lunes, 7 de diciembre de 2009

Paulaner Salvator

MARCA: Paulaner

MODELO: Paulaner Salvator
ESTILO: Doppelbock (7'9% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania, Munich

CARACTERÍSTICAS:
Una especial de la casa Paulaner, cuya historia quedó comentada en la entrada de la Hefe - Weiβbier Naturtrüb.
Por lo que he leído, el nombre 'Salvator 'se debe a que los monjes del monasterio donde nació la cervecería Paulaner elaboraron esta cerveza para la cuaresma. Como durante esos días no podían comer nada, tomaban la Salvator, que por aquel entonces tenía menos alcohol, pero era mucho más espesa de cuerpo y alimentaba. El nombre se lo pusieron por salvarlos de morir de hambre.

Con Salvator, comienza en Munich, en el mes de marzo, la "Quinta Estación" (temporada de las cervezas fuertes). Paulaner Salvator tiene un 7,5% de alcohol y se sirve entre 4º y 6ºC.

Es una cerveza consistente y espesa, de baja fermentación, con un sabor seco bastante característico. Aunque más afrutada que la Hefe - Weiβbier, conserva todo el aroma y una pizca del sabor de ésta, acrecentado por la espuma. Alcanza una simbiosis perfecta de lúpulo y malta, llegando a definirse como el "pan líquido" de los monjes de Abadía. Tiene un color rojo muy intenso y oscuro.

2'50 Euros me cobraron ayer por ella en una cervecería de por aquí, aunque en supermercados o tiendas de cerveza puede salir por un precio que ronda de 1 a 2 Euros.

NOTA:




CARACTERÍSTICAS: Ya hace bastante frío en Zaragoza, y una cerveza como esta parece perfecta para pasar una noche de Domingo calentito en casa, escuchando algo de música. Mientras hacía esto recordé que esta fue una de las primeras catas que hicimos en el blog, y me pareció una buena oportunidad para revisar la entrada y de paso contrastar lo aprendido en este tiempo.

Es de color caoba con reflejos rojizos, y adornado por una estupenda capa de espuma grisácea a la que ascienden lentamente gruesas burbujas. Esperaba un aroma muy dulce, rebosante de caramelo, y por suerte no es así sino que, pese a tener este matiz mucha relevancia, junto a la malta tostada, en conjunto se puede disfrutar de una esencia muy cuidada, con un suave pero remarcado frescor herbal y notas frutales perfectamente acopladas formando una base exquisita.

El sabor es también intenso pero delicado y equilibrado, comienza con malta tostada y caramelo por igual, con un gusto similar al de las galletas, y dulces notas frutales, que terminan de perfeccionar cada trago. Es preocupantemete fácil de beber, pese a que el alcohol se encuentra en el sabor, puesto que está perfectamente acoplado, y persiste en el larguísimo regusto junto con un amargor consistente, con carácter pero nivelado, y matices especiados. Estupenda cerveza, al nivel de los productos de esta fábrica.

NOTA:

8 comentarios:

Chela dijo...

Buena nota.Me encanta este estílo, y Salvator, es un gran ejemplo de él. Una cerveza muy completa.Esta es una de esas cervezas que me gusta tomar según la temporada, con la llegada del frío me parece genial.¿La habéis probado para acompañar comida? va fenomenal con Carnes asadas y Michael Jackson( el de la cerveza no el desteñío bebedor de pepsi y amante de niños) la recomiendoa con ciertos postres( especialmente con bizcochos y pastas de almendra va genial.Hice la prueba con tarta Santigago y a mi me gustó verdad hay que la toma como si fuera un licor para después de la cena, pero yo para eso prefiero un single malt de 12 años jejejeje.

Haya Salud

Pivní Filosof dijo...

Probé la Salvator hace poco y me pareció tan aburrida.... Qué decepción

Embracing Darkness dijo...

Vaya, por lo fuerte que es su sabor habría esperado cualquier calificativo para Salvator salvo "aburrida". xD

Pivní Filosof dijo...

Hace poco lei algo muy interesante sobre Salvator.

Originalmente era el nombre de un estilo, hasta que en algún momento del s. XIX lo que hoy es Paulaner lo registró como marca y lo usurpó. Hoy todas las Dopplebock cuyo nombre termina en "-ator" son Salvator.

La otra es que originalmente las Salvator tenían Plato similares a los de ahora 17-18%, pero una atenuación bajísima, terminando en un ABV de 3,5-4% (si mal no me acuerdo). Deben haber sido cervezas tremendamente espesas, dulces y pesadas, y es por eso que se las elaboraba para la cuaresma como substituto de alimentos dulces.

Lástima que nadie haga ya algo parecido.

Embracing Darkness dijo...

Pues podrías animarte tú a hacer alguna Salvator, ahora que empiezas a tener experiencia en esto del homebrewing :)

Pivní Filosof dijo...

Hasta que pueda hacer una lager en casa pasarán varios años...:)

algarafa dijo...

Ayer probé la Salvator y me gustó mucho. Era la primera que probaba del estilo y no fue una decepción, tengo pensado repetir dentro de poco. Se ve que al final me van a acabar encantando las cervezas suaves y las fuertes por igual, aunque con estas de alta graduación tengo que tener cuidado de no tomar más de dos, como mucho tres jejejeje.

Embracing Darkness dijo...

La pena es que no lleguen tantas Doppelbock como me gustaría, pero dentro de lo que cabe no están mal las disponibles, no.