domingo, 17 de junio de 2018

Baladin Super Bitter

MARCA: Baladin
MODELO: Baladin Super Bitter
ESTILO: Amber Ale lupulada (8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Italia

CARACTERÍSTICAS: Baladin Super es la reinterpretación de esta fábrica de las cervezas de abadía belgas. Con Super Bitter pretenden seguir la moda de las cervezas amargas, aunque pretendiendo que no se les vaya de las manos. Para ello han usado cantidades generosas del lúpulo amarillo hasta alcanzar los 40 IBUs, unos valores discretos para las IPAs actuales pero más que considerables para los estándares de Baladin.

Tiene un aspecto francamente atractivo, un color pardo rojizo muy brillante y como cobertura una capa muy densa y compacta de espuma beige. El tipo de cervezas que sólo con verlas ya se sabe que están bien hechas. El aroma es maravilloso, intenso y muy fresco. Malta tostada con un dulzor muy medido, cereales y frutos secos se mezclan con naranja, albaricoque y más suave melocotón y mango. Se complementa con lúpulo herbal y tropical, muy fragante, y especias, sobretodo cilantro y algo de clavo. Me dejó de piedra, preparado para disfrutar una de las mejores cervezas del año.

Al final no fue para tanto, pero aún así me bebí una buenísima cerveza. Tanto el cuerpo como la carbonatación están ajustados al milímetro, se bebe con facilidad pero sin pasarse. El caramelo marca la entrada, acompañado por malta y cereales tostados en un equilibrio impecable. Se suman a continuación frutas maduras, sobretodo naranja sanguina, albaricoque y algo de limón. Al final surge el lúpulo prometido, con un amargor final áspero, quizá demasiado, muy cítrico, cargado de pomelo, más suave naranja y limón, y un importante punto herbal. Junto con el agradable calor alcohólico y las especias picantes, entre la que destaca el jengibre, puede incluso recordar al limoncello. Algo más amarga y seca de lo que me habría gustado, posiblemente su Baladin Super sea más acorde a mis preferencias, no obstante es una cerveza sólida y muy bien hecha a la que no hay nada que reprochar.

NOTA:

jueves, 14 de junio de 2018

VanderGhinste Rood Bruin

MARCA: VanderGhinste
MODELO: VanderGhinste Rood Bruin
ESTILO: Oud Bruin mezclada con Lambic (5'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: La cervecera Omer VanderGhinste se encuentra en Bellegem, un pequeño pueblo de Flandes Occidental. Producen desde hace 5 generaciones una gran diversidad de cervezas, incluyendo tanto alta y baja fermentación como Lambic. Esta es la primera cerveza que elaboraron, aunque cuando salió a la venta en 1892 llevaba el nombre de Ouden Tripel. Se trata de una Oud Bruin mezclada con Lambic madurada durante 18 meses en barrica de roble, combinación que no es en absoluto frecuente en este estilo.

Su aspecto es muy atractivo, con líquido muy turbio de color pardo rojizo, rubí oscuro al trasluz. La espuma beige, de burbuja diminuta, no es muy abundante, aunque durante un buen rato queda sobre la superficie una isla rodeada por un anillo pegado al vidrio. En nariz es muy densa y dulce, más de lo que esperaba. Se presenta con un núcleo de malta tostada, caramelo, más suaves higos e incluso dátiles, aunque infiltrados por la acidez avinada, con recuerdos de frutos rojos, levadura salvaje muy medida, leves notas de pomelo y un mínimo toque de madera. Abre el apetito cervecil como pocas.

En su entrada en boca exhibe un cuerpo medio, aligerado por una agradable efervescencia en la punta de la lengua que se va extendiendo al resto de la boca, salpicada de acidez con intensas notas de fresas salvajes, cereza y suave limón. De fondo queda malta tostada y algo de caramelo. Avanza y crece la acidez, llena la boca de recuerdos de madera, levaduras salvajes, vino tinto, pero manteniendo un respaldo dulce con tostados, balsámico y moras. Regusto largo, refrescante, con madera, cítricos y un cierto carácter avinado. Una Oud Bruin para todos los públicos, redonda, delicada y fácil de beber. Me ha gustado mucho.

NOTA:

viernes, 8 de junio de 2018

Ambar IPA

MARCA: Ambar
MODELO: Ambar IPA
ESTILO: American Pale Ale (5'7% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Tras el largo repertorio de cervezas de edición limitada que nos ha presentado La Zaragozana durante estos últimos años, en esta primera mitad del año nos han sorprendido a todos con el lanzamiento de Ambar IPA. Se trata de la primera cerveza industrial nacional en la que se emplea este término, aunque sospecho que no será la última, lo que nos indica lo fuerte que están pegando las microcerveceras y cómo van marcando el ritmo, tanto en nuestro país como en otros. Está elaborada con lúpulos Cascade, Columbus, Hallertauer Mittelfrüh y Nugget, y tal y como la describen queda claro que no nos vamos a encontrar una IPA de estilo norteamericano al uso, sino más bien una versión adaptada al paladar del consumidor medio, del estilo de San Miguel Manila. De hecho en la publicidad insisten en que no es una cerveza artesanal sino industrial, en un alarde de sinceridad que es de agradecer. Para su presentación oficial en la fábrica de La Zaragozana contaron con la presencia de Ken Grossman, fundador de Sierra Nevada, en un acto que tuvo que ser como mínimo interesante. Yo no pude asistir, pero desde La Zaragozana tuvieron la amabilidad de hacerme llegar una lata a casa, y hoy comento mis impresiones.

Es una cerveza de color marrón amarillento, bastante turbia. Genera una espuma blanca esponjosa, abundante pero poco duradera, aunque queda bien adherida al vidrio. El aroma es dulzón y muy frutal. Se detecta malta de tueste ligero, algo de caramelo, grandes cantidades de frutas muy maduras, sobretodo melocotón, naranja y más suave mango, e incluso recuerdos de gominolas, todo ello aderezado con un punto de especia picante. Lo curioso es que el lúpulo no está todo lo definido que me debería; es evidente que tiene un papel relevante, pero no tanto como suele ser habitual en el estilo.

En boca se presenta con cuerpo medio y su textura es agradable, nada pesada. La entrada la protagoniza la malta, cereal, suave caramelo y algo de fruta. Por el lúpulo empiezan a despegar las notas frutales, con albaricoque, naranja sanguina, suave melocotón, pero sin llegar a romper. En el amargor final, nada agresivo, se acentúan limón, naranja, un punto de pomelo y especia picante, con un deje tropical por detrás que recuerda a gominolas o refresco. Para el consumidor medio puede ser interesante, además de ser muy distinta a otras elaboraciones de fábricas industriales sirve como entrada al mundo del lúpulo, aunque apoyándose mucho en los elementos menos agresivos que aporta este ingrediente. Sin embargo para el que toma cerveza artesana de forma habitual creo que se va a quedar corta, no ya como IPA sino incluso como APA, porque el lúpulo no acaba de definir con claridad el carácter norteamericano del estilo. De todas maneras se bebe con gusto, y es refrescante. ¡Gracias de nuevo, Ambar!

NOTA:

domingo, 27 de mayo de 2018

Stone Ruination Double IPA 2.0

MARCA: Stone
MODELO: Stone Ruination Double IPA 2.0
ESTILO: Double IPA (8'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Estados Unidos

CARACTERÍSTICAS: Stone Brewing es una de las principales referencias de la cerveza artesanal estadounidense y sus fundadores, Greg Koch y Steven Wagner, de las personalidades más conocidas en ese mundillo. La empresa se creó en 1996 en San Marcos (California) como una microcervecera, pero su crecimiento desde entonces ha sido tal que ahora mismo dan empleo a más de 1.100 personas. Además en 2014 abrieron su nueva fábrica en Richmond (Virginia), mientras que en el 2015 empezó la actividad de sus nuevas instalaciones al otro lado del Atlántico, en Berlín. La lata que comento hoy está elaborada en estas últimas, y se trata de una de las IPA doble norteamericanas más conocidas.

Es de color naranja amarillento, similar al de la miel, y tan turbia como una Weizen. Crea una espuma blanca inmaculada de burbuja fina, de la que persiste medio dedo. En nariz se presenta con lúpulo a saco en forma de frutas tropicales como mango, maracuyá, y más suave albaricoque y naranja, sobre una base de malta dulce, mucho caramelo, algo de miel y un punto de cereal. Con el reposo de la cerveza va saliendo algo de hierba y pino, no demasiado agresivo pero sí destacable, y un punto de especia picante.

En boca exhibe un cuerpo medio, algo menor de lo que me gustaría y también de lo que pide semejante cantidad de lúpulo. Entra con malta, cereales, y en seguida se suman frutas como naranja y albaricoque. El avance del trago lleva a registros más dulces y cálidos, van saliendo notas tropicales, caramelo y miel. Es en el final cuando estallan las cannabináceas, salen intensas notas de pino, muchísimo pomelo, naranja, especia picante y alcohol. Queda a continuación la garganta seca, con un intenso regusto a pino, resina y más pomelo. Es una cerveza que está rica, eso sin duda, pero con un mejor equilibrio, con más malta y más cuerpo, se conseguiría un salto cualitativo importante... de esta forma queda un poco vacía. No obstante, a 1'8 euros que me salió la lata creo que no me puedo quejar.

NOTA:

lunes, 21 de mayo de 2018

Una década de Hipos Urinatum

Parece mentira pero han pasado ya 10 años desde que empezamos este blog, y sorprendentemente seguimos con ello. Durante este tiempo hemos aprendido una barbaridad sobre la cerveza, aunque esto no nos ha impulsado a cambiar ni un ápice el formato de los artículos: siguen siendo esas monótonas reseñas sobre cervezas, intercaladas de cuando en cuando con un comentario sobre algún evento concreto. Esto se debe a que Hipos Urinatum nunca ha sido más que una especie de diario personal público donde comentamos con total independencia las sensaciones que nos producen las cervezas, y la intención es que siga siéndolo.

Cuando empezamos ni Alberto ni yo habíamos cumplido los 20 años, nuestro interés por la cerveza era relativamente reciente y no teníamos la más remota idea de que había otras páginas dedicadas a esa temática. Chela, de la Compañía Asturiana de Amigos de la Cerveza y responsable de Sursum et Corda, fue nuestro mentor inicial y quien nos introdujo en el mundillo, aclarándonos conceptos e indicándonos pequeños errores, a lo que también contribuyó Pivní Filosof. De esa época recuerdo también con especial cariño otros blogs como De Cervezas y Otras Cosas, Etiquetas de Cervezas, Ruivas Louras & Morenas, Eremu Meharrak, Lupuloadicto, y los que me pueda estar olvidando. Poco después la blogosfera creció hasta el punto de ser difícil tener controlados todas las webs sobre cerveza en castellano que iban apareciendo, aunque es verdad que en los últimos años la tendencia se ha invertido, posiblemente propiciado por el éxito de páginas de valoración como BeerAdvocate y Ratebeer.

Fuimos testigos de la explosión de la cerveza artesana en nuestro país, y nuevas fábricas nos contactaron para que probásemos sus elaboraciones. De estas muchas han desaparecido ya pero otras, como DouGall's o Naparbier, han reafirmado su posición en lo más alto del panorama nacional gracias a un trabajo constante y una alta auto-exigencia respecto a la calidad de sus productos, y sin reparo alguno hacen colaboraciones con grandes cerveceras reputadas a nivel mundial. No solo la elaboración profesional de cerveza se ha extendido enormemente, sino que también hemos hemos visto proliferar como setas a los elaboradores caseros. Algunos de ellos, como Cerveza Rudimentaria, han tenido a bien enseñarnos a los más legos sus conocimientos sobre esta disciplina.

Esperamos seguir presenciando cambios tan interesantes en el mundo de la cerveza durante los próximos años. Y por hacer algo especial para conmemorar esta década, voy a destacar de cada uno de los años del blog una cerveza que me parece digna de mención por el motivo que sea:

2008 - Duvel (La Más Engañosa)



Tengo que reconocer que cuando la probamos, en el 2008, no teníamos ni idea de que era la mejor representante e iniciadora de un estilo... de hecho, el diseño de la etiqueta nos parecía incluso propio de una cerveza cutre. Ahora, sin embargo, se encuentra entre mis referencias favoritas. Parece mentira, de todas formas, que hayan tenido que sacar ediciones Tripel Hop para que se le haga algo de caso a esta marca.


2009 - Nøgne Ø Dark Horizon 2nd Edition (La Más Épica)



Esta botella fue un regalo de la que es ahora mi mujer, y cuando la bebimos entre Jara, Alberto y yo casi nos caímos de culo. El precio es a todas luces excesivo, pero la presentación es inmejorable. Ha sido difícil elegir una de este año, hay demasiadas cervezas interesantes.


2010 - Augustinerbräu Lagerbier Hell (La Más Sencilla)



En estos tiempos que corren de Dry Hopping, envejecimientos en barrica y adición de ingredientes extraños (¿por qué es una buena idea añadir zumo de frutas a una cerveza?), Augustiner hacen apología de la calidad unida a la sencillez. Su Helles es la mejor muestra de ello.


2011 - Uerige Alt (La Más Esquiva)



Intentar beber una Uerige Alt fuera de Düsseldorf es absurdo. De primeras porque las posibilidades de encontrar una botella son mínimas, y de segundas porque la cerveza no estará en su mejor condición. Tanto Altbier como Kölsch viajan mal, si se quiere disfrutar de estas maravillas no hay más remedio que ir a sus respectivos Altstadt. Eso hicimos en 2010 y en 2011, lo que me permitió conocer estos dos estilos... quizá demasiado bien.


2012 - Cantillon St. Lamvinus (La Más Elegante)



De la fábrica de Cantillon en el barrio de Molenbeek uno sale con la sensación de haber viajado en el tiempo, con la impresión de que es imposible que no te gusten las Lambic tras hacer esta visita y, posiblemente, con alguna de las botellas que venden allí mismo a precio muy ajustado. Yo tuve la suerte de poder pillar una de las mejores referencias de Cantillon, madurada con uva tinta en barrica de Burdeos, y he tenido la desgracia de no haberla vuelto a encontrar en ningún sitio desde entonces.


2013 - Naparbier Avant-Garde Belgian Ale Dubbel (La Más Reivindicativa)



En 2013 Naparbier ya habían salido de su Pilsener y su Dunkel iniciales, y estaban elaborando cervezas con un perfil mucho más moderno. Su serie Avant-Garde sirvió para reinvindicar que se atrevían con todo, y lo primero que hicieron fue esta Dubbel de corte clásico, que en mi opinión clavaron. Su trayectoria durante los años siguientes es sobradamente conocida.


2014 - Rodenbach Caractère Rouge (La Más Especial)



De esta cerveza salieron a la venta 900 botellas, y gracias a la generosidad de Rubén de La Vinoteca una de ellas acabó en mi casa. Otro de los motivos que me ha llevado a decantarme por esta frente a otras buenas elaboraciones que bebí ese año es que fue gracias al blog que conocí a la gente de La Vinoteca, empecé a dirigir alguna de sus catas e incluso fundamos La Cofradía del Lúpulo.


2015 - Hitachino Nest Nipponia (La Más Viajera)



Más de 10.000 kilómetros recorrió esta botella para llegar a Pamplona, y ha sido una de las elaboraciones más originales y a la vez armoniosas que he probado en todos estos años. Un desembolso algo superior a lo habitual, pero que mereció totalmente la pena.


2016 - Alaskan Smoked Porter 2012 (La Más Regular)


Elaborada únicamente el día 1 de noviembre desde hace ya 30 años, es una de las cervezas ahumadas más famosas del mundo. Celebré con ella un cambio de domicilio algo más un año antes de mudarme a Burgos, y año y medio antes de volver a Pamplona.


2017 - Fuller's Vintage Ale 2011 (La Más Esperada)



La compré el día que empecé el periodo de Formación Sanitaria Especializada, y la abrí cuando lo hube completado. La cerveza estuvo totalmente a la altura de la ocasión, aunque no esperaba menos de ella. Una elaboración impresionante, y el envejecimiento de 6 años posiblemente la acabó de redondear.

domingo, 6 de mayo de 2018

Ridgeway IPA

MARCA: Ridgeway
MODELO: Ridgeway IPA
ESTILO: India Pale Ale (5'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Inglaterra

CARACTERÍSTICAS: A diferencia de lo que sucedía hace apenas una década, encontrar una India Pale Ale en una tienda española es bastante sencillo... lo que no es tan fácil es que sea una IPA clásica británica. Por este motivo no he querido perder la ocasión de comentar esta elaboración de Ridgeway aquí, aunque en realidad queda a mitad de camino entre las IPA tradicionales y las más modernas, ya que el lúpulo utilizado es Cascade, además con más generosidad de la que uno esperaría en un maestro cervecero inglés.

Esta es una cerveza dorada, algo ambarina, con una carbonatación viva en forma de burbujas dispersas por toda la columna. Genera una espuma bastante abundante, sobretodo para ser una cerveza británica, de color amarillento y aspecto cremoso. En nariz exhibe una intensidad media, que se inicia con malta, grano sin tostar, suave caramelo, en perfecto equilibrio con una carga importante de lúpulo que se presenta en forma de naranja, mandarina, más suave limón, albaricoque, y afiladas notas de hierba e incluso algo de pino y especia picante. El lúpulo y el cereal se ensamblan a la perfección, creando un aroma compacto y armonioso, francamente agradable.

Esta complicidad se rompe en el sabor, donde el lúpulo muestra todo su potencial. Al inicio del trago aparecen con disimulo malta dulce, pan, cereales y suaves recuerdos de fruta de hueso. El lúpulo en seguida toma las riendas y desarrolla un amargor firme, áspero, con intensas notas de hierba, pino y cítricos, destacando con diferencia el pomelo. Final seco, insisten hierba, cítricos, especia picante y un carácter mineral y medicinal propio de las Ale británicas. Sobria y relativamente bien equilibrada, siempre dentro del amargor intenso propio del estilo. Perfecta para aquellos a los que las IPA más agresivas les chirrían, pero que tampoco son devotos de la seriedad de las cervezas inglesas.

NOTA:

domingo, 29 de abril de 2018

Thiriez L'Ambrée d'Esquelbec

MARCA: Thiriez
MODELO: Thiriez L'Ambrée d'Esquelbec
ESTILO: Bière de Garde Ambrée (5'8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Francia

CARACTERÍSTICAS: La brasserie Thiriez es una de las veteranas entre las microcerveceras francesas, con ya 22 años de trayectoria desde su fundación en 1996 por Daniel Thiriez. Se encuentra en Esquelbecq, una población de poco más de 2.000 habitantes en Nord-Pas de Calais, concretamente en el distrito de Dunkerque. En la actualidad, y bajo la dirección de Clara Thiriez, producen las 4 cervezas clásicas que fueron las primeras representantes de la fábrica, 2 cervezas bio y 4 cervezas especiales, entre ellas la fantástica Étoile du Nord.

Hoy comento una de sus Bière de Garde tostadas, que entraría dentro de las elaboraciones clásicas. Es de color pardo rojizo, bastante cristalina, lo que permite apreciar una carbonatación enérgica de aspecto caótico que asciende hasta una capa de espuma gris muy resistente de medio dedo de grosor. Su aroma es dulce y maltoso, acaramelado, con un suave tostado, pan y cereales, que se acompañan de frutas maduras, principalmente melocotón y manzana asada. Leves recuerdos de almíbar ensamblan el conjunto, mientras notas herbales y ligeramente cítricas del lúpulo, además de un punto de levadura, lo afinan y le dan complejidad. 

Hay tres aspectos del paso por boca que aciertan de pleno, ni sobra ni falta: cuerpo, textura y carbonatación. El principio del trago lo protagonizan malta, caramelo y cereal, más o menos con una potencia similar, y a ellos se suman melocotón, manzana asada y suaves notas de frutos rojos. Se mantiene estable hasta el final, cuando el sabor se decanta hacia un amargor medio, con mucho cítrico, algo de especia, un punto herbal del lúpulo, fruta roja y un ténue calor alcohólico en el paladar. No es de las cervezas que llaman la atención por ninguna extravagancia o elemento extremo, de hecho lo que destaca de esta elaboración, así como de las otras de Thiriez que he probado, es su exquisito equilibrio y su buen hacer, propio de cerveceras centenarias alemanas. Muy recomendable, como todo lo de esta fábrica.

NOTA: