domingo, 14 de diciembre de 2014

Baladin Open Rolling Stone

MARCA: Baladin
MODELO: Baladin Open Rolling Stone
ESTILO: Blonde con pimienta (7'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Italia

CARACTERÍSTICAS: Al tratar del floreciente panorama cervecero italiano no hay más remedio que hablar de Birra Baladin, sin duda una de las marcas más importantes en la actualidad, presente en multitud de países. Los primeros pasos de la empresa comenzaron con la apertura de la cervecería Baladin en Piozzo, al sur de Torino, por parte de su fundador, el carismático Teo Musso. Este hecho se produjo en 1986, pero no fue hasta 10 años después cuando el local se transformó en un brewpub y la primera elaboración propia vio la luz, época en la que el movimiento de la cerveza artesanal en Italia todavía estaba en pañales. Desde entonces su crecimiento ha sido imparable, hasta el extremo de que sus tentáculos ya han cruzado el Atlántico y han permitido el establecimiento de uno de sus cervecerías en Nueva York, además de otros 10 locales en diferentes ciudades de Italia.

De las varias decenas de cervezas distintas que producen, durante mi viaje a Roma encontré escondidas en un supermercado del Trastevere un par de botellas de su Open Rolling Stone, una versión de Open elaborada con pimienta. Tras un día agotador por la ciudad la serví en el único vaso que tenía a mano, (como podéis ver) y me topé con un líquido dorado con toques anaranjados, bajo un dedo de una cremosa y consistente espuma blanca, bastante apetecible. Escapaba como reptando un perfume de intensidad media, en cuyo núcleo está conformado por notas de malta dulce, miel y muesli, con recuerdos florales bien integrados. Alrededor se concentran manzana golden, plátano y más leve pera, limón dulce y pera, adornados con toques levadurosos, conformando un aroma agradable y cuidado, con muchos matices diferentes pero sin estridencias por parte de ninguno de ellos.

De cuerpo medio, resulta muy sabrosa en boca aunque es igualmente delicada. Mucha malta y fruta madura irrumpen desde el inicio, en cuyo dulzor predominan manzana y plátano, quedando miel y cereales de fondo. El paso es cremoso y calmado, no obstante el ritmo cambia un poco cuando se suman al sabor pimienta y gengibre junto con notas cítricas, destacando entre ellas el limón. Acaba derivando en un amargor marcado, ácido, picante y ligeramente herbal, con un cálido punto de alcohol potenciado por la especia que no pasa desapercibido aunque tampoco llega a estar descompensado. Al final resulta algo más dura de lo que sugería al principio, lo cual no quita que la impresión general sea bastante buena; se trata de una cerveza sabrosa, equilibrada y reconfortante, con el añadido de contar con algún ingrediente peculiar. En comparación con lo poco que me gustó otra de sus cervezas especiadas, Wayan, esta me ha parecido francamente buena. 

NOTA:

3 comentarios:

cerveza al cubo dijo...

Coincido en el análisis que haces, me gustó bastante está cerveza, muy sabrosa y con cierta singularidad...

Un saludo.

Lúpuloadicto dijo...

Pues yo que quieres que te diga, a mi no me convence esta cerveza... Una imagen muy trabajada, un precio bastante elevado, y el contenido no me entusiasma. He probado unas cuantas Baladin y lo poco que me ha gustado es lo más caro, las "envejecidas" (que según algunas fuentes lo son de forma no muy ortodoxa...). Un abrazo, Hugo!

Hipos dijo...

Pau:

En eso tienes toda la razón, el precio es bien caro. Por menos se tiene cualquier botella belga de abadía, que son mejores.

La verdad es que si no hubiese estado de vacaciones en Roma ni me lo hubiese planteado, pero sólo había probado hasta el momento Baladin Wayan y me apetecía atacar alguna más... y por 8 euros la botella me pareció que no iba a encontrarla a mejor precio.

Cerveza al cubo:

Me pareció bien trabajada pero, como le digo a Pau, cara.

¡Saludos a ambos!