domingo, 8 de febrero de 2015

Aecht Schlenkerla Eiche

MARCA: Aecht Schlenkerla
MODELO: Aecht Schlenkerla Eiche
ESTILO: Doppelbock ahumada (8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Una de las cervezas de Schlenkerla más solicitadas es sin duda Eiche, una Doppelbock ahumada con madera de roble, en vez de madera de haya como suele ser habitual en este estilo, que únicamente se produce durante los meses de invierno. Dentro de las cervezas de esta marca, yo le tengo un especial cariño no porque me parezca superior a su fantástica Märzen, (cosa que tampoco me atrevería a afirmar) sino por lo mucho que la disfruté en el segundo viaje que hice a Colonia, en esa ocasión sin acompañantes, tras una maratoniana jornada por la ciudad con los termómetros por debajo de 0ºC en todo momento. Entonces me pareció una cerveza muy apropiada para sobreponerse del frío del invierno, ya en el calor del hogar, y este ha sido el uso que le he dado este año a las botellas que me he agenciado.

Cuando me planté en el sofá con un libro y la botella delante fue el mejor momento del día. Al abrirla vi un líquido pardo rojizo, con bastantes burbujas que ascendían desordenadas hasta la espuma amarillenta cremosa y consistente, ayudando a que mantuviese un volumen perfecto. Al olfato ataca el perfume inconfundible de una cerveza de Bamberg, con una gran cantidad de humo que recuerda a la carne ahumada acompañado de un mínimo toque de carbón. No es, ni mucho menos, una cerveza monodimensional, sino que el ahumado se apoya en una contundente base de malta dulce con un ligero tueste, caramelo, suave melaza y miel de brezo, y delicada fruta madura entre la que destacan los higos. De fondo se intuyen mínimos recuerdos de madera, y algo de lúpulo floral.

En boca lo primero que me llamó la atención fue la carbonatación, algo superior a lo que me esperaba aunque sin pasarse. De cuerpo consistente, inicia el trago el dulce, con malta, caramelo, higos, melaza, y leves melocotón y pera, pero progresivamente se va introduciendo el ahumado hasta ocupar la mayor parte del espectro, adornado por la suave aspereza de la madera, recuerdos de castañas y medido alcohol. Termina con un amargor claro, de carácter cítrico y floral, ligeramente cálido y con un punto especiado. El regusto, dominado casi por completo por el humo, persiste durante largo tiempo en la boca, reduciendo al mínimo el espacio libre entre trago y trago. Se trata de otra fantástica elaboración de esta marca, imprescindible para los amantes del humo. Para mí esta cerveza evidencia que a la hora de elaborar una buena Rauchbier no basta con añadir malta ahumada entre los ingredientes, sino que exige un manejo preciso del resto de los granos para conseguir un equilibrio que dote a la cerveza de complejidad... y en esto en Schlenkerla son maestros.

NOTA:

11 comentarios:

cerveza al cubo dijo...

Me la apunto en la lista de "para ayer", con lo que me gustan las elaboraciones de Schlenkerla...

Doppelbock y ahumada, seguro que se me saltan las lágrimas cuando la pruebe, y con la puntuación que le has puesto seguro que es un "cervezón"...

Un saludo.

CERVERIANA dijo...

YO LA TENGO ESPERANDO EN BOXES, AS EXPECTATIVAS SON ALTAS ;)

CERVERIANA dijo...

YO LA TENGO ESPERANDO EN BOXES, AS EXPECTATIVAS SON ALTAS ;)

Rul T. dijo...

Me gustan las ahumadas bien hechas y esta entra directo al largo wishlist....

Saludos!

Lúpuloadicto dijo...

Completamente de acuerdo con los piropos. Un auténtico cervezón, como todas las demás la casa. Un abrazo, Hugo!

VISUALBEER dijo...

Yo también la tengo esperando turno, así que viendo esta reseña caerá prontito!!!

Saludos!

Embracing Darkness dijo...

¡¿Pero cuántos la tenéis en espera?! ¡A por ella, demonios!

VISUALBEER dijo...

Es que hay una laaarga cola sin un orden definido jejeje

CERVERIANA dijo...

JAJAJAJA, YO COMPRO MAS DE LO QUE PUEDO BEBER JAJAJA.

Gonzalo Perez dijo...

Esta cerveza es espectacular,me hice solo con una botella y me arrepiento de con haber comprado más.
Saludos!

Embracing Darkness dijo...

Yo siempre que tengo Schlenkerla a tiro me quedo varias botellas, es una cerveza que siempre echo de menos.

¡Saludos!