viernes, 10 de mayo de 2013

Presentación cerveza La Socarrada



Hace unas semanas por fin me pude acercar a La Tienda de la Cerveza, un establecimiento que habían abierto hace no demasiado en la zona de La Latina de Madrid. Realmente di con ella por casualidad, y no pude evitar entrar a explorar sus entanterías. Un buen lugar del que sin duda hablaré más a fondo dentro de unos posts, ya que ahora quiero centrarme en un evento que se dió esta semana en la tienda, ni más ni menos que una presentación de una cerveza que ya lleva un tiempo tomando forma: la cerveza valenciana La Socarrada.


Accedí a una sala habilitada para hacer catas, presentaciones, o para tomarse una cerveza en una mesa, lo cual dice mucho a favor tanto de la tienda como de la cultura cervecera creciente de este país de la que venimos hablando muchos bloggers en los últimos años (sobre todo después de ver la ristra de eventos programados para el mes en esa sala). Allí nos esperaban el creador de la cerveza y su director de marketing (creo entender), vistiendo delantal y preparando unas botellas de 75 cl. La sala estaba llena de espectadores, alrededor de 20 personas.

Plantean su cerveza como un acompañamiento de buena comida, queriendo alejarse del imperio de lagers industriales, y proporcionando a su vez una alternativa diferente de calidad premium. E insistieron mucho en este apelativo. La cerveza es de triple malta, doble fermentación, y como reclamo fundamental añade miel y romero a su receta. Procedimos a la cata.

En la copa muestra un color ambar claro, con una ligera turbiedad, espuma blanca en tamaño moderado y de consistencia adecuada. Su aroma es cítrico y herbal, siendo el romero su protagonista, conduciendo a un trago ligero y suave. Demasiado suave. Los matices del romero se disuelven aquí, dejando paso a una mezcla entre herbal y amarga, con leves apariciones de la malta, terminando en un trago amargo y seco, sin demasiado cuerpo. En ninguno de los tragos noté la miel, ya que quizás al tratarse de miel de romero se acoplaba al aroma del que ya de por si añade el romero. Creo que la definieron bien al decir que es una cerveza para centrarse en la comida, pues aunque no es un mal ejemplar, no me parece que cuente con propiedades que favorezcan su cata en singular.
Al tratar de equiparar esta cerveza a un vino delicado (en cuanto a que aparezca en cartas de restaurantes de alta gama, o se venda en tiendas gourmet) su precio se dispara. Esta fue la parte que definitivamente me echó para atrás en su conjunto. Pregunté si tenían entre manos trabajar otro estilo, o sacar alguna variedad nueva, y me respondieron que en principio querían mantener el nombre para la cerveza de romero, y que de sacar algo distinto, llevaría un nuevo nombre.

Sé que me lloverán piedras, pero no recordé sacar al tema el parecido en composición y estilo de esta cerveza con la Glops D'Hivern de Llúpols i Llevats S.L., ¿finalmente alguien salió de dudas al respecto?

5 comentarios:

observatoriocervecero dijo...

¡Andá si coincidimos! Qué pena no haberlo sabido en el momento

Lúpuloadicto dijo...

Como diría aquel, la "verdad verdadera" es que primero la elaboraban en Glops, luego en Rosita y ahora se han comprado unas instalaciones para hacerla ellos mismos, por fin, en Valencia. Lo que no comparto es el engaño que siempre la ha rodeado, vendiendola como "la cervesa artesanal de Xativa" cuando nunca ha sido así.

El precio y el márketing, excesivo de todas, todas. La cerveza, pues tampoco está mal, pero en mi opinión tanto como para ganar ciertos premios y tanto bombo, pues tampoco.

Saludos!

Beer-attack dijo...

Totalmente de acuerdo con Pau. La cerveza no esta mal, peto no es para tanto. A mi modo de entender el Romero esta demasiado presente. De todas formas hay que decir que a pesar de su precio se vende estupendamente.

Embracing Darkness dijo...

Yo me había quedado en lo de Glops, no sabía que ya tienen fábrica propia. Gracias por la información, Pau

Anónimo dijo...

Ojalá hubiera leido los comentarios antes de adquirir un lote.
Después de probarla estoy de acuerdo. No es para tanto. Personalmente he probado mejores cervezas y con mejor precio.