domingo, 28 de julio de 2013

Tegernseer Hell

MARCA: Tegernseer
MODELO: Tegernseer Hell
ESTILO: Münchner Hell (4'8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: La Herzoglich Bayerisches Brauhaus Tegernsee es la continuación de la cervecera fundada en Tegernsee en el año 1050, en el monasterio Benedictino de Tegernsee construido en el 746, empatando así con Weltenburger en el puesto de la segunda fábrica más antigua del mundo, por supuesto después de la reputada Weihenstephaner. Si se visita esta ciudad al pie de los Alpes, repleta de casas de tamaños monstruosos y coches de alta gama, opino que una de las actividades obligatorias a realizar es tomar una jarra de cualquiera de las variedades de esta marca en su Bräustberl, en la orilla del lago, quizá acompañada de algo de comer como el tradicional Leberkäse.

Cuando yo estube por ahí rondando en Mayo, opté por la Dunkel, que no es fácil de encontrar en Munich, sin embargo a lo largo del día ya había tomado alguna jarra de la Hell, que es la que voy a comentar hoy. Es una cerveza amarilla pálida, con espuma blanca brillante y abundante de la que se conserva un par de centímetros, alimentados por una gasificación abundante y constante. Tiene un perfume de intensidad media, con una base de malta levemente dulce, frutos secos y cereales, envuelto en firme manzana verde y uva blanca, con un toque de limón y miel, y un mínimo punto de clavo. Con la ayuda del lúpulo noble alemán, que aporta notas florales, ligeramente terrosas, se consigue un aroma fresco y natural, muy en la línea de la mayoría de cervezas de este estilo.

Derrocha potencia y firmeza en boca, pero es a la vez refrescante y de trago fácil. De nuevo se presentan dominando malta y cereales, acompañadas de limón y suave manzana sobre un fondo ténue de miel y flores. El final es de un amargor claro pero moderado, aunque más áspero y con más especia picante de lo que cabía esperar. Queda un regusto largo, floral y mineral, apuntalado por una acidez cítrica y ligeramente herbal, lanzadera siempre para el siguiente trago. No es especialmente compleja, pero ¿quién demonios busca complejidad en una Helles? Se busca sabor intenso y agradable, y cosa que tiene de sobras, y se busca que sirva como complemento para disfrutar del momento en buena compañía, ya sea en un Biergarten junto al Tegernsee bávaro o en la terraza de una casa en Pamplona, cosa para la que esta cerveza es inmejorable.

NOTA:

4 comentarios:

Lúpuloadicto dijo...

No tuve la suerte de encontrarla en barril durante la escapada por Baviera pero aún así pude hacerme con una botella que no tardará en caer tras leer tus buenas sensaciones. Ya te contaré. Saludos Hugo!

Dorado y en botella dijo...

A mi también me gusto bastante. Muy refrescante e ideal apra acompañar diferentes tipod de comida.
http://doradoyenbotella.blogspot.com.es/2013/03/tegernseer-hell.html

Embracing Darkness dijo...

Pues, como es lógico, de barril y recién salida del fermentador mejora mucho. Para otra ocasión, ambos dos.

Un saludo

Anónimo dijo...

Y solo 8 jarras?
En su estilo merece un 11!
bstrgrds
Alex