domingo, 9 de mayo de 2021

Bird Nognietnaar Huismus

MARCA: Bird
MODELO: Bird Nognietnaar Huismus
ESTILO: Brown Ale (6'4% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Países Bajos

CARACTERÍSTICAS: Creo que a todos nos ha pasado que alguna marca de cerveza nos ha entrado por los ojos, de hecho por esto hay tanto trabajo detrás del diseño. Pues eso ha sido lo que me ha pasado con la neerlandesa Bird Brewery, y cuando vi sus bonitas etiquetas no pude resistirme y me llevé algunas botellas. Esta joven cervecera fue fundada por Ralph van Bemmel, antiguo propietario de la tienda online Bierlab, y Rik van den Berg. Por el momento no tienen instalaciones propias; inicialmente elaboraban en Kees Browerij y después pasaron a hacerlo en Jopen. Su repertorio incluye 8 cervezas fijas y 3 estacionales, y cada una viene representada por una etiqueta con un pájaro distinto, además de poderse encontrar escondidos a Ralph y Rik, y también el logo de la fábrica.

Mi primer contacto ha sido con el gorrión, una Brown Ale de corte americano, o eso he deducido por la graduación alcohólica algo elevada. Tiene un bonito color marrón pardo, teja en su base, con una mínima turbidez. El servicio genera una espuma beige compacta, de burbuja microscópica, con medio dedo de grosor. En nariz es fresca, directa, con gran cantidad de malta, frutos secos y grano tostado, y un punto de caramelo y frutas oscuras que redondean el aroma. El lúpulo americano está, pero afortunadamente es discreto, y sin romper el equilibrio aporta delicadas notas de naranja madura y hierba, junto con un suave toque de especia.

Difiere con las Brown Ale más clásicas en que está algo más carbonatada de lo habitual, aunque el sabor mantiene la sobriedad del estilo y hace especial énfasis en los tostados. Al igual que en aroma, el núcleo fundamental es la malta, nueces, potentes tostados e incluso un gusto a café. El dulzor, muy moderado, depende sobretodo de ciruelas, frutas del bosque y picotas. Termina en un amargor medio, que refuerza la presencia del café y lo hace el principal protagonista, junto con algo de cítricos, especia picante, suave alcohol y notas minerales. Me ha gustado mucho, conserva la esencia de las Brown Ale británicas, introduce algo del carácter y la fuerza de las americanas, y mantiene el equilibrio. No hay que perder de vista a esta fábrica.

NOTA:

viernes, 30 de abril de 2021

Weiherer Bock

MARCA: Weiherer
MODELO: Weiherer Bock
ESTILO: Bock (6'6% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Definitivamente tengo que cambiar mi actitud respecto a Weiherer porque con esta marca me sucede un fenómeno curioso: todo lo que he conocido de ellos me gusta, y además mucho, pero, no sé si por su diseño o por tener un repertorio de cervezas tan variado, siempre me da pereza comprar sus botellas. Luego cuando entro en su página y veo su Kräusen, su Weizenbock añejada en barrica o su Landbier de aspecto delicioso me arrepiento, y este arrepentimiento va en aumento a medida que voy probando sus referencias. Esta Bock no ha sido una excepción...

Luce un bonito color ambar anaranjado, totalmente cristalino, con muchas burbujas que se mueven con calma por la columna de líquido hasta alcanzar medio dedo de espuma blanca. Su aspecto puede llevar a engaños, pero tiene una gravedad original de 16.3%, no es precisamente ligera. Esto ya lo detecta la nariz, se percibe la calidez de un aroma goloso, repleto de malta, mucho toffee y también galleta, más suave pan, que se entrelazan con las notas de melocotón y naranja maduros. El lúpulo mantiene la tendencia, se incorpora con delicadeza y aporta perfumes florales, levemente minerales y con algún recuerdo de miel.

La malta dulce, el caramelo, el toffee y frutas maduras como las mencionadas antes también dominan el sabor, esta vez con la compañía de potentes notas de miel. Es la gran cantidad de malta la responsable de una cerveza redonda, con buen cuerpo, incluso casi oleosa en algún momento. El final sin embargo da un pequeño descanso de tanta malta y abre hueco al lúpulo noble, que genera un amargor mineral y floral, con un calor alcohólico delicioso. Regusto largo, un poco especiado, con miel, melocotón y galleta. Tiene todo lo que uno le pediría a una Bock, y además ensamblado de forma muy armónica: maestría francona al poder. La próxima vez que se me ponga Weiherer a tiro me llevaré unas cuantas, lo prometo.

NOTA:

lunes, 26 de abril de 2021

Bidassoa Basque Brewery Larrun

MARCA:
Bidassoa Basque Brewery
MODELO: Bidassoa Basque Brewery Larrun
ESTILO: Double IPA con centeno (8'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: El panorama cervecero en Euskadi ha sufrido un cambio radical en los últimos años, y si hace no tanto tiempo Pagoa era practicamente la única cervecera vasca, ahora mismo hay varias que se encuentran entre las más respetadas de la Península. Una de ellas sería sin duda la irundarra Bidassoa Basque Brewery, fundada en el año 2014 por Carlos Arrecubieta, doctor en Microbiología, junto con su amigo Íñigo Pérez. Algo por lo que destaca esta cervecera es por la inmensa cantidad de referencias distintas que producen, más de 50, agrupadas en 8 series distintas. Y, sorprendentemente, esta IPA doble con centeno entra en la categoría "standard", así que imaginad cómo son las demás.

Larrun hace referencia a una montaña de poco más de 900 metros que se encuentra entre Lapurdi y Navarra, cerca de la costa, que ofrece unas vistas espectaculares de la zona. Es una cerveza oscura, de un marrón algo rojizo, y muy turbia aunque no totalmente opaca. Hace falta servirla desde cierta altura para conseguir buena espuma, sin embargo el dulce aroma no necesita ningún empujón, y salta al instante con malta, caramelo, toffee y algo de mazapán. Como es lógico el lúpulo es evidente, aunque no sobresale demasiado, y junto a las potentes frutas de hueso añade mango y mermelada de naranja, todo ello aderezado con un punto de pimienta y jengibre.

En boca ese dulzor persiste, pero eclipsado por el lúpulo. La entrada ya es fresca, con malta y cereal tostado, se nota el carácter cítrico del centneo. En seguida salen los lúpulos, astringentes, con intensas notas de cáscara de limón y pino, más suave naranja sanguina y algo de pomelo. El amargor final es seco, potente, especiado, y deja un regusto con el calor del alcohol, pino y cáscaras de cítricos. Doble IPA afilada pero con cuerpo, se agradece que el centeno sea tan claro, y los 8'5º de alcohol no desentonan para nada. Un buen trabajo en un estilo en el que es tan fácil quedarse corto como que se te vaya la mano.

NOTA:

sábado, 24 de abril de 2021

Trappistes Rochefort Triple Extra

MARCA: Trappistes Rochefort
MODELO: Trappistes Rochefort Triple Extra
ESTILO: Tripel (8'1% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: El pasado 2020 la Abadía de Rochefort armó bastante revuelo al sacar una nueva cerveza, algo que no había sucedido en más de 65 años, una Tripel de 8'1º de alcohol. Sin embargo de nueva tenía poco, ya que es una receta que se elaboró por primera vez hacía exactamente 100 años, en 1920, y que estuvo disponible únicamente hasta 1923. Recientemente han llegado a La Vinoteca varias botellas de esta cerveza pero yo ni me he tenido que molestar en comprarlas porque Rubén me tenía reservadas un par como regalo, todavía no sé por qué motivo. ¡Gracias!

Su color es dorado velado, con algún reflejo blanquecino, y la espuma cumple de forma estricta los estándares belgas: blanca inmaculada, llena la copa, cremosa y con un buen encaje de Bruselas. En nariz, sin sorpresas. Intensidad media, combina malta sin tostar, masa de pan y bizcocho, quizá galleta, envuelto en la habitual cobertura de frutas del grano y la levadura belga, destacando pera y piña madura, más suave plátano y manzana, incluso un punto tropical. El lúpulo noble redondea con notas de flores blancas, muy delicadas, quedando la cerveza vista para sentencia antes siquiera de probarla.
 
El sabor insiste en los mismos elementos, y además lo hace con fuerza, llenando la boca. El núcleo central es la malta, bastante dulce, masa de pan y levadura, y también es generosa con la fruta, principalmente pera, manzana y algo de plátano, consiguiendo una entrada amable y sabrosa. El final no es tan calmado, el lúpulo hace de las suyas y arranca un amargor cítrico, seco, con notas de pimienta blanca, un cálido punto de alcohol y un toque de melocotón, que será el principal protagonista del largo regusto. Y así se confirma lo que el aroma sugería, una gran Tripel, compleja, equilibrada y fiel a la tradición belga. Me temo que se incorporará junto con Westmalle a las habituales de mi despensa... siempre que no dejen de elaborarla hasta el 2126.

NOTA:

 

viernes, 16 de abril de 2021

Monográfico Compañía de Cervezas Valle del Kahs

La Compañía de Cerveza Valle del Kahs (en adelante CCVK) situada en pleno Puente de Vallecas, es la primera fábrica de cerveza de este famoso barrio madrileño. Fue fundada en el año 2016 por Daniel De Julián, vallecano de nacimiento, junto con familiares y amigos cercanos, siendo más de 20 socios. Las instalaciones se encuentran en el mismo edificio donde antes estaba la fábrica de lejías Sili-Jabón, propiedad de su familia, que cerró en el año 2002 tras 99 años en funcionamiento.

Se trata de una cervecera muy ligada al barrio, con nombres de cervezas que hacen referencia al código postal de Vallecas, al Cerro del Tío Pío, etc, e incluso lo mismo sucede con los nombres de los fermentadores como Entrevías o Palomeras. Buscan en los vecinos sus principales clientes, y todos los días abren al público una zona de la fábrica preparada para disfrutar de grifo las 6 cervezas fijas (28038, Dark-SideKahs, RedKahs, RedPlus, VII Tits y Villana) y otras 4 que van variando en función de lo que estén elaborando en ese momento, donde también se pueden comprar sus diferentes referencias. Además elaboraron una cerveza para el grupo de heavy metal Obús, orgullosos vallecanos, y patrocinan al equipo de rugby Vallecas Rugby Unión. 

Las cervezas que he podido probar, cortesía de mi hermano, han sido las siguientes:

- CCVK 28038: una IPA engañosa, con mucha malta y fruta tropical al principio que la hace parecer amable, para que después el lúpulo deje huella con un amargor marcado, cítrico, herbal y muy especiado. Como traída de la Costa Este, me ha impresionado.

- CCVK RedKahs: las Red Ale son siempre una sorpresa en el mundo de la cerveza artesana. En este caso tiene cierto parecido con referencias como Smithwick's u O'Hara's. Como aspecto negativo, va pasada de carbonatación; como parte buena, tiene un lúpulo fresco y aromático que le da un poco de vidilla a un estilo que no me entusiasma. Pero el caso es que se bebe con gusto.

CCVK RedPlus: cerveza potente donde las haya, cargada de tostados, muy compleja, y sin embargo todo está perfectamente integrado y en armonía. Es para tomarla poco a poco, disfrutando cada matiz, y con precaución si se decide tomar una pinta entera.

- CCVK Villana: el color pálido parece de Witbier, el aroma dulzón y levaduroso de Weizen. Sin embargo al final resulta ser una cerveza de trigo de corte moderno, muy afilada y bien cargada de lúpulo.

- Rocksteady (colaboración con Blackstorms): pocas cervezas de centeno he probado donde este cereal tenga un papel tan prominente y sea fácil de identificar. Si a esto le sumamos buen cuerpo y una carga contundente de lúpulo, el resultado es una IPA muy atractiva y original.

- Tercer Tiempo (colaboración con Albufera): una cerveza sencilla, relajada, fácil de beber. Bien cogida la sobriedad de las Ale británicas, tiene el habitual punto medicinal y, si bien no es excepcional, cumple su papel más que holgadamente. Eso sí, me gustaría más en botella de 50 cl.

Creo que CCVK cumple algo fundamental para una cervecera, y es que su catálogo abarca tanto las apetencias del consumidor medio, que puede tener RedKahs como su cerveza de diario o Villana si quiere algo más fresco, pero también ofrece productos más complejos e innovadores que para paladares más experimentados. La verdad es que, algunas más y otras menos, pero todas me han gustado, y si paso por la fábrica bien a gusto me tomaría un par de pintas... quizá una de 28038 para abrir boca y RedPlus para rematar (literalmente).

miércoles, 7 de abril de 2021

Riegele Kellerbier

MARCA: Riegele
MODELO: Riegele Kellerbier
ESTILO: Kellerbier (5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: La cervecera Riegele se encuentra en Augsburgo, capital de la región bávara de Suabia, y fue fundada en 1884. Este fue el año en el que Sebastian Riegele adquirió "Zum Goldener Ross", pero los orígenes de esta fábrica se remontan muchos años atrás, nada menos que al siglo XIV, y de hecho son capaces de identificar 28 generaciones que han trabajado en ella. Cuentan en su repertorio con más de 20 referencias distintas, incluyendo una línea de elaboraciones tradicionales bávaras y otras más modernas... y por supuesto la Kellerbier entra dentro de las primeras.

Cuando iba a la Oktoberfest del Parque de Atracciones de Zaragoza, en la postadolescencia, siempre pedíamos jarras de cerveza que llamaban "Natural". Esta Keller se parece mucho a esas, es totalmente turbia (lo que ahora se llamaría "hazy"), de un color dorado oscuro, con dos dedos de una espuma beige muy cremosa que no parece reducirse. En nariz es fresca, exuberante, con gran cantidad de malta, cereal sin tostar y pan blanco poco cocido, y más suaves notas de galleta Es clara también la levadura, notas florales y un leve toque de especia. Incluso uno se puede acordar en algún momento de bizcocho de plátano, lo que evoca a las cervezas de trigo bávaras.

l paso por boca confirma lo que sugería el aspecto, es una cerveza extremadamente cremosa, con una carbonatación prominente que ayuda a que el sabor llene la boca. Este consiste en una mezcla de malta dulce, masa de pan e incluso mazapán y galleta, también con importante presencia de cereal, recuerdos de levadura y plátano. Cierra con un amargor delicado, dirigido por lúpulo herbal y mineral, que deja un regusto largo y delicado. Es difícil saber lo que se está bebiendo, tiene aspectos que recuerdan a una Weißbier bávara, de hecho la levadura es de fermentación alta y tiene trigo malteado, pero por otro lado se somete al proceso de lagerung... lo único que está claro es que es una Keller excelente.

NOTA:

sábado, 3 de abril de 2021

Staffelberg-Bräu Helles Vollbier

MARCA: Staffelberg-Bräu
MODELO: Staffelberg-Bräu Helles Vollbier
ESTILO: Münchner-Hell (5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: La cervecera Staffelberg-Bräu fue fundada en el año 1856 en Loffeld (Bad Staffelstein), en la Alta Franconia, por la familia Geldner. Su actual maestro cervecero es Karl-Heinz Wehfritz, un antiguo carnicero que se casó con Helga Geldner, perteneciente a la quinta generación de esta familia. Además desde el año 2017 el hijo de ambos, Jakob, trabaja también en la cervecera, manteniendo así la continuidad de la saga. Producen en la actualidad 14 cervezas de estilos alemanes, incluyendo algunas versiones sin alcohol, y varias de estilos ajenos a Baviera. La elaboración se lleva a cabo en abierto, algo poco habitual ahora mismo. 

La que hoy comento es la más sencilla de la fábrica, una Helles. Luce fantástica, del tipo que abren el apetito. Color dorado brillante, intenso, completamente cristalina, con una cremosa espuma blanca bien adherida al vidrio. En nariz se presenta con un dulzor moderado, resultado de la mezcla de malta, masa de pan, grano crudo y frutas maduras, sobretodo manzana y más suave pera. Es también evidente la presencia del lúpulo noble, delicado, con notas florales y minerales. Es un teletransportador automático a un Biergarten en primavera.

Con esta presentación es todo apunta a que vamos a disfrutar de una buena Helles, y basta el primer sorbo para confirmarlo, viendo como el trago llena la boca y libera un torrente de sabor. Tiene un poco de todo, por supuesto muchísima malta, también potente manzana golden madura, y más suave pan blanco, cereales y notas de miel. Termina en un amargor comedido, con un punto cítrico, mineral, algo herbal y especiado, que esculpen un regusto largo e intenso. Una cerveza muy completa y redonda, muy maltosa y con tanto cuerpo que casi hace acordarse de una Maibock. Quién la tuviera siempre a mano.

NOTA: