viernes, 11 de enero de 2013

Brewdog International Arms Race

MARCA: Brewdog
MODELO: Brewdog International Arms Race
ESTILO: India Pale Ale elaborada sin lúpulo (7'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Escocia

CARACTERÍSTICAS: Es frecuente ver colaboraciones entre distintas fábricas para sacar cervezas al mercado en común, sobretodo últimamente; lo que sin embargo no es tan habitual es ver un combate entre dos cerveceras como en este caso, en el que la escocesa Brewdog y la americana Flying Dog se desafiaron a elaborar cada una de ellas una IPA, pero sustituyendo el lúpulo por diferentes plantas, frutos y especias, es decir, una IPA de 0 IBU.La botella apareció de repente en Zombier, y en un pedido conjunto con el amigo Rubén, "alias Mendimundi", éste tuvo el detalle de coger un para mí.

De color pardo rojizo, con una turbidez mínima, es facilmente confundible con un zumo puesto que en escasos minutos desaparece casi por completo su espuma, dejando una media luna amarillenta adherida al cristal. En el aroma, de gran intensidad, lo más prominente es sin duda la especia, entre las que llama la atención sobretodo el gengibre; también juegan un papel fundamental los cítricos y la hierba, con notas de limón, suave naranja y enebro. Sustenta el conjunto una base de malta sin demasiada relevancia, en la que se infiltran uva blanca, frutas del bosque y bayas, que arrastran un poco hacia el dulce.

Con algo de confusión respecto a mis impresiones, me dispuse a dar el primer trago... y la verdad es que la experiencia no fue del todo buena, puesto que el contacto muestra una cerveza con cuerpo pero sin apenas gas, que me resultó más parecida a una infusión que a otra cosa. Es mucho más dulce que en aroma, más comedida, con un núcleo de malta dulce, caramelo y bayas más secundarias, quedando al mismo nivel que éstas últimas notas de enebro y gengibre. El trago se ve envuelto por suaves dejes de cítricos y uva blanca, que se ensamblan en un amargor algo ácido, claramente potenciado por el picante, en el que resurge el sabor a gengibre y vuelve a ser protagonista. Termina con un regusto largo, afable, impregnado del omnipresente gengibre, que deja en segundo plano bayas y hierba. Muy original, por supuesto, y como experimento es interesante, pero definitivamente no es una cerveza para mí, me recuerda las Ginger Beer estilo Crabbie's que tan poca gracia me hacen. Probablemente se deba a que tanto gengibre me cansa en seguida, y pese a que no se puede decir que este saturada por esta especia, para mi gusto es excesiva. No obstante, mil gracias a Rubén por el genial detalle.

NOTA:

3 comentarios:

Lúpuloadicto dijo...

Tengo que reconocer que ésta cerveza fue un auténtico chasco en mi caso. Me encantan las cervezas con hierbas, bayas, especias... pero ésta me pareció una curiosidad muy lejos de otras elaboraciones del estilo. Una pena, ya que tanto la etiqueta cómo los ingredientes prometían. Un saludo!

Embracing Darkness dijo...

Coincidimos entonces, no creo que esté a la altura, por peculiar que sea. Está bien hacer rarezas, pero tienen que ser buenas.

¿No habrás probado la de Flying Dog?

Un abrazo

Joan Villar-i-Martí dijo...

Pues tenía curiosidad, y viendo vuestros comentarios creo que voy a invertir la pasta en otras cervezas curiosas :-P. ¡Una lástima!

¡Saludos Hugo!