lunes, 8 de septiembre de 2008

Charles Quint Blonde Dorée

MARCA: Charles Quint (Keizer Karel)
MODELO: Charles Quint Blonde Dorée
ESTILO: Blonde (8'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS:

Después de un otoñal buen día de caza en Walcourt, Carlos I, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, decidió saciar su sed. Entró en una taberna local y la dueña le ofreció una jarra de cerveza, agarrándola por su asa, por lo que el Rey Carlos tuvo que tomar la jarra con ambas manos. Pensando en que querría volver a esa taberna, mandó enviar a la tabernera una jarra con dos asas, de forma que pudiese coger la jarra con una mano, la próxima vez.
Un tiempo después, Carlos y su escolta volvieron a Walcourt, y decidieron parar en la taberna. La dueña, con orgullo, le sirvió cerveza en la jarra que había recibido, pero se la ofreció cogiéndola por ambas asas, por lo que de nuevo el Rey Carlos tuvo que usar las dos manos para sostener la jarra. Impertérrito, el Rey ordenó una jarra con tres asas para la próxima vez que volviera.
Al año siguiente, Carlos I volvió a visitar la taberna. Esta vez, la dueña le sirvió la jarra sujetándola de dos asas, y con la tercera mirando hacia ella. Fue entonces cuando el Rey mandó finalmente una jarra con cuatro asas, para poner fin al problema.
Esta leyenda es la razón por la que hoy en día pueden encontrarse fácilmente jarras con cuatro asas en muchos cafés de Bélgica.
Como reza su etiqueta, Carlos I (Keizer Karel) nació en Gante, Bélgica, en el año 1500. Demostró durante su vida una afición particular por la cerveza. A lo largo de sus viajes, no dudaba en atravesar Bélgica para disfrutar de la buena cerveza local, parándose siempre en las cervecerías. Al quedarse en España, mandó que regularmente enviaran varios barriles de cerveza belga.

Menuda sorpresa de cerveza.
Esta estupenda rubia de alta fermentación, creada por la 'Haacht Brewery' tiene aroma a especias. No genera excesiva espuma, y tiene un color dorado, con una aparente carbonatación similar al champán.
Su sabor es delicioso, con tintes afrutados que dejan un regusto final a caramelo y maíz dulce, que termina entendiendose perfectamente con su lúpulo. Sus 8'5 grados acrecentan un sabor fuerte y completo, regalando así un trago excelente.

Una de las pocas belgas que me faltaban por probar en la tienda de cervezas habitual. Y más que caerán más adelante, desde luego. Amo Bélgica.

NOTA:



1 comentarios:

Delirium dijo...

A mi es una cerveza que no me gusta, ni la blonde ni la oscura.
Demasiado dulce y demasiado alcohol. No me resulta fácil de beber. Pero bueno, es cuestión de gustos.

¿Os llego la invitación para la wiki? ¿Qué opináis del encuentro? En principio hay opciones de ir a Salamanca o a Barcelona.

Un saludo!