miércoles, 4 de junio de 2014

FFdA #5: Prairie Ale

MARCA: Prairie
MODELO: Prairie Ale
ESTILO: Saison (7% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Estados Unidos

CARACTERÍSTICAS: Toca ya la 5º edición del #FFdA de Birraire, (cómo pasa el tiempo) y la verdad es que esta me viene especialmente bien, puesto que últimamente la generosidad de algunas personas me está haciendo acumular en mi despensa algunas botellas fascinantes, cuyo formato además me dificulta darles salida. Es el caso de las cervezas de Prairie Artisan Ales, microcervecera fundada en Oklahoma en el 2012 por Chase y Colin Healey, y que cuenta ya en su repertorio con la friolera de 28 modelos distintos, muy bien referenciados en su web. Un detalle de esta página me ha resultado simpático, su afirmación de que no iniciaron el proyecto por "ausencia de buena cerveza, o cualquier cosa que a la gente le gusta decir en esta parte de la web", sino porque querían hacer algo que fuese impresionante. Y, teniendo en cuenta la popularidad de sus elaboraciones, cualquiera diría que lo han conseguido.


Mi propuesta para este #FFdA se trata de una Saison fermentada con una mezcla de levadura de alta fermentación, levadura de vino y Brettanomyces, una apuesta fuerte aunque apropiada para un estilo tan heterogéneo como este. En un inicio es de color dorado brillante, cristalino, con burbujas activas que atraviesan fugazmente el líquido hasta una espuma de aspecto jabonoso; cuál fue mi sorpresa cuando al servir la segunda copa me encontré una cerveza totalmente distinta, turbia a más no poder y de color pajizo. La delicadeza es el principal atributo del aroma, una mezcla muy bien nivelada compuesta por cítricos aportados por el trigo crudo; intensas notas de levadura, con recuerdos de paja o granero e incluso un toque lácteo; algo de manzana verde y abundantes cereales. De apoyo está la malta dulce, adornada con claras notas de uva blanca, mientras el lúpulo, floral, cítrico y ligeramente herbal, da una nueva dimensión a este perfume tan variado.

En boca, lo primero que llama la atención es una carbonatación muy viva, aunque sin llegar a molestar. De cuerpo medio, comienza con una acidez considerable con notas de limón y suave pomelo, posiblemente cortesía del trigo, acompañada de claros recuerdos de vino blanco, cereales y algo de madera. En un segundo plano está de nuevo la malta, otra vez sin robar excesivo protagonismo, junto con notas de uva moscatel, manzana golden y mínimo plátano. Entrelazándose estas dos vertientes, aunque con claro predominio de la primera, se llega a un final áspero, de amargor y astringencia marcados, en torno a los cuales se construye un sabor complejo donde se detectan con facilidad hierba y cítricos del lúpulo, el carácter láctico del Brettanomyces, abundante levadura belga y un sutil gusto enólico, que quedará en el regusto junto con levadura y madera. La complejidad que exhibe se vuelve todavía mayor justo cuando se observa el cambio de color del líquido, potenciándose en ese momento los dulces matices frutales y consiguiendo una cerveza incluso más redonda. Hay que reconocer que estos americanos han captado el espíritu de las Saison a la perfección, no creo que ningún belga fuese capaz de poner algún reparo a esta estupenda cerveza. Gracias nuevamente por la convocatoria Joan, en la próxima nos veremos. A ver si para entonces vuelvo a cruzar el charco.

NOTA:

3 comentarios:

Lúpuloadicto dijo...

No he tenido el gusto de probar demasiadas cosas de esta gente pero por lo que se está hablando de ellos habrá que tratar de hacerlo... La pena es que sean tan complicadas de conseguir...

En general, y salvando experimentos que no dudaría en llamar "aberrantes", desde luego que algunas farmhouse ales estadounidenses me han hecho disfrutar como un enano y plantearme eso mismo que tú, si estarían al mismo nivel (o incluso por encima) que muchas saison belgas...

Un abrazo, suertudo!!

P.D. No se si tienes puesto algún tipo de anuncio en el blog, pero desde hace mucho tiempo, cada vez que hago click me sale un anuncio de médicos sin fronteras y cosas similares... :P

Hipos dijo...

En mi caso fue un detalle de Rubén, y me ha parecido una cerveza fascinante. Todavía tengo un par suyas por el armario que no sé muy bien cuando estrenaré, una de ellas una colaboración con Mikkeller.

Un abrazo

PD: Lo de la publicidad, ni idea. En el blog no tenemos puesta ninguna y a mí no me sale al entrar desde ningún ordenador, así que no sé de donde te puede salir

Joan Villar-i-Martí dijo...

¡Qué buena pinta, por lo que comentas! Debo reconocer mi punto de escepticismo con las recreaciones belgas hechas en EEUU, aunque he probado alguna de memorable. No he tenido ocasión con las Prairie, pero tomo nota viendo tus comentarios :-).

Me gusta el comentario de la web: muy aterrizado.

Respecto a lo que comenta Pau, me pasa desde hace muchísimo tiempo a mí también con vuestro blog. Médicos sin Fronteras o Subastas Judiciales... Pensaba que era publi, pero veo que no es el caso. No sé que debe pasar.

¡Un abrazo y gracias por la participación!