lunes, 30 de junio de 2014

Morlaco Beer Estafeta

MARCA: Morlaco Beer
MODELO: Morlaco Beer Estafeta
ESTILO: Russian Imperial Stout (8'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Tras bastante tiempo con Naparbier como los únicos representantes de la fabricación de cerveza en Navarra, en los últimos 2-3 años se han fundado un par de fábricas de cerveza en esta Comunidad, concretamente Márbel, La Petra y Txikita, y se han creado varias marcas sin fábrica propia, entre ellas La Petra, La Vasconia y la que voy a comentar hoy, Morlaco. Varias botellas de esta última han llegado recientemente a mis manos gracias a la generosidad de los 3 treintañeros responsables del proyecto, Asier, Borja y David, ingenieros de profesión y apasionados de la cerveza de vocación, quienes decidieron compatibilizar su actividad laboral con la elaboración de cervezas. Para encontrar sus recetas se inspiraron en lo conocido durante el tiempo que habían pasado trabajando en el extranjero; una vez conseguidas las características que buscaban sólo faltaba una imagen para la marca, así que decidieron emplear elementos que pudiesen identificar la ciudad de Pamplona: el toro, el pañuelo y la txapela.

Pendientes de abrir definitivamente sus instalaciones en Mutilva en las próximas semanas, (no me parece del todo correcto que ponga en la etiqueta "Brewed in Pamplona" cuando todavía no es así, aunque es cierto que ellos en ningún momento lo ocultan) hasta el momento han elaborado sus cervezas personalmente en las fábricas de Mateo y Bernabé en La Rioja y de Marbi en Burgos, salvo en alguna ocasión en la que han permitido que sea el responsable de Marbi el que lleve a cabo el proceso por dificultades en el desplazamiento. Es de esta última de donde ha salido la primera Morlaco que he probado, una Imperial Stout que lleva el nombre de una de las calles más famosas por las que transcurre el encierro: Estafeta. En copa pinta estupenda, exhibe un color negro como la pez, totalmente opaco, y con una cantidad considerable de espuma beige marronácea, de aspecto cremoso. Su aroma es... bueno, peculiar. El ahumado es muy prominente, incluso para el estilo, pero se combina satisfactoriamente con también intensas notas de café negro, malta torrefacta y algo más leve regaliz negro. Existe de fondo un claro dulzor compuesto por denso caramelo, moras, ciruela pasa, toques de azúcar moreno e incluso algún deje de rueda quemada. Al principio el ahumado me resultaba algo estridente, pero es cierto que la sensación final es muy buena.

En boca nos olvidamos del ahumado porque lo que llama la atención es el dulce, un poco excesivo pero sin llegar a empalagar. Ataca con un torrente de chocolate junto con frutas del bosque, ciruelas, uvas pasas y más suave sirope de caramelo, y a medida que avanza el trago va surgiendo café, torrefacto y regaliz negro, capaces de frenar un poco al dulzor. Queda un final con rotundas notas de cacao, un marcado punto de alcohol dulzón y especia picante, que termina en un regusto largo, enólico, oleoso, en el que quedan leves recuerdos de fruta y humo. No es la Imperial Stout perfecta, le sobra dulzor y posiblemente un ajuste de las proporciones de malta tampoco le vendría mal, pero la verdad es que he disfrutado tomándola y no tendría inconveniente en repetir... además, el precio ayuda. Muchísimas gracias por el regalo, amigos de Morlaco Beer.

NOTA:




Fé de erratas: La Petra ha inaugurado recientemente sus instalaciones en la localidad de Sesma. La cerveza San Fermín no tiene fábrica propia, y se elabora en las instalaciones de Txikita. Apunte de Iker Moreno, de Cervecerías de España.

martes, 24 de junio de 2014

Cata "Fission Beer" en La Vinoteca: Oh, Yeast!

Hace pocas semanas relaté la entrega de premios del "II Concurso de Maestría Cervecera" de La Vinoteca, pero lo que no comenté es que, justo tras el reparto de galardones, comenzamos la última cata del ciclo Fission Beer, que en esta ocasión se centraba en la levadura. Como dije durante la introducción de ese día, este componente me parece endiabladamente difícil de valorar en la mayor parte de las cervezas, y tanto es así que durante toda la sesión me complicó la vida hasta límites insospechados. De todas formas la culpa no fue exclusivamente de las levaduras, sino que algunas de las cervezas que propusimos tenían un nivel de complejidad considerable que también hacía bastante difícil desgranar sus características.

Las protagonistas fueron las siguientes:

- Toccalmatto Tabularasa (Levadura Ale belga tipo Saison, 5'3% ABV)
- Adnams Broadside (Levadura Ale británica, 6'3% ABV)
- Jack's Abby Hoponius Union (Levadura Lager, 6'7% ABV)
- Cantillon Gueuze 100% Lambic Bio (Levadura Lambic, 5% ABV)
- De Molen Mühle & Bahnhof (Levadura Ale, levadura Lambic, 9'2% ABV)
- Schneider Weisse TAP X Meine Porter Weisse (Levadura Ale tipo trigo, 7% ABV)
- Abbaye des Rocs Brune (Levadura Ale belga, 9% ABV)

El orden en el que desfilaron fue exactamente este, pero colocamos los pintxos de rigor de forma estratégica con la intención de aislar las 2 botellas que por su acidez podían romper el ritmo de la cata, que eran la de Cantillon y la de De Molen. Este plan funcionó a la perfección, o al menos fue mi percepción, y la estridencia de estas cervezas quedó bastante mitigada dentro de lo posible. Por lo demás el transcurso de la jornada fue fluido, con algún momento de incertidumbre y/o confusión por mi parte pero que con la ayuda de Rubén se solventó bastante rápido y, como ha pasado en otras ocasiones, antes de que nos diésemos cuenta estabamos delante de la última cerveza del día y llevabamos alrededor de 2 horas encerrados allí.


En cuanto a mi impresión general sobre las marcas degustadas, hubo un poco de todo aunque la sensación fue muy positiva. Mi única decepción fue Tabularasa de Toccalmatto, me pareció una Saison demasiado comedida, e incluso algo plana, para lo que se espera del estilo, muy en la linea de la mayor parte de cervezas italianas que he probado. Adnams Broadside, Cantillon Gueuze, Schneider Weisse TAP X y Abbaye des Rocs Brune dieron todo lo que esperaba de ellas, aunque cada una en su nivel. (no puedo dejar de idolatrar a los genios de Cantillon, todo lo que hacen es oro puro, y lo mismo me sucede con Schneider Weisse) Sí que me gustaría destacar las dos sorpresas de la noche: la fantástica Lager lupulada de Jack's Abby, rebosante de fruta tropical, que me pareció todo un acierto en la fusión de las IPA norteamericanas con la tradición europea... aunque también es cierto que su precio es excesivo; y por otro lado la exótica Gose añejada en barrica de De Molen llamada Mühle & Bahnhof, cuyo sabor salado y ácido por igual sorprendió a la mayoría de los asistentes, entre los cuales me incluyo, aunque también desagradó a gran parte de ellos.

Como podéis ver se trató de una sesión muy variada y, en mi opinión, especialmente satisfactoria, que dio fin a un ciclo repleto de cervezas muy interesantes provenientes de todos los puntos del planeta. ¡A ver con qué idea nos sorprenden los amigos de La Vinoteca la próxima temporada!

lunes, 16 de junio de 2014

To Øl Reparationsbajer

MARCA: To Øl
MODELO: To Øl Reparationsbajer
ESTILO: American Pale Ale (5'8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Dinamarca

CARACTERÍSTICAS: Tras haber reseñado varias cervezas de To Øl que podríamos calificar como potentes, al menos a nivel gustativo, tenía ganas de comentar alguna de sus elaboraciones más sosegadas para mostrar que estos daneses no viven solo de bombas. La introducción de la elegida dice así: "Reparationsbajer ha llegado para darte un buen comienzo el día siguiente a tu proeza en el mundo del alcohol. La cerveza es una Pale Ale de cuerpo ligero y fresco carácter lupulado, para quitar el sabor de la resaca. Va bien con pizza, hamburguesa o bazooka de rata" (me temo que se refieren a un dürum) Con una introducción tan detallada y exhaustiva no caben muchas dudas acerca de lo que han pretendido hacer los daneses de To Øl con esta cerveza, sólo falta saber si lo han conseguido.

Esta cerveza la probé hace unos meses en una cata de La Vinoteca y guardaba muy buen recuerdo de ella aunque, como pude comprobar después, no del todo fiel a la realidad. Es de un bonito color pardo anaranjado, algo turbia, protegido por una espuma con un leve tinte amarillento tan densa, cremosa y resistente que recuerda a un helado. Emite un intenso aroma frutal y especiado sobre un prominente fondo dulce de malta levemente tostada y denso caramelo. Entre las frutas presentes, llaman la atención naranja dulce, curaçao, mango y melocotón en almíbar, perfectamente ensambladas, infiltrándose entre ellas suaves toques de miel, canela, lúpulo de marcado carácter floral aunque con algún deje de pino, y algún resquicio de pimienta. 

En boca la cerveza da un giro importante, se deshace de ese perfil de fruta tropical tan exuberante y acaramelado y se vuelve más áspera, centrándose en cereales y frutos secos, e incluso llamativas notas terrosas. Por supuesto, si pretende ser una Pale Ale norteamericana no puede faltar fruta en abundancia, pero esta tiende hacia registros más ácidos, con uva blanca, arándanos y más suaves cítricos. No especialmente compleja aunque sí efectiva, deriva en un final de amargor medio, cargado de cítricos aportados por el lúpulo, uvas, bayas silvestres y ligera especia picante. No sé si para una resaca es la mejor opción, pero sí que me ha parecido una Pale Ale sabrosa y muy fácil de beber, de las que no importa repetir varias a lo largo de la tarde. Eso sí, es también bastante peculiar, que nadie se espere una Sierra Nevada o una Doggie Style porque no tiene nada que ver.

NOTA:

lunes, 9 de junio de 2014

Resultado del "II Concurso de Maestría Cervecera"

Siendo casi 7 meses los que habían transcurrido desde la convocatoria del "II Concurso de Maestría Cervecera" de La Vinoteca de Pamplona, tiempo más que suficiente para que los participantes tuviesen a punto sus elaboraciones, el Miércoles 14 de Mayo se celebró la cata a partir de la cual se determinarían los ganadores. La edición de este año incluía varios cambios, y entre ellos uno de los más importantes fue la exclusión de profesionales, quedando el concurso a merced de los elaboradores amateur. No sé si fue este u otro detalle lo que animó a la gente, pero lo cierto es que, según me informaron, el número de participantes aumentó considerablemente respecto a la edición anterior, lo que siempre es una noticia positiva.

Los estilos propuestos fueron dos, y además nada sencillos: Russian Imperial Stout y Belgian Strong Dark Ale. Teniendo en cuenta la dificultad que puede entrañar hacer una buena cerveza acorde a estas directrices, supuse que este año el nivel sería alto, y pese a que por motivos laborales en esta ocasión no pude ejercer de jurado, compañeros que sí que tuvieron el placer de probar algunas de las cervezas presentadas me confirmaron que la calidad de las elaboraciones superaba con creces a muchas de las de la edición pasada.

Finalmente, tras el recuento de las valoraciones de los jueces, unas semanas después se publicó el nombre de los 3 primeros clasificados de cada categoría, y se les conminó a acudir a la entrega de premios, que se llevó a cabo en La Vinoteca de Iturrama el Jueves 29 de Mayo. Ese día se dejaron caer por allí los ganadores, aunque por desgracia no todos pudieron ir a recoger el premio personalmente, sobretodo porque gran parte de ellos no son residentes de Pamplona. Entre ellos se encontraban el genial Akui, amigo de origen italiano afincado en Navarra que no me extrañaría que en poco tiempo nos sorprendiese con la comercialización de cervezas capaces de hacer frente a cualquier fábrica de alto nivel; y Andrés y Mireia, los compañeros de Cervecearte, quienes reafirmaron su asombrosa habilidad para el homebrewing, dando de paso mayor atractivo si cabe a su Curso de Elaboración de Cerveza.


De entre los premiados he destacado a estos porque los conozco personalmente, pero no tengo ninguna intención de quitar visibilidad a los demás, quienes, a juzgar por las puntuaciones obtenidas, hicieron un trabajo también de un nivel impresionante, así que adjunto el resumen al final del texto. Mi más sincera enhorabuena a todos; esperemos que en la siguiente convocatoria se pueda contar con ellos, y con toda la gente que se anime a apuntarse a un concurso que crece a pasos agigantados. Aprovecho también para felicitar a La Vinoteca por una organización tan acertada.


 
BELGIAN STRONG DARK ALE
 
1er PREMIO Consistente en el Honor y la Gloria del pódium además de Diploma y 100€ en metálico.
 
Los Ilustrísmos: TXOMIN ONANDIA Y SILVIYA ZDRAVKOVA
Nombre de la cerveza: BETAKARI (elaborada en Berlín)
Puntuación obtenida: 40,2/50
Vecino de Vitoria-Gasteiz
 
 
2º PREMIO Consistente en el Honor y la Gloria del pódium además de Diploma y 50€ en metálico.
 
El ilustrísimo: IÑAKI ONANDIA
Nombre de la cerveza: SUMENDI
Puntuación obtenida: 39,40/50
Vecino de Vitoria-Gasteiz
 
 
3er PREMIO Consistente en el Honor y la Gloria del pódium además de Diploma y 50€ en metálico.
 
El ilustrísimo: DIEGO CRUZ FRAGUA Y YOVANNA SERRATO MAHECHA
Nombre de la cerveza: STRONG LEOPARDUS
Puntuación obtenida: 37,90/50
Vecinos de Lleida






CATEGORÍA RUSSIAN IMPERIAL STOUT
 
1er PREMIO Consistente en el Honor y la Gloria del pódium además de Diploma y 100€ en metálico.
 
El ilustrísimo: ALESSANDRO ERSETTIGH
Nombre de la cerveza: AKUI GARAGARDO
Puntuación obtenida: 38/50
Vecino de Pamplona/Iruñea
 
2º PREMIO Consistente en el Honor y la Gloria del pódium además de Diploma y 50€ en metálico.
 
Los ilustrísimos: MIREIA TARRADELL Y ANDRES JIMENO (BLOG CERVECEARTE)
Nombre de la cerveza: 180 MINUTES RIS
Puntuación obtenida: 37,33/50
Vecinos de Zizur Mayor
 
3er PREMIO Consistente en el Honor y la Gloria del pódium además de Diploma y 50€ en metálico.
 
El ilustrísimo: ANTONIO MARTOS MORENO
Nombre de la cerveza:  LA CHULA DE  HUESA
Puntuación obtenida: 32/50
Vecino de  La Palma Murcia
 

miércoles, 4 de junio de 2014

FFdA #5: Prairie Ale

MARCA: Prairie
MODELO: Prairie Ale
ESTILO: Saison (7% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Estados Unidos

CARACTERÍSTICAS: Toca ya la 5º edición del #FFdA de Birraire, (cómo pasa el tiempo) y la verdad es que esta me viene especialmente bien, puesto que últimamente la generosidad de algunas personas me está haciendo acumular en mi despensa algunas botellas fascinantes, cuyo formato además me dificulta darles salida. Es el caso de las cervezas de Prairie Artisan Ales, microcervecera fundada en Oklahoma en el 2012 por Chase y Colin Healey, y que cuenta ya en su repertorio con la friolera de 28 modelos distintos, muy bien referenciados en su web. Un detalle de esta página me ha resultado simpático, su afirmación de que no iniciaron el proyecto por "ausencia de buena cerveza, o cualquier cosa que a la gente le gusta decir en esta parte de la web", sino porque querían hacer algo que fuese impresionante. Y, teniendo en cuenta la popularidad de sus elaboraciones, cualquiera diría que lo han conseguido.


Mi propuesta para este #FFdA se trata de una Saison fermentada con una mezcla de levadura de alta fermentación, levadura de vino y Brettanomyces, una apuesta fuerte aunque apropiada para un estilo tan heterogéneo como este. En un inicio es de color dorado brillante, cristalino, con burbujas activas que atraviesan fugazmente el líquido hasta una espuma de aspecto jabonoso; cuál fue mi sorpresa cuando al servir la segunda copa me encontré una cerveza totalmente distinta, turbia a más no poder y de color pajizo. La delicadeza es el principal atributo del aroma, una mezcla muy bien nivelada compuesta por cítricos aportados por el trigo crudo; intensas notas de levadura, con recuerdos de paja o granero e incluso un toque lácteo; algo de manzana verde y abundantes cereales. De apoyo está la malta dulce, adornada con claras notas de uva blanca, mientras el lúpulo, floral, cítrico y ligeramente herbal, da una nueva dimensión a este perfume tan variado.

En boca, lo primero que llama la atención es una carbonatación muy viva, aunque sin llegar a molestar. De cuerpo medio, comienza con una acidez considerable con notas de limón y suave pomelo, posiblemente cortesía del trigo, acompañada de claros recuerdos de vino blanco, cereales y algo de madera. En un segundo plano está de nuevo la malta, otra vez sin robar excesivo protagonismo, junto con notas de uva moscatel, manzana golden y mínimo plátano. Entrelazándose estas dos vertientes, aunque con claro predominio de la primera, se llega a un final áspero, de amargor y astringencia marcados, en torno a los cuales se construye un sabor complejo donde se detectan con facilidad hierba y cítricos del lúpulo, el carácter láctico del Brettanomyces, abundante levadura belga y un sutil gusto enólico, que quedará en el regusto junto con levadura y madera. La complejidad que exhibe se vuelve todavía mayor justo cuando se observa el cambio de color del líquido, potenciándose en ese momento los dulces matices frutales y consiguiendo una cerveza incluso más redonda. Hay que reconocer que estos americanos han captado el espíritu de las Saison a la perfección, no creo que ningún belga fuese capaz de poner algún reparo a esta estupenda cerveza. Gracias nuevamente por la convocatoria Joan, en la próxima nos veremos. A ver si para entonces vuelvo a cruzar el charco.

NOTA:

domingo, 1 de junio de 2014

Naparbier Black Rock

MARCA: Naparbier
MODELO: Naparbier Black Rock
ESTILO: Baltic Porter con cacao y café (9% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España


CARACTERÍSTICAS: Puesto que es imposible dar a basto con las nuevas elaboraciones de Naparbier, y teniendo en cuenta que se me acaban los días frescos antes de que comience el verano en todo su esplendor y las cervezas oscuras me resulten menos apetecibles, la semana pasada decidí reseñar uno de sus modelos ya establecidos, Black Rock. Se trata de una Baltic Porter elaborada con cacao, café y lúpulos Columbus y Amarillo, disponible desde el otoño pasado y cuya carta de presentación es, como no podía ser de diferente manera, otro fantástico diseño de Antonio Bravo.

Servirla en copa es todo un reto porque tan apenas impacta contra el vidrio la copa se llena hasta arriba de una espuma marrón amarillenta, muy cremosa, pero que no deja espacio para el líquido hasta el punto de que son necesarios 3-4 minutos para poder tomarla. Esta es su única debilidad, y desaparece en el olvido en cuanto acercas la nariz y te encuentras con su adictivo perfume. Este abre con un intenso frescor herbal y cítrico del lúpulo americano, espejismo que queda en seguida relegado a un segundo plano para dar paso al núcleo del aroma, una mezcla de potente cacao y algo más suave café, torrefacto y dispersas notas de frutos secos, sobre un denso fondo de dulces maltas muy tostadas, sirope de caramelo, chocolate y frutas oscuras. El resultado es arrollador, complejidad y fuerza copan por igual un aroma que resume a la perfección lo deseable en una Baltic Porter, aunque más lupulada de lo habitual.

La entrada en boca es también potente, con el cremoso líquido creando un auténtico tsunami de sabor. Lo primero en aparecer es un torrente de cacao, relativamente dulce, que deja de fondo caramelo, café negro y suave regaliz. A medida que avanza el trago el suave amargor inicial se potencia, favoreciendo que sea el café lo que predomine hasta los últimos instantes, en los que el regaliz negro se pone a su altura. Esta evolución está salpicada de arándanos, moras y quizá algo de ciruelas maduras, que matizan la aspereza hasta llegar al final, en el que el marcado amargor es demasiado para éstos. Aparece entonces una astringencia moderada impulsada por el alcohol, que se mantiene en el largo y cálido regusto recordando a whisky o bourbon, junto con notas de chocolate, caramelo, frutas oscuras, hierba fresca, limón y suave vainilla. La verdad, me sorprenden algunas valoraciones no demasiado positivas que he leído de esta cerveza porque a mí me parece muy completa. Tiene un cuerpo completo que consigue controlar a la perfección el cacao y los granos de café añadidos, e incorporarlos al resto de ingredientes con maestría. Al nivel de la Black Ball de To Øl, con la que creo que guarda algunas similitudes, lo que no es decir poco.

NOTA: