martes, 28 de septiembre de 2010

Krombacher Pils

MARCA: Krombacher
MODELO: Krombacher Pils
ESTILO: Pilsener (4'8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: La mezcla de agua blanda de manantial de roca de los montes de Rothaar, lúpulos Hallerthau, malta de cebada veraniega y levadura ha sido la base de las cervezas Krombacher, que se llevan elaborando desde 1803 en la ciudad de Kreuztal-Krombach. Actualmente sigue en posesión de la familia Schadeberg pese al enorme crecimiento que ha experimentado en estos dos siglos, teniendo ahora mismo una producción superior a los... ¡5 millones de hectolitros anuales!

No tenía pensado traerme a España esta cerveza puesto que aquí es bastante fácil de conseguir, pero nos sobraba algo de hueco en la maleta cuando llegamos a Weeze así que pensé: "¿Por qué no? Igual se nota diferencia." Pues me equivocaba, lo cual no implica que no me guste la cerveza, ni mucho menos, como voy a comentar a continuación. Dorada brillante, como todas las de este estilo, mantiene una apetitosa capa de espuma blanca resplandeciente de un dedo de grosor, muy cremosa, que protege al líquido durante el rato que dura la cerveza. Emite un perfume delicado, con evidentes notas florales adornando la malta, cuyo dulzor es delimitado por un leve punto de manzana ácida. Se aprecian además de fondo suaves aromas de cereales y levadura con un mínimo deje picante al final.

El sabor es también dulce, aunque muy moderado, con cuerpo medio, que comienza de nuevo con malta y una marcada acidez cítrica que recuerda hacia el final a manzana verde. El final es seco, de amargor considerable, algo astringente aunque muy controlado, que incita a beber más, con notas de manzana y suaves flores. Sin ser maravillosa es una buena cerveza, sin grandes pretensiones aunque muy disfrutable.

NOTA:



Actualizado por Sir Asf:

CARACTERÍSTICAS: Hace un tiempo mi padre se presentó con una suculenta selección de cervezas belgas (que aunque tratándose de viejas conocidas, como Chimay o Leffe, siempre son motivo de alegría), entre las que se incluía esta pilsener alemana, la Krombacher Pils. Aprovechando mi recién llegada a Madrid para iniciar la "nueva vida", ayer por la noche abrí esta cerveza para disfrutar de 33 centilitros de relax.

La Krombacher Pils ostenta un color dorado cristalino y brillante, sobre el que se posa una capa de espuma blanca y burbujeante que se mantiene, aunque en menor medida, a medida que avanza el tiempo. Tiene aroma y sabor similares, en los que destacan el punto maltoso dulzón y el toque floral y uniforme, con su límite en el amargor del lúpulo y el deje ácido. Con un final seco y herbal, deja un buen sabor de boca. Bastante suave y, como dice Embracing, sin grandes pretensiones. Es una cerveza correcta y agradable.

NOTA:


2 comentarios:

Manamanan dijo...

Enhorabuena por el blog. Os acabo de descubrir via Facebook a través de la página "Cerveza a cerveza".

Saludos desde Barcelona

Sir Asf dijo...

Muchas gracias por tu visita, Manamanan. Siéntete libre de comentar y opinar lo que gustes.

Un saludo desde Aragón.