domingo, 14 de septiembre de 2014

Morlaco Beer Labrit

MARCA: Morlaco Beer
MODELO: Morlaco Beer Labrit
ESTILO: Wheat Ale (5'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Tras haber probado a lo largo de los últimos meses todas las cervezas de Morlaco Beer y comentado en este blog algunas de ellas, todo ello gracias a la cortesía de sus responsables, quienes decidieron enviarnos una caja repleta de botellas, termino hoy este repaso de la marca con Labrit. Se trata de una cerveza de trigo de baja graduación alcohólica, a la que decidieron dar el nombre del emblemático frontón de pelota vasca pamplonés, también conocido como La Bombonera, que ha sido sede en múltiples ocasiones de importantes partidos de este deporte tan popular en Euskadi y Navarra. A priori no me quedaba muy claro en qué estilo se iba a encuadrar exactamente, pero es evidente que la forma más fácil de descubrirlo era la que llevé a cabo: abrirla y beberla. 

En cuanto el líquido toca el vidrio la espuma entra en ebullición, llenando por completo la copa e impidiendo continuar con el servicio de la cerveza. Poco a poco va cediendo, pudiéndose observar un color dorado, algo pajizo, de moderada turbidez. La verdad es que al final queda un aspecto atractivo, y esto se completa con un aroma francamente agradable. En él el trigo es evidente, y descarga una cantidad enorme de cítricos, limón y naranja por igual, sobre una base de malta dulce y levadura. Tampoco escasean además las especias, entre ellas pimientas y un llamativo punto de cilantro, quienes se combinan a la perfección con notas herbales del lúpulo. 

El perfume me sorprendió muy positivamente, siendo sincero no esperaba tanta variedad de notas y tan bien niveladas, pero tras esta alegría debo decir que el resto no fue tan de mi gusto. El problema que le encontré al sabor es un descontrol absoluto; comienza dulce, maltoso, pero en seguida se pierde el hilo y es invadido por una acidez desmedida junto con un amargor brusco en una etapa demasiado prematura del trago. Esto impide que los matices se desarrollen, terminando en un final dulzón, con un sabor vegetal no demasiado agradable que podría corresponder a dimetilsulfato, y un regusto ligeramente agrio. La impresión que daba no era de contaminación sino de errores en el proceso de elaboración, que logicamente deben ser subsanados. Otras cervezas de esta marca me han gustado o al menos me han parecido de un nivel razonable, pero a esta opino que aún le queda mucho trabajo hasta afinar la receta. Una lástima, porque ideas y ganas no le faltan a estos navarros.

NOTA:

2 comentarios:

CERVERIANA dijo...

WOW! VAYA EXTRALOOPING DE SENSACIONES JAJAJAJA. LA VERDAD ES QUE LA SENSACIÓN DE ABRIR UNA BOTELLA Y LLENAR ENSEGUIDA LA COPA DE ESPUMA CADA DIA ME REVIENTA MAS, EN FIN. SALUDOS!

Embracing Darkness dijo...

Pues sí, mi estado de ánimo iba cambiando a la velocidad de la luz. Lo de la espuma me está pasando bastante últimamente y me produce un dilema importante: ¿prefiero beber espuma o cerveza caliente y sin gas?

Un saludo, Jorge