miércoles, 31 de julio de 2019

Held-Bräu Hell

MARCA: Held-Bräu
MODELO: Held-Bräu Hell
ESTILO: Münchner Hell (4'9% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Hoy vuelvo a comentar una cerveza de una fábrica francona diminuta (ver foto), localizada en una aldea diminuta llamada Oberailsfeld, situada al Noreste de Núremberg, y fundada hace varios cientos de años, concretamente en 1680. Es una cervecera independiente, propiedad de la familia Polster, que produce 4 cervezas fijas y 3 estacionales. La protagonista del artículo, una Helles, evidentemente forma parte del primer grupo.

El color es dorado algo blanquecino, con mucha burbuja subiendo a la superficie a toda velocidad. La espuma no es demasiado abundante, parece esponjosa al servir la cerveza pero en seguida se reduce a una membrana. En nariz es limpia, directa, muy clásica, todo malta sin tostar, cereal crudo, masa de pan, e intensas notas de manzana madura, algo de pera y un agradable punto cítrico. El lúpulo es muy fresco, sobretodo floral, herbal, con un toque de pimienta y un deje terroso. Es fácil de catar, porque se nota cada matiz perfectamente diferenciado.

El sabor al principio es el esperable, con cereal crudo, malta, pan blanco y frutas, aunque con menos papel que en el aroma y resaltando más los cítricos. El cuerpo es el adecuado, quizá la carbonatación se aproxima al límite. Lo que llama la atención es que al final se desarrolla un amargor muy intenso para el estilo, tan herbal como mineral, dejando claro que han sido generosos con el lúpulo noble, y con recuerdos de limón y especia picante. Es una Helles más áspera de lo esperable, casi parece más una Pils, pero no obstante es equilibrada, sabrosa... y quizá incluso más refrescante.

NOTA:

viernes, 26 de julio de 2019

Merkendorfer Hummel-Bräu Räucherla Märzen

MARCA: Merkendorfer Hummel-Bräu
MODELO: Merkendorfer Hummel-Bräu Räucherla Märzen
ESTILO: Märzen/Vienna ahumada (5'6% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: La cervecera y restaurante Hummel-Bräu se encuentra en Merkendorf, un pueblo de 2.000 habitantes a unos 10 kilómetros de Bamberg. Encontrar más información sobre la historia de esta fábrica, en inglés o en alemán, ha sido tarea imposible para mí. Bajo la marca Merkendorfer producen 14 variedades de cerveza de estilos alemanes, y otras 6 con el nombre Freggäla. De todas ellas yo tuve claro que la que me iba a llevar preferentemente era esta Märzen ahumada, dada mi pasión por las Rauchbier, y así fue.

Su color es marrón roble, rojo anaranjado al trasluz. La protege una capa de espuma muy cremosa, ligeramente teñida de beige, manteniendo en todo momento un dedo y medio sobre la superficie gracias a una carbonatación que sube como una marabunta. Pocas cervezas he visto con tan buen aspecto. En nariz no es nada discreto, y sobretodo domina el dulce. El núcleo fundamental está formado por la combinación de malta tostada, caramelo, frutas muy maduras como pasas, ciruelas negras y orejón de melocotón, con suaves recuerdos de té negro y azúcar moreno. El ahumado resulta inconfundible, es muy cálido, meloso, recuerda al del cerdo en barbacoa, y envuelve e infiltra todo el aroma. El lúpulo noble se intuye, pero no es fundamental en el conjunto.

El sabor es bastante distinto a la de Schlenkerla (la comparación tenía que salir, obviamente), resaltan mucho más los tostados al principio, aunque luego se modera. Inicialmente dominan malta oscura, frutos secos y mucho pan integral, con un toque cítrico y mineral. Poco a poco surge el ahumado, hasta hacerse la nota predominante, arrastrando un dulzor con recuerdos de caramelo y frutas oscuras confitadas que se introduce progresivamente e integra a los cereales. Al final surge un amargor medio, con lúpulo herbal y cítrico, un punto de especia picante y, por supuesto, bastante ahumado, que se mantiene en un regusto larguísimo, impregnado de notas terrosas. Equilibra perfectamente el grano tostado con el dulzor posterior, que está dirigido por un ahumado dulzón muy sabroso y reconfortante. Esta es una de las Rauchbier más fina que he podido probar, y de lo mejor que he bebido este año.

NOTA:

viernes, 19 de julio de 2019

Ebensfelder Adam Riese Urtrunk

MARCA: Ebensfelder
MODELO: Ebensfelder Adam Riese Urtrunk
ESTILO: Dunkel Lager (5'6% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Si uno se mete en un Getränkemarkt de Franconia y selecciona unas cuantas botellas de cerveza al azar, no es raro que se encuentre con varias elaboradas por fábricas centenarias independientes. Es el caso de Ebensfelder, fundada en el año 1752 en la localidad que le da nombre, un pueblo de apenas 6.000 habitantes a pocos kilómetros de Coburgo. En su catálogo cuentan con al menos 6 cervezas distintas de estilos clásicos bávaros, entre ellas esta Dunkel de diseño tan elegante que comento hoy, que posiblemente fue uno de los motivos que me llevó a comprarla. Se empezó a elaborar en 1992, en conmemoración del 500 Aniversario del nacimiento de Adam Ries, un famoso matemático bávaro originario de Bad Staffelstein, al Norte de Ebensfeld.

Es una cerveza de color marrón pardo, rubí al trasluz. Apenas un dedo de espuma beige cremosa surge al servirla, pero tiene buena retención y queda en todo momento una membrana en la superficie. Es potente en nariz, teniendo en cuenta el estilo, y bastante compleja. Combina malta tostada, intenso caramelo oscuro, más suave frutos secos, algo de sirope y azúcar moreno, con fruta muy madura, sobretodo pasas, ciruelas y claros recuerdos de dátiles. El lúpulo tiene un acentuado carácter herbal, también con notas cítricas y terrosas, que aportan cierto frescor.

El sabor mantiene registros similares a los del aroma, aunque decantando el conjunto hacia los tostados, de forma que se limita el dulzor. De cuerpo medio, y muy potente, abre el trago con malta tostada, cereales oscuros, pan integral y suave caramelo. El papel de las frutas oscuras es mucho más comedido, en favor de frutos rojos, ciruelas y cítricos, que liman las aristas de los tostados. Un amargor muy marcado destaca al final, con una generosa ración de hierba del lúpulo, intensas notas de limón, suave especia picante y minerales, quedando tostados y un punto de caramelo en el regusto. Cada una con su personalidad, pero todas las Dunkel franconas que pruebo son una maravilla. Esta es quizá un poco más seca, con bastante lúpulo y mucha carga de tostados, pero igual que siempre el equilibrio es impecable y la jarra parece que se vacíe sola.

NOTA:

lunes, 1 de julio de 2019

Eller Birkacher Rotes

MARCA: Eller
MODELO: Eller Birkacher Rotes
ESTILO: Nürnberger Rotbier (4'8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Las Rotbier de Nuremberg son cervezas de baja fermentación, elaboradas sólo con cebada y no filtradas, cuyos origenes se remontan al menos a la Edad Media. Una de las primeras fábricas que volvieron a producir este estilo, recuperando una receta original, es Hausbrauerei Altstadthof, en el centro de Nuremberg... evidentemente la visita, si se pasa por la ciudad, es obligada para cualquier amante de la cerveza. Sin embargo la referencia que comento hoy poco tiene que ver con Nuremberg, sino que está elaborada por la Brauerei Eller, una diminuta cervecera fundada en 1822 en Birkach am Forst, un pueblo de poco más de 200 habitantes al Norte de Bamberg.

El aspecto hace honor al nombre del estilo, es de un color rojo intenso, quizá marrón amarillento al trasluz, y relativamente transparente. La espuma le da una pinta muy apetitosa, es abundante, cremosa y con buena retención, quedando medio dedo adherido al vaso. En nariz deleita con un suave perfume compuesto por dulce malta tostada, caramelo, pan integral y fruta fresca, sobretodo manzana y algo de ciruela. El lúpulo también está presente, integrado gracias a la fuerza de la malta, de carácter muy terroso y herbal, con un claro punto cítrico y especiado.

El sabor es también delicado, y menos dulce que el aroma. Se presenta con malta tostada, un punto de caramelo y también manzana golden, aunque más suave. Con el avance ganan fuerza los tostados, con recuerdos de centeno y algo de frutos secos, aunque no resultan demasiado ásperos gracias al cuerpo ligero que permite un trago largo. Termina con un amargor medio, cargado de notas herbales y minerales, suave levadura, un punto cítrico y especia picante muy medida en la punta de la lengua.  Es una cerveza sabrosa y con carácter, que da mucho peso al cereal, pero a la vez de trago limpio y fácil de beber. Mi impresión es parecida a la que tuve al probar la Rotbier de Hausbrauerei Altstadthof, de hecho creo que es una cerveza de un nivel comparable.

NOTA: