lunes, 31 de enero de 2011

Düsseldorf (repetimos)


Este verano Sir Asf y yo, junto con un par de amigos más, cogimos un vuelo a la ciudad alemana de Düsseldorf, teníamos ganas de conocer la ciudad y abusar un poco del estilo de cerveza originario de esta, las Altbier y, por qué ocultarlo, también nos sedujo que el precio del billete desde Zaragoza rondaba los 25 euros. No obstante me quedé con ganas de más así que me pareció una buena idea el aprovechar los 10 días de vacaciones que tenía tras el último examen de la carrera (^^) para exprimir al máximo esta ciudad, con el añadido de que iba a ser en una época del año totalmente opuesta. La principal diferencia en esta ocasión es que no iba a contar con compañía, más por decisión propia que otra cosa, y es que de vez en cuando me gusta hacer viajes en solitario, me relaja y aprovecho mucho el tiempo.

La Ciudad

La verdad es que poco puedo comentar sobre ella que no se encuentre en cualquier guía de viajes, y evidentemente en 6 meses que han pasado desde la última vez que la visité los cambios han sido mínimos, por motivos invernales la ciudad quizá estaba algo más triste y gris de lo que ya de por sí es, pero por lo demás todo parecía seguir igual.

No puedo decir que me parezca una ciudad especialmente bonita, aunque debo que reconocer que hay zonas y edificios impresionantes, pero por otra parte el Rin le da un gran atractivo, y es que es un río de una belleza difícil de igualar (solo al Danubio lo pondría a su altura). Sin embargo, hay dos zonas de la ciudad que me gustaría destacar, ambas en mi opinión bastante interesantes.

Una de ellas ya la conocía, el Altstadt o casco antiguo, bordeado por la popular avenida Königsallee (en la foto), donde pasamos gran parte de nuestra visita veraniega, con sus germantásticas calles adoquinadas donde a la vuelta de cada esquina por pura casualidad te podía sorprender el encontrarte uno de los múltiples brew-pubs que producen sus cervezas en el corazón de la ciudad. La otra no llegamos a verla en el viaje anterior y es el puerto de la ciudad, llamado Media-Harbour, de donde zarpan algunos de los barcos que surcan el río, y que está rodeado de varios edificios de arquitectura cuanto menos curiosa.

Para terminar este apartado, me parece interesante mencionar que aparte de en los supermercados, donde si tienes suerte te puedes encontrar con las mejores marcas de cerveza alemana, tanto de la ciudad como de otras partes del país, existe una cadena de grandes almacenes llamada Kaufhof, muy similar al Corte Inglés, donde aparte de las Alt mejor valoradas por los alemanes están a la venta cervezas muy interesantes de todo el mundo. Como muestra, la imagen la tomé en el establecimiento situado en el cruce de Oststraße con Graf-Adolf-Straße, y sí, eso son Fuller's Vintage 2009.

Las Brauerei

Uno de los puntos fuertes de Düsseldorf, cervecísticamente hablando, es que ofrece la oportunidad de beber muchas de las diferentes Altbier en la propia fábrica, pues muchas de ellas funcionan como brewpubs, y si hay varias marcas que son excelentes, tomadas en su lugar de nacimiento parecen cervezas de otro mundo.

Dentro del Altstadt, mi sitio favorito para tomar una cerveza es Zum Uerige y por supuesto no desperdicié la oportunidad de volver a tomar allí su excelente Alt. Es un local bastante grande, al menos en comparación con las brauerei de otras marcas, donde por 1'70 euros se puede tomar una caña de su cerveza, con la posibilidad de acompañarla de alguno de los platos que preparan en sus cocinas. Además, también están disponibles otros modelos de la marca, como la Weizen o la Sticke, aunque de esta solo se puede disfrutar el tercer jueves de Enero y el tercero de Octubre.

Por supuesto hay más, no me disgustó la recientemente abierta Brauerei Kürzer salvo por el hecho de que era de las pocos locales de este tipo donde se podía fumar, y por ahí estaban también Brauerei im Füchschen, Brauerei Zum Schlüssel. Curiosamente, el brewpub más antiguo de Düsseldorf está fuera de la zona del Altstadt, es la célebre Brauerei Schumacher, también en Oststrasse, que al igual que Zum Uerige también tienen un Alt especial, en este caso llamada Latzenbier, y que también recomiendo visitar.

Las Altbier

Hemos hablado ya varias veces sobre este estilo, claro que no hemos comentado, ni creo que nunca lleguemos a hacerlo, todas las marcas que se elaboran en Düsseldorf. No obstante, entre este viaje y el anterior no son demasiadas las que me quedan por probar, lo cual me ha permitido hacerme una idea bastante clara de cuales considero mejores y cuales peores. Por supuesto es una cuestión de gustos en la que no hay una verdad absoluta y se puede no estar de acuerdo, pero yo he decidido mojarme y las voy a clasificar en tres categorías:

- Las que menos me han gustado, y que no volvería a perder el tiempo con ellas: Frankenheim Alt, Hansa Alt, Oettinger Alt. (las dos últimas nada tienen que ver con Düsseldorf aunque se vendan allí)

- Buenas, aunque no espectaculares: Schlösser Das Alt, Gatz Alt, Kürzer Alt, Füchschen Alt, Diebels Alt (esta estaría un poco en la cuerda floja).

- Excelencia embotellada: Uerige Alt, Schumacher Alt, Schlüssel Alt.

De estas tres últimas si me tuviese que quedar con solo una sería una decisión difícil, cada una tiene alguna característica que me encanta. De todas formas, guardo un recuerdo especial de la botella de Schlüssel que bebí en esta última visita sentado en la orilla del Rin, que me pareció de las mejores cervezas que me había bebido en mi vida, así definitivamente esta va a ser mi elección final.

Y hasta aquí el resumen de la parte del viaje dedicada a esta ciudad, supongo que a lo largo de las dos semanas siguientes publicaré mi estancia en Colonia junto con las tres reseñas que aún me quedan de las cervezas bebidas en esa ciudad. Espero que os haya gustado.


6 comentarios:

masbirras dijo...

INteresantes recomendaciones... Yo también fuí un viajero solitario en otras épocas... es algo necesario de vez en cuando... Un abrazo!

Lúpuloadicto dijo...

Me olvidé de comentar en su momento aunque la leí pocos minutos después de que publicárais. Me ha gustado mucho la entrada. Probablemente es lo que más me gusta junto con beber cerveza, viajar.

Sobre el contenido en sí, realmente interesante, y como siempre en estos casos ENVIDIA, ENVIDIA, ENVIDIAAAA!!!! Queda apuntado todo por si a caso se da el viaje.

Otra cosa que quiero resaltarte son las fotos. Realmente impresionantes. Parecen postales. Y la última no tiene pérdida.

Saludo compañero!

Embracing Darkness dijo...

Si es que lo de los viajes es una gozada, y si hay buena cerveza de por medio más.

Pau, aprecio que te gusten las fotos pero, para serte sincero, si son medio decentes es de pura casualidad, la cámara es una Olympus ramplona de 3 megapíxeles y yo de fotografía no tengo la menor idea. ¿Suerte del principiante? xD

¡Saludos a ambos!

Lúpuloadicto dijo...

Hugo, entonces más mérito aún lo de las fotos. Sinceramente con una de 3 mp es bastante sorprendente aunque me alegro por el cacho cámara que tienes entonces.

De principiante nada, no me lo creo, ya que últimamente has sacado alguna que otra foto buena! Jejeje!

Saludos!

Olaf dijo...

Acabo de descubrir tu interesante blog. Enhorabuena, me lo guardo en el feed.
Yo vivo aqui desde hace un par de años, así que corroboro lo que cuentas y coincido con tus apreciaciones.
Si vuelves por aqui, intenta probar la Bolten Ur-Alt, una sin filtrar que se ha convertido en mi preferida.
Saludos
Olaf

Embracing Darkness dijo...

Mil gracias, y encantado recibo cualquier tipo de consejo cervecil de una persona que lleva dos años disfrutando de esa ciudad. La cerveza que comentas he de reconocer que no recuerdo haberla visto por ahí, de todas formas apuntada queda, junto con la Uerige y Schumacher de temporada que al final no pude probar.

Por cierto, esta Altbier nueva, Kürzer, ¿qué tal acogida ha tenido en la ciudad?

Un saludo, y gracias por la visita :)