sábado, 28 de julio de 2012

Domus Aurea

MARCA: Domus
MODELO: Domus Aurea
ESTILO: American Pale Ale (6% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Siguiendo con el breve recorrido de cervezas peninsulares toca el turno de Domus, cerveza toledana. Esta vez empecé por el último de los productos que habían sacado, Aurea, una IPA que haría de acompañamiento a una tarde trabajosa de montaje.

Domus nace en 2009, en un local del barrio de Santa Bárbara, en Toledo, de la mano de Fernando Campoy. Desde entonces ha lanzado tres cervezas distintas (Regia, Summa y Aurea), recogiendo cierto reconocimiento por el ámbito cervecero nacional. Tenía ganas de probarlas y gracias a los amigos de lupuloamansalva tengo en mi poder estas tres variedades.

Servir esta cerveza fue una catástrofe, ya que no calculé con precisión y la espuma se desbordó del vaso como si fuera un volcán (y eso que en el anterior post sugería un especial cuidado al servir una weizen), aunque he podido rescatar gran parte. En fin, la cerveza luce un color amarillo pajizo bastante turbio, con carbonatación media aparente y algunos sedimentos en el fondo del vaso y flotando en el caldo. La espuma, que al principio es muy abundante, poco a poco va desapareciendo.

El aroma es muy herbal y especiado, con el lúpulo muy presente. Sigue esa misma tónica en el trago: abundante amargor, un toque cítrico como a limón y la curiosa presencia de frutas tropicales, como a mango. El final es seco y algo ágrio, aunque no deja un mal regusto. Al cabo del rato el aroma de la cerveza me parecía algo desagradable, aunque el sabor no había variado. La terminé pero con cierto esfuerzo, a causa de este olor.

Peculiar, aunque no es demasiado de mi gusto.

NOTA:
 



 
Actualizado por Embracing Darkness:

CARACTERÍSTICAS: La tercera cerveza que Domus lanzó al mercado consiguió colocarse en escasas semanas entre las cervezas nacionales más valoradas, y pese a que desde entonces al panorama cervecero español se han sumado bastantes marcas nuevas, incluso elaboradas por esta misma fábrica como por ejemplo su Europa, Domus Aurea sigue manteniendo su reputación. Yo la tenía en el punto de mira desde hacía tiempo, y finalmente fue gracias a Carmen y Mikele que la conseguí junto con sus otras dos compañeras, quedándome todavía Regia pendiente de reseñar.

Una potente carbonatación alimenta su espuma blanca, con buena retención, que cubre el líquido de color dorado anaranjado. Es sin duda una presentación más que correcta, que se continúa además ofreciendo al birraespectador un aroma delicioso, con malta, melocotón, mango, maracuyá y naranja de sangre en primer plano, piña, limón y especias en segundo, todo ello impregnado con la fuerza del lúpulo floral, con un punto de hierba, obligatorio para cervezas de este tipo. Quizá esperaba una intensidad aromática mayor, pero no puede decirse ni loco que resulte floja.

En cuanto a su sabor... debo reconocer que al principio me decepcioné un poco, esperaba una IPA y me pareció debido a su moderación me pareció más bien una Pale Ale americana. No obstante, en dos tragos me di cuenta que el estilo era lo de menos, el caso es que estaba buenísima. Comienza con malta, melocotón, mango y caramelo en una mezcla equilibrada, aunque con un importante carácter cítrico reforzado por el lúpulo. Este a medida que avanza el trago inunda la boca de claros recuerdos de uva blanca y hierba, antes de crear un amargor seco, bien controlado, donde afloran notas resinosas, de limón, pomelo y mínima naranja. Quizá al final de la botella, cuando va desapareciendo el gas, se tambalea un poco, pero la sensación del conjunto es buena.

NOTA:

martes, 24 de julio de 2012

Deugniet

MARCA: Deugniet
MODELO: Deugniet
ESTILO: Tripel (7'3% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS:  Pese a que casi ninguna de las cervezas de Du Bocq que he probado son la repanocha, (una vez al año me permito utilizar esta palabra y en el 2012 aún no la había gastado) tanto las Gauloise como Blanche de Namur me parecen cervezas que a nivel calidad-precio están muy bien. No obstante, debido a que últimamente mi nevera está siempre llena de cervezas algo más raras, las tenía un poco abandonadas, y cuando me llegó esta botella por cortesía de Cervezas Especiales (gracias de nuevo, muchachos), me apeteció bastante lanzarme a probar una cerveza presumiblemente no demasiado complicada pero con seguridad agradable.

El aspecto es genial, más todavía con el tipo de luz que había ese día, mostrando así un intenso color dorado, velado, con una carbonatación en forma de columna central que alimenta un par de dedos de cremosa espuma blanca. En el aroma la malta se funde con evidentes recuerdos de melocotón, naranja madura y suave manzana, salpicado de notas de cilantro, levadura belga, y lúpulo floral, levemente tropical y herbal, quedando un conjunto muy interesante por la habilidad con la que se da el protagonismo a la fruta sin hacerla excesiva.

La textura es tan sedosa que se adhiere al paladar a su paso por boca, inundándo las papilas de notas de malta dulce y melocotón. Sin embargo en la segunda mitad la naranja se vuelve la nota predominante, juntándose con limón y frutas tropicales antes de lanzarse al moderado amargor, algo alcohólico, cargado de hierba, cítricos y especias picantes, dejando de fondo delicadas notas de levadura y flores. No creo que sea una cerveza capaz de volverle la cabeza del revés a nadie, pero me sorprendería que desagradase puesto que con tanta fruta parece una compañera veraniega más que apetecible. 

NOTA:

viernes, 20 de julio de 2012

Urthel Saisonnière

MARCA: Urthel
MODELO: Urthel Saisonnière
ESTILO: Saison (6% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: Tras una muy buena introducción de las Urthel de Hildegard van Ostaden con su Samaranth, y una segunda experiencia de entusiasmo más comedido con su Vlaemse Bock, me pareció buena idea atacar otra botella de las dos que me quedan en la recámara para intentar remontar mi consideración por esta marca a los niveles iniciales. La elegida por el tipo de día que estaba haciendo fue su Saisonnière, una cerveza galardonada con el primer premio de los World Beer Awards 2010 como mejor Blonde estacional, lo cual sin duda es algo a tener en cuenta, y de la que además había recibido muy buenas referencias.

Su aspecto resulta muy apetecible, de intenso color dorado con reflejos pajizos que sugieren el trigo que consta entre sus ingredientes, bajo la protección de un par de dedos de espuma blanca. No es especialmente potente su aroma aunque sí muy agradable, combina el contundente dulzor de la malta,  salpicado de toffee, con un acompañamiento de fruta, manzana y pera sobretodo, plátano y limón más secundarios, a lo que se añaden delicados recuerdos de levadura belga, lúpulo herbal y cítrico, y el punto de clavo picante de rigor.

Hasta aquí llegué sin encontrar ningún fallo pero, al menos en mi opinión, en boca el bajón es importante. Me gusta la robusta lupulación, que aporta una acidez cargada de limón, pomelo, hierba y un toque de pino, pero me falta malta que la respalde, puesto que esta en un inicio se limita a un tímido dulzor en forma de caramelo y frutas maduras, y en seguida el lúpulo la eclipsa con facilidad. Queda eso sí muy refrescante, con un amargor importante, rodeado de especias, cuya sequedad se podría comparar al de una IPA, pero no me basta. Esperaba más.

NOTA:

miércoles, 18 de julio de 2012

Dremmwel Blonde Bio

MARCA: Dremmwel
MODELO: Dremmwel Blonde Bio
ESTILO: Blonde biológica (5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Francia


CARACTERÍSTICAS: De nuevo sin tiempo para pasar por aquí regularmente. Recientemente salí a la aventura con el objetivo de abastecer mi despensa para los días venideros. No pude evitar echarle mano a esta cerveza bretona biológica, ya que las referencias que había probado no eran malas.

Dremmwel es fabricada por la gran Brasserie de Bretagne, dueña de otros nombres como Britt, Celtika o Gwiniz Du, entre otras. Es en el comentario de la Britt Blanche donde hablamos de la cervecera en cuestión.

Esta cerveza luce un brillante color dorado y cristalino, aunque con posos que enturbian ligeramente el caldo. Elevada carbonatación y una elegante corona de espuma blanca y espesa, de duración correcta. Un aspecto atractivo.

Su aroma es maltoso y afrutado, con predominancia de las notas cítricas y un toque suave de cilantro y pino. El sabor sigue esa dirección, con mayor predominancia del cítrico. Destacan también la levadura y la malta, que son acompañadas por desgracia, por un matiz metálico nada agradable. En conjunto se queda allí, y aunque no es para nada imbebible, no está al nivel de otras cervezas bretonas del estilo. Más bien normalita. Y quiero ya mi cámara.

NOTA:

lunes, 16 de julio de 2012

Lidskoe Barkhatnoe (Лидское Бархатное)

MARCA: Lidskoe (Лидское)
MODELO: Lidskoe Barkhatnoe (Лидское Бархатное)
ESTILO: Dunkel Lager (4'8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bielorrusia


CARACTERÍSTICAS: Por ahora solo he localizado una tienda de alimentación rusa en Pamplona, concretamente en la calle San Agustín, que es capaz de satisfacer mi casi patológica necesidad de Baltika 6 Porter, pero las veces que había estado tampoco había encontrado ninguna otra cerveza que me resultase  especialmente interesante. En mi última visita, sin embargo, me topé con una etiqueta que no era capaz de ubicar, y que ya en casa descubriría que era de una fábrica fundada en Bielorrusia en 1837, que fue adquirida en Agosto del 2009 por la finesa Olvi Oyj.

Las cervezas de esta última empresa tengo que reconocer que no me gustan demasiado, pero sabiendo que esta se elabora en otra fábrica, aunque perteneciente al grupo finés, me preparé para atacar una Dunkel probablemente ramplona pero, por qué no, efectiva. Nada contradecía esta suposición, la espuma beige se mantiene robusta sobre el líquido rubí, y el aroma, aunque industrial, tampoco resultaba desagradable con su mezcla de malta, caramelo, y suaves ciruelas y manzanas . Quizá la intensidad no era tanta como cabría desear, y quizá sobraba algo de dulce y faltaba algo de lúpulo, pero tampoco daba la impresión de ser ni mejor ni peor que cualquier industrial del Este de Europa.

Craso error. El dulzor excesivo del aroma se multiplica por dos en boca y enfanga los diferentes sabores, quedando la malta tostada y el caramelo con una textura pastosa, envueltos en azúcar moreno mojado, acompañados de leves notas de café y mínimo regaliz negro. Al inicio del trago aún resulta rescatable, pero a medida que avanza, al sumarse ciruelas maduras y frutas del bosque, la sensación de empalago es total, y ni siquiera el lúpulo, debido a su escasa presencia, es capaz de enderezarla. No falta cuerpo y la carbonatación es adecuada, pero tanto aditivo la convierten en una cerveza pésima, tanto como para no haber sido capaz de tomarme ni la mitad.

NOTA:


martes, 10 de julio de 2012

St. Austell Proper Job

MARCA: St. Austell
MODELO: St. Austell Proper Job
ESTILO: India Pale Ale (5'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Inglaterra

CARACTERÍSTICAS: En Cornwall, Kernow en córnico, el condado delimitado en el vértice sudoeste de Gran Bretaña, está en funcionamiento desde 1851 la cervecera St. Austell, fundada por Walter Hicks. Tras 161 años de historia producen en la actualidad un gran número de cervezas, la mayoría de estilos clásicos ingleses, incluyendo en su repertorio 7 cervezas en cask y 8 en botella, además de 5 más cuya disponibilidad es estacional. Esta marca empezó a llegar el pasado 2011 por goteo, y antes de que nos diesemos cuenta varios de sus modelos se han hecho habituales en las tiendas de la Península, especialmente la Proper Job que me ocupa la reseña de hoy, y que ha sido con diferencia una de las IPA que más veces he bebido en los últimos 12 meses.

Es de color dorado anaranjado, cristalina, con una carbonatación tan extrema que obliga a servirla en varios tiempos por la tremenda columna de espuma blanca que forma... eso, o no estuve especialmente diestro esa tarde. La intensidad del aroma es realmente importante, sobretodo para Ale británica, y tampoco le falta complejidad, lo que resulta, al menos en principio, alentador. Hay mucho cítrico que se combina con claras notas de uva blanca, y más de fondo pino, flores, manzana verde y fruta tropical, dejando bajo esta fuerte presencia del lúpulo una base de malta británica y caramelo, suavemente salpicada de levadura.

Tan refrescante como sugiere el aroma resulta el sabor, desde el principio el único rival del lúpulo es un discreto fondo de malta y miel, que poco a poco se va diluyendo en el cítricos, la uva blanca, notas de lichi y suave manzana. A medida que esto sucede se extiende un amargor refrescante, cargado de limón, pomelo, con un deje resinoso y floral muy agradable, que deja la boca con una ajustada sequedad que llama a más cerveza. Estupenda cerveza, no muy desviada de la tradición británica aunque se nota la influencia del lúpulo americano, consiguiendo reunir así originalidad y buen hacer. 

NOTA:

domingo, 8 de julio de 2012

Robinsons Old Tom With Chocolate

MARCA: Robinsons
MODELO: Robinsons Old Tom With Chocolate
ESTILO: Strong Ale con chocolate (6% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Inglaterra

CARACTERÍSTICAS: En 1838 William Robinson adquirió el Unicorn's Inn de Stockport, a poco más de 10 kilómetros de Manchester, tras 12 años siendo el landlord de dicha posada. La estuvo dirigiendo hasta 1849, cuando se volvió a casar tras la muerte prematura de su primera mujer, motivo por el cual dejó al cargo de la misma a su hijo George Robinson, quien poco después empezó a elaborar las primeras Robinsons ale. Dentro de la amplia variedad de cervezas que elabora esta marca actualmente, la más popular es la que lleva el nombre del gato de la cervecera, Old Tom, una robusta Ale que vio la luz en 1899 y cuya calidad le ha hecho merecedora de múltiples galardones, de la cual han salido dos versiones derivadas, una con jengibre y otra con chocolate

Fue esta última la que encontré en un supermercado hace unos meses, y puesto que la original me gusta mucho me la llevé convencido de que esta también lo haría. La abrí esta pasada semana como anticipo de San Fermín, y me encontré una cerveza marrón roble que al trasluz se volvía de un intenso color rubí, coronada por un dedo de espuma grisácea. En el aroma lleva la batuta el ingrediente añadido, dando un perfume dulce y ligeramente especiado que queda a medio camino entre el chocolate con leche y el puro, acompañado de notas de vainilla, frutos secos, y de fondo suave caramelo, frutas oscuras y malta. No es que hubiese nada que me desagradara, pero mi impresión fue que el chocolate tenía un protagonismo excesivo y se comía matices que habrían resultado interesantes, al menos a mí me faltó malta, me faltó fruta, y me faltó lúpulo.

En el sabor cambian un poco las tornas y el chocolate está mucho más comedido, lo que se agradece, deja hueco a cerezas, ciruelas, pasas y al intenso tostado, y poco a poco se va retirando todavía más, ganando fuerza el núcleo de la malta, algo áspero y seco, con un toque de higos. No obstante, al final del trago vuelve de nuevo el chocolate, aunque en esta ocasión acompañado de un soplo de alcohol un poco pasado y regaliz negro, creando un final agresivo, de amargor y sequedad importantes que, la verdad, me dejaron un poco desconcertado. No veo ningún error específico en esta cerveza pero no me acaba de convencer, al olfato me cansa tanto chocolate y en el sabor no lo veo demasiado bien integrado, sino que más bien tengo la impresión de que la Old Tom va por un lado y este ingrediente por otro. Me quedé un poco decepcionado, esperaba mucho más.

NOTA:




miércoles, 4 de julio de 2012

Harviestoun Bitter & Twisted

MARCA: Harviestoun
MODELO: Harviestoun Bitter & Twisted
ESTILO: Golden Ale (4'2% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Escocia

CARACTERÍSTICAS: Con un ratón llamado Harvie por insignia, única compañía del maestro cervecero Ken Brooks en los inicios de esta fábrica, la cervecera Harviestoun lleva desde el orwelliano año de su fundación recogiendo uno tras otro los premios que han ido acaparando sus cervezas. Esto, por supuesto, ha contribuido a que la marca goce ahora de una buena reputación, motivo por el cual me alegré bastante cuando me informaron de que a partir de ahora se iba a distribuir en la Península gracias al trabajo de Crusat S.A, quienes hace poco comenzaron también a trabajar con las Brooklyn. Y por si fueran pocas alegrías, poco después esta distribuidora catalana tuvo el detalle de enviarnos un par de botellas de muestra que les agradecemos enormemente.

Con Bitter & Twisted, la cerveza que me correspondió del reparto habitual, si no la has probado antes no es raro estar un poco en ascuas. ¿Qué es exactamente, si solo pone Blond Beer? ¿Una Bitter, una Lager, una Golden Ale? Probablemente encaje más en el tercer grupo, aunque sin duda tiene aspectos de los otros dos. Al olfato, desde lejos, se podría confundir con una lager, pero prestando más atención no queda más remedio que replantearse esta opción puesto que, aparte de la marcada floralidad que parece propia del lúpulo alemán, es también clara la presencia de hierba, notas terrosas más secundarias, todo ello envuelto en suave manzana, uva, limón, malta y un agradable toque de miel, todo ello con clara inspiración anglosajona.

De textura cremosa y repleta de sabor, su carta de presentación es un dulzor moderado con suaves pinceladas de miel, aportado por malta, que pronto cede en favor de intensas notas cítricas, herbales, algo terrosas y florales, donde es innegable el dominio del lúpulo inglés. Esto sumado a la sequedad del trago le imprimen a la cerveza un marcado carácter británico, donde por supuesto reina la moderación, aunque al final se atreve a forzarla un poco permitiendo emerger con potencia hierba, limón, uva y suave manzana verde, junto con un punto mineral algo especiado que se mantiene en el largo regusto. Es la típica cerveza que aún después de beber medio litro el cuerpo te pide otro medio, refrescante sin ser insulsa y ligera sin ser aguada; perfecta para el verano. 

NOTA: