miércoles, 22 de septiembre de 2021

Keesmann Herren Pils

MARCA: Keesmann
MODELO: Keesmann Herren Pils
ESTILO: Pilsener (4'8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Creo que esta es la cuarta cervecera de Bamberg que pasa por el blog, y si no me equivoco todavía me quedan al menos dos. Fue fundada en 1867 por Georg Keesman, carnicero, quien aprovechó para asociarla al restaurante que actualmente se encuentra frente a la iglesia Maria Hilf. Elaboran 5 cervezas distintas (ninguna Rauchbier, por cierto) pero le debe su fama principalmente a su Pilsener, muy valorada por los francones y que supone alrededor del 90% de su producción.

El aspecto ya sugiere una Pils de alto nivel: luce un color amarillo limón, muy brillante y bastante transparente, con dos dedos de espuma blanca cremosa y muy resistente, parece sacada de un anuncio. El aroma es exquisito, con dominio de malta cruda, impecable, cereal, pan blanco, incluso algo de masa de pan y galleta. Las frutas también tienen su papel y le dan frescor, con manzana golden y un punto de pera, y a esto también contribuye el lúpulo, mineral y cítrico, que se presenta con mucha delicadeza.

El paso por boca es especialmente agradable, de cuerpo medio, tiene bastante gas y una textura sedosa. Entra con cereal, malta sin tostar, pan blanco y claras notas de heno, mientras que las frutas en este caso tienden hacia una mayor acidez, destacando manzana verde. Termina en un final muy herbal y mineral, con bastante carga cítrica, indicando una carga de lúpulo importante, aunque dejando recuerdos de malta y galleta de fondo. En algún sitio leí que miraba a República Checa más que a sus paisanas germanas pero no estoy en absoluto de acuerdo, la alta lupulación me parece comparable a la de las Pilsener del Norte de Alemania. Independientemente de esto es una cerveza fantástica, de las mejores Pils alemanas que he probado, y creo que de barril tiene que resultar impresionante. En fin, que no la dejéis pasar aunque no sea el estilo que más llama en Franconia.

NOTA:


domingo, 19 de septiembre de 2021

Naparbier Das Auge

MARCA:
Naparbier
MODELO: Naparbier Das Auge
ESTILO: Münchner Hell (5'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Una de las cosas que más me tira para atrás a la hora de comprar latas es que con esto del formato de 44 cl algunas marcas pegan unos palos que te dejan la cartera temblando. Sin embargo mis reticencias se esfumaron cuando vi esta cerveza de Naparbier a 2.5 €, lo que me pareció un precio más que razonable, más aún teniendo en cuenta el nivel de las elaboraciones de los navarros. Además llevaba ya tiempo sin probar novedades de Naparbier, y tenía curiosidad de ver qué tal se las apañaban con este estilo que tanto me gusta.

Das Auge se trata de una Helles elaborada con Tettnanger, es decir que a priori se mantiene fiel al estilo clásico. Sin embargo el aspecto no acaba de cuadrar, sí que es de un color dorado pálido pero tiene una importante turbidez, más propia de una Kellerbier. En cuanto a la espuma, esta se reduce rápidamente a pesar de que hay bastantes burbujas en la columna de líquido. El aroma es discreto, con dominio de malta sin tostar, pan blanco, cereales, junto con manzana golden y algo de lúpulo, diríamos herbal y mineral. No es demasiado potente ni demasiado complejo, pero esto no es raro en las Helles.

En boca la verdad es que no está mal, tiene cuerpo, y la carbonatación está ajustada, aunque para mi gusto queda un poco plana. Repite la importancia de la malta y los cereales, bien apoyados por recuerdos de masa de pan. Poco a poco salen las notas de manzana golden, se incorpora un punto de membrillo y suave miel, para terminar en un final de amargor limitado, más bien floral, con leves notas de miel. Se deja beber y la lata de 44 cl se vacía con facilidad, pero tampoco vería motivo para repetir, lo que no es habitual en cervezas del estilo. 

NOTA:

domingo, 5 de septiembre de 2021

Knoblach Lagerbier Ungespundet

MARCA: Knoblach
MODELO: Knoblach Lagerbier Ungespundet
ESTILO: Münchner Hell (5'4% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Siguiendo este inacabable paseo por Baviera nos vamos a la localidad de Schammelsdorf, en el Alto Palatinado (Oberpfalz), donde desde el año 1880 se encuentra en funcionamiento la cervecera familiar Knoblach, actualmente bajo la dirección de Michael Knoblach. Dentro de su repertorio, fiel a estilos clásicos, hoy presento su elaboración estrella, una de las cervezas más reputadas y famosas de Franconia, posiblemente debido a que está bastante más lupulada de lo que es habitual en las cervezas de esta región. De su nombre, "Ungespundet" quiere decir literalmente "sin tapar", y es un método de acondicionamiento en el que el recipiente en el que se hace la maduración se deja abierto, por lo que se pierde bastante carbonatación y queda una cerveza en principio más redonda y con más sabor.

Servida en una jarra parece brillar con luz propia, con un líquido dorado totalmente cristalino, cubierto por medio dedo de espuma inmaculada. El dulzor de la malta llena las fosas nasales al instante, tiene un potente aroma cargado de grano y masa de pan hasta los topes, y más suave toffee y bollería. La fruta también es generosa, destacaría pera, manzana golden y, sin duda, plátano maduro, seguida de delicadas notas de miel y lúpulo floral alemán con un punto mineral.

Es en boca donde se desvela la importante carga de lúpulo que he adelantado. Al principio el sabor sigue el patrón esperado, de nuevo mucha malta sin tostar y galleta, bastante cereal y las frutas, aunque en este caso predomina la manzana y no está tan madura, tiene una acidez clara. Con el avance del trago, aparecen abundantes cítricos y manzana verde, quedando miel de fondo, y poco a poco la mineralidad se refuerza hasta una intensidad considerable. Termina en un final de amargor marcado, cítrico, vegetal, muy mineral y con algo de especia, que desaparecen poco a poco en un regusto áspero, fresco, que ocupa toda la boca. No es fácil de clasificar, con semejante amargor parece más una Pils del Norte de Alemania que una Helles bávara, pero independientemente de esto es una cerveza deliciosa, con suficiente malta para compensar con maestría una carga de lúpulo que pone el equilibrio en el límite. Siempre que me piden recomendaciones de Franconia esta me suele venir a la cabeza.

NOTA:

martes, 31 de agosto de 2021

Lambiek Fabriek Fontan-Elle Young & Wild

MARCA: Lambiek Fabriek
MODELO: Lambiek Fabriek Fontan-Elle Young & Wild
ESTILO: Gueuze (5'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: Lambiek Fabriek es una de las fábricas de Lambic más modernas de Bélgica, puesto que fue fundada hace apenas 5 años, en el 2016, en la localidad flamenca de Ruisbroek, al Oeste de Bruselas. Sus responsables son Jo Panneels, Jozef Van Bosstraeten y Jo Van Aert, y desde sus inicios llevan a cabo la elaboración con el apoyo de las instalaciones de Belgoo. Su catálogo está lleno de referencias con frutas, sin embargo la que comento hoy se trata de una Gueuze que mezcla Lambic de 1 y 2 años de edad, habiendo seleccionado aquellas barricas con unas características más frutales.

Gueuze muy turbia, de color melocotón, con bastante carbonatación para el estilo, es capaz de mantener un par de milímetros de espuma blanca de burbuja microscópica. En aroma es muy llamativa la alta intensidad de notas de heno, establo y madera de roble, que se mezcla con el trigo crudo, los cereales, cítricos, uva blanca, manzana verde e incluso un poco de malta. Muy potente y rústico, la levadura salvaje se infiltra por todo el conjunto, está presente en todo momento.

Las notas de heno y establo también son muy evidentes en boca, aunque sin el predominio que muestran en el aroma, quedando hueco holgado para malta, cereal, manzana verde e incluso algo de pera y uva blanca en la parte más dulce. El trago pasa ligero, dando una efervescencia muy refrescante en la punta de la lengua, y a medida que avanza se van reforzando los cítricos y va apareciendo la madera de roble. Llega un punto en el que la levadura salvaje y los recuerdos de establo salen de nuevo a superficie, y cierra en una astringencia firme, aunque menos agresiva que en otras referencias del estilo, con un punto de especia picante. Deja un regusto largo, mineral, cargado de Brett y madera, que seca la boca y pide levantar de nuevo el vaso. Fábrica moderna, pero el resultado es digno de las más establecidas.

NOTA:

lunes, 30 de agosto de 2021

Spezial Weissbier

MARCA: Spezial
MODELO: Spezial Weissbier
ESTILO: Hefe-Weißbier ahumada (5'4% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Es curioso, pero en mi grupo de amigos se ha generado una especie de misticismo en torno a las cervezas de Brauerei Spezial. Por supuesto está en parte justificado debido a la altísima calidad de las elaboraciones, aunque posiblemente también influya el que, a diferencia de las de Schlenkerla, son difíciles de encontrar hasta el punto de que la mayor parte de las pintas que he bebido ha sido en el propio Bamberg. Recientemente he descubierto una tienda online francona que me permite disfrutarla con cierta regularidad, siempre encargo alguna botella cuando hago un pedido, y esta ha sido la primera vez que he podido pedir también la de trigo.

La Weissbier de Spezial es una cerveza que llama la atención por la altísima carbonatación que tiene, una barbaridad incluso para el estilo, lo que obliga a servirla con mucha calma porque en seguida la crema blanca ocupa el vaso entero. Cuando reposa se puede empezar a ver un líquido de color bronce amarillento, por supuesto repleto de burbujas. En nariz tiene un ahumado mucho más prominente que el de la homóloga de Schlenkerla, y es cálido, goloso, de carne a la brasa o de queso Idiazábal. Este va capitaneando un conjunto complejo, con intensas notas de malta ligeramente tostada, pan recién horneado, toffee, plátano asado, y más suave de manzana asada. Es un aroma profundo, denso, que indica muy bien cómo va a ser en boca.

Para ser una Weissbier sorprende que no tiene tanto el carácter fresco y veraniego de este tipo de cervezas, sino que se centra en la untuosidad y calidez del ahumado. En el sabor destacan malta ligeramente tostada, con intenso cereal, masa de pan y un punto de toffee, predominando así el dulce, junto con manzana sobremadura y pera. Entra en seguida el ahumado, que se combina muy bien con marcadas notas de plátano y levadura, cerrando el trago en un amargor ligero al que se suman suaves recuerdos de cítricos y clavos. El regusto es delicioso, el cálido ahumado lo ocupa todo y se mezcla con la levadura, la malta... en fin, con todos los matices de la cerveza. Me ha parecido exquisita, una Weissbier para casi cualquier momento del año, redonda como pocas.

NOTA:

miércoles, 18 de agosto de 2021

Zur Sonne Zunft Trunk

MARCA: Sonne
MODELO: Sonne Zunft Trunk
ESTILO: Kellerbier Dunkel (5'2% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Bischberg es un pueblo de unos 6.000 habitantes de la Alta Franconia, situado en el límite Oeste de Bamberg, en la unión de los rios Regnitz y Main. Allí se encuentra la cervecera Zur Sonne, propiedad de la familia Schuhmann desde su fundación en 1856. En el momento actual son los hermanos Schuhmann los que están a cargo del negocio, Christian es el maestro cervecero mientras que Peter dirige el restaurante. Elaboran 4 cervezas distintas, todas ellas de estilos tradicionales, y una de las más valoradas es la que comento hoy: Zunft Trunk.

Es una Keller de las oscuras, de un color marrón pardo, algo rojizo. Evidentemente turbia, además mucho, pese a lo cual se ve una importante carbonatación ocupando toda la columna de líquido que sirve para mantener una capa de un dedo de grosor de espuma beige. En nariz es golosa para el estilo, y está centrada por completo en la malta, con marcadas notas de tostados, pan integral, galleta e incluso un poco de bizcocho de chocolate. Las frutas oscuras, sobretodo ciruelas, refuerzan la parte dulce, mientras que el lúpulo casi diría que está ausente. No es, de todas formas, un aroma demasiado potente, aunque sí agradable.

Por contra, en el trago exhibe músculo, rebosa sabor, y además la generosa carbonatación le da volumen y hace que llene la boca por completo. A pesar de ello el paso es ligero, liberando notas intensas de cereales, malta tostada, pan integral y frutos secos, acompañadas de un punto de toffee y galleta. Termina en un final sobrio de amargor medio, ligeramente ácido, en el que se potencian los tostados, con un punto herbal y mineral que indica una mayor cantidad de lúpulo de lo habitual en la zona y el estilo. Es una cerveza fresca y equilibrada, muy dependiente del cereal, lo que a mí siempre me gusta.

NOTA:

martes, 10 de agosto de 2021

Bird Datisandere Koekoek

MARCA: Bird
MODELO: Bird Datisandere Koekoek
ESTILO: Saison (5'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Países Bajos

CARACTERÍSTICAS: Siguiendo la serie ornitológica de Bird Brewery, el siguiente pájaro que he decidido presentar aquí es el cuco (Koekoek), que en este caso representa una Saison. Siempre que veo cervezas de este estilo intento reseñarlas para el blog porque habitualmente es un estilo muy divertido de catar ya que suele tener una complejidad inherente, y eso sin contar con que en estos últimos años muchos elaboradores les añaden ingredientes peculiares que aumentan más todavía este aspecto. Por suerte, y manteniendo la línea de Bird Brewery, la receta de esta es tradicional aunque cuenta con 3 lúpulos distintos.

Con mucha turbidez se presenta una cerveza de color miel anaranjado, algo apagado, acompañada de medio dedo de espuma cremosa adherido firmemente al vidrio. El aroma recuerda a otras cervezas de esta marca, con mucho énfasis en malta ligeramente tostada y toffee, más suave caramelo, y abundante fruta entre la que destaca naranja confitada, melocotón en almíbar y leves recuerdos tropicales. Se nota también un delicado toque de granero o heno, seña de identidad del estilo, acompañado por lúpulo marcadamente herbal y mineral, este último aspecto potenciado por la levadura, reforzando así el frescor.

En boca es más ácida, con más papel de levadura salvaje de lo que sugería el aroma, y un dulzor más limitado. Mantiene la importancia de la malta, con bastantes cereales y algo de toffee, sobre un fondo de frutas como naranja, mandarina y suave albaricoque. Termina en un final muy floral y mineral, en el que se potencian los cítricos y se unen a la levadura salvaje, generando una astrigencia amable, con un punto de especia picante. El resultado es una Saison muy equilibrada, con un perfil quizá más moderno que el de referencias como Fantôme o Dupont, pero fiel al estilo. Sigo insistiendo, creo que esta cervecera merece la pena, sobretodo para los que les gusta lo tradicional.

NOTA:

domingo, 1 de agosto de 2021

McEwan's Levy

MARCA:
McEwan's
MODELO: McEwan's Levy
ESTILO: Scottish Light Ale (3'2% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Escocia

CARACTERÍSTICAS: Esta pasada semana, en la reseña de Wells Bombardier, comenté la trayectoria de la fábrica, su fusión primero con Young's y luego su venta a Marston's. La historia de McEwan's va ligada en parte a la de esta cervecera ya que, tras varias fusiones y compras desde su fundación en Edinburgo en 1856, fue vendida a Wells and Young's en 2011, y ha seguido posteriormente el destino del resto de marcas de la empresa. La cerveza que comento hoy es la más ligera de la fábrica, que entraría dentro de la categoría Scottish Light Ale o /60, término que hace referencia al precio de 60 chelines que costaba este tipo de cervezas.

McEwan's Levy luce un color muy oscuro, casi como el ébano. Es totalmente opaca, a pesar de lo cual se ven varios torrentes de burbujas ascendiendo pegadas al vidrio, consiguiendo mantener una capa de 1 dedo de espuma beige. Potencia aromática sorprendente, destacan los tostados con malta, frutos secos y generosos recuerdos de café, quedando en un segundo plano cacao, un punto de frutas oscuras, regaliz negro y mínimo caramelo. Se intuyen algo de hierba y minerales, aunque en todo caso discretos.

Por el contrario en boca es una cerveza muy ligera, de textura acuosa, aunque no le falta sabor. De nuevo malta tostada, cereal quemado y café dominan desde el principio, incluso un poco de humo, compensado en parte por suaves notas de chocolate, ciruelas y frutas del bosque. El final es de amargor controlado, marcadamente mineral, con lúpulo británico herbal y cítrico. Creo que es una cerveza que merece la pena, poco alcohol y cuerpo ligero la hacen fácil de beber y su sabor intenso consiguen que este acto se disfrute.

NOTA:

jueves, 29 de julio de 2021

Wells Bombardier

MARCA: Wells
MODELO: Wells Bombardier
ESTILO: Extra Special Bitter (5.2% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Inglaterra

CARACTERÍSTICAS: Charles Wells fundó la cervecera con su mismo nombre en el año 1876 en Bedford, en el centro de Inglaterra. En el año 2006 se fusionó con Young's Brewery, formando la conocida compañía Wells and Young's. Finalmente la fábrica fue vendida a Marston's en el 2017, y dos años después se le cambió el nombre a Eagle Brewery. Hoy comento una de las cervezas que eran buque insignia de Wells Brewery, la ESB Bombardier, cuyo nombre hace referencia al apodo de Billy Wells, boxeador británico que fue campeón de los pesos pesados en la segunda década del siglo XX.

Tiene un bonito color rubí, ambarino en base, prácticamente transparente, y genera una capa muy estable de espuma apenas teñida de beige, de burbuja microscópica homogénea y medio dedo de grosor. El aroma es muy potente, y la verdad es que francamente delicioso. Se presenta con un torrente de malta tostada, untuoso toffee, abundantes frutos secos entre los que destacan nueces caramelizadas y algo de bizcocho. Además tiene un marcado punto de lúpulo herbal y mineral, habitual en las cervezas británicas, que sirve para limitar un poco el dulzor y darle cierto frescor.

El trago me ha parecido muy fino, con un intenso sabor que llena la boca, textura cremosa y una carbonatación perfectamente ajustada. De nuevo repiten malta y caramelo como representantes de la parte dulce, junto con frutas como ciruelas y cereza picota, mientras que los tostados dependen sobretodo de nueces y pan integral. Al principio más golosa, hacia el final sale un amargor de carácter claramente británico regado de notas minerales, herbales y medicinales, incluso ligeramente sulfurosas. Regusto largo, sobrio, donde se arrastran las señas de identidad del lúpulo y del agua. De las cervezas británicas que he tomado últimamente esta es de las que más me ha gustado, es redonda, equilibrada y muy sabrosa, de las de beber varias pintas seguidas. Lo único que me da pena es el cambio de etiqueta.

NOTA:

domingo, 25 de julio de 2021

Schneider's Bayrisch Hell

MARCA: Schneider's
MODELO: Schneider's Bayrisch Hell
ESTILO: Münchner Hell (4'9% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: A pesar de que desde hace más de 40 años en la cervecera Schneider und Sohn sólo se producen cervezas de trigo de estilos alemanes, y por lo tanto de alta fermentación, sus responsables tienen también una gran experiencia en la elaboración de lager. Esto ha permitido que en el 2021 hayan recuperado y renovado la receta de la Urtyp Hell elaborada en Kelheim entre 1928 y 1980, mediante la colaboración de Georg V, quien conocía las recetas a la perfección, George VI, el más familiarizado con el equipo actual de la fábrica, y Georg VII, quien ha ayudado a definir el enfoque de una cerveza moderna. Decidieron reforzar su vínculo con la región utilizando sólo ingredientes locales, entre ellos cebada de Gäuboden y lúpulo de Hallertau.

Como era de esperar de una Helles, es una cerveza totalmente cristalina de un amarillo muy intenso. La espuma es blanca, porosa y, si bien la cantidad al servirla es buena, desaparece con rapidez. Acercar la nariz a esta cerveza es como hacerlo a una panadería, con masa de pan a toneladas, cereales y malta sin tostar, junto con notas de levadura. Esto se rodea de delicados aromas frutales, sobretodo manzana, algo de pera y membrillo, un punto de miel, y lúpulo floral y mineral, quedando esto en el equivalente olfativo a gritar "Baviera".

En boca se muestra como una Helles de libro, de las de elegir sin pensarlo en un Biergarten, fácil de beber pero con sabor duradero. Muy maltosa desde el principio, de dulzor medio, con cereales y pan blanco abundante. La fruta tiene algo más de papel, con manzana menos madura, suave albaricoque y un toque cítrico. Al final emerge un amargor en el límite para una Helles, mineral y floral, con levadura y mínima especia, que termina en un regusto largo, sabroso, dominado por cereal y minerales. De trigo o no de trigo da lo mismo, en Schneider-Weisse se les da bien todo... y por suerte parece que en los próximos años veremos más elaboraciones en el seno de este proyecto. Comentada también recientemente por Birras y Quesos, parece que nuestras impresiones son parecidas (como es habitual).

NOTA:

jueves, 8 de julio de 2021

Duvel 6,66

MARCA: Duvel
MODELO: Duvel 6,66
ESTILO: Blonde (6'66% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: En estos últimos años ha habido varias cerveceras clásicas belgas que han sacado novedades muy sonadas, como por ejemplo Westmalle con su Extra o Rochefort con su Tripel. También ha sido el caso de Duvel, aunque esto quizá haya sido menos impactante porque ya estábamos acostumbrados a probar cada año su nueva Tripel Hop. La cerveza en cuestión se ha lanzado para celebrar el 150 aniversario de la fábrica, y es una rubia belga de 6.66º de alcohol elaborada con 6 tipos de lúpulo, Saaz y Styrian Golding para la base como en Duvel original y el resto para dry-hopping.

Al igual que la Duvel original, es una cerveza dorada, aunque quizá algo más pálida que la primera y un poco velada. Tiene también una espuma blanca abundante de burbuja fina, y llena por completo la copa al servirla. El aroma mantiene la potencia de su predecesora, y comparte además bastantes elementos. Tiene un importante soporte de la malta, limpia, con notas de pan blanco y cereales, y mucho componente frutal, principalmente manzana golden y pera, aunque también se detectan naranja madura y piña. El lúpulo se presenta con fuerza, en forma de flores blancas y un suave toque de miel, y la levadura tampoco se queda atrás. La principal diferencia es que el alcohol está más escondido y la malta equilibra más el conjunto, pero está claro que la orientación es similar.

Quizá este sea su problema, que el nivel de la original es demasiado alto y las comparaciones a veces son incómodas. En esta dominan desde el principio marcadas notas de manzana y pera, con malta y masa de pan acompañando, y una intensa mineralidad. De cuerpo medio, poco a poco va apareciendo una leve acidez, dominada por naranja, piña y algo de cáscara de limón. Al final los cítricos se potencian, sale un amargor floral y muy mineral, ligeramente láctico, con notas de levadura y pimienta blanca. Queda así una cerveza sabrosa, fresca y que, si bien no tiene el gancho de la Duvel original, puede ser una alternativa interesante cuando se quiere limitar la cantidad de alcohol.

NOTA:

sábado, 3 de julio de 2021

Espiga Dark Ways

MARCA: Espiga
MODELO: Espiga Dark Way
ESTILO: Russian Imperial Stout con lactosa (10'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Parece mentira que a pesar de que llevan desde el año 2013 en activo, lo que las convierte en una de las microcerveceras más veteranas de la Península, todavía no hubiese probado ninguna de las referencias de esta fábrica de Sant Llorenç d’Hortons, en el Penedés. Los fundadores y principales responsables son Teresa Galván y Arnau Rovira, y la mantienen en funcionamiento con un equipo de otros 6 entusiastas de la cerveza. Sus elaboraciones se encuadran en dos series: Elixir Vitae, de estilos más comunes y producción continua, y Espiga Geeks, que incluye elaboraciones algo más especiales. Y la Imperial Stout con lactosa que protagoniza la entrada de hoy pertenece evidentemente a la segunda.

Su aspecto es elegante, de un negro brillante, opaco a la luz, cubierto por una espuma más marrón que beige, con algún reflejo ocre. En nariz es una auténtica bomba de malta tostada, toffee y sirope de chocolate, con chispas de cacao y frutas del bosque como metralla. Tiene un fondo potente de torrefacto y café, algo de regaliz negro, caramelo quemado y claros recuerdos de Pedro Ximénez y uvas pasas. Al reposar el chocolate crece, se hace predominante, y se intuye en un segundo plano el calor del alcohol, con un toque de licor oscuro, e incluso un mínimo punto de neumático. Completísimo, se me hizo la boca agua.

Además esta cerveza tiene la virtud de que no es tan pesada como sugiere el aroma, y el paso por boca es muy equilibrado, con una textura especialmente cremosa. Comienza delicada pero con paso firme, con malta tostada, frutas del bosque y caramelo. Poco a poco el sabor se hincha, llena la boca, rebosante de chocolate fundido, uvas pasas, más suave regaliz negro y café espresso. Al final se infiltran notas licorosas, volvemos al Pedro Ximénez, junto con moka y cacao, marcándose el alcohol en el fondo de la garganta y el estómago, con especias como canela y clavo, antes de desembocar en un regusto largo en el que van desapareciendo todos estos matices poco a poco. Lo tiene todo esta cerveza, potencia, complejidad y equilibrio. Una de las cervezas que más me ha impresionado en este 2021, sin duda seguiré buscando referencias de esta fábrica.

NOTA:

jueves, 24 de junio de 2021

Fuller's London Porter

MARCA: Fuller's
MODELO: Fuller's London Porter
ESTILO: English Porter (5'4% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Inglaterra

CARACTERÍSTICAS: Cuando se buscan cervezas que puedan servir como paradigma de diferentes estilos británicos en muchos casos se acaba pensando en referencias de Fuller's, como por ejemplo ESB, Golden Pride o London Pride. Sin duda es también el caso de London Porter, a la que voy a hacer un hueco en el blog hoy, una Porter de estilo británico que se empezó a comercializar en 1996, y que ha cosechado varios premios en los últimos años, además merecidamente.

Pocas veces uso últimamente el vaso de pinta Nonick, y hay que admitir que pocos sienta tan bien a las cervezas británicas. Esta presume allí un color ébano, rubí profundo al trasluz, con una espuma sensacional de color beige, muy cremosa, que persiste tanto rato como dure la pinta (en mi caso no fue mucho). Como pasa a menudo con las Ale el aroma no es demasiado expresivo, aunque uno no puede quejarse de lo que encuentra, destacando notas de café, torrefacto y bastante cacao, compensadas en parte por el dulzor moderado de malta tostada y frutas oscuras.

El trago revela una cerveza excepcionalmente cremosa. Se presenta relajada, con una buena carga de tostados, frutos secos, pan de cereales, bastante café sólo y un toque de regaliz negro, quedando un fondo dulce con frutas del bosque y sirope de chocolate. Con el avance se refuerza el torrefacto y frutos secos, manteniendo una sobriedad impecable, antes de concluir en un final ligeramente ácido y terroso, con la clara presencia del lúpulo británico envuelto en notas de cacao. Regusto largo, cafetoso, que se junta con el siguiente trago. Mucho sabor, textura perfecta y equilibrio impecable. Lo que digo siempre, los clásicos lo son por un motivo.
NOTA:

domingo, 20 de junio de 2021

Boon Faro

MARCA: Boon
MODELO: Boon Faro
ESTILO: Faro (5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: La última vez que tomé una Faro fue hace casi 10 años, por lo que la idea de revisitar este estilo tan esquivo me pareció muy tentadora cuando tuve a tiro esta referencia de la cervecera Boon. La Faro de Boon es muy especial porque en su elaboración se emplea Meerts, un tipo de Lambic tradicional de baja graduación y gravedad original que se obtiene de las últimas extracciones de la malta, y que actualmente no se produce en ninguna otra fábrica. Esta se mezcla con Lambic vieja, y se añade azúcar, lo que le da el carácter agridulce típico. Imagino que es este último aspecto lo que hacen que las Faro, a pesar de ser también Lambic, no tengan una vida útil tan prolongada como en el caso de la mayoría de las Gueuze, que pueden aguantar más de 20 años sin deteriorarse.

Es algo más oscura que las Gueuze, bronce casi rojiza, algo velada, con escasa espuma aunque muy blanca y brillante, eso si. El aroma tiene dos vertientes muy diferenciadas, y una parte destaca la malta, algo acaramelada, con notas de melocotón, naranja dulce y azúcar candy, pero si se agita la copia emerge en la superficie la levadura salvaje, el Brettanomyces, y potentes recuerdos de cuero, con algún toque de cáscara de cítricos.

Este dominio del dulce en boca es incluso más evidente, y tanto es así que me ha resultado empalagosa, sobretodo al final. Al principio se introduce la malta tostada, frutas sobremaduras entre las que destaca la manzana, pan dulce alemán y algún recuerdo de almíbar, con un dulzor muy potente. Hacia el final se permite la entrada de un leve frescor, se nota la levadura salvaje y un poco de cítricos maduros, para al final terminar en un regusto largo, como de refresco, con notas de Brett y algún recuerdo de vinagre de Módena. No soy experto en el estilo y quizá no haya sabido encontrar el punto, pero para mi gusto es excesivamente dulce, prefiero la de Lindemans. Me ha recordado un poco a estas Schwarzbier con sirope que se pueden encontrar en algunos sitios de Alemania, tiene un sabor artificial un poco parecido.

NOTA:

domingo, 13 de junio de 2021

Westmalle Extra

MARCA: Westmalle
MODELO: Westmalle Extra
ESTILO: Blonde Trapense (4'8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: Además de sus reputadas Dubbel y Tripel, los monjes de la abadía cisterciense de Westmalle también elaboran dos veces al año una cerveza de más baja graduación para su propio consumo que recibe el nombre de Westmalle Extra. Se trata de una de las cervezas más antiguas de la fábrica, se empezó a producir desde la fundación de la fábrica en 1836, y sin embargo hasta este año no se vendía al público general, salvo en alguna ocasión puntual. Parece que a partir de ahora la vamos a poder encontrar con mayor frecuencia, lo que siempre es de agradecer.

El color es amarillo limón, pajizo, lo que sugiere que va a ser ligera. Tiene una espuma blanca brillante, de burbuja fina, que queda en una membrana. Muy agradable en nariz, se presenta con un aroma delicado pero potente, que combina malta dulce, pan francés, frutas blancas, entre las que destaca manzana Golden y algo de plátano maduro, y muy suave caramelo. Se nota también la levadura belga, y está todo aderezado con puntos de cítricos y especias, que levantan el conjunto y potencian la sensación de frescor.

En boca se nota una carbonatación importante que sirve para frenar un poco el trago y compensar la ligereza del cuerpo. En el sabor predominan cereal y pan blanco, infiltrado por generosas notas de manzana verde, uva blanca, cítricos y un punto de albaricoque. Al final se desarrolla un amargor marcado con recuerdos de hoja de limón, hierba, minerales y un poco de pimienta, que termina en un regusto seco, cítrico, un poco medicinal y que incluso puede evocar a un vino blanco seco. El reposo le sienta bien, se refuerza un poco la malta y la cerveza se vuelve menos punzante. Estarán contentos los monjes tomando esto de forma habitual, no es la mejor cerveza de Bélgica pero cumple perfectamente su cometido: es fresca, ligera y sabrosa.

NOTA:


viernes, 11 de junio de 2021

De Cam Oude Geuze

MARCA:
De Cam
MODELO: De Cam Oude Geuze
ESTILO: Gueuze (6% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: Cuando De Cam comenzó su actividad en 1997 fue primera cervecera dedicada a la mezcla de Gueuze que abría sus puertas en Bélgica en casi 40 años. Ocupa un antiguo edificio, cuyos orígenes se remontan al menos al siglo XVIII, situado en la localidad de Gooik, pocos kilómetros al Oeste de Bruselas. Fue fundada por Willem van Herreweghen, jefe de producción de la cervecera Palm, con el apoyo de Armand Debelder de 3 Fonteinen, Frank Boon (evidentemente de Boon) y Michel Doomst, el alcalde de Gooik. Tres años después Willem volvió a su anterior puesto, quedando al cargo Karel Goddeau, un estudiante centrado en investigación sobre la cerveza que había colaborado con él, formado por Armand y Gaston Debelder, y que en la actualidad compatibiliza este trabajo con la elaboración de cerveza en Slaghmuylder. Crean sus cervezas a partir de las Lambic de Boon, Girardin y Lindemans, y la mayoría de los barriles que utilizan son de Plzeňský Prazdroj.

Esta botella, la Oude Gueuze de la fábrica, la compré en Lambicus aprovechando un viaje que hice a Barcelona por trabajo en octubre del 2019, y había estado en mi bodega desde entonces, sin encontrar el momento de salir. Como otras del estilo, tiene un color dorado profundo, ligeramente velada, y con apenas un anillo de espuma. Me sorprendió que al principio no es demasiado aromática, y poco a poco va saliendo el cereal, trigo, limón, cáscara de naranja e incluso algo de malta. Sin embargo, si se agita la copa surge la magia y la nariz se llena de levadura salvaje, madera, Brettanomyces, pimienta blanca, suaves esteres y un marcado punto de cuero. Y después de esto, cuando la cerveza reposa de nuevo, se vuelve al cereal, la malta y los cítricos, aunque ya más potentes y adornados con recuerdos de barrica, heno, establo y quizá un toque de queso (o es que se me está yendo la cabeza con este tema).

En boca esperaba la explosión de astringencia habitual en marcas como Cantillon o 3 Fonteinen pero no fue así en absoluto, sino que es una Gueuze muy equilibrada y amable. En la entrada es un poco maltosa, dentro de la acidez, acompañada de potentes notas de cereales, albaricoque, manzana verde y un toque de almendra. Se va forzando la levadura en la garganta, los taninos marcan las encías, cáscara de limón y pomelo van llenando la boca, y terminan por aparecer notas de cuero, granero, roble, y bastante hierba y minerales. El trago es limpio, chispeante, con una carga de especia picante al final que desemboca en un regusto largo, láctico, terroso, repleto de levadura salvaje y madera. Muy buena, de las de disfrutar sin sufrir.
NOTA:

domingo, 30 de mayo de 2021

Spencer Monk's Reserve

MARCA: Spencer
MODELO: Spencer Monk's Reserve
ESTILO: Quadrupel Trapense (10'2% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Estados Unidos

CARACTERÍSTICAS: El año 2012 supuso un punto de inflexión para las cervezas trapenses al incorporarse la cervecera Engelszell a la Asociación Internacional Trapense, algo que no había sucedido desde la fundación de esta compañía en 1997. Este acontecimiento parece que abrió la veda, y otras 4 empresas se unieron en los años posteriores, entre ellas la cervecera Spencer el año siguiente, en 2013. Es la única que no se encuentra en Europa, sino que sus instalaciones se encuentran en la abadía de Saint Joseph, fundada en Massachussets en el año 1950. Los monjes de esta abadía cisterciense se dedicaban a la producción de mermeladas y gelatinas para su sostenimiento económico, pero dado el crecimiento de su comunidad decidieron embarcarse en la elaboración de cerveza, actividad más rentable, para lo que se recorrieron las fábricas trapenses europeas durante un periodo de 2 años, empezando por Westmalle y terminando en Saint Sixtus.

Dentro de su ya extenso repertorio he optado por comentar primero una de sus referencias de estilo clásico, la Quadrupel llamada Monk's Reserve Ale. De un color marrón ébano, pardo al trasluz, y con una buena capa de espuma, emite un aroma especialmente intenso y penetrante. Tiene una cantidad de malta tremenda, y saca de esta los matices más oscuros y profundos, destacando sirope de chocolate, caramelo, un punto de bizcocho y frutas como moras, pasas, dátiles y más suave ciruelas e higos entre los más dulces; mientras que cacao, pan negro y azúcar quemado representan a los potentes tostados. La levadura belga está presente con delicadas notas de plátano, y se notan también especia picante y el alcohol, todo bien integrado en un perfume rotundo incluso para el estilo.

El sabor llama la atención por la gran cantidad de malta, que en este caso se inclina más hacia los tostados y limita el dulce, y consigue un cuerpo muy potente y cremoso. Comienza con abundante cereal que casi se podría decir que alcanza al punto de quemado, caramelo, dátiles a patadas, moras y gran cantidad de uvas pasas, llegando a recordar a un Pedro Ximénez. En seguida se desarrollan los tostados, con intensas notas de cacao puro, más suave regaliz, galleta de fondo y un toque de té inglés. Estos son la guía conductora del final, más seco por la influencia de un lúpulo herbal y mineral, con un leve toque de naranja, mucha especia picante y el alcohol cálido que recuerda a licores oscuros. Me ha sorprendido favorablemente, es una Quadrupel muy compleja, inclinada hacia la malta y con un carácter bastante distinto de las europeas aunque sin perder su esencia. Para degustar con calma y atención, es capaz de quitarle el protagonismo a cualquier cosa que se le ponga delante.
NOTA:

miércoles, 26 de mayo de 2021

Bayerischer Bahnhof Gose

MARCA: Bayerischer Bahnhof
MODELO: Bayerischer Bahnhof Gose
ESTILO: Gose (4'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Los origenes de las Gose se remotan al menos al siglo XIV, de cuando se tiene la primera referencia en un texto. Desde el siglo XVIII se elaboran en Leipzig y, aunque el estilo desapareció en los años 60, a finales del siglo XX se fundaron dos cerveceras en la ciudad decididas a recuperarlo: Bayerischer Bahnhof y Ritterguts. En estos últimos años varias fábricas de distintos puntos del planeta se han animado también a producir cervezas de este estilo; la amplia mayoría de las que se encuentran en el mercado hoy en día, y las de mayor disponibilidad, son interpretaciones de cerveceras modernas cuyo parecido con el estilo clásico es relativa, mientras que ejemplos tradicionales son más esquivos. Sin embargo yo he tenido la suerte de poder conseguir una botella de Bayerischer Bahnhof, fundada en 1990 por Andreas Schneider, quien convirtió la antigua estación de tren de Leipzig en una cervecera.

Se trata de una Gose tradicional que cuenta entre sus ingredientes con cilantro, sal y ácido láctico. Luce un color amarillo pajizo brillante, con una leve turbidez y poca burbuja, por lo que la espuma desaparece rápido. El perfume es dulce pero no en exceso, con malta Pils, masa de pan, notas de pan de molde y fruta en forma de manzana verde, algo de membrillo y un punto cítrico. Tiene además un toque curioso, con una salinidad terrosa suave y un delicado deje de especia. Se nota que hay algo raro, aunque perfectamente podría colarse si no se está prestando excesiva atención.

En boca se presenta con cuerpo ligero y con poca carbonatación, lo que facilita el trago. En el primer contacto aparecen notas de pan blanco, malta cruda, más suave cereales y algo de fruta, que en esta ocasión se limita a manzana verde y cítricos. A medida que avanza el trago la sal se va haciendo más presente, aunque sin molestar y bien integrada con el resto de matices, y en final se refuerza algo la acidez, con notas de cáscara de naranja, trigo crudo, potente cilantro, una clara mineralidad e incluso recuerdos de medicina efervescente. Un primer contacto puede resultar peculiar, eso no cabe duda, pero en absoluto estridente. A diferencia de muchas Gose modernas, que incluso a amantes de las peculiaridades cerveciles se les pueden hacer cuesta arriba (a mí entre ellos), las dos de Leipzig son muy equilibradas, y uno se podría beber un par de jarras sin problema. Yo las recomiendo mucho, y no sólo como curiosidad.

NOTA:

martes, 18 de mayo de 2021

Achel Blond Bier / Bière Blonde

MARCA: Achel
MODELO: Achel Blond Bier / Bière Blonde
ESTILO: Tripel Trapense (8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: De las 6 marcas Trapenses belgas Achel siempre ha sido mi menos favorita, aunque por supuesto no me supone ningún problema tomarme una: es una buena cerveza, simplemente prefiero las otras. No obstante, al enterarme a finales del año pasado de que posiblemente iba a perder la denominación Trapense debido a que el número de monjes cistercienses en su abadía estaba disminuyendo rápidamente, decidí agenciarme alguna botella para poder tomar por última vez esta cerveza dentro de esta denominación. De paso he aprovechado también para reseñar aquí la última referencia de esta fábrica que tenía pendiente, además desde hace más de 10 años.

Se trata de una Tripel de un color dorado brillante, sorprendentemente transparente, con 3-4 dedos de espuma blanca cremosa que forma un volcán. Su aroma es el clásico de una belga de este tipo, con dominio de malta sin tostar, masa de pan y esteres en abundancia, destacando manzana golden, pera y plátano. Queda un fondo de cereales, suave levadura y recuerdos de naranja confitada, a partir del cual emergen discretas notas terrosas del lúpulo y un claro punto de especia picante, sobretodo clavo.

En boca deja claro el carácter y, oculto tras una sensación sedosa y un trago fluido se oculta una cerveza con cuerpo... y con peligro. En la entrada se exhiben sin disimulo mucha malta dulce, pan blanco, toneladas de pera, manzana golden y algo de fruta de hueso. La levadura belga está por todas partes, dando continuidad al trago. El dulzor del inicio se mantiene y presenta un final goloso, casi con más especia que amargor, a lo que se suma levadura, azúcar candy y un toque de alcohol, apenas interrumpido por notas cítricas y minerales del lúpulo noble. Rica cerveza aunque prefiero Tripel más secas, las de este estilo incluso se me llegan a hacer empalagosas.

NOTA:


domingo, 9 de mayo de 2021

Bird Nognietnaar Huismus

MARCA: Bird
MODELO: Bird Nognietnaar Huismus
ESTILO: Brown Ale (6'4% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Países Bajos

CARACTERÍSTICAS: Creo que a todos nos ha pasado que alguna marca de cerveza nos ha entrado por los ojos, de hecho por esto hay tanto trabajo detrás del diseño. Pues eso ha sido lo que me ha pasado con la neerlandesa Bird Brewery, y cuando vi sus bonitas etiquetas no pude resistirme y me llevé algunas botellas. Esta joven cervecera fue fundada por Ralph van Bemmel, antiguo propietario de la tienda online Bierlab, y Rik van den Berg. Por el momento no tienen instalaciones propias; inicialmente elaboraban en Kees Browerij y después pasaron a hacerlo en Jopen. Su repertorio incluye 8 cervezas fijas y 3 estacionales, y cada una viene representada por una etiqueta con un pájaro distinto, además de poderse encontrar escondidos a Ralph y Rik, y también el logo de la fábrica.

Mi primer contacto ha sido con el gorrión, una Brown Ale de corte americano, o eso he deducido por la graduación alcohólica algo elevada. Tiene un bonito color marrón pardo, teja en su base, con una mínima turbidez. El servicio genera una espuma beige compacta, de burbuja microscópica, con medio dedo de grosor. En nariz es fresca, directa, con gran cantidad de malta, frutos secos y grano tostado, y un punto de caramelo y frutas oscuras que redondean el aroma. El lúpulo americano está, pero afortunadamente es discreto, y sin romper el equilibrio aporta delicadas notas de naranja madura y hierba, junto con un suave toque de especia.

Difiere con las Brown Ale más clásicas en que está algo más carbonatada de lo habitual, aunque el sabor mantiene la sobriedad del estilo y hace especial énfasis en los tostados. Al igual que en aroma, el núcleo fundamental es la malta, nueces, potentes tostados e incluso un gusto a café. El dulzor, muy moderado, depende sobretodo de ciruelas, frutas del bosque y picotas. Termina en un amargor medio, que refuerza la presencia del café y lo hace el principal protagonista, junto con algo de cítricos, especia picante, suave alcohol y notas minerales. Me ha gustado mucho, conserva la esencia de las Brown Ale británicas, introduce algo del carácter y la fuerza de las americanas, y mantiene el equilibrio. No hay que perder de vista a esta fábrica.

NOTA:

viernes, 30 de abril de 2021

Weiherer Bock

MARCA: Weiherer
MODELO: Weiherer Bock
ESTILO: Bock (6'6% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Definitivamente tengo que cambiar mi actitud respecto a Weiherer porque con esta marca me sucede un fenómeno curioso: todo lo que he conocido de ellos me gusta, y además mucho, pero, no sé si por su diseño o por tener un repertorio de cervezas tan variado, siempre me da pereza comprar sus botellas. Luego cuando entro en su página y veo su Kräusen, su Weizenbock añejada en barrica o su Landbier de aspecto delicioso me arrepiento, y este arrepentimiento va en aumento a medida que voy probando sus referencias. Esta Bock no ha sido una excepción...

Luce un bonito color ambar anaranjado, totalmente cristalino, con muchas burbujas que se mueven con calma por la columna de líquido hasta alcanzar medio dedo de espuma blanca. Su aspecto puede llevar a engaños, pero tiene una gravedad original de 16.3%, no es precisamente ligera. Esto ya lo detecta la nariz, se percibe la calidez de un aroma goloso, repleto de malta, mucho toffee y también galleta, más suave pan, que se entrelazan con las notas de melocotón y naranja maduros. El lúpulo mantiene la tendencia, se incorpora con delicadeza y aporta perfumes florales, levemente minerales y con algún recuerdo de miel.

La malta dulce, el caramelo, el toffee y frutas maduras como las mencionadas antes también dominan el sabor, esta vez con la compañía de potentes notas de miel. Es la gran cantidad de malta la responsable de una cerveza redonda, con buen cuerpo, incluso casi oleosa en algún momento. El final sin embargo da un pequeño descanso de tanta malta y abre hueco al lúpulo noble, que genera un amargor mineral y floral, con un calor alcohólico delicioso. Regusto largo, un poco especiado, con miel, melocotón y galleta. Tiene todo lo que uno le pediría a una Bock, y además ensamblado de forma muy armónica: maestría francona al poder. La próxima vez que se me ponga Weiherer a tiro me llevaré unas cuantas, lo prometo.

NOTA:

lunes, 26 de abril de 2021

Bidassoa Basque Brewery Larrun

MARCA:
Bidassoa Basque Brewery
MODELO: Bidassoa Basque Brewery Larrun
ESTILO: Double IPA con centeno (8'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: El panorama cervecero en Euskadi ha sufrido un cambio radical en los últimos años, y si hace no tanto tiempo Pagoa era practicamente la única cervecera vasca, ahora mismo hay varias que se encuentran entre las más respetadas de la Península. Una de ellas sería sin duda la irundarra Bidassoa Basque Brewery, fundada en el año 2014 por Carlos Arrecubieta, doctor en Microbiología, junto con su amigo Íñigo Pérez. Algo por lo que destaca esta cervecera es por la inmensa cantidad de referencias distintas que producen, más de 50, agrupadas en 8 series distintas. Y, sorprendentemente, esta IPA doble con centeno entra en la categoría "standard", así que imaginad cómo son las demás.

Larrun hace referencia a una montaña de poco más de 900 metros que se encuentra entre Lapurdi y Navarra, cerca de la costa, que ofrece unas vistas espectaculares de la zona. Es una cerveza oscura, de un marrón algo rojizo, y muy turbia aunque no totalmente opaca. Hace falta servirla desde cierta altura para conseguir buena espuma, sin embargo el dulce aroma no necesita ningún empujón, y salta al instante con malta, caramelo, toffee y algo de mazapán. Como es lógico el lúpulo es evidente, aunque no sobresale demasiado, y junto a las potentes frutas de hueso añade mango y mermelada de naranja, todo ello aderezado con un punto de pimienta y jengibre.

En boca ese dulzor persiste, pero eclipsado por el lúpulo. La entrada ya es fresca, con malta y cereal tostado, se nota el carácter cítrico del centneo. En seguida salen los lúpulos, astringentes, con intensas notas de cáscara de limón y pino, más suave naranja sanguina y algo de pomelo. El amargor final es seco, potente, especiado, y deja un regusto con el calor del alcohol, pino y cáscaras de cítricos. Doble IPA afilada pero con cuerpo, se agradece que el centeno sea tan claro, y los 8'5º de alcohol no desentonan para nada. Un buen trabajo en un estilo en el que es tan fácil quedarse corto como que se te vaya la mano.

NOTA:

sábado, 24 de abril de 2021

Trappistes Rochefort Triple Extra

MARCA: Trappistes Rochefort
MODELO: Trappistes Rochefort Triple Extra
ESTILO: Tripel (8'1% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: El pasado 2020 la Abadía de Rochefort armó bastante revuelo al sacar una nueva cerveza, algo que no había sucedido en más de 65 años, una Tripel de 8'1º de alcohol. Sin embargo de nueva tenía poco, ya que es una receta que se elaboró por primera vez hacía exactamente 100 años, en 1920, y que estuvo disponible únicamente hasta 1923. Recientemente han llegado a La Vinoteca varias botellas de esta cerveza pero yo ni me he tenido que molestar en comprarlas porque Rubén me tenía reservadas un par como regalo, todavía no sé por qué motivo. ¡Gracias!

Su color es dorado velado, con algún reflejo blanquecino, y la espuma cumple de forma estricta los estándares belgas: blanca inmaculada, llena la copa, cremosa y con un buen encaje de Bruselas. En nariz, sin sorpresas. Intensidad media, combina malta sin tostar, masa de pan y bizcocho, quizá galleta, envuelto en la habitual cobertura de frutas del grano y la levadura belga, destacando pera y piña madura, más suave plátano y manzana, incluso un punto tropical. El lúpulo noble redondea con notas de flores blancas, muy delicadas, quedando la cerveza vista para sentencia antes siquiera de probarla.
 
El sabor insiste en los mismos elementos, y además lo hace con fuerza, llenando la boca. El núcleo central es la malta, bastante dulce, masa de pan y levadura, y también es generosa con la fruta, principalmente pera, manzana y algo de plátano, consiguiendo una entrada amable y sabrosa. El final no es tan calmado, el lúpulo hace de las suyas y arranca un amargor cítrico, seco, con notas de pimienta blanca, un cálido punto de alcohol y un toque de melocotón, que será el principal protagonista del largo regusto. Y así se confirma lo que el aroma sugería, una gran Tripel, compleja, equilibrada y fiel a la tradición belga. Me temo que se incorporará junto con Westmalle a las habituales de mi despensa... siempre que no dejen de elaborarla hasta el 2126.

NOTA:

 

viernes, 16 de abril de 2021

Monográfico Compañía de Cervezas Valle del Kahs

La Compañía de Cerveza Valle del Kahs (en adelante CCVK) situada en pleno Puente de Vallecas, es la primera fábrica de cerveza de este famoso barrio madrileño. Fue fundada en el año 2016 por Daniel De Julián, vallecano de nacimiento, junto con familiares y amigos cercanos, siendo más de 20 socios. Las instalaciones se encuentran en el mismo edificio donde antes estaba la fábrica de lejías Sili-Jabón, propiedad de su familia, que cerró en el año 2002 tras 99 años en funcionamiento.

Se trata de una cervecera muy ligada al barrio, con nombres de cervezas que hacen referencia al código postal de Vallecas, al Cerro del Tío Pío, etc, e incluso lo mismo sucede con los nombres de los fermentadores como Entrevías o Palomeras. Buscan en los vecinos sus principales clientes, y todos los días abren al público una zona de la fábrica preparada para disfrutar de grifo las 6 cervezas fijas (28038, Dark-SideKahs, RedKahs, RedPlus, VII Tits y Villana) y otras 4 que van variando en función de lo que estén elaborando en ese momento, donde también se pueden comprar sus diferentes referencias. Además elaboraron una cerveza para el grupo de heavy metal Obús, orgullosos vallecanos, y patrocinan al equipo de rugby Vallecas Rugby Unión. 

Las cervezas que he podido probar, cortesía de mi hermano, han sido las siguientes:

- CCVK 28038: una IPA engañosa, con mucha malta y fruta tropical al principio que la hace parecer amable, para que después el lúpulo deje huella con un amargor marcado, cítrico, herbal y muy especiado. Como traída de la Costa Este, me ha impresionado.

- CCVK RedKahs: las Red Ale son siempre una sorpresa en el mundo de la cerveza artesana. En este caso tiene cierto parecido con referencias como Smithwick's u O'Hara's. Como aspecto negativo, va pasada de carbonatación; como parte buena, tiene un lúpulo fresco y aromático que le da un poco de vidilla a un estilo que no me entusiasma. Pero el caso es que se bebe con gusto.

CCVK RedPlus: cerveza potente donde las haya, cargada de tostados, muy compleja, y sin embargo todo está perfectamente integrado y en armonía. Es para tomarla poco a poco, disfrutando cada matiz, y con precaución si se decide tomar una pinta entera.

- CCVK Villana: el color pálido parece de Witbier, el aroma dulzón y levaduroso de Weizen. Sin embargo al final resulta ser una cerveza de trigo de corte moderno, muy afilada y bien cargada de lúpulo.

- Rocksteady (colaboración con Blackstorms): pocas cervezas de centeno he probado donde este cereal tenga un papel tan prominente y sea fácil de identificar. Si a esto le sumamos buen cuerpo y una carga contundente de lúpulo, el resultado es una IPA muy atractiva y original.

- Tercer Tiempo (colaboración con Albufera): una cerveza sencilla, relajada, fácil de beber. Bien cogida la sobriedad de las Ale británicas, tiene el habitual punto medicinal y, si bien no es excepcional, cumple su papel más que holgadamente. Eso sí, me gustaría más en botella de 50 cl.

Creo que CCVK cumple algo fundamental para una cervecera, y es que su catálogo abarca tanto las apetencias del consumidor medio, que puede tener RedKahs como su cerveza de diario o Villana si quiere algo más fresco, pero también ofrece productos más complejos e innovadores que para paladares más experimentados. La verdad es que, algunas más y otras menos, pero todas me han gustado, y si paso por la fábrica bien a gusto me tomaría un par de pintas... quizá una de 28038 para abrir boca y RedPlus para rematar (literalmente).

miércoles, 7 de abril de 2021

Riegele Kellerbier

MARCA: Riegele
MODELO: Riegele Kellerbier
ESTILO: Kellerbier (5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: La cervecera Riegele se encuentra en Augsburgo, capital de la región bávara de Suabia, y fue fundada en 1884. Este fue el año en el que Sebastian Riegele adquirió "Zum Goldener Ross", pero los orígenes de esta fábrica se remontan muchos años atrás, nada menos que al siglo XIV, y de hecho son capaces de identificar 28 generaciones que han trabajado en ella. Cuentan en su repertorio con más de 20 referencias distintas, incluyendo una línea de elaboraciones tradicionales bávaras y otras más modernas... y por supuesto la Kellerbier entra dentro de las primeras.

Cuando iba a la Oktoberfest del Parque de Atracciones de Zaragoza, en la postadolescencia, siempre pedíamos jarras de cerveza que llamaban "Natural". Esta Keller se parece mucho a esas, es totalmente turbia (lo que ahora se llamaría "hazy"), de un color dorado oscuro, con dos dedos de una espuma beige muy cremosa que no parece reducirse. En nariz es fresca, exuberante, con gran cantidad de malta, cereal sin tostar y pan blanco poco cocido, y más suaves notas de galleta Es clara también la levadura, notas florales y un leve toque de especia. Incluso uno se puede acordar en algún momento de bizcocho de plátano, lo que evoca a las cervezas de trigo bávaras.

l paso por boca confirma lo que sugería el aspecto, es una cerveza extremadamente cremosa, con una carbonatación prominente que ayuda a que el sabor llene la boca. Este consiste en una mezcla de malta dulce, masa de pan e incluso mazapán y galleta, también con importante presencia de cereal, recuerdos de levadura y plátano. Cierra con un amargor delicado, dirigido por lúpulo herbal y mineral, que deja un regusto largo y delicado. Es difícil saber lo que se está bebiendo, tiene aspectos que recuerdan a una Weißbier bávara, de hecho la levadura es de fermentación alta y tiene trigo malteado, pero por otro lado se somete al proceso de lagerung... lo único que está claro es que es una Keller excelente.

NOTA: