miércoles, 30 de mayo de 2012

FFdA #1: Samuel Smith's Yorkshire Stingo

MARCA: Samuel Smith
MODELO: Samuel Smith's Yorkshire Stingo
ESTILO: Strong Ale añejada en barrica de roble (8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Inglaterra


CARACTERÍSTICAS: Ante la genial propuesta del señor Birraire de celebrar el primer FFdA (o Finde Fondo de Armario), excusa perfecta para desempolvar esa botella que llevamos un tiempo atesorando en la despensa sin saber cuando estrenarla, no me cupo la menor duda de cual iba a ser mi elección, y es que no muchas cervezas están a la altura de esta joya de Samuel Smith. Las cervezas de esta mítica fábrica británica tienden a llevar la moderación por bandera, y salvo su Imperial Stout la mayoría no alcanzan una graduación alcohólica elevada; sin embargo Stingo supera incluso a esta última, y con sus 8º de alcohol y su más de un año de guarda en barrica de roble se convierte en una de las cervezas más contundentes que salen del condado de Yorkshire.

Sin duda es una Strong Ale bastante señorial, con su líquido color rubí que desprende un aroma dulce y complejo, en el que sobre una base mineral y terrosa establece su imperio la malta, con una fuerte tendencia al caramelo y toffee, acompañada por recuerdos de las frutas más variopintas, entre las que se distingue con mayor claridad manzana, arándanos y cereza picota. No podía faltar el delicado lúpulo inglés, herbal y ligeramente cítrico, sello de identidad que hace imposible obviar su procedencia.

De cuerpo completo, en boca da mucho juego la malta británica, que se combina con notas dispersas de manzana, pera y albaricoque, dejando de fondo leves pinceladas de té negro y azúcar moreno. En seguida penetra una calidez de carácter vinoso, impregnada de la sequedad y la acidez de la barrica que puede rememorar cereza ácida e incluso algo de cacao, para acabar derivando en un amargor intenso, áspero, alcohólico, con algunas similitudes con el ron negro, aunque atrapado en una deliciosa mezcla de lúpulo herbal, suave especia, leves toques de Brettanomyces y fruta. Completísima, con suficientes matices como para perder horas buscando, y ajustada a la perfección en determinados aspectos como carbonatación, alcohol, cuerpo, dulzor. Lo único que se le puede pedir es un precio más moderado, pero no obstante los 7 euros que me costó los volvería a pagar encantado... aunque dentro de un tiempo.


NOTA:

martes, 29 de mayo de 2012

Marston's Old Empire IPA

MARCA: Marston's

MODELO: Marston's Old Empire IPA
ESTILO: India Pale Ale (5'7% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Inglaterra

CARACTERÍSTICAS: Despierto de mi letargo aprovechando un momento de tranquilidad. Hacía mucho que no comentaba por aquí, a ver si me topo con una temporada de vacaciones o algo similar, que estos días no ha dado tiempo ni a echar un ojo al panorama cervecil. En fin, volvemos a las andadas.

El otro día me llevé esta Old Empire IPA de la celebérrima Marston's, de la que hemos hablado en profundidad al comentar sus variedades Oyster stout, Strong Pale Ale y Pedigree. Muy buenos resultados, por lo general.

Esta cerveza de elegante etiqueta presenta un color dorado muy cristalino, con una carbonatación muy baja. Forma una apa de espuma de color blanco poco abundante, pero sedosa y duradera. La primera impresión me dejó algo desconcertado, ya que no me pareció para nada una IPA, sino más bien una pilsener al uso. En el aroma se distingue una nota herbal, pero no tiene ese toque lupulizado de las IPAs. En menor medida se percibe la malta y la levadura, y una nota cítrica muy apagada.

Es en el trago cuando se sale de dudas. Aunque suave, deja entrever notas lupulizadas sedosas y agradables, que se funden con la málta, el punto cítrico, un leve afrutado y para terminar notas especiadas, que le dan un toque ligeramente picante. En segundo término, la levadura y algo de caramelo. El final es seco y amargo, pero muy ligero. Da ganas de volver a tomar otro trago para estar seguro de que has tomado el anterior.

No es una maravilla de cerveza, pero tampoco está mal. La foto esta vez la ha sacado mi colega Edu.

NOTA:

domingo, 27 de mayo de 2012

Cata "Bier Chrome" en la Vinoteca

Hace unos meses nos llegó al correo del blog una invitación por parte del Club Bier de La Vinoteca para dirigir una cata de cervezas en su establecimiento de la calle Esquiroz, en Pamplona. Gracias mis contínuas idas y venidas a esta ciudad conocía de sobras esta empresa, de hecho era junto con Manneken Beer uno de mis sitios cerveciles predilectos de Navarra, y no me habría importado desplazarme desde Zaragoza para ello, pero si encima tenemos en cuenta que estaba a apenas unas semanas de trasladarme a vivir a la capital navarra no había excusa posible para no aceptar participar activamente en este evento.

Ya establecido en Pamplona quedé con Rubén, la persona que había contactado con nosotros, para conocer más detalles sobre la cata, y a medida que me fue explicando mi interés crecía de forma exponencial. Tras una anterior temporada dedicada a las diferentes categorías cerveciles, llamada "Style Fighter", en este "Bier Chrome" su intención era comparar cervezas del mismo color pero distintos estilos, pretendiendo resaltar así lo distintas que pueden llegar a ser por muchas similitudes que tengan en apariencia.

En esta primera ronda iba a ser el turno de cervezas negras de estilos que tirasen más hacia la sequedad, hacia el torrefacto, es decir Porter, Stout, Schwarzbier, etc, y las marcas elegidas para este fin fueron:

- Brewdog Zeitgeist (Schwarzbier)
- Anchor Porter (Porter)
- Samuel Smith's Imperial Stout (Russian Imperial Stout)
- Flying Dog Gonzo (Baltic Porter)
- To Øl Black Ball (Porter ¿extralupulada?)
- Southern Tier Mokah (Imperial Stout con café y chocolate)
- De Molen Rook & Vuur (Rauchbier)

Así, este pasado Jueves 24 a las 20:15 se celebró la cata. Reconozco que al principio estaba algo nervioso, me olvidé de algunas cosas de las que quería hablar y me precipité en otras, y es que había acudido mucha más gente de la que esperaba. No obstante ni siquiera habíamos terminado la primera cerveza, una rica Zeitgeist, y ya me sentía como en casa, las palabras salían solas. No soy quien para juzgar si fue ameno o interesante, eso más bien le corresponde a los asistentes, pero la verdad es que yo me lo pasé bien, y a pesar de que cuando ya ibamos por las últimas cervezas se desmadró un poco, daba la impresión de que la cosa estaba funcionando.

La selección de cervezas por parte de La Vinoteca me pareció realmente buena, quizá en el caso de la Schwarzbier o de la Baltic Porter habría optado por ejemplos más clásicos, pero estos hicieron el papel a la perfección y además eran más exóticos que una Kostritzer o una Baltika 6, que se puede encontrar en cualquier supermercado. Sobretodo fue muy interesante el poder probar la To Øl y la Southern Tier, marcas que no se ven todos los días, y De Molen Rook & Vuur, que pese a que quizá no tuvo una gran aceptación por los asistentes fue una de las que más me gustó de toda la cata. También quedé muy satisfecho con la organización: el orden y la presentación eran exquisitos, con 7 copas de cristal alineadas sobre un mantel, al que iban llegando cada poco rato tanto botellas como pequeños "pintxos" para llenar un poco el estómago y que no acabásemos todos por los suelos, y un modesto micrófono con el que poder hablar cuando la voz empezaba a fallar.

Así, entre charla, cervezas y algunas bromas fue pasando el tiempo y antes de que me diese cuenta ya habían pasado las 10 de la noche y era hora de ir recogiendo. Y si ya estaba contento por cómo había salido todo, me quedé absolutamente maravillado cuando, antes de que me fuese, apareció Rubén con un par de cajas que transportaban las 7 botellas que habíamos catado y una Tactical Nuclear Penguin, que querían regalarme en agradecimiento por haber aceptado su invitación, con las que me fui a casa pensando en la de cervezas que iba a poder disfrutar en mi nuevo lugar de residencia. Solo me queda, para acabar este resumen, dar las gracias por todo a los asistentes, a La Vinoteca en general, y a Rubén en particular. 


PD: Se me había olvidado decirlo, pero las fotografías no son mías, sino un prestamo de los responsables de La Vinoteca. Gracias también por eso.

miércoles, 23 de mayo de 2012

Adnams Spindrift

MARCA: Adnams
MODELO: Adnams Spindrift 
ESTILO: Extra Special Bitter (5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Inglaterra

CARACTERÍSTICAS: La última de las cervezas Adnams que rondaba por casa (grandísimas cervezas que conocí gracias a un envío de mi tío Javi) es la Spindrift, una bitter fuerte de botella azul. Tiene un aspecto peculiar, ya que parece que guarda un líquido oscuro pero no es otra cosa que un efecto óptico malévolo, del azul intenso de su botella.

En el vaso luce un color amarillo claro totalmente cristalino (yo creo que incluso se pueden ver otras dimensiones a través de él). La espuma desaparece fugazmente, dejando una membrana de burbujas blancas muy pequeñas, flotando en la superficie. La carbonatación, por suerte, es bastante elevada. No me dio demasiada buena impresión este comienzo, pero había que intentarlo.

Despide un armoma herbal y floral, con toque de malta, lúpulo y caramelo. Hay algo, una esencia, que me recordó a las otras variedades Adnams, pero aparece de manera muy suave. En boca deja un buen sabor desde el comienzo, mostrando notas trigales, lupulizadas, de caramelo y con base herbal y floral. El final es seco y amargo, con un regusto del todo refrescante, con presencia leve del alcohol.

Me han gustado más las otras, y en estilo sobre todo la genial The Bitter. Pero desde luego no me importaría tener una cerveza de esta calidad para el día a día.

NOTA:









Actualizado por Embracing Darkness

CARACTERÍSTICAS: Otra marca más que elimino de mi despensa, y por enésima vez con agradecimientos al señor Asf, quien me la proporcionó sin siquiera quitarse la chistera ni bajarse de bote de remos; toda una proeza. Su nombre, Spindrift, en referencia a las gotas microscópicas que saltan sobre el mar, pretende describir el carácter refrescante de esta cerveza, a lo que contribuye también la bonita botella azul que la protege.

Ésta esconde un líquido de color oro, que cuando se sirve en el vaso demuestra una vitalidad sorprendente al repartirse por doquier fugaces burbujas que mueren en vano, sin ser capaces de mantener la espuma tan apenas unos minutos. El aroma es verdaderamente intenso, sobretodo para una cerveza británica, y lo controla una base de malta tostada muy caramelizada, con un toque de azúcar quemado, matizada con habilidad y buen gusto por naranja y albaricoque, quienes se ensamblan con lúpulo floral ligeramente especiado sobre un suave fondo de miel. 

Ningún problema hasta aquí, casi al contrario, estaba entusiasmado con la fuerza que demostraba, pero por desgracia pierde bastante gancho en boca. En mi opinión el principal fallo es que, a base hacer hueco para la malta, acaba ahogando otros matices que podrían contribuir a que esta Ale fuese más compleja e interesante, quedando al final un sabor dulce, con malta, caramelo y miel, apenas teñido de cítricos al final, justo antes de formarse un suave amargor floral y herbal, obra del lúpulo inglés. Una pena porque no está mal y, a pesar de su cuerpo ligero, se disfruta sin dificultad, pero creo que a esta fábrica se le puede (y debe) exigir más.

NOTA:




domingo, 20 de mayo de 2012

Coopers Extra Strong Vintage Ale 2010

MARCA: Coopers
MODELO: Coopers Extra Strong Vintage Ale 2010
ESTILO: Strong Ale (7'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Australia

CARACTERÍSTICAS: Gracias la gentil generosidad del amigo Lupuloadicto, que se acordó de mí en una visita a Cervezalandia y por ello le quiero dar las gracias, a principios de año me llegó esta Ale elaborada por la Coopers Brewing Limited, una cervecera fundada en 1862 en el sur de Australia por Thomas Cooper, quien por error produjo su primer lote de cerveza intentando crear una tónica para paliar la enfermedad de su mujer. Es gracioso como algunos accidentes pueden provocar de forma involuntaria eventos muy positivos, y este sería el ejemplo perfecto, puesto que ha supuesto que en el año 2012 la Coopers Brewing Limited pueda celebrar su 150 aniversario, ocasión que, como no podía ser de otra manera, han aprovechado para sacar una cerveza de edición limitada.        

He de aclarar que, por especial que parezca la que hoy voy a comentar, no es la conmemorativa de la fundación sino una Strong Ale idónea para añejarla un par de años, más o menos el tiempo que ha pasado desde que se embotelló. Servida en vaso de pinta es muy turbia, de color marrón algo anaranjado al trasluz, con una discreta pero persistente espuma beige grisácea muy apetitosa. El aroma es de intensidad moderada, rebosante de dulce malta de herencia británica y mucha fruta madura, naranja y melocotón dominando, y más en segundo plano recuerdos tropicales y melosos, que se acaban juntando con suave caramelo, levadura, especias y un punto floral. En este momento lo cierto es que la cerveza parece que va a resultar ligera, frutal, y por lo tanto fácil de beber, nada que ver con lo que espera cuando se da el primer sorbo.

Al hacerlo se puede comprobar como la malta y el caramelo se definen más todavía y ganan suficiente fuerza como para ponerse por encima de todos los demás matices e incluso consiguen arrastrar hasta la boca notas de cacao y regaliz negro, que quedan algo más secundarias, y se ensamblan con la acidez frutal de naranja y albaricoque. A mitad de camino irrumpe un soplo de alcohol, que toma el control de la cerveza y conduce, incorporando a su séquito suaves recuerdos de levadura, canela, clavo y lúpulo herbal y floral, a un final áspero, bastante amargo, pero bien controlado, que deja un regusto a regaliz, licor y madera anclado en el paladar durante largo rato. Fuerza un poco con el tema del alcohol pero no llega a interrumpir el trago, quedando una cerveza algo agresiva pero que da mucho juego.

NOTA:

miércoles, 16 de mayo de 2012

Aktien Original 1857

MARCA: Aktien
MODELO: Aktien Original 1857
ESTILO: Münchner Hell (5'3% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Hace poco hablé de una estupenda Dunkel de la región de Franconia que me permitió disfrutar enormemente de este estilo algo díficil de encontrar por España, sobretodo si se exige un mínimo de calidad. Pues bien, en esa ocasión, a la satisfacción que supuso beberla se sumó la que me producía saber que guardaba en la recámara un par de botellas más de la marca, a las que le suponía una calidad similar. Tampoco tenía demasiada prisa en abrir ninguna de ellas, pero cuando matteo, uno de los comentaristas habituales en este blog, mencionó que esta rubia que voy a comentar hoy era bastante "discreta" mi curiosidad se disparó y decidí ponerla a prueba lo antes posible.

En jarra tiene ese aspecto inmejorable habitual en muchas cervezas alemanas, con un color dorado algo apagado sembrado de burbujas gruesas, que sin prisa alguna ascienden hacia una capa de espuma blanca, que se encargan de mantener largo rato. En seguida emana un agradable aroma, bastante completo, dominado por la malta, que juega al despiste con delicadas notas de miel, pan blanco y mínimo caramelo. Mientras tanto, una mezcla de levadura y naranja madura y flores aportados por el lúpulo le dan un toque algo campestre y nivelan el dulzor de la malta, empezando a despertar las sospechas de ser la presentación de una Hell increible.

Al final no lo es tanto, y no porque le falte cuerpo o sabor, pues de ambas virtudes anda sobrada, sino quizá porque la abundante malta, bien acompañada de intensas notas de miel y limón, acaba aplastando un poco otros matices que habría sido interesante resaltar más, a la vez que la escasa carbonatación contribuye a acentuar esta linealidad. A medida que el trago se va acercando al final desprende suaves recuerdos minerales, galletas, pan, pero cuando llega el momento de que el lúpulo noble alemán actúe, este se limita a impregnarlo de flores y miel, con una leve acidez cítrica, pero sin ser capaz de impulsar su casi imperceptible amargor. Queda así una sensación agridulce puesto que, a pesar de ser una cerveza disfrutable y de buena calidad, en mi opinión no alcanza a desarrollar todo su potencial.

NOTA:


lunes, 14 de mayo de 2012

Kuchlbauer Aloysius

MARCA: Kuchlbauer
MODELO: Kuchlbauer Aloysius
ESTILO: Weizenbock (7'2% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Esta ha sido sin duda la cerveza que más me ha gustado de la feria de alimentación internacional del Corte Inglés. Nunca antes había oído hablar de esta fábrica pero simplemente por la etiqueta me dio buenas vibraciones, y ya buscando más información la cosa pintaba incluso mejor: fundada en el S.XIV, con más de 700 años de experiencia, y dedicación exclusiva a las cervezas de trigo desde los años 70. ¿Se puede pedir más? Compré 3 botellas distintas y dos de ellas, Hefe-Weiβbier y Dunkelweizen, desaparecieron en una épica partida de Risk (que por cierto perdí miserablemente), dejándome además muy buen sabor de boca.

La Weizenbock sin embargo preferí reservarla para Hipos, pues desde Aventinus no hemos comentado ninguna de este estilo, así que aquí va. Como era de esperar es oscura, turbia, cubierta por una capa de espuma marrón que parece cemento por lo compacta que es, consecuencia de una carbonatación que sería imposible superar. Este color sufre una transformación muy peculiar al servir el final de la botella con la levadura, se dibujan ondas blanquecinas a lo largo del vaso, que se van difuminando, palideciendo ligeramente el líquido y creando una imagen genial. En cuanto al aroma, solo tengo una palabra para describirlo: perfecto. Muy profundo, intenso, penetrante y complejo, con un claro dominio del dulce con notas de chocolate y caramelo, algo más moderada malta tostada, y con fuerte presencia frutal, sobretodo plátano maduro, recuerdos de limón y leve melocotón. Por si fuese poco también abundan las especias, canela la más evidente y también clavo, para terminar con un toque herbal y cítrico aportado por el lúpulo que le quita un poco de dulzor consiguiendo un resultado inmejorable.

De sabor sigue siendo igual de impresionante, quizá no tan densa ni compleja pero sin duda riquísima. Comienza ya dulce, muy cremosa, con malta tostada, a lo que se añade un torrente de caramelo y chocolate con leche, y de nuevo aportado por el trigo notas de plátano a discreción, que se combinan de forma sublime con el cacao. Por lo demás, las especias aunque posiblemente están algo atenuadas respecto al aroma siguen teniendo una fuerte relevancia, sobretodo hacia el final, donde aparece un leve toque cítrico y muy suave alcohol, para tras un mínimo amargor, deja un regusto mezcla de plátano, hierba y chocolate con leche de una duración larguísima. Cada trago es una delicia, una estupenda Bock de Trigo que puede permitirse el lujo de mirar cara a cara a la todopoderosa Aventinus, lo cual no es poco. No me atrevería a decir cual de las dos me gusta más porque hace bastante que tomé por última vez la segunda pero vamos, ahí andan.


NOTA:



Actualizado por Sir Asf:

CARACTERÍSTICAS: Hace un tiempo recibí esta cerveza en un celebérrimo intercambio cervecil de los que se suelen dar entre personas de este blog en la estación de Zaragoza. Esta venía incluida como cerveza adicional, pero no por ello ha resultado ser una cerveza de segundas. Habiendo leído comentarios tan favorables como el que le da Embracing, y teniendo en muy alta estima a otra weizenbock como es Aventinus, cabía esperar bastante.

La cerveza es de color marrón turbio, no tan oscuro como cabría esperar. Se aprecia una cantidad ingente de burbujas subiendo a la superficie, acabando en una capa de espuma beix, de burbuja pequeña, poco consistente pero duradera. Si echase humo sería una pócima.

El aroma es inmediato, debatiéndose entre el torrefacto y el toque herbal, con notas maltosas, afrutadas, de plátano, melocotón, y en menor medida el cítrico y la levadura. También se perciben especias, canela y notas florales. En boca su sabor es dulce, afrutado y muy maltoso. Aparece de cuando en cuando el caramelo, el chocolate y el café, para pasar a un final algo herbal y ligeramente ácido. El regusto es algo picante, dejando una sensación muy agradable.

En conjunto una cerveza muy redonda, aunque quizás me había hecho demasiadas espectativas, porque la esperaba mucho más épica.

NOTA:



sábado, 12 de mayo de 2012

Houblon Chouffe Dobbelen IPA Tripel

MARCA: Chouffe
MODELO: Houblon Chouffe Dobbelen IPA Tripel
ESTILO: India Pale Ale (9% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: Tras un tiempo sin tomar nada de esta marca, en los últimos meses el simpático enano belga se ha asomado un par de veces por mi casa; la más reciente transformado en un gigante escocés que amenizó un rico asado, mientras que la anterior visita, que es la que ha dado lugar a esta entrada, le tuvo que traer Sir Asf hasta mis dominios. Por supuesto, se le agradece a este último su labor, hacen falta más guías que dirijan a enanos de este tipo (y no de ningún otro) hacia mi casa.

Esta Houblon Chouffe, que se empezó a elaborar en 2006, es una cerveza un tanto especial puesto que combina el estilo de las IPA con la tradición belga. Su carta de presentación es su color dorado brillante, inmaculado, que presume de 2 cm de corona blanca, del que sale un perfume sorprendentemente tenue. A diferencia de su escasa potencia, lo que sí que entraba dentro de mis planes en el aroma es la alta relevancia del lúpulo, que sobre una dulce base de cereales y pan aporta remarcables notas cítricas, de uva blanca y hierba, aderezadas por un soplo de clavo y pimienta blanca.

Por suerte, esta baja intensidad aromática no se traslada al sabor, que en el primer momento inunda la boca con el dulzor y la cremosa textura de una ale belga, protagonizada por malta, manzana golden y limón, y dejando en un segundo plano suave miel y mínima levadura, para terminar con la agresividad de una IPA yanki, acentuando la presencia de cítricos como limón y pomelo, piña, y sobretodo el lúpulo, que se manifiesta con afiladas notas de hierba y pino, bastante picantes, a lo largo de un potente amargor, ácido, áspero y con una considerable carga alcoholica. Pese a su fuerza, la verdad es que en boca parece todo muy cuidado y controlado, todo forma parte de un conjunto perfectamente armonizado que permite a esta cerveza mirar cara a cara a excelentes cervezas de este tipo sin sonrojarse.

NOTA:

miércoles, 9 de mayo de 2012

Grozet Gooseberry & Wheat Ale

MARCA: William Bros
MODELO: Grozet Gooseberry & Wheat Ale
ESTILO: Gruit de grosella espinosa (5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Escocia

CARACTERÍSTICAS: En mi última entrada terminé de reseñar las estupendas Guineu, y por seguir con esta racha aproveché la semana pasada para abrir una botella que tenia en casa y así completar otra serie por lo menos tan buena como esta, pero mucho más original: las Historic Ales de William Bros. Esta botella ha sido la última de la marca en abandonar la despensa, donde llevaba varios meses a la espera de climas cálidos, más apropiados para su estilo, y es que no es otra cosa que una Wheat Ale, aunque eso sí, elaborada con mirto de Brabante, y a la que se le han añadido grosellas espinosas durante la maduración.

Sería imposible diferenciarla de una Wheat Ale o una Wit corriente y moliente a simple vista, pues como cualquier ejemplo de estos dos estilos es de color amarillo pálido, pajizo, algo blanquecina al trasluz, con una gran cantidad de burbujas ascendiendo en fila india a una fina capa de crema blanca. En el olfato sin embargo ya hay algo que llama la atención, y es que en el núcleo de malta dulce y plátano se introducen claras notas que recuerdan a la uva blanca o al lichi, y que posiblemente sean producto de las grosellas añadidas. Además de esto, se puede apreciar también en un segundo plano manzana verde, cítricos y hierba, con un mínimo deje picante, que culminan un aroma agradable, delicado y sobretodo muy natural.

En boca se presenta con cuerpo leve, aparecen de nuevo la uva blanca, malta, cereales y manzana verde, quedando el plátano más oculto, junto a un fondo herbal y floral. El final es igualmente ligero, quizá algo falto de fuerza incluso para el estilo, dominado por un suave amargor cítrico y herbal durante el cual el sabor de las grosellas llega a su punto álgido, para terminar con un largo regusto frutal muy finamente salpicado de especias. Original ante todo y muy refrescante, en mi opinión tiene la pega de que se puede hacer liviana en exceso pero, como también dije de Fraoch, merece la pena probarla.

NOTA:

lunes, 7 de mayo de 2012

Flying Dog Raging Bitch

MARCA: Flying Dog
MODELO: Flying Dog Raging Bitch
ESTILO: India Pale Ale (8'3% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Estados Unidos

CARACTERÍSTICAS: Comencé a comentar las cervezas de Flying Dog con dos que no son, ni mucho menos, las mejores que elaboran, y en una de esas reseñas Max me recomendó Raging Bitch, su cerveza de celebración del 20 Aniversario. Quedó apuntado en mi memoria y cuando acudí a Líquidos a por mi dosis cervecil mensual, ante la duda de si repetir una Snake Dog IPA o probar ésta, decidí hacer caso al Filósofo y me la llevé a casa.

Al servirla en copa se presenta tan espectacular como el genial diseño de la etiqueta, bajo una abundante capa de espuma amarillenta cremosísima se oculta un líquido naranja oscuro, parduzco, de turbidez algo velada. Por si fuera poco, le basta el aroma para conquistarte, un conjunto exquisito de malta dulce y leve caramelo como base, y sobre ella intenso maracuyá, mango y curaçao, más secundarias y perfectamente acopladas melocotón, naranja y piña en almíbar, completado con un marcado toque de miel, flores y suave picante. Parece exagerado, pero me resultó simple y llanamente perfecta, y en cierto modo me recordó a las Witbier.

En boca es una oda al equilibrio cervecil, con un sabor bastante similar a lo percibido por el olfato: malta y caramelo de fondo, de nuevo se ven desbordados por frutas tropicales con un rico punto de naranja y recuerdos similares a cilantro, conformando un delicioso sabor dulce y ácido por igual. En vez de la brusquedad común a muchas IPA, en este caso los lúpulos Amarillo consiguen introducirse con discreción, transformando poco a poco ese dulzor en un amargor que acaba siendo de una intensidad importante, repleto de cítricos y flores, fuertemente especiado y que abre hueco para que se evidencie la levadura. Termina con un regusto amargo, muy lupulado, perfectamente nivelado y de duración ilimitada, consiguiendo una cerveza fácil de beber pese a sus casi 9º de alcohol y sin embargo suficientemente compleja. Al primer trago me pareció impecable, a los pocos minutos "solo" excepcional, así que finalmente la voy a dejar como casi perfecta... aunque puede que me arrepienta. De todas maneras me pregunto como sería recién salida de fábrica, pues a esta botella no le quedaba demasiado tiempo hasta la fecha de consumo preferente.

NOTA:



Actualizado por Sir Asf:

CARACTERÍSTICAS: Un poco al azar me hice con un ejemplar de esta archiconocida marca, dejándome llevar esta vez únicamente por el dibujo de su etiqueta. La elegida es la Raging Bitch, cuya criatura protagonista sería el resultado de un dibujo en pareja de Dalí y Francis Bacon. Como era de suponer, no ha tenido un mal resultado.

Luce un color dorado levemente bronceado a través del cual se ve todo, ya que es muy cristalino. La espuma es blanca algo manchada, y forma una capa esponjosa, duradera y abundante. El líquido que la sostiene no tiene carbonatación visible.

En el aroma se puede percibir enseguida una nota herbal, con delicioso lúpulo. Deja paso al toque floral y a la malta, que se presenta muy intensa. Es afrutado, pero muy delicadamente. Se entienden matices de melocotón, miel, almibar y muy en el fondo especias algo picantes. No se me asemeja tanto a una wit como esperaba al leer el comentario de Embracing, pero el cítrico y el herbal tocan la cima.

Tras esta presentación entra con ganas. El trago deja notas de malta dulce, que se entremezclan con el lúpulo, el toque afrutado y el herbal. Destaca la levadura y la naranja, aunque ese matiz cítrico adopta gran cantidad de formas. El alcohol complementa muy bien el trago, aunque enseguida se hace notar en la cabeza. El final es herbal, seco e intenso. El regusto es ardiente, afrutado y levemente amargo, dejando un paladar bastante ágrio, muy agradable.

Coincido con Embracing en el punto final: se presenta con fuerza, pero poco a poco va perdiendo un poco de fuelle. No obstante es una muy buena cerveza.

NOTA:



viernes, 4 de mayo de 2012

Guineu Sitges

MARCA: Guineu
MODELO: Guineu Sitges
ESTILO: Wheat Ale (5'1% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Tenía ya ganas de publicar esta reseña para así terminar de una vez con las Guineu "básicas" que me mandaron de Cervezalandia, y no porque me estuviesen disgustando y fuese un suplicio beberlas, sino más bien al contrario, por poder comentar lo satisfactoria que ha sido la experiencia con ellas. Esta Wheat Ale que lleva el nombre del municipio barcelonés de Sitges, donde se celebra cada año un interesante festival internacional de cine, fue la última botella que ataqué, probablemente debido a lo poco que me habían hablado de ella. Una vez bebida, he de decir que me sorprende esta discreta popularidad puesto que, al menos en mi opinión, es de las cervezas más logradas de esta marca.

La luz que había ese día permite que la fotografía refleje su aspecto sin apenas distorsionarlo, mostrando un líquido de color dorado brillante que alberga una cascada inversa de burbujas, las cuales se dirigen a una masa de espuma blanca jabonosa y resistente como pocas. En el aroma se posicionan con la misma intensidad la malta y frutas como plátano y naranja, de forma que ninguna prevalece sobre la otra, quedando en un segundo plano notas de miel y levadura. Este empate lo terminan por resolver las especias, sobretodo clavo, que inclinan la balanza hacia las frutas, dejando al final reminiscencias de limón dulce.

Pese a no corresponder a este tipo de cervezas de trigo, resulta tan cremosa como una Weizen, aunque su dulzor es mucho más comedido. El grano, e incluso suave caramelo, están presentes, pero el papel protagonista durante el trago lo llevan cítricos, limón principalmente, y albaricoque. La acidez es continua, estable, hasta que al final se funde en el amargor herbal y especiado, dejando un delicioso regusto que persiste aún varios segundos en la boca. Es amena, fácil de beber y aun así muy sabrosa, todo lo que se puede pedir para un estilo que, sinceramente, los de Ca l'Arenys han bordado. Repetiré sin duda, y cuando lo haga probablemente la acompañe de un pescado a la plancha, que creo que puede dar buen resultado.


NOTA:



martes, 1 de mayo de 2012

Fraoch Heather Ale

MARCA: William Bros
MODELO: Fraoch Heather Ale
ESTILO: Gruit de brezo (5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Escocia

CARACTERÍSTICAS: Dentro de las 5 Historic Ales de la William Bros Brewing Company,  ésta de espectacular etiqueta fue la primera que se comenzó a fabricar, allá en 1992, a partir de una receta que data de en torno al año 2000 A.C, es decir, hace más de 4000 años. Lo que hace única a esta cerveza, y además le da nombre, es la sustitución del lúpulo por la flor de brezo, heather en inglés, una planta de la familia de las ericáceas que crece en zonas frías y montañosas, y que en esta receta se suma al mirto de Brabante, ingrediente con el que ya contaban algunas de las demás cervezas de esta serie.

De esta cerveza esperaba algo similar a una Pale Ale o una Bitter, aunque con ese recuerdo especial y complicado de definir común a las gruit de esta marca, pero lo cierto es que una vez probada me parece que encajaría mejor entre las Golden Ale por su ligereza. Esta es muy evidente para el olfato, que se encuentra con un tenue aroma que se desliza desde el líquido color miel, centrado en malta, con notas de pan y levadura, y cítricos, a lo que se suma el particular toque de hierba y flores ya mencionado, generado por las plantas utilizadas en la elaboración.

En boca es también sencilla, está en equilibrio la dulce malta con los cítricos, sobretodo limón y pomelo, y poco a poco se van infiltrando el mirto y el brezo, dando su característico sabor, para terminar con un final de amargor suave, herbal, medicinal y suavemente especiado que se corta con una cierta sequedad. Es mucho más simple y delicada de lo que esperaba, pero eso no le supone un perjuicio puesto que, entre lo sabrosa y refrescante que es y su originalidad, resulta realmente interesante. No es la que más me gusta de la marca, pero probarla es casi una obligación.

NOTA: