miércoles, 4 de diciembre de 2013

Gredos Rubia

MARCA: Gredos
MODELO: Gredos Rubia
ESTILO: American Pale Ale (4'9% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: En el año 2009 Jesús y Luis González, naturales de Ávila, fundaron en Hoyocasero, junto a la sierra de Gredos, la cervecera que lleva el nombre de esta formación montañosa. A pesar de la imagen de modernidad que dan las sofisticadas instalaciones que muestran en su página web, cuando se inició el proyecto en la mente de estos hermanos estaba la tradición; por ello, afirman utilizar únicamente ingredientes naturales, entre ellos el agua de la sierra de Gredos, rechazando cualquier otro tipo de adjunto. De las dos cervezas que elaboran, Doble Malta y Rubia, apenas había oído nada hasta que los responsables de la fábrica se pusieron en contacto con nosotros para enviarnos algunas muestras de la primera de regalo, lo cual les agradecemos enormemente, como no podía ser de otra manera.

Su color es dorado anaranjado, con una turbidez llamativa sobretodo teniendo en cuenta el estilo. Cuenta con una carbonatación microscópica omnipresente, que alimenta una capa de medio dedo de espuma blanca con un tenue tinte beige. El aroma es de intensidad moderada, con una base compuesta principalmente por malta dulce acompañada de cereales y suaves toques de miel, de la que desvía la atención el lúpulo americano, tan frutal como herbal, que destaca con claridad respecto al resto de matices. La verdad es que, a pesar de no ser en absoluto acorde a lo que esperaba (creía que iba a tomar una Pale Lager, no digo más) y de que posiblemente algo más de complejidad no le habría ido mal, me pareció un preludio interesante gracias al juego con el Cascade.

En boca, por desgracia, ya no me resultó tan sugestiva, sino más bien plana y con poco carácter. El sabor de la malta es suave, apagado, con algún leve deje de toffee, cereal y mínima miel, y el lúpulo en esta ocasión no es capaz de conseguir que el trago repunte, sino que simplemente aporta tímidas notas de hierba y algo más acentuados cítricos, sobretodo naranja. El paso es demasiado ligero, incluso algo aguado, y la falta de presencia de la carbonatación refuerza esta sensación. Termina con un amargor moderado, con restos del lúpulo y algo de picante, que se desvanece poco a poco sin dejar demasiada huella. Para mi gusto es una cerveza poco definida e incluso algo aburrida y, sin detectar sabores desagradables, tampoco encuentro muchas razones para repetir si no hay cambios en la receta. De todas formas, muchas gracias de nuevo por el detalle.

NOTA:


0 comentarios: