viernes, 15 de octubre de 2010

Pilares 2010

Aunque hasta ahora nos habíamos ceñido a comentar las fiestas de San Lorenzo, de cuyos excesos hablamos por aquí en su momento, no pueden pasar desapercibidos estos días pasados en Zaragoza, en las fiestas del Pilar, una celebración de la que somos habituales. Como no venía siendo de otra manera, lo celebramos con abundante y variada cerveza.

El primer día nos abastecimos sobradamente para los jornales posteriores, asegurando una cantidad importante de cerveza de escaso precio y calidad aceptable, esto es: Perlenbacher. Cargados de sextetos cerveciles y acompañados por nuestra escudera Neila (la misma que dibujó el duende irlandés de Hipos Urinatum), nos dirigimos al Macromercado, un lugar tan impresionante como cuenta la leyenda. Allí escogimos el licor tan peligrosamente presente en nuestras últimas fiestas, Jägermeister, una botella de Kasteelbier negra y, a modo de cerveza de descanso, un cuarteto de Mezquita. Finalmente, y antes siquiera de poder sentarnos tranquilamente, hicimos una última parada en la tienda Líquidos, a la que ya iba siendo hora de echar un vistazo. Efectivamente, un interesante arsenal de cerveza. Elegí Rogue Mocha Porter y Samuel Smith's Imperial Stout (esta última con especiales ganas) para llevarme a Madrid tras las fiestas, y Sierra Nevada Pale Ale para tomar en Zaragoza, viendo una película. Embracing se llevó Brakspear Oxford Gold.

Las noches de fiesta fueron magníficas, pero las cervezas que elegimos para los momentos de relax nos transportaron a otro nivel. La ya nombrada Neila se había hecho con una Rogue Mocha Porter que probamos por la noche, y que resultó ser impresionante. Un aroma verdaderamente embriagador y un sabor de escándalo que hizo todavía mejor el momento de visionado de serie B (Braindead, concretamente).

Mis dos cervezas para llevarme de vuelta se las llevó Neila al día siguiente (era día de fiesta y no había tiendas abiertas), y estoy seguro de que va a desorientar a toda Tafalla con la calidad de esas cervezas.

La Kasteelbier Negra resultó una gran compañera para una partida de Megadrive, aunque estuvo dulce en exceso. Lo impresionante fue disfrutar de Paprika al día siguiente bebiendo la Sierra Nevada Pale Ale y la Brakspear Oxford Gold. Mención especial a Sierra Nevada, que estaba tan buena que no nos lo creíamos.

Ciertamente han sido unas fiestas completas, con buena cerveza, comida y compañía. Vamos, como viene siendo. Muchachos y muchachas, estáis invitados a las siguientes a beber con nosotros.

3 comentarios:

Embracing Darkness dijo...

Espectaculares fotos, Sir Basfia, y buen resumen. Se te ha olvidado mencionar mi épica victoria ajedrecistica, pero te la paso porque es tu cumpleaños.

Saluti!

Sir Asf dijo...

De eso nada, esas TABLAS tan inesperadas fueron fruto de un despiste propiciado muy probablemente por la música que escuchábamos. O el Jägermeister.

liquidos dijo...

Coincido muy buenas fotos,bastante mejor que las mías, (ciertamente si noté los efectos de la cata del día anterior) y muy buena cerveza, para final del día con librito y disfrutar esos aromas entre cacao y café.