jueves, 29 de julio de 2021

Wells Bombardier

MARCA: Wells
MODELO: Wells Bombardier
ESTILO: Extra Special Bitter (5.2% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Inglaterra

CARACTERÍSTICAS: Charles Wells fundó la cervecera con su mismo nombre en el año 1876 en Bedford, en el centro de Inglaterra. En el año 2006 se fusionó con Young's Brewery, formando la conocida compañía Wells and Young's. Finalmente la fábrica fue vendida a Marston's en el 2017, y dos años después se le cambió el nombre a Eagle Brewery. Hoy comento una de las cervezas que eran buque insignia de Wells Brewery, la ESB Bombardier, cuyo nombre hace referencia al apodo de Billy Wells, boxeador británico que fue campeón de los pesos pesados en la segunda década del siglo XX.

Tiene un bonito color rubí, ambarino en base, prácticamente transparente, y genera una capa muy estable de espuma apenas teñida de beige, de burbuja microscópica homogénea y medio dedo de grosor. El aroma es muy potente, y la verdad es que francamente delicioso. Se presenta con un torrente de malta tostada, untuoso toffee, abundantes frutos secos entre los que destacan nueces caramelizadas y algo de bizcocho. Además tiene un marcado punto de lúpulo herbal y mineral, habitual en las cervezas británicas, que sirve para limitar un poco el dulzor y darle cierto frescor.

El trago me ha parecido muy fino, con un intenso sabor que llena la boca, textura cremosa y una carbonatación perfectamente ajustada. De nuevo repiten malta y caramelo como representantes de la parte dulce, junto con frutas como ciruelas y cereza picota, mientras que los tostados dependen sobretodo de nueces y pan integral. Al principio más golosa, hacia el final sale un amargor de carácter claramente británico regado de notas minerales, herbales y medicinales, incluso ligeramente sulfurosas. Regusto largo, sobrio, donde se arrastran las señas de identidad del lúpulo y del agua. De las cervezas británicas que he tomado últimamente esta es de las que más me ha gustado, es redonda, equilibrada y muy sabrosa, de las de beber varias pintas seguidas. Lo único que me da pena es el cambio de etiqueta.

NOTA:

domingo, 25 de julio de 2021

Schneider's Bayrisch Hell

MARCA: Schneider's
MODELO: Schneider's Bayrisch Hell
ESTILO: Münchner Hell (4'9% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: A pesar de que desde hace más de 40 años en la cervecera Schneider und Sohn sólo se producen cervezas de trigo de estilos alemanes, y por lo tanto de alta fermentación, sus responsables tienen también una gran experiencia en la elaboración de lager. Esto ha permitido que en el 2021 hayan recuperado y renovado la receta de la Urtyp Hell elaborada en Kelheim entre 1928 y 1980, mediante la colaboración de Georg V, quien conocía las recetas a la perfección, George VI, el más familiarizado con el equipo actual de la fábrica, y Georg VII, quien ha ayudado a definir el enfoque de una cerveza moderna. Decidieron reforzar su vínculo con la región utilizando sólo ingredientes locales, entre ellos cebada de Gäuboden y lúpulo de Hallertau.

Como era de esperar de una Helles, es una cerveza totalmente cristalina de un amarillo muy intenso. La espuma es blanca, porosa y, si bien la cantidad al servirla es buena, desaparece con rapidez. Acercar la nariz a esta cerveza es como hacerlo a una panadería, con masa de pan a toneladas, cereales y malta sin tostar, junto con notas de levadura. Esto se rodea de delicados aromas frutales, sobretodo manzana, algo de pera y membrillo, un punto de miel, y lúpulo floral y mineral, quedando esto en el equivalente olfativo a gritar "Baviera".

En boca se muestra como una Helles de libro, de las de elegir sin pensarlo en un Biergarten, fácil de beber pero con sabor duradero. Muy maltosa desde el principio, de dulzor medio, con cereales y pan blanco abundante. La fruta tiene algo más de papel, con manzana menos madura, suave albaricoque y un toque cítrico. Al final emerge un amargor en el límite para una Helles, mineral y floral, con levadura y mínima especia, que termina en un regusto largo, sabroso, dominado por cereal y minerales. De trigo o no de trigo da lo mismo, en Schneider-Weisse se les da bien todo... y por suerte parece que en los próximos años veremos más elaboraciones en el seno de este proyecto. Comentada también recientemente por Birras y Quesos, parece que nuestras impresiones son parecidas (como es habitual).

NOTA:

jueves, 8 de julio de 2021

Duvel 6,66

MARCA: Duvel
MODELO: Duvel 6,66
ESTILO: Blonde (6'66% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: En estos últimos años ha habido varias cerveceras clásicas belgas que han sacado novedades muy sonadas, como por ejemplo Westmalle con su Extra o Rochefort con su Tripel. También ha sido el caso de Duvel, aunque esto quizá haya sido menos impactante porque ya estábamos acostumbrados a probar cada año su nueva Tripel Hop. La cerveza en cuestión se ha lanzado para celebrar el 150 aniversario de la fábrica, y es una rubia belga de 6.66º de alcohol elaborada con 6 tipos de lúpulo, Saaz y Styrian Golding para la base como en Duvel original y el resto para dry-hopping.

Al igual que la Duvel original, es una cerveza dorada, aunque quizá algo más pálida que la primera y un poco velada. Tiene también una espuma blanca abundante de burbuja fina, y llena por completo la copa al servirla. El aroma mantiene la potencia de su predecesora, y comparte además bastantes elementos. Tiene un importante soporte de la malta, limpia, con notas de pan blanco y cereales, y mucho componente frutal, principalmente manzana golden y pera, aunque también se detectan naranja madura y piña. El lúpulo se presenta con fuerza, en forma de flores blancas y un suave toque de miel, y la levadura tampoco se queda atrás. La principal diferencia es que el alcohol está más escondido y la malta equilibra más el conjunto, pero está claro que la orientación es similar.

Quizá este sea su problema, que el nivel de la original es demasiado alto y las comparaciones a veces son incómodas. En esta dominan desde el principio marcadas notas de manzana y pera, con malta y masa de pan acompañando, y una intensa mineralidad. De cuerpo medio, poco a poco va apareciendo una leve acidez, dominada por naranja, piña y algo de cáscara de limón. Al final los cítricos se potencian, sale un amargor floral y muy mineral, ligeramente láctico, con notas de levadura y pimienta blanca. Queda así una cerveza sabrosa, fresca y que, si bien no tiene el gancho de la Duvel original, puede ser una alternativa interesante cuando se quiere limitar la cantidad de alcohol.

NOTA:

sábado, 3 de julio de 2021

Espiga Dark Ways

MARCA: Espiga
MODELO: Espiga Dark Way
ESTILO: Russian Imperial Stout con lactosa (10'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Parece mentira que a pesar de que llevan desde el año 2013 en activo, lo que las convierte en una de las microcerveceras más veteranas de la Península, todavía no hubiese probado ninguna de las referencias de esta fábrica de Sant Llorenç d’Hortons, en el Penedés. Los fundadores y principales responsables son Teresa Galván y Arnau Rovira, y la mantienen en funcionamiento con un equipo de otros 6 entusiastas de la cerveza. Sus elaboraciones se encuadran en dos series: Elixir Vitae, de estilos más comunes y producción continua, y Espiga Geeks, que incluye elaboraciones algo más especiales. Y la Imperial Stout con lactosa que protagoniza la entrada de hoy pertenece evidentemente a la segunda.

Su aspecto es elegante, de un negro brillante, opaco a la luz, cubierto por una espuma más marrón que beige, con algún reflejo ocre. En nariz es una auténtica bomba de malta tostada, toffee y sirope de chocolate, con chispas de cacao y frutas del bosque como metralla. Tiene un fondo potente de torrefacto y café, algo de regaliz negro, caramelo quemado y claros recuerdos de Pedro Ximénez y uvas pasas. Al reposar el chocolate crece, se hace predominante, y se intuye en un segundo plano el calor del alcohol, con un toque de licor oscuro, e incluso un mínimo punto de neumático. Completísimo, se me hizo la boca agua.

Además esta cerveza tiene la virtud de que no es tan pesada como sugiere el aroma, y el paso por boca es muy equilibrado, con una textura especialmente cremosa. Comienza delicada pero con paso firme, con malta tostada, frutas del bosque y caramelo. Poco a poco el sabor se hincha, llena la boca, rebosante de chocolate fundido, uvas pasas, más suave regaliz negro y café espresso. Al final se infiltran notas licorosas, volvemos al Pedro Ximénez, junto con moka y cacao, marcándose el alcohol en el fondo de la garganta y el estómago, con especias como canela y clavo, antes de desembocar en un regusto largo en el que van desapareciendo todos estos matices poco a poco. Lo tiene todo esta cerveza, potencia, complejidad y equilibrio. Una de las cervezas que más me ha impresionado en este 2021, sin duda seguiré buscando referencias de esta fábrica.

NOTA: