viernes, 8 de junio de 2018

Ambar IPA

MARCA: Ambar
MODELO: Ambar IPA
ESTILO: American Pale Ale (5'7% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Tras el largo repertorio de cervezas de edición limitada que nos ha presentado La Zaragozana durante estos últimos años, en esta primera mitad del año nos han sorprendido a todos con el lanzamiento de Ambar IPA. Se trata de la primera cerveza industrial nacional en la que se emplea este término, aunque sospecho que no será la última, lo que nos indica lo fuerte que están pegando las microcerveceras y cómo van marcando el ritmo, tanto en nuestro país como en otros. Está elaborada con lúpulos Cascade, Columbus, Hallertauer Mittelfrüh y Nugget, y tal y como la describen queda claro que no nos vamos a encontrar una IPA de estilo norteamericano al uso, sino más bien una versión adaptada al paladar del consumidor medio, del estilo de San Miguel Manila. De hecho en la publicidad insisten en que no es una cerveza artesanal sino industrial, en un alarde de sinceridad que es de agradecer. Para su presentación oficial en la fábrica de La Zaragozana contaron con la presencia de Ken Grossman, fundador de Sierra Nevada, en un acto que tuvo que ser como mínimo interesante. Yo no pude asistir, pero desde La Zaragozana tuvieron la amabilidad de hacerme llegar una lata a casa, y hoy comento mis impresiones.

Es una cerveza de color marrón amarillento, bastante turbia. Genera una espuma blanca esponjosa, abundante pero poco duradera, aunque queda bien adherida al vidrio. El aroma es dulzón y muy frutal. Se detecta malta de tueste ligero, algo de caramelo, grandes cantidades de frutas muy maduras, sobretodo melocotón, naranja y más suave mango, e incluso recuerdos de gominolas, todo ello aderezado con un punto de especia picante. Lo curioso es que el lúpulo no está todo lo definido que me debería; es evidente que tiene un papel relevante, pero no tanto como suele ser habitual en el estilo.

En boca se presenta con cuerpo medio y su textura es agradable, nada pesada. La entrada la protagoniza la malta, cereal, suave caramelo y algo de fruta. Por el lúpulo empiezan a despegar las notas frutales, con albaricoque, naranja sanguina, suave melocotón, pero sin llegar a romper. En el amargor final, nada agresivo, se acentúan limón, naranja, un punto de pomelo y especia picante, con un deje tropical por detrás que recuerda a gominolas o refresco. Para el consumidor medio puede ser interesante, además de ser muy distinta a otras elaboraciones de fábricas industriales sirve como entrada al mundo del lúpulo, aunque apoyándose mucho en los elementos menos agresivos que aporta este ingrediente. Sin embargo para el que toma cerveza artesana de forma habitual creo que se va a quedar corta, no ya como IPA sino incluso como APA, porque el lúpulo no acaba de definir con claridad el carácter norteamericano del estilo. De todas maneras se bebe con gusto, y es refrescante. ¡Gracias de nuevo, Ambar!

NOTA:

4 comentarios:

José Antonio González Seco dijo...

A mi me sabia y olia a fairy limon, hasta el punto de creer que habia lavado el vaso mal. Pero luego lei comentarios similares al respecto y se ve que no. Lo mismo ha salido alguna partida mal o algo. La mia era en botella, eso si

Embracing Darkness dijo...

Pues la verdad es que en mi caso no, aunque como digo me pareció que no acababan de definir con el lúpulo sino que salía una mezcla de varios bastante neutra y con un dulzor un poco artificial. Pero vamos, se dejaba beber. Gracias por el comentario, a ver qué opinión les merece a otros.

¡Saludos!

birrasyquesos dijo...

Pues me duele decir que no me gustó nada. Me pareció descompensada hacia un dulce un tanto artificial, cosa que también encontré en alguna de la serie Ambiciosas de Ámbar. Y digo que me duele porque le tengo cariño a La Zaragozana, fue la industrial que más bebí con diferencia. En cualquier caso siempre valoro positivamente que se atrevan a explorar nuevos caminos.

Saludos!

Embracing Darkness dijo...

A mí no me disgustó tanto, pero también me dio pena que no alcanzase el nivel que esperaba de ellos. La receta hay que afinarla mucho si se pretende llegar a amantes de la cerveza artesana, y para el público general cervezas como las de Sierra Nevada les suelen dejar los ojos como platos.

¡Saludos!