré varias de Sepherd Neame) En resumen, algo se mueve en Rumanía, quizá más lentamente de lo que a muchos nos gustaría pero quien sabe, quizá en 5 o 10 años nos encontremos un panorama similar al español, con cada vez más microcervecerías en activo, muchas de ellas haciendo un muy buen trabajo.

En cuanto al viaje solo tengo intención de hacer un muy breve comentario: hemos estado 3 días en Cluj-Napoca, localidad llena de vida gracias al ritmo que le imprimen los miles de estudiantes que la habitan y que la hacen una de las mejores opciones a la hora de salir a divertirse; a continuación fuimos a la oscura Brașov, pegada a los Cárpatos, donde pudimos disfrutar de tanto de la ciudad como de los hermosos parajes que la rodeaban, además de hacer pequeñas incursiones en alguno de los castillos adyacentes relacionados con Vlad Ţepeş; y por último pasamos un día en Sighișoara, pequeña población declarada Patrimonio de la Unesco, de una belleza inimaginable, donde nos deleitamos de deliciosa comida tradicional rumana acompañada por ţuica y palincà. Tras pasar nuevamente unos días apasionantes en el país, huelga decir que lo recomiendo sin lugar a dudas.

miércoles, 12 de octubre de 2011

Rogue Mocha Porter

MARCA: Rogue
MODELO: Rogue Mocha Porter
ESTILO: Porter (5'3% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Estados Unidos

CARACTERÍSTICAS: Aprovechando una última tarde antes de sumergirme en la siguiente aventura cinematográfica (todo el mes de octubre estaré en Galicia en el equipo técnico de una película), me he servido una de las cervezas que todavía deambulaban por casa del concurso de foto. La Rogue Mocha Porter la probé en las fiestas del Pilar de Zaragoza del año pasado y me pareció una cerveza muy interesante, a la que quería dedicar algo más de tiempo y atención.

Rogue Ales es una cervecería artesanal estadounidense fundada en 1988 en Ashland, Oregon. Hasta ahora, han hecho más de 60 cervezas distintas de los más variados estilos, muchas de ellas ganadoras de premios, entre las que destaca la cerveza que nos ocupa, su porter más famosa.

En el vaso luce un color marrón oscurísimo, prácticamente negro, muy opaco y con brillos rojizos al traslúz. Su espuma es de color beige y adquiere una formación elegante, cremosa y duradera, aunque no demasiado abundante. Enseguida hace presencia el aroma con una intensa base de café, toque chocolateado y lúpulo de fondo. Uno de esos olores que invitan al trago, que no se hace esperar.

En boca es muy cremosa y suave, dejando a su paso un sabor intenso a café, malta torrefacta y chocolate. Pese a ser ligera estos matices se presentan con bastante fuerza, dejando paso a un final lupulizado, amargo y agradable. El alcohol no toma demasiada presencia, pero tampoco se le exige demasiada. El regusto es seco y herbal, dejando un buen sabor en la boca.

Al completo una cerveza rica e intensa, muy bien hecha. Sin duda hay que repetir.


NOTA:



jueves, 6 de octubre de 2011

Neuzeller Kloster-Bräu Schwarzer Abt

MARCA: Neuzeller Kloster-Bräu

MODELO: Neuzeller Kloster-Bräu Schwarzer Abt
ESTILO: Schwarzbier (3'9% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: En Neuzell, ciudad que le da nombre, en la frontera alemana con Polonia, se encuentra Neuzeller Kloster-Bräu, una cervecera construida sobre un monasterio católico que lleva en funcionamiento desde 1589. Una fábrica así, con cuatrocientos años de historia, parece una apuesta sobre seguro a la hora de comprar... claro que si una vez lo has hecho descubres que fue adquirida por un tal Helmut Fritsche en el 92, y que entre los productos que vende ahora se encuentra una cerveza "Anti-Aging" u otra específicamente diseñada para bañarse, quizá las dudas empiezan a aflorar.

Yo de todo esto no tenía ni idea, y la etiqueta me daba bastante buena espina, así que me dispuse muy animado a preparar una película mientras me servía la cerveza en una jarra, pudiendo apreciar una espuma más que correcta, cremosa y muy bien adherida a la pared de cristal, cubriendo un líquido marrón caoba bastante parecido a un refresco de cola. El aroma tampoco me decepcionó, al menos en el primer instante, el dulzor de la malta oscura se combina con el café y un suave punto de hierba, consiguiendo un aroma básico pero correcto. Sin embargo el olfato nota algo que no acaba de cuadrar y que poco a poco se lleva toda la atención, que es un perfume dulzón y penetrante, con notas de melaza, dátiles, pasas, caramelo, que al principio el lúpulo consigue disimular pero que en cuanto pasan un par de minutos es imposible.

¿Qué demonios le pasa a esta cerveza? La solución está en los ingredientes: "Invertzuckersirup". Esto no es otra cosa que una mezcla al 50% de glucosa y fructosa, y con seguridad la responsable del desastre que se encuentra al dar el primer trago: cuerpo cero, extremadamente dulce, el torrefacto propio de las Schwarzbier está ausente mientras el sabor lo ocupan sirope de chocolate, pasas, té negro, chocolate con leche, cola... y ni rastro de lúpulo, así que el resultado no podría ser más empalagoso. Coge un vaso de azúcar, llénalo de agua hirviendo y mete 3 bolsitas de té inglés, si después de 12 horas con las bolsas reposando en el agua te lo intentas beber, la sensación será similar. Directa al Top10 de las peores cervezas germanas que he probado, solo superada por Landskron. Y que alguien me explique lo de presumir de 400 años de tradición.


NOTA:

lunes, 3 de octubre de 2011

Aecht Schlenkerla Rauchbier Märzen

MARCA: Aecht Schlenkerla
MODELO: Aecht Schlenkerla Rauchbier Märzen
ESTILO: Märzen/Vienna ahumada (5'4% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Al hablar de Bamberg es una obligación mencionar la Rauchbier o cerveza cuya malta es expuesta al humo de brasas de madera de haya, que es característica de esta población. En el casco histórico de esta ciudad alemana está situada Schlenkerla, una de las tabernas más importantes de la ciudad, que se dedica a la elaboración, desde 1405, de este peculiar tipo de cerveza. Su nombre viene de la expresión alemana Schlenkern, que significa "caminar torcido", en referencia a un miembro de la familia Trum, dirigentes de la cervecería desde hace 6 generaciones, que se desplazaba de esta manera.

Tuve el privilegio de degustar este modelo en la cata de cervezas del Juan Sebastian Bar, y desde entonces estoy planeando hacerme con más botellas, puesto que mi satisfacción solo fue comparable a mi sorpresa. En la copa se puede ver un líquido casi negro, totalmente opaco, sobre el cual se forma una duradera capa de espuma beige de aspecto especialmente cremoso, y que emana un intensísimo aroma dominado por el ahumado, que recuerda al del bacon adobado, y en un plano algo más secundario malta dulce, de grano tostado, y leves notas de especias, café y mínima hierba al final. Inconfundible.

El primer trago casi hace que te caigas de espaldas, con un fuerte sabor donde la malta tostada y caramelo se aprecian con delicadeza antes de ser sobrepasados por el ahumado, con un gusto muy equilibrado que no podría calificar como dulce ni como amargo, pese a que ambos están presentes. Este ahumado se mantiene el resto del tiempo, aunque no hace en absoluto monótona la cerveza, para permitir que al final surja un marcado toque de picante, curiosas notas saladas y un mínimo deje herbal y cítrico aportado por el lúpulo. Quizá no sea un estilo del agrado de todo el mundo, pero si gustan las Rauchbier esta cerveza es imprescindible.

NOTA:


Escrito por Sir Asf:

CARACTERÍSTICAS: He de decir que tenía muchas ganas de encontrarme cara a cara con esta cerveza de elegante etiqueta y distinguida fama. No tengo demasiada familiaridad con las rauchbier, por lo que iba a ser una experiencia novedosa a muchos niveles, además de tratarse de una cerveza de regalo, de Embracing. Después de tomarla, he quedado algo desorientado.

Luce un color marrón oscuro, prácticamente negro, con brillos rubí al traslúz y un cuerpo opaco como el petróleo. La espuma color beigue claro es cremosa y poco abundante, pero duradera. Enseguida se hace notar un matiz peculiar y característico en el aroma, que bien define la cualidad de "ahumado", un olor intenso a brasas, con un pequeño toque como a azufre. En menor medida se deja ver algo el caramelo y el café.

El sabor es intenso, muy elegante. Sé que suena a tontería, pero es el sabor idóneo para la imagen que ostenta la etiqueta. El ahumado empaña el trago, dejando poco a poco sitio a la malta torrefacta y el caramelo, el café y las notas especiadas. Finaliza de manera seca y dejando un regusto, de nuevo, a ahumado, similar al que deja algún tabaco.

He dicho desorientado porque no me ha resultado una cerveza fácil de beber, y le he dedicado su tiempo. No tengo claro si me gusta el estilo o no, pero sé que quiero volver a repetirla, y esta vez acompañando un plato de carne a la brasa.

NOTA:


domingo, 2 de octubre de 2011

Flying Dog Snake Dog IPA

MARCA: Flying Dog
MODELO: Flying Dog Snake Dog IPA
ESTILO: India Pale Ale (7'1% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Estados Unidos

CARACTERÍSTICAS: Nunca he ocultado mi debilidad por Flying Dog, y entre sus cervezas esta era una de las que más me gustaba, por lo que tenía ganas de comentar aquí las virtudes de ella. Sin embargo las cosas se han torcido, y he podido comprobar como, tras haber pasado por mis manos unas cuantas cervezas de este estilo, el "perro-serpiente" ha perdido su magia. Ni mucho menos quiero decir con ello que me haya dejado de gustar, (si alguna vez esto pasa, péguenme un tiro) sino más bien... que no es lo mismo. Y, sinceramente, me apena; era una cerveza a la que le tenía mucho cariño.

Es de color naranja amarillento, pese a lo que pueda parecer en la fotografía, de aspecto velado, con una capa de espuma inmejorable formada por burbujas microscópicas y dotada de una gran resistencia. Una avalancha de frutas hace presencia al olfato: naranja, piña en almíbar, mango, melocotón, etc, bien reforzadas por una base de malta y adornadas por un punto de flores y hierba, tendiendo el conjunto más hacia el dulce que otras IPA. Quedaría margen de sobras para forzar una mayor acidez y amargor, no obstante pese a no aprovecharlo no queda excesivamente empalagosa, simplemente algo menos agresiva.

Al dar el primer trago el dulzor del aroma parece un espejismo, desde el inicio presenta una acidez moderada que mientras se desarrolla emite notas de naranja amarga, uva blanca y limón en torno al grano tostado. Poco a poco los sabores del lúpulo van ganando importancia, y al final se encuentra un amargor consistente, cargado de abundante hierba, pino y cítricos junto a un suave calor alcohólico, que acaban por dejar un regusto algo seco, con recuerdos medicinales y de hoja de limón. No me da la impresión de que haya ningún fallo que enturbie la calidad de esta cerveza que antes no fuese capaz de encontrar y ahora sí, el problema probablemente está en que ahora me resulta algo más simple aunque, para ser sincero, sigue siendo de las primeras que barajaría al pedir en una cervecería.

NOTA:

sábado, 1 de octubre de 2011

Sierra Nevada Torpedo

MARCA: Sierra Nevada
MODELO: Sierra Nevada Torpedo
ESTILO: American IPA (7'2% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Estados Unidos

CARACTERÍSTICAS: Con algo de prisa y muchas ganas me abrí el otro día una Sierra Nevada Torpedo, que ya llevaba un buen tiempo encerrada en la bodega y pedía a gritos un poco de aire. Había probado la impresionante Pale Ale de la casa, una cerveza que me volvió loco cuando la tomé en las fiestas del Pilar de hace un año, por lo que tenía la certeza de que la Torpedo no iba a ser cualquier cosa.

Esta cerveza luce un color ambar oscuro algo cristalino con presencia de carbonatación media en forma de diminutas burbujas. La espuma se amontona formando una bonita corona blanquecina y cremosa, que termina reduciendo su tamaño aunque manteniéndose durante todo el trago.

Su aroma es directo e intenso. Enseguida destacan matices florales, maltosos y levemente afrutados, como cítricos. También hay presencia herbal, pero en menor medida. Este aroma invita totalmente a tomar un trago, que entra de manera ligera, muy suave y cremoso. En su sabor destaca principalmente el amargor del lúpulo, pero sin tapar el resto de matices, manteniendo una nota muy agradable. Lo completan tintes de malta, cítricos y notas herbales constantes. El alcohol hace presencia de manera tímida.

Muy buena cerveza, un gran ejemplo del estilo, aunque no llega al nivel de espectacularidad de la Pale Ale.


NOTA: