miércoles, 6 de mayo de 2015

Ichnusa Cruda

MARCA: Ichnusa
MODELO: Ichnusa Cruda
ESTILO: Pale Lager (4'7% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Italia

CARACTERÍSTICAS: Propiedad de Heineken Italia desde hace 29 años, la marca Ichnusa fue fundada por Amsicora Capra en 1912 en Assemini, a escasos kilómetros de la capital de Cerdeña, Cagliari. Su nombre deriva del que daban los griegos a la isla, Hyknusa o Icnussa, y en el momento actual es posiblemente la cerveza más popular y representativa de esta región hasta el punto de contar en su etiqueta con la bandera oficial, que consiste en la cruz de San Jorge y las cabezas de los cuatro reyes moros vencidos en la batalla de Alcoraz, heredada de las armas de la Corona de Aragón cuando esta isla fue conquistada y anexionada a su territorio. (sí, en Zaragoza tuve una buena profesora de Historia durante Primaria) Esta botella la he conseguido a través de mis padres, quienes se acordaron de mí en sus pasadas vacaciones y decidieron que, puesto que Ichnusa estaba en todas partes, quizá me iba a resultar más interesante probar alguna edición más elegante, así que me trajeron esta Ichnusa Cruda. ¡Mil gracias!

Lo que diferencia a Ichnusa cruda de su versión estándar es que esta está microfiltrada y no pasteurizada con la intención de conservar mejor el sabor. Su color dorado apagado, algo pajizo, permite ver una carbonatación muy activa que recorre fugazmente la columna de líquido. Termina su viaje en una capa de espuma blanca de burbuja fina, muy persistente. El aroma no es para nada llamativo, se trata de una mezcla de malta dulce, grano crudo, pan blanco y suaves recuerdos frutales, principalmente manzana golden y un punto de limón. El lúpulo, cítrico y herbal, juega algún papel, no obstante su presencia es muy limitada. Todo muy clásico, pero me resultó agradable. 

De trago limpio y bastante chispeante, resulta evidente desde el principio que va a ser muy refrescante. Malta y cereales dan el primer paso, en segundo plano fruta madura, todo ello con el soporte de un cuerpo ligero aunque sin ser aguado. El problema es que a medida que avanza el sabor y la sensación en boca se van difuminando hasta dejar un cuerpo inexistente, quedando únicamente una importante carga cítrica con hoja de limón, suave pomelo y leves toques de hierba, además de un deje metálico. Amargor moderado al final, algo astringente, deja un regusto claramente industrial que no termina de agradar. Incluso para su papel, el de ser un refresco, esta cerveza se me ha quedado corta; sin ser un desastre, las carencias son evidentes: falta cuerpo, falta sabor, falta presencia de malta.

NOTA:

4 comentarios:

Rul T. dijo...

No la he probado, pero ahora ya se a que atenerme si la veo

Saludos!

Mundo Birruno dijo...

Espero que sea mejor que la Ichnusa normal, que aunque me salvó de la muerte por deshidratación durante mis vacaciones en Cerdeña, era una Lager industrial al uso. Saludos.

Mundo Birruno dijo...

El año pasado tuve la ocasión de charlar en el BBF con dos miembros de la asociación Fermento Sardo y me estuvieron explicando que afortunadamente hay muchas micros por la isla a reivindicar.

Embracing Darkness dijo...

Sí, soy consciente. Hace ya varios años Pau habló del Birrificio Barley, que debe hacer cervezas francamente buenas.

http://lupuloadicto.blogspot.com.es/search/label/Birrificio%20Barley

¡Un saludo!