domingo, 29 de octubre de 2017

Morlaco Beer Navarrería

MARCA: Morlaco Beer
MODELO: Morlaco Beer Navarrería
ESTILO: American Pale Ale (5'6% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Desde la primera vez que probé las cervezas de Morlaco allá por el 2014 ha habido muchos cambios en esta marca, tanto a nivel de recetas como de imagen. Uno de los últimos fue la incorporación como maestro cervecero de Akui, un italiano afincado en Pamplona con una larga trayectoria en la elaboración de cerveza, tanto en domicilio como más recientemente de forma profesional con su marca Akui. De hecho, fue él quien me regaló algunas botellas de las nuevas hornadas para que las probase, y hoy comento la primera que he abierto: Navarrería. Esta cerveza debe su nombre a uno de los burgos que conformaban la ciudad de Pamplona en la Alta Edad Media, y a la vez hace alusión a una de las plazas más populares de esta localidad, que es además uno de los mejores lugares para socializar zurito en mano.

Servida en copa luce un bello color naranja con reflejos entre ocre y amarillo. La espuma blanca jabonosa no es demasiado abundante, aunque la retención es buena y persisten unos milímetros adheridos al cristal. En nariz es potente, y cuadra perfectamente con lo esperable del estilo. Irrumpe un aroma dirigido por el lúpulo americano, con frutas tropicales en abundancia acompañadas de algo de hierba e incluso algún matiz resinoso. Quedan de base malta dulce, caramelo y algo de bizcocho, que soportan con firmeza la carga del lúpulo.

El sabor sigue a la perfeccion el patrón marcado por el aroma, y el resultado final es fantástico. De cuerpo medio, dirigen la entrada malta, cereal y suave caramelo. Rápidamente se ve asaltada por la importante carga de lúpulo americano, aunque en esta ocasión lo que parece predominar son las notas de hierba, pino y resina, dejando a frutas como naranja y mango en un segundo plano. Final de amargor marcado y astringencia considerable, en el que destacan cítricos, pino y algo de especia picante, para dar paso a un regusto eterno que acaba de forjar el lúpulo en la boca. Una APA de libro, directa como exige el estilo pero con suficiente complejidad para mantener la atención durante toda la botella. Una mejoría más que clara respecto a la receta anterior, y sin nada que envidiar a otros referentes del estilo, tanto nacionales como extranjeros.
NOTA:

sábado, 28 de octubre de 2017

Weißenoher Altfränkisch Klosterbier

MARCA: Weißenoher
MODELO: Weißenoher Altfränkisch Klosterbier
ESTILO: Kellerbier (5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: La Abadía de Weißenohe, una pequeña población bávara a mitad de camino entre Núremberg y Bamberg, fue construida alrededor del año 1050. Entonces funcionó como monasterio benedictino, y probablemente también en esa época se empezó a elaborar cerveza allí, siendo considerada en algunos textos como la cervecera más antigua de Franconia. En 1803 todos los edificios excepto la iglesia pasaron a manos privadas y, tras un intento fallido del antiguo maestro cervecero para sacar adelante el negocio, fue adquirida en 1827 por Friedrich Kraus. La cervecera ha seguido desde entonces bajo la dirección de la misma familia, habiendo pasado ya por cinco generaciones.

En las próximas semanas voy a presentar varias de las cervezas que probé durante mis vacaciones en Baviera, pero curiosamente esta botella la compré en Zaragoza hace unos meses. Es de color marrón anaranjado, ocre apagado al trasluz, con una turbidez importante. Está cubierta por una espuma blanquecina escasa, apenas medio dedo, de burbuja microscópica. El aroma es muy intenso y denso, con toneladas de caramelo, sirope, toffee, malta fuertemente tostada, y abundantes frutas oscuras como ciruelas e higos, casi rozando el dátil. Se suma una suave base de bizcocho y mantequilla, notas de azúcar moreno, algo de té árabe, un mínimo toque de canela, y un agradable perfume cítrico y ligeramente herbal del lúpulo noble alemán. 

Al olfato parecía muy contundente y pesada, casi como una Doppelbock, pero en boca resulta bastante más ligera y no tan dulce. No por ello decepciona, tiene cereal de sobras, malta tostada, pan de centeno y nueces, a lo que progresivamente se van sumando recuerdos de piel de naranja, suave albaricoque y algún deje de limón. Final terroso, con un moderado amargor herbal y un punto de cítricos y clavo, dejando una agradable y sabrosa sequedad que incita a seguir bebiendo. Una muy buena cerveza, de corte clásico pero nada aburrida y bastante original. El estilo no me queda del todo claro... en algunas páginas la califican como una Kellerbier y es cierto que tiene bastantes elementos que recuerdan a este tipo de cervezas, así que como tal la voy a etiquetar. 

NOTA:
 

lunes, 16 de octubre de 2017

Cervecería en Burgos: The Taverner Celtic Center

Aunque estoy contento de volver a Pamplona tras 6 meses trabajando en Burgos, también me da un poco de pena abandonar esta ciudad rebosante de cosas interesantes (bueno, la provincia entera en realidad), tanto a nivel cultural/histórico como gastronómico. En este último campo, y centrándome en el ámbito estrictamente cervecil, hay dos locales de la capital que voy a echar en falta: La Vache Folle, del que ya he hablado anteriormente, y The Taverner.

Por desgracia, descubrí The Taverner hace apenas un mes y por ese motivo sólo me ha dado tiempo a visitarlo un par de veces, aunque han sido suficientes para quedarme encandilado. Se encuentra en una callejuela entre la Avenida del Cid y la Avenida de los Reyes Católicos, a apenas 5 minutos a pie del centro de Burgos. El local, que curiosamente es el que albergaba La Vache Folle antes de su traslado a otro en una calle aledaña, es de un tamaño diminuto, pero esto no es impedimento para que por las noches se junten allí un buen número de personas. Pese a lo que pueda parecer, sus reducidas dimensiones no suponen una merma en la comodidad del cliente... aunque sí que es verdad que es fácil acabar participando en conversaciones con gente de otros grupos o con los dueños del bar, lo que le da un ambiente curioso y a la vez cálido y agradable, casi familiar.

El repertorio de cervezas es relativamente amplio, y a un precio muy ajustado, pero no tiene el enfoque especializado de La Vache. Cuenta con dos grifos, uno de Maes y otro de Guinness, además de un frigorífico con unas 15 referencias, tanto nacionales como extranjeras, todas ellas apetecibles. Sin embargo, el principal atractivo de The Taverner, y que lo hace diferente a cualquier otro local, es la obsesión de sus dueños con el picante. Mientras se está allí se puede aprovechar para untar los aperitivos en algunas de las salsas más picantes del mundo, por ejemplo Mustard Gas o Scovilla's Dragonfire End of Time (no es que tenga ni idea del tema, es que fueron las dos que sufrí), y poner a prueba la resistencia personal. Para los más atrevidos se preparan nachos ultrapicantes, aunque para probarlos hay que firmar un consentimiento informado... yo probé los picantes, y fue más que suficiente para mí. Si se desea también se pueden comprar a un precio muy ajustado los botes de salsas para llevar a casa. Por último, también se puede disfrutar de sidra asturiana, tacitas de Ribeiro, algún vino tinto de la zona e incluso de queimada tradicional gallega las noches de Luna Llena. 

No es el tipo de local que suelo recomendar en Hipos Urinatum, pero si con esto que he contado a alguien le resulta interesante que vaya sin miedo, que no se arrepentirá. Los dueños no pueden ser más majos, por cierto.

viernes, 13 de octubre de 2017

Redneck Brewery Kajun Moonshiner IPA

MARCA: Redneck Brewery
MODELO: Redneck Brewery Kajun Moonshiner IPA
ESTILO: India Pale Ale (7'2% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Supe de la existencia de esta cervecera cántabra en la 3º Feria de la Cerveza Artesana de Burgos, en Villagonzalo, y fue la que más me gustó de todas las marcas que exponían sus elaboraciones en ese evento. Se trata de una empresa fundada por 4 homebrewers cántabros que en el 2014 constituyeron una asociación de elaboradores caseros cántabros y entusiastas de la cerveza, con la ayuda de Kike y Andrew de DouGall's, hasta que finalmente en el 2016 decidieron saltar al ámbito profesional. El primer lote producido en su instalaciones de Reocín se embotelló en junio del 2017, y por el momento cuentan con cuatro recetas fijas en botella. Me llevé un par de ellas para casa con la intención de probarlas con más calma y menos alcohol en sangre, y así ver si esa tan buena impresión que me habían producido estaba justificada o la euforia me había hecho exagerar sus virtudes. 

Kajun servida en copa es de color marrón apagado, céreo al trasluz, con una elevada turbidez. Genera una espuma beige de burbuja fina, de la que en pocos minutos queda una membrana. La potencia del aroma es impresionante, se presenta como una bomba de fruta extremadamente fresca, con mango maduro y maracuyá en cantidades industriales, y melocotón en almíbar y naranja dulce infiltrándose en la mezcla. La base, también contundente, es de potente malta, galleta, suave miel, algo de cereal y un agradable toque floral. A pesar de la carga de lúpulo no parece en absoluto unidimensional, sino que consigue una complejidad muy interesante.

El sabor comienza similar, con gran cantidad de fruta tropical madura, malta sin tostar, almíbar y algo de toffee, evidentemente todo ello tendiendo al dulce. De cuerpo medio-alto y textura oleosa, se nota que no han escatimado con la cantidad de cereal. Al avanzar el trago el lúpulo se refuerza, salen intensas notas de pino y resina que inundan la boca y la dejan seca (y verde), y en el marcado amargor final se suman a cítricos, especia picante y el calor del alcohol. Regusto largo, con pino, cítricos y alcohol, quedando algún resquicio de fruta tropical. Una cerveza fantástica; equilibrada, completa y con personalidad... no es una IPA más. La mejor cerveza nacional que he bebido en lo que va de año, y con el mérito añadido de que cuando compré la botella no habían pasado ni 3 meses desde la apertura de la fábrica. Recomendación absoluta.

NOTA:

jueves, 5 de octubre de 2017

Alexander Beer (בירה אלכסנדר) Green

MARCA: Alexander Beer (בירה אלכסנדר)
MODELO: Alexander Beer (בירה אלכסנדר) Green
ESTILO: India Pale Ale (6% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Israel

CARACTERÍSTICAS: La cervecera israelí Alexander Beer fue fundada en el año 2008 cerca de Netanya, al Norte de Tel Aviv, y sus productos alcanzaron rápidamente los comercios y restaurantes de Israel. Toma su nombre del río Alexander, que pasa muy cerca de la fábrica antes de desembocar en el Mediterráneo, y también su imagen hace referencia a la gran cantidad de tortugas de caparazón blando que habitan en este río. En la actualidad elaboran 7 cervezas distintas, además de una colaboración con Mikkeller, y hoy voy a comentar su IPA, Green, que llegó a mis manos por parte de la musculosa.

La verdad es que cuando abrí esta cerveza no sabía a qué estilo pertenecía. El aspecto me recordó al de una Weizen, de un color dorado apagado, muy turbia y con una espuma blanca cremosa, abundante y muy resistente. En nariz salta el lúpulo americano, y por lo tanto la sospecha inicial se desmorona. Abunda mango, curaçao, naranja dulce, algo más suave fruta de la pasión y melocotón, envueltas en malta dulce, toques de caramelo y miel. Se detectan también dejes levadurosos y algún medido toque herbal.

No cabía duda de que se trataba de una IPA de tipo norteamericano, aunque la alta densidad del cuerpo podía sugerir que fuese alguna variante de esas que se elaboran últimamente que llevase algo de trigo malteado. Esto lo desmiente en el sabor, donde aparecen lo matices esperables para el estilo. La entrada es de potente malta, caramelo, algo de miel y suave plátano maduro, con una textura cremosa; cuando la cerveza reposa se vuelve más melosa y aparecen notas de membrillo dulce. A medida que avanza el trago se seca y entran bastantes cítricos, principalmente limón, mientras quedan de fondo frutas tropicales, naranja madura y albaricoque. El final es de amargor marcado, con mucho pomelo, hierba, toques de pino y especia picante, quedando un deje alcohólico al final de la garganta. Intensa y sabrosa aunque sin ser excesiva, me ha parecido una IPA bastante buena... quizá no para ir buscándola por Israel, pero sí para comprarla si se ve en un supermercado. ¡Eskerrik asko Rodríguez!

NOTA: