jueves, 2 de febrero de 2012

Aventinus Weizen-Eisbock

MARCA: Aventinus
MODELO: Aventinus Weizen-Eisbock
ESTILO: Eisbock (12% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Uno de los estilos alemanes más extremos, si no el que más, son las Eisbock, cuyo nombre deriva del proceso de congelación parcial al que se somete a la cerveza en las últimas fases de la elaboración. De esta forma, puesto que el agua es lo primero en congelarse, al retirarla se concentran tanto los sabores como el alcohol, obteniendo así cervezas de una graduación difícilmente alcanzable de otra manera. No habíamos comentado por el momento ninguna cerveza de este tipo, y es que no abundan en la Península; sin embargo, la marca que reseño hoy se pegó varios meses del 2011 en las estanterías de los Alcampo, habiéndome permitido disfrutarla en más de una ocasión (y de dos, y de tres, y de cinco) a lo largo del año pasado.

Esta Eisbock se distingue de las típicas en que, al igual que su hermana Weizenbock, contiene entre sus ingredientes trigo. Esta característica no escapa al olfato, que percibe intensos aromas de plátano aportados por este cereal que se combinan con un torrente de chocolate con leche, y algo más ligeras notas de ciruelas y sirope de caramelo. Sus 12º de alcohol se intuyen, aunque tampoco pasan de allí pues se esconden entre los recuerdos de naranja y flores, quedando todos los componentes perfectamente integrados, como si de un perfume se tratara.

Queda tiempo para las emociones fuertes, y en el sabor el alcohol es algo más prominente, aunque de todas maneras suficientemente controlado como para permitir deleitarse disfrutando de una cerveza densa y cremosa. En realidad es bastante similar a la Aventinus original pero como si hubiesemos metido el medio litro habitual en una botella de 33cl; ataca con fuerza la malta achocolatada junto con el trigo, en forma de plátano maduro, y ciruelas pasas en una combinación tan resultona como la del aroma, que desprende suaves notas cítricas y de manzana verde. Al final del trago la especia y el alcohol reafirman la potencia de esta cerveza, y en su sedoso paso por la garganta deja una agradable calidez, mientras chocolate, canela y dátiles impregnan la boca. Todo un peso pesado tanto dentro de las cervezas de trigo como entre las Eisbock, redonda como pocas, y además una elección inmejorable como postre en un día tan frío como los que vivimos ahora mismo.

NOTA:

14 comentarios:

birraire dijo...

Por algún motivo q se me escapa a estas horas de la mañana, me siento aludido con esta entrada :-). Muy buena nota para una grandísima birra! Salu2 Embracing!

Embracing Darkness dijo...

xD Sí, sí, siéntete responsable. La tenía guardada desde antes de verano, y verla en tus mejores del año casi me ha obligado a abrirla.

Espero que en el 2012 vuelva a los Alcampo porque ha sido de lo mejorcito que he visto en un supermercado en mucho tiempo.

¡Saludos!

birraire dijo...

Es escandaloso que se pueda encontrar en súper. Si la veo me entra algo :-). Salud!

Lúpuloadicto dijo...

Anda!, Y mi comentario? Tragado por las fauces de blogger...

Para variar un poco podría decir que esta cerveza es una bazofia pero seguramente a los pocos segundos me cortábais los lúpulos... XD. Lo dicho, un cervezón inmenso, y con éste frío pues ni qué decir!! Qué ganas me han entrado de tomarla!

Y lo del Alcampo, pues me acabo de enterar. Será plan de empezar a frecuentar más la sección cervecil de hipers/supers...

Un abrazo y mañana a disfrutar de La Belgie!!

Embracing Darkness dijo...

Últimamente me pasa lo mismo en la mayoría de los blog, no sé muy bien por qué sucede :S

Lo de los super, obligatorio. En Alcampo es frecuente encontrarse de cuando en cuando cervezas de Schneider Weisse, Hopback's, la Faro de Lindemans, etc. Y hablando de este sitio, siempre he visto en las estanterías las St. Sebastian a unos 5 o 6 euros, ¿merecen la pena o solo estoy pagando una botella de cerámica?

Saludos

Lúpuloadicto dijo...

Sobre la St. Sebastian, aunque hace mucho, muchísimo tiempo que la compré (guiado perversivamente por el envoltorio...^^) y por tanto cualquier opinión al respecto pueda tener validez cero, la verdad es que no la recuerdo especialmente buena. Mucha pasta pero contenido ni fu ni fa, que quieres que te diga...

Saludos!

Embracing Darkness dijo...

Ok, pues no la pongo como una prioridad. De hecho acecharé hasta que ronden la fecha de caducidad, a ver si bajan el precio.

Mil gracias :)

Deigote de unacervezaaldia.es dijo...

¡Cervezaca!

Respecto al Alcampo, es cierto que estuvo, pero poco tiempo, ¿no? Al menos en mi Alcampo habitual (que por otra parte tiene Orval, mi pequeña tentación, y una dencentilla selección de algunas otras cosas).

Y la St. Sebastian, la compré hará un año, en mis primeros tiempos. Suscribo lo que dice el amigo Lúpuloadicto. Recuerdo que estaba bien, nada del otro mundo, pero no vale lo que cuesta. Como bien decís, no le daría prioridad ninguna :-D.

JAB dijo...

Qué decir más sobre la Aventinus? toda una CERVEZA con mayúsculas. De mis favoritas. No me canso de tomarla, y efectivamente es bastante fácil de adquirir. Precisamente en el Alcampo, es dónde siempre la he podido encontrar desde hace dos/tres años que recuerde. Y no sólo se puede encontrar las Schnneider. También tienen, Faro Lindemans, Orval, Hopback, Marstons, Kaiserdom, y últimamente hasta Cibeles y Sagra (en el de Parquesur en Leganés). Otros hipermercados como Hipercor optan por otras referencias. Ahí podemos encontrar varias Weltenburger, nada despreciables, y como trapenses, aparte de las Chimay roja y azul, la Westmalle. Respecto a la St. Sebastian, siempre dudé probarla por su elevado precio, pero un día caí, y cierto es que no era especialmente destacable. Pagas un poco la rareza del botellón de cerámica. Salu2!

Embracing Darkness dijo...

De acuerdo, si los 3 coincidís en que no merece la pena ya ni me molesto. ¡Cómo si no tuviese cervezas pendientes!

Lo del Alcampo es una gozada, su repertorio mejora cada día :)

Saludos

Saponcius dijo...

la calidad es buena, pero no es una cerveza para beber en cualquier momento, es mejor estar preparado y beberla despacio porque la sensación alcohólica es bastante fuerte (deja atrás al vino con bastante distancia). No apta para pusilánimes.
Compro habitualmente en el Alcampo y no he visto que rebajen los precios al acercarse la caducidad, básicamente porque desaparecen antes (es posible que dentro del personal haya esforzados y sufridos trabajadores que estén al loro, ó bien que la demanda es la adecuada). Aquí es dónde suelo agenciarme las Newcastle desde hace bastantes años, un par al mes suelen caer (en los momentos de meditación y descanso que todo duro trabajador necesita)

Más saludos.

psicodrummer dijo...

Hablais de Alcampo y mencionais unas cuantas... menos la ROCHEFORT 8, dios mío!!! Una de mis cervezas de cabecera

psicodrummer dijo...

por cierto, cervezote la Eisbock Aventinus, es la segunda vez que la pruebo, y está bien rica. La verda que cuando voy al Alcampo, fijo me pillo un par de Rocheforts y luego voy alternando

Embracing Darkness dijo...

También es de mis cervezas de cabecera, y mi trapense favorita junto con Orval. La pena es que ya no tengo Alcampo cerca... :(

Saludos