sábado, 11 de julio de 2015

Cantillon Gueuze 100% Lambic Bio

MARCA: Cantillon
MODELO: Cantillon Gueuze 100% Lambic Bio
ESTILO: Gueuze (5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: El racionamiento cervezas Cantillon al que estoy sometido de forma involuntaria debido a la poca frecuencia con la que encuentro sus referencias, y menos aún a un precio razonable, hace que el disfrutarlas sea un acto un tanto especial, que se produce cada varios meses y que se acompaña además de la certeza de que no se volverá a repetir hasta pasado un intervalo de tiempo similar. La botella que presento hoy salió a la venta por primera vez en el año 2003, y es muestra del compromiso de esta fábrica por la tradición y la naturaleza, al emplear únicamente cereales cultivados sin emplear aditivos químicos, es decir, con el sello de producción orgánica, para la elaboración de las tres Lambic que se combinan para obtener esta Gueuze.

De color cobre anaranjado, a través de su importante turbidez emite algún reflejo dorado. El gas parece escaso, como es habitual en este estilo, pero no obstante genera alrededor de un dedo y medio de espuma blanca inmaculada, de burbuja muy fina. El aroma, como no podía ser de otra manera, es muy ácido, pero a la vez muestra una complejidad exquisita al combinar grandes cantidades de trigo crudo y otros cereales con frutas ácidas como limón, grosella, suave manzana verde y algún toque de albaricoque. La levadura salvaje y la madera están presentes en todo el conjunto, y se perciben además algunas notas apagadas de lúpulo, de carácter herbal, mineral y ligeramente especiado.

Al inicio del trago la acidez es controlada por cereal crudo, paja y suave malta con una chispa de dulzor, pero progresivamente van entrando notas de lima, limón, manzana verde, grosella y más suave pomelo hasta dominar el sabor. La madera se nota en el fondo de la garganta, la acidez ataca paladar y encías, y la levadura acaba por invadir toda la boca, acentuando los cítricos en forma de pomelo y dejando la lengua seca. Final más ácido y astringente que amargo, desprende a discreción recuerdos de levadura salvaje, cítricos, marcadas notas minerales y algún deje herbal. Con una entrada moderada y una explosión de acidez final, esta cerveza es una representación perfecta de cómo debería ser una Gueuze: fina, delicada pero firme y tremendamente compleja, capaz de explotar las cualidades de las lambic empleadas para su creación y los componentes que forman parte de elaboración de estas. Una referencia del estilo.

NOTA:

5 comentarios:

Lúpuloadicto dijo...

Mi gueuze favorita sin duda alguna. Cierto que he probado otras muy buenas pero también son más difíciles encontrar y varias de estas tienen precios menos competitivos. Además, siempre que tengo ocasión de reprobarla me parece brillante y me vuelve a sorprender como la primera vez.

Un saludo Hugo!

cerveza al cubo dijo...

Es una referencia que me está costando encontrarla, no he tenido la oportunidad de echarle el guante, y eso que es una de las pocas que tienen una crítica positiva unánime, todo hablaís maravillas de esta cerveza...

Un saludo.

Hipos dijo...

Yo no sé si es mi favorita, pero sin duda una de las mejores. Es lo que siempre sucede con las cervezas de Cantillón, que dentro de las Lambic siempre ocupan los primeros lugares. Me gustan también mucho la de Drie Fonteinen y Lou Pepe, quizá tanto como esta.

Cerveza al cubo, si miras en Madrid o en Barcelona no debería ser difícil. En Madrid yo la vi hace poco en la Maison Belge.

¡Saludos a ambos!

Rul T. dijo...

Yo iba a comentar sobre mis primeras incursiones en el estilo antes del terremoto comidista, pero aún lo tengo en mente.

Embracing Darkness dijo...

Pues me interesa leerlo, a ver qué nos cuentas. Olvidémonos del Comidista por ahora, yo no sé quien fue el que escribió el artículo pero su relevancia es nula.

Saludos