lunes, 29 de septiembre de 2014

Tienda en Zaragoza: Cervezorium



NOTA IMPORTANTE: Esta tienda cerró en Marzo del 2016.

Hace ya más de 2 años que dejé atrás Zaragoza, y al hacerlo me descolgué bastante del panorama cervecil de la ciudad. Poco a poco han ido llegando a mis oídos algunas novedades, siempre con algo de retraso, sobre las cuales intento investigar cuando puedo: estuve al tanto de la apertura de la tienda Biera y de su cierre pocos meses después, me he ido enterando de la aparición de algunas nuevas marcas de cerveza aragonesas y, por último, hace 3 meses supe de la existencia de Cervezorium, una tienda especializada en cervezas que lleva alrededor de un año instalada cerca del centro.

Desde hace ya un tiempo tenía planeado hacer una visita a esta tienda la próxima vez que fuese a la ciudad, y el pasado fin de semana surgió la ocasión. Así, me acerqué una mañana del Sábado con la idea de llevarme alguna botella de las que había visto en su página de facebook, siempre en función del precio al que estuviesen. Entre el repertorio encontré prácticamente de todo, desde clásicos de diversas procedencias hasta cervezas de marcas modernas de gran renombre, como Moor, Brooklyn, Stilwater, De la Senne, Moylans, Anchor, Rogue, Brewfist, De Molen, etc, e incluso alguna rareza, como unas artesanales eslovenas cuyo nombre soy incapaz de evocar. Había además una estantería dedicada casi en exclusiva a referencias aragonesas y/o nacionales, mostrando así el fuerte interés del dueño en potenciar el consumo local, y una modesta recopilación de material de homebrewing.

Me gustó comprobar al charlar con su dueño como, al igual que yo, no entiende la cerveza de calidad como un producto dentro del mundo "gourmet" sino más bien una como bebida popular, y por ello intenta mantener los precios tan bajos como le resulta posible. En este aspecto hay que reconocer que, salvo las Cantillon, que estaban algo caras para lo que se suelen encontrar en España, las demás cervezas estaban bien de precio aunque, eso sí, sin demasiadas diferencias respecto al resto de tiendas físicas nacionales.

Tras decidirme por un par de botellas de De La Senne me despedí, volviendo a casa con una sensación bastante buena. Quizá no sea la tienda que más me ha gustado hasta el momento pero tiene cosas que valoro mucho: calidad, honestidad y buen ambiente. Volveré sin dudarlo cuando pase de nuevo por la ciudad.




TIENDA: Cervezorium
DIRECCIÓN: c\ Braulio Lausín, 4
LOCALIDAD: Zaragoza
PROVINCIA: Zaragoza

lunes, 15 de septiembre de 2014

Tienda en Pamplona: Oso Blanco

 NOTA IMPORTANTE: Esta tienda cerró durante el verano del año 2015.

Uno de los vicios que he adquirido desde que me trasladé a Pamplona es comprar fruta, verdura y carne en comercios de barrio. Desde luego es una práctica que tiene muchas ventajas: la calidad de los productos es mejor, o al menos esa es mi impresión, sale mejor de precio y encima apoyas a la economía local... sin embargo, también me supone perder más tiempo en comprar porque, por algún motivo que no acabo de comprender, me he encariñado con tiendas que me pillan un poco lejos. Pues bien, esta manía me permitió detectar hace un par de semanas una tienda de productos del Este que de otra forma jamás habría encontrado, pues no habría tenido ningún otro motivo para pasar por la calle del barrio de San Juan en la que recientemente abrieron sus puertas.

Su nombre, Oso Blanco, le resultará familiar a algunos habitantes de esta ciudad porque hasta hace unos meses adornaba el rótulo de una pequeña tienda de alimentación emplazada en Travesía Bayona, también regentado por los mismos dueños. Recuerdo haber echado algún vistazo al pasar por delante, cuando todavía estaba abierta, sin que ninguna cerveza llamase la atención; sin embargo, cuando vi lo que se escondía tras el escaparate de su nuevo local en la calle Monasterio de Irache ¡casi me saltaron los ojos de las órbitas!

Las botellas de cerveza apiladas tras el cristal son sólo el anticipo de las más de 20 marcas distintas de varios países del Este de Europa que se pueden encontrar dentro de su nevera, entre ellos Rusia, Ucrania, Bielorrusia, Polonia o Lituania, aparte de otras tantas en las estanterías y algún ejemplar de kvass. Por supuesto, y al igual que la mayoría de los comercios de este tipo, no venden exclusivamente cerveza sino que también cuentan con refrescos variados de diferentes orígenes y licores, con especial énfasis en el vodka. En cuanto a la parte de alimentación, en comparación con otras tiendas de Pamplona como Nash Delikatessen la oferta es algo menor en lo que se refiere a carne y charcutería, aunque no se echan en falta productos de otro tipo.

Hacía tiempo que no me resultaba tan interesante la oferta cervecil de una tienda de este tipo; el día que la descubrí salí fascinado, y más todavía al volver un par de semanas después y comprobar que gran parte de las botellas que había visto en la primera ocasión habían cambiado. Los precios además no podrían ser más económicos: salvo excepciones todas están por debajo de 1'30 , e incluso alguna ni siquiera llega a 1 . Por último, el amable dependiente muestra en todo momento una gran disposición a asesorar al cliente, lo que puede ser muy útil para todos aquellos que no estamos muy familiarizados con la gastronomía de Europa Oriental. Recomendadísima.


TIENDA: Oso Blanco
DIRECCIÓN: Calle Monasterio de Irache, 35
LOCALIDAD: Pamplona
PROVINCIA: Navarra

domingo, 14 de septiembre de 2014

Morlaco Beer Labrit

MARCA: Morlaco Beer
MODELO: Morlaco Beer Labrit
ESTILO: Wheat Ale (5'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Tras haber probado a lo largo de los últimos meses todas las cervezas de Morlaco Beer y comentado en este blog algunas de ellas, todo ello gracias a la cortesía de sus responsables, quienes decidieron enviarnos una caja repleta de botellas, termino hoy este repaso de la marca con Labrit. Se trata de una cerveza de trigo de baja graduación alcohólica, a la que decidieron dar el nombre del emblemático frontón de pelota vasca pamplonés, también conocido como La Bombonera, que ha sido sede en múltiples ocasiones de importantes partidos de este deporte tan popular en Euskadi y Navarra. A priori no me quedaba muy claro en qué estilo se iba a encuadrar exactamente, pero es evidente que la forma más fácil de descubrirlo era la que llevé a cabo: abrirla y beberla. 

En cuanto el líquido toca el vidrio la espuma entra en ebullición, llenando por completo la copa e impidiendo continuar con el servicio de la cerveza. Poco a poco va cediendo, pudiéndose observar un color dorado, algo pajizo, de moderada turbidez. La verdad es que al final queda un aspecto atractivo, y esto se completa con un aroma francamente agradable. En él el trigo es evidente, y descarga una cantidad enorme de cítricos, limón y naranja por igual, sobre una base de malta dulce y levadura. Tampoco escasean además las especias, entre ellas pimientas y un llamativo punto de cilantro, quienes se combinan a la perfección con notas herbales del lúpulo. 

El perfume me sorprendió muy positivamente, siendo sincero no esperaba tanta variedad de notas y tan bien niveladas, pero tras esta alegría debo decir que el resto no fue tan de mi gusto. El problema que le encontré al sabor es un descontrol absoluto; comienza dulce, maltoso, pero en seguida se pierde el hilo y es invadido por una acidez desmedida junto con un amargor brusco en una etapa demasiado prematura del trago. Esto impide que los matices se desarrollen, terminando en un final dulzón, con un sabor vegetal no demasiado agradable que podría corresponder a dimetilsulfato, y un regusto ligeramente agrio. La impresión que daba no era de contaminación sino de errores en el proceso de elaboración, que logicamente deben ser subsanados. Otras cervezas de esta marca me han gustado o al menos me han parecido de un nivel razonable, pero a esta opino que aún le queda mucho trabajo hasta afinar la receta. Una lástima, porque ideas y ganas no le faltan a estos navarros.

NOTA:

domingo, 7 de septiembre de 2014

Baias Ambar

MARCA: Baias
MODELO: Baias Ambar
ESTILO: Amber Ale (4'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Con agua del macizo del Gorbea, entre Álava y Vizcaya, elaboran sus productos desde el año 2007 una de las cerveceras nacionales que se pueden empezar a considerar veteranas, Baias Garagardotegia. Su fábrica está emplazada en Oiardo, un pueblo oculto en una zona privilegiada de los montes de Euskadi, y además muy cercana a la cuenca del río que da nombre a la marca. Hacía tiempo que tenía ganas de probar algún producto de esta marca, principalmente por las buenas referencias dadas por un sabio en materia cervecil como Chela, de la C.A.A.C, y aprovechando que tengo una buena amiga vitoriana le pedí que me trajese un par de botellas... dos semanas antes de que las incorporasen a las referencias del supermercado de debajo de mi casa. En fin, cosas que pasan, lo que no quita que le tenga que agradecer a Alejandra el haberme conseguido estas cervezas, además de alguna cosilla especial que se vendía en la tienda Birrak de la capital de Euskadi. ¡Eskerrik asko!

Ésta que comento hoy fue la primera referencia que salió al mercado, una Amber Ale de apenas 4'5º de alcohol. Es de color pardo anaranjado, con reflejos rojizos al trasluz, y produce al servirla una abundante espuma beige, de burbuja gruesa y aspecto cremoso. El aroma evoca a las Ale belgas, con un importante dulzor compuesto por malta, denso y pegajoso caramelo, y notas de azúcar candy, completado mediante abundante fruta madura, entre las que predominan melocotón en almíbar, plátano, y más leve manzana asada y níspero. Tras el ataque inicial se empiezan a notas dejes levadurosos, notas de miel muy bien ensambladas y lúpulo floral, terminando de redondear un perfume que sin duda tiene al dulce, pero capaz de conservar el equilibrio.

El sabor sigue una linea similar, aunque sin duda es más plano. Predomina el dulce, de nuevo dirigido por malta levemente tostada, toffee y fruta madura, con algo más de énfasis en los cítricos, sobretodo naranja, y algo de albaricoque. El trago pasa fugaz por boca, con una efervescencia algo excesiva que apaga un poco el sabor, para terminar en un final de amargor comedido, cítrico y herbal, y ligeramente astringente. Quedan en el largo regusto recuerdos de lúpulo floral y notas fenólicas, muy representativas de lo percibido hasta el momento. Esperaba más de esta cerveza, a tenor de los comentarios que me habían llegado, y la verdad es que no me parece que llegue a romper. Los principales problemas que le veo es que, si bien en nariz es compleja y variada, carece de cuerpo y expresividad en boca, (en parte por culpa del exceso de gas) quedando una cerveza que sin ser desagradable tampoco es capaz de mantener la atención. De todas formas, me da la impresión de que, si esos aspectos se corrigen, el resultado podría ser bastante bueno.

NOTA: