martes, 11 de diciembre de 2018

Mönchshof Historisches Märzen

MARCA: Mönchshof
MODELO: Mönchshof Historisches Märzen
ESTILO: Märzen (5'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Después de 5 años vuelvo a atacar las cervezas de Kulmbacher con esta botella que me traje de mi viaje fugaz a Munich, cautivado por su elegante etiqueta... y por lo mucho que suelo disfrutar las referencias de esta marca. Se trata de una Märzen que forma parte de una nueva línea de Mönchshof llamada Manufaktur, en la que el maestro cervecero Herrman Nothhaft mezcla tradición y modernidad. Está elaborada con lúpulos Hallertauer, Perle y Tradition, es sometida a un lagerung a 1ºC, y fue premiada con la medalla de oro de los World Beer Awards 2016 en la categoría "Alemania". Además ese mismo año también recibió la medalla de oro de los Mieningers Craft Beer Awards, aunque no sé si "craft" es el término que mejor define a una fábrica del volumen de Kulmbacher.

El aspecto de esta Märzen es casi el de una Keller, de color bronce amarillento, bastante turbia, con una escasa espuma blanca de burbuja fina. En nariz es una delicia, domina malta dulce, masa de pan, galleta y toffee, también se encuentra mucha miel, algo de caramelo y un leve toque de almíbar. Se fusiona con frutas, la más destacable pera madura, y más suave plátano y manzana. El conjunto se completa con el lúpulo, que aporta un delicado aroma floral que se ensambla muy bien con los esteres de la levadura. 

En boca es sutil pero firme, con un cuerpo consistente. Abre el trago la malta dulce, masa de pan y mucha galleta, a lo que se suman marcadas notas de plátano y suave levadura. La textura sedosa acompaña a un final de amargor calmado, largo, con intensos recuerdos de miel, lúpulo floral, una medida acidez cítrica y un punto de especias. Al rato se seca un poco, se vuelve algo más verde, notas terrosas se vuelven más evidentes y puede resultar algo menos amable, aunque sin dejar de ser una Märzen dulce, de trago largo y fácil de beber. No he sido capaz de encontrarle fallos, me ha parecido una cerveza deliciosa... ojalá hubiese cogido alguna botella más.  

NOTA:

domingo, 2 de diciembre de 2018

Sagres Bohemia Bock

MARCA: Sagres
MODELO: Sagres Bohemia Bock
ESTILO: Bock (6'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Portugal

CARACTERÍSTICAS: Mis sensaciones con la serie Bohemia de Sagres (que tengo que agradecer a mis padres el poder probarlas, ya que fueron ellos quienes me las trajeron de sus vacaciones en Extremadura y Portugal), son un poco contradictorias. Algunas me han parecido bastante buenas, como por ejemplo la Bohemia original, mientras que otras como la Hoppy Weiss, que reseñé hace poco, se quedaban cortas. La que comento hoy, supuestamente del estilo Bock, se queda a mitad de camino y deja satisfecho pero queda algo que no acaba de cuadrar.

Esta es una cerveza bastante oscura para ser una Bock, casi negra, con un tenue color rubí al trasluz. Tiene una espuma beige grisácea, muy compacta y abundante, pero que en pocos minutos se reduce a medio dedo. En nariz me impresionó positivamente, se presenta con mucha malta tostada dulce y caramelo, azúcar moreno, marcados recuerdos de ciruelas e higos y algo de toffee y pan integral. Se suman suaves notas de chocolate, un mínimo toque de regaliz negro, y por fín el lúpulo, no demasiado aromático, con un carácter herbal y ligeramente cítrico. Pintaba bien, sobretodo para ser una marca industrial.

El paso por boca es agradable, tiene un cuerpo medio y mucho sabor. Domina malta tostada, acompañada de algo de caramelo, aunque no es tan densa como sugería el aroma, que casi apuntaba a Doppelbock. Hay más presencia de frutos secos, sobretodo nueces, pan de centeno, y menos de fruta madura, que se limita casi en exclusiva a ciruelas. Al final sale un amargor cítrico y especiado, un poco artificial, con una acidez dulzona que recuerda al sirope de limón y se queda en el largo regusto, donde se funde con un leve calor alcohólico. Reconozco que está buena, de hecho tanto que si te despistas puede colar y acabas metiendo la pata en El Comidista, pero tiene ese dulzor que no acaba de cuadrar y que se acentúa a medida que pasa el tiempo, lo que le hace perder algún punto. Ha sido interesante probar las Bohemia de Sagres, ¡gracias padres!

NOTA:

martes, 27 de noviembre de 2018

Hofbräu Helles Vollbier

MARCA: Hofbräu
MODELO: Hofbräu Helles Vollbier
ESTILO: Münchner Hell (5'1% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Una norma básica a la hora de comprar cerveza en Alemania es, cuando no se conocen las cervezas disponibles, elegir las que tengan etiquetas de aspecto más antiguo. Siguiendo esta regla rara vez se lleva uno malas cervezas a casa, y de cuando en cuando encuentra maravillas. La última vez que estuve en Munich la apliqué en un Orterer y entre las botellas que compré estaba esta, que además es producida por una fábrica tan buena como Hofbräuhaus. Hace un par de semanas, ya en España, la abrí al final de un día agotador con el convencimiento de ir a disfrutar de una rica cerveza clásica.

Es de un amarillo blanquecino, totalmente cristalina, sin apenas burbujas en la columna de líquido. Genera una espuma blanca cremosa, no muy abundante pero bastante resistente y que queda adherida al vidrio. En nariz es bastante potente, combina malta sin tostar, mucha masa de pan, suave galleta y cereales, junto con frutas entre las que destaca manzana asada y un delicado punto de limón. El lúpulo tiene un papel discreto, aporta un leve toque floral, mientras que la levadura, ligeramente especiada, resulta bastante evidente. Tan buena impresión como cualquier Helles bávara.

En boca se presenta con un cuerpo medio y una textura sedosa muy agradable. Por desgracia el sabor no está a la altura de lo que esperaba de una cerveza de esta marca y de esta región. En la entrada domina la malta, aunque con menor densidad de lo que sugería el aroma, y se suman notas algo más moderadas de cereal, leve pan blanco y manzana golden, con algo más de acidez en esta ocasión. De trago largo, al final se seca un poco, se aligera el cuerpo, salen más cítricos, lúpulo herbal, cáscara de limón y bastante especia picante. Menos redonda de lo que me esperaba y con un final quizá demasiado áspero y abrupto. Me habría gustado algo más de presencia de la malta en boca, y también algo más de cuerpo. Disfrutable sin duda, pero se le puede exigir más. En esta ocasión mi norma de selección de cervezas ha fallado, nadie es perfecto.

NOTA:

martes, 20 de noviembre de 2018

Morlaco Beer San Cernin

MARCA: Morlaco Beer
MODELO: Morlaco Beer San Cernin
ESTILO: Golden Ale con trigo (5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: San Cernin, o San Saturnino, es el patrón de Pamplona y el nombre de uno de los tres burgos a partir de cuya fusión en 1423 se formó la capital navarra. Este lugar emblemático de la ciudad es otro de los que los amigos de Morlaco Beer seleccionaron para denominar a una de sus referencias, una Golden Ale con malta de trigo. Representan en la etiqueta al Gallico que corona la torre del reloj de la Iglesia de San Cernin peleándose con el morlaco vestido de obispo. Esta cerveza no la había probado hasta ahora, me gustan tanto Navarrería o Estafeta que si estas se encuentran en las estanterías me cuesta dar oportunidades a sus otras elaboraciones, pero Akui tuvo el detalle de regalarme una botella hace escasamente un mes.

Esta es una Golden Ale que hace honor al nombre del estilo, con un color dorado pajizo, brillante, ligeramente velada al trasluz. La cantidad y el aspecto de la espuma es perfecto, 3 dedos al servirla y en pocos minutos queda sólo 1 dedo, con burbujas de tamaño medio pero muy compactas. En nariz es fresca, con una cantidad generosa de lúpulo que le aporta un aroma herbal y cítrico, con algún deje mineral y tropical, sobre una base de malta limpia, manzana, membrillo y suave toffee. Un punto de clavo y pimienta blanca le dan un agradable picante que refuerza la sensación del lúpulo, y cierra muy bien el conjunto.

En boca se presenta con cuerpo ligero, aunque bien mantenido por una carbonatación viva. En la entrada se presenta con malta, grano crudo y trigo, que se mezclan con frutas como manzana, limón, suave uva blanca y grosella. El trago se cierra con un amargor potente pero controlado, con hierba fresca, incluso algo de pino, cáscara de limón, suave pomelo, especias como las mencionadas en el aroma y un deje mineral. Al final queda una cerveza suficientemente compleja como para entretenerse catándola, pero también directa y muy refrescante. Es perfecta para meses estivales, además su baja graduación alcohólica permite tomar un par sin demasiado problema. Me ha gustado mucho.
NOTA:

domingo, 11 de noviembre de 2018

Augustinerbräu Oktoberfestbier

MARCA: Augustinerbräu
MODELO: Augustinerbräu Oktoberfestbier
ESTILO: Märzen de Oktoberfest (6'3% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Tras mucho tiempo persiguiéndola de forma infructuosa, hace escasas semanas pude por fin pude conseguir la cerveza de Oktoberfest más esquiva de Munich, la de Augustiner. Las veces que había visitado esta ciudad no estaba disponible en ningún sitio, ni siquiera en las tiendas de bebidas de la cadena Orterer, que suelen tener un repertorio bastante completo de cervezas regionales, dado que, por lo que me dijo el dependiente de una de ellas, se agotaban en pocos días. Este año sin embargo la he tenido a mi alcance por partida doble: una botella me la regalaron Miguel Ángel y Sara, ingenieros expatriados en Munich, sabiendo que iba a pasar por la ciudad a finales de octubre (¡mil gracias a ambos!); sorprendentemente también pude comprar alguna en el Kaufhof de Marienplatz, donde me encontré un buen repertorio cuando pasé por allí por casualidad.

Cayeron algunas paseando por las calles del Altstadt, y reservé esta para tomarla en casa con algo más de calma. Con esto ya anticipo que me gustó. El aspecto es impecable, pura maestría germana, de un color dorado brillante, cristalino, protegida por medio dedo una espuma blanca y cremosa con muy buena retención. En nariz se presenta muy cargada de malta y grano, con intensas notas de masa de pan, galleta, un delicado punto de caramelo, miel y leve bizcocho, en armonía con potentes recuerdos de manzana golden, membrillo, plátano y mínimo melocotón. El lúpulo, por su parte, libera aromas florales, y la levadura también está presente, con un toque especiado. 

En boca me ha parecido finísima, trabajada al milímetro. Es cálida, pero no pesada, y tiene cuerpo, pero no demasiado como para que se haga difícil beberse un maß. El trago es limpio, con mucha malta sin tostar, galleta, grano y más suave caramelo, a lo que en seguida se suma fruta madura en grandes cantidades, sobretodo manzana, algo de pera y membrillo, junto con recuerdos de miel. Termina con un amargor medio, fresco, con lúpulo floral y cítrico, suave especia picante y levadura. Con una agradable efervescencia el sabor va desapareciendo poco a poco, sin haber perdido el equilibrio ni por un instante. Relativamente compleja y muy sabrosa, lo único de lo que me puedo quejar es que se acaba rápido y siempre apetece otra. A ver si el próximo año tengo la suerte de conseguir alguna botella, me ha gustado tanto como la de Hacker-Pschorr.

NOTA:

domingo, 4 de noviembre de 2018

Ambar Monte Perdido

MARCA: Ambar
MODELO: Ambar Monte Perdido
ESTILO: Pale Lager con microflora salvaje (6% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Sigo con la serie Ambiciosas de Ambar. En esta ocasión he podido probar una de las que más me intrigaba, y por otro lado más miedo me daba: Monte Perdido. Es una cerveza fermentada a baja temperatura que debe su nombre a que se han empleado para su elaboración microorganismos obtenidos del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, en el Pirineo Aragonés, entre ellos la bacteria Lactococcus lactis. Esta presentación sugería que nos ibamos a encontrar matices ácidos en la cerveza, aunque siendo un producto de La Zaragozana imaginaba que no demasiado acentuados para que el producto fuese también del gusto del público general.

Es una cerveza dorada brillante, cristalina, con bastante espuma blanca aunque muy porosa y, por lo tanto, no demasiado resistente. El aroma es francamente interesante y complejo, y si tuviese que utilizar una palabra para definirlo sería "fresco". Tiene una base de malta dulce y masa de pan, acompañada de mucha fruta como mango, plátano maduro, piña en almíbar, y más suave melocotón y naranja. A esto se suman notas lácteas de la levadura, con un punto cítrico, herbal y levemente mineral, que es lo que le aporta la originalidad a la cerveza.

El sabor no es en absoluto como me lo esperaba, pero tampoco me supuso una decepción. En el inicio del trago predominan malta dulce sin tostar, miel, y más suave bizcocho y galleta, a lo que se acoplan frutas como las mencionadas antes pero menos maduras, con más papel de naranja y piña. El conjunto se encuentra rodeado por notas levadurosas, con una leve pero afilada acidez propia de bacterias salvajes. El final es amable, frutal, con un leve amargor floral, un deje de masa de pan y el punto ácido, muy medido, de la levadura salvaje, con notas de pomelo y limón. La carbonatación es baja pero mantiene el cuerpo, recuerda en ese aspecto a los ejemplos más melosos de cervezas de Oktoberfest. Me ha parecido verdaderamente buena, incorpora con elegancia la acidez de las bacterias salvajes, y si bien este sabor no tiene tanta relevancia (ni de lejos) como en otros estilos como pueden ser las Oud Bruin o Lambic, el resultado es de una cerveza interesante y original. Lo dicho, en mi opinión la mejor de la serie.

NOTA:

martes, 30 de octubre de 2018

Cata "Cervezas de Cine" en La Vinoteca: La Mecánica de la Naranja

Tras unos meses un poco ajetreados, este octubre por fin he podido aceptar una invitación de Rubén y asistir por primera vez a una de las catas del nuevo ciclo "Cervezas de Cine" del Club Bier de La Vinoteca, que empezó ya en febrero del 2018. Con este episodio, titulado "La Mecánica de la Naranja", tenía sentimientos encontrados. Como inconveniente las frutas eran las protagonistas de la sesión, dado que todas menos una de las cervezas contenían alguna como ingrediente... y cualquiera que me conozca sabe que no soy demasiado amigo de estos inventos. Como ventajas había fundamentalmente dos: dado que no me hacen especial gracia, lo más probable es que nunca probase ninguna de estas cervezas, y esta era una forma de hacerlo sin que me diese pereza; la segunda es que el encargado de dirigirla era el inefable Akui, maestro cervecero de Morlaco, y esto es sinónimo de cata rigurosa y de alto nivel en la que siempre se aprende algo.

Este era el menú que habían preparado Akui y Rubén:

- Brunehaut Bio Blanche Gluten Free (Witbier, 5% ABV)
- To Øl CloudY 9 (Saison con mango y piel de naranja, 5'6% ABV)
- La Quince Jurassic Milkshake (NEIPA, 6'2% ABV)
- Magic Rock / Against The Grain El Gingero (Oatmeal Stout con naranja y jengibre, 7'5% ABV)
- Naparbier / Beavertown Farewell to Arms (Sour añejada en barrica de jerez con cerezas, 7% ABV)
- Mikkeller SpontanFramboos (Lambic Frambozen, 7'7% ABV)
- De Molen Horen, Zien & Zwijgen (Imperial Stout con cacao, 9'5% ABV)

La sesión fue tan interesante como de costumbre, y Akui estuvo especialmente acertado en las descripciones de las cervezas. Además, y como es habitual en él, demostró conocimientos técnicos al alcance de muy pocos de los asistentes (al menos a mí me daba mil vueltas)... y, lo que es más importante, supo transmitirlos de forma cercana y amena. El apoyo de Rubén sirvió para complementar algunos de los datos comentados y darles un enfoque diferente, y también para aligerar el tono de la cata.


Respecto a las cervezas, mi favorita de la noche fue El Gingero, y además con diferencia. Perfectamente equilibrada a pesar de los ingredientes difíciles de integrar, la compraría encantado. También me gustaron bastante Farewell to Arms, SpontanFramboos y Horen, Zien & Zwijgen. Las otras tres la verdad es que no me dejaron una sensación demasiado buena y esto me sorprendió, sobretodo en el caso de To Øl. De todas formas la sensación fue muy positiva, al haber podido probar cervezas que con total seguridad habría ignorado en las estanterías de las tiendas, encima perfectamente explicadas en una sesión amena y divertida. ¡Gracias Akui y Rubén!

domingo, 28 de octubre de 2018

El Inca Bi-Cervecina

MARCA: El Inca
MODELO: El Inca Bi-Cervecina
ESTILO: Schwarzbier (3% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bolivia

CARACTERÍSTICAS: Los inicios de Cervecera Boliviana Nacional se remotan a 1877, cuando Alejandro Wolf fundó la fábrica de cerveza "Wolf & Cía", cuyo nombre cambió más adelante a Cervecería Nacional. En 1886 esta se fusionó con Cervecería Americana, y adoptaron definitivamente el nombre actual. Su primera marca fue Paceña, sin embargo la cerveza que comento hoy pertenece a El Inca, las únicas cervezas negras de la empresa.

Esta era la primera cerveza boliviana que pruebo en mi vida, y viendo la graduación alcohólica estaba claro que me esperaba algo inusual, aunque no tanto como lo ha sido finalmente. De color negro, quizá marrón en periferia, genera una espuma gris abundante al servirla, aunque por su porosidad apenas aguanta medio minuto antes de desaparecer casi del todo. El aroma es sencillo pero a la vez rarísimo, me dejó totalmente fuera de juego. La intensidad es muy baja, se intuye algo de malta y cereal, pero sobretodo lo que más llama la atención es un torrefacto no muy definido aunque sí marcado, con recuerdos de óxido más de fondo.

El sabor es justo al contrario, extremadamente dulce, con intensas notas de melaza, frutas oscuras y sirope y azúcar moreno en cantidades industriales. Quizá tenga algo de tostados en el fondo, pero está claro que no es un elemento fundamental, mientras que el lúpulo es indetectable. No me ha gustado nada, me ha resultado muy empalagosa y, a la vez, demasiado sencilla. Es como una mezcla entre maltas Pony, kvass y arrope, nada apta para personas a las que el dulce les satura con facilidad. No he podido terminarla.

NOTA:

martes, 16 de octubre de 2018

Hercule Stout

MARCA: Hercule
MODELO: Hercule Stout
ESTILO: Russian Imperial Stout (9% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: La Brasserie des Légendes está formada por dos sitios de producción distintos, ambos en Valonia. El primero de ellos se encuentra en Ath, y es de donde salen las marcas Goliath, Gouyasse y Ducassis. El otro fue fundado en Ellezelles en 1993, y es donde se produce la serie Quintine y la cerveza que voy a comentar hoy, Hercule Stout. Esta última coge su nombre del personaje de las novelas de Agatha Christie, Hércules Poirot, quien parece que nació en Ellezelles el 1 de abril de 1850. En muchas ocasiones la he visto en España pero siempre a precios absurdamente elevados, y cuando la encontré el otro día en La Vinoteca por debajo de 3 euros no desaproveché la oportunidad.

En copa es de color marrón muy oscuro, casi negro, casi totalmente opaca al trasluz aunque con algún destello rojizo en base. Genera una espuma beige muy abundante, cremosa y persistente, dando así un aire belga a este estilo británico. Su aroma posee un fondo dulce, con malta, sirope de caramelo y delicadas frutas del bosque, pero totalmente sobrepasado por intensas notas de torrefacto, café espresso, cacao y más suave regaliz negro. Hay también algo de lúpulo herbal, no muy prominente, que se ensambla a la perfección con el resto de matices. 

En boca es tan sabrosa como cabe esperar, y con una gasificación algo más alta de lo habitual para el estilo que hace que el cuerpo no resulte demasiado pesado. Desde el principio del trago parece que hayan secuestrado al dulce, la entrada la domina malta tostada, cereal y cacao, para en seguida reforzar el tueste con intenso grano torrefacto, café, más suave regaliz negro e incluso un toque de carbón. Al reposar surge una base de frutas oscuras como moras y arándanos, que equilibran la aspereza. Final de amargor marcado, quemado, con mucha especia picante que se agarra en la garganta, un agradable punto ácido de limón y regaliz. Es sobria y compacta, acorde con el estilo aunque con una cierta originalidad, y muy bien equilibrada. Un clásico moderno de los de repetir mil veces, aunque mejor en varias noches distintas porque, aunque no lo parezca, los 9º de alcohol los tiene.

NOTA:

viernes, 12 de octubre de 2018

Tiny Rebel Cwtch

MARCA: Tiny Rebel
MODELO: Tiny Rebel Cwtch
ESTILO: Amber Ale (4'6% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Gales

CARACTERÍSTICAS: Esta cerveza que comento hoy tuvo el honor de ser galardonada como Champion Beer of Britain durante el Great British Beer Festival del año 2015. La fábrica que la elabora, Tiny Rebel, fue fundada tan solo 3 años antes en Newport, una localidad de poco más de 100.000 habitantes al Sur de Gales, convirtiéndose así en la cervecera más joven en recibir ese premio (además de la única de esta nación que lo ha conseguido hasta la fecha). Habría preferido encontrarla en botella, pero al final me tuve que confirmar con el formato lata... ya sé que el sabor no cambia demasiado pero demonios, soy botellista, no puedo evitarlo.

Hay ocasiones en que sólo con ver el aspecto de una cerveza ya sabes que va a ser buena, y es el caso de Cwtch. Luce un color marrón oscuro, rojizo al trasluz, y a pesar su opacidad parece filtrada. En nariz es fantástica, combina una generosa ración de malta tostada y frutos secos caramelizados (me acordé de las almendras garrapiñadas) con notas de frutas rojas, cerezas, guindas y más suave moras. El lúpulo americano, fresco, herbal y con trazas de naranja, y algo de especia picante, se ensamblan a la perfección con el resto del aroma. El resultado es impecable.

En boca es de trago ligero, y no engaña respecto a su origen: 100% británica. Pasa limpia pero rebosante de sabor, con malta tostada, pan negro, nuez, y leves recuerdos de frutas rojas, aunque el dulzor es mínimo. El final parece tener cierta inspiración estadounidense, con llamativas notas herbales, notas cítricas y de pino, aunque perfectamente controladas y acordes con el patrón de la cerveza. Se suma algo de especia picante y un leve toque medicinal, con una agradable efervescencia consecuencia de una carbonatación perfecta. Es una cerveza redonda, mezcla de modernidad y tradición; como si Fuller's y Brewdog se hubiesen puesto de acuerdo. Ni CAMRA ni el BJCP tienen motivos para criticarla. 

NOTA:

viernes, 5 de octubre de 2018

Sagres Bohemia Hoppy Weiss

MARCA: Sagres
MODELO: Sagres Bohemia Hoppy Weiss
ESTILO: Wheat Ale (4'8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Portugal

CARACTERÍSTICAS: La serie Bohemia de Sagres comenzó en el 2005, y ha sido en los últimos años cuando el número de referencias distintas ha crecido de forma sustancial. En el 2016 incorporó Trigo, supuestamente del estilo Witbier, y Puro Malte; en el 2017 se empezó a comercializar su Bock; y durante este año ha salido la que voy a comentar hoy: Hoppy Weiss. Se trata de una cerveza de trigo con un dry hopping de Hallertauer, Mosaic y Citra. Normalmente las fábricas industriales no suelen dar tantos detalles sobre los ingredientes de sus elaboraciones de "estilo moderno", así que poder saber todo esto es buena señal.

Como era de esperar es una cerveza de un color dorado pálido, con una espuma jabonosa abundante que se esfuma con rapidez. El aroma es de malta, trigo y cereal crudo, con un claro carácter cítrico y notas marcadas de manzana golden. También es evidente el perfume herbal y ligeramente tropical del lúpulo americano, con un punto de especia picante. No parece demasiado compleja pero la impresión que da es buena, sugiere una cerveza fresca y fácil de disfrutar.

El cuerpo es ligero, aunque la carbonatación lo sostiene un poco. Sabores como malta, cereal crudo y trigo se mezclan con manzana, suave pera y un punto de limón, todo muy refrescante. Al final sale el lúpulo, algo herbal y tropical, aunque apagado y sin la gracia de elaboraciones norteamericanas, a lo que se suma un deje metálico. La cerveza al final queda aguada y bastante plana, no es catastrófico pero nada que ver con lo que uno esperaría de una elaboración definida como Hoppy Weiss. Lástima, porque otras referencias de la serie Bohemia sí que me parece que merecen la pena.

NOTA:

lunes, 24 de septiembre de 2018

Ambar Super Super Ale

MARCA: Ambar
MODELO: Ambar Super Super Ale
ESTILO: Brune fermentada a 30ºC (6'8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Otra más de las Ambiciosas de Ambar ha llegado a mi casa durante estas últimas semanas, y además lo ha hecho por triplicado porque el primer envío sufrió un accidente ajeno a mi persona que la vació de contenido (sorprendentemente sin romper el envase ni saltar la chapa), así que ni cortos ni perezosos los amigos de La Zaragozana me mandaron 2 botellas más (muchísimas gracias) La cerveza en cuestión es Super Super Ale, que tiene la peculiaridad de que la fermentación se ha llevado a cabo a unos 30ºC en vez de los 18-20ºC que son habituales (aunque creo que no es la única, tengo entendido que las levaduras de Saison Dupont también trabajan a una temperatura similar).

Dado que no se especifica el estilo, la ataqué sin tener muy claro qué me iba a encontrar. Es una cerveza filtrada, uno de los pocos aspectos que sospechaba, y exhibe un bonito color marrón rojizo brillante. Tiene una cremosa espuma beige, abundante y duradera, con una retención estupenda y alimentada por una carbonatación vigorosa. En el aroma domina el dulce, con un núcleo de malta, toffee, caramelo y algo de bizcocho, envuelto en intensos recuerdos de plátano maduro, más suave ciruela e higo confitado, y un punto de naranja. Se percibe además el lúpulo floral, que aligera el conjunto.

En boca se presenta con cuerpo medio, y no tan dulce como amenazaba. En la entrada aparecen malta, caramelo, frutos secos entre los que destaca avellana, y un toque de galleta. La fruta cambia el enfoque, el dulzor es más limitado pero aun así mantienen mucha presencia. Destacan ciruela, plátano y un poco de naranja. Se va secando progresivamente, se potencian los cítricos e incluso llega a resultar un poco astringente.Termina con un amargor firme pero cálido, con alcohol bien integrado, con un toque de hierba, cítricos y un mínimo deje metálico. Esta cerveza parece querer jugar con los límites del equilibrio, y a pesar de que se arriesga en diferentes puntos creo que al final se mantiene dentro de pista. A diferencia de lo que pasaba con Caerá Esta Breva, beberse medio litro de Super Super Ale se puede hacer cuesta arriba. No obstante me quedo satisfecho con esta elaboración, es una propuesta interesante y se disfruta sin problema, más todavía si se comparte con alguien. Se agradece además que haya una cervecera con ganas de innovar.

NOTA:

miércoles, 19 de septiembre de 2018

Jennings Cumberland

MARCA: Jennings
MODELO: Jennings Cumberland
ESTILO: English Pale Ale (4% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Inglaterra

CARACTERÍSTICAS: La cervecera Jennings se inauguró en 1828 en Lorton, un pueblo de ahora 256 habitantes situado en el condado inglés de Cumbria, aunque posteriormente se traslado a Cockermouth. Su fundador fue John Jennings, y se ha mantenido bajo el control de sus descendientes hasta el año 2005, cuando fue adquirida por Marston's PLC, desapareciendo así la última cervecera independiente de Cumbria. En el momento actual dicen mantener los métodos de elaboración tradicionales, y de hecho el agua empleada proviene del pozo de la fábrica.

Servida en copa parece difícil definirla como Golden Ale, es más bien de un color pardo anaranjado, y cristalina. Está cubierta por una espuma blanca formada por mil burbujas microscópicas, no demasiado abundante pero con una retención bastante buena. En nariz es interesante: fresca, limpia y con una intensidad considerable. Su aroma resulta de la combinación de malta dulce, mucha galleta, más suave bizcocho, grano crudo y un punto de caramelo, con pera, cítricos maduros y algo de manzana. Además el lúpulo, floral y frutal, acaba de equilibrar y redondear el conjunto, con un resultado bastante bueno.

En boca es ligera pero sabrosa, y tiene todo lo que este tipo de cervezas necesita: mucha malta y galleta, más suave grano ligeramente tostado, frutos secos, y acompaña algo de fruta, principalmente albaricoque y cítricos. Todo el trago está envuelto en una sequedad sobria y elegante que estimula la sed. Final de amargor moderado aunque de fondo áspero, con frutas algo más dulces, marcadas notas minerales, hierba y cítricos. Poco que objetar a esta cerveza, sencilla y directa pero rica; no me importaría nada tener cerca algún bar que la sirviese de forma regular. Al precio que me salió la botella, 0'99 euros, me parece un regalo.

NOTA:

domingo, 9 de septiembre de 2018

Rondadora Blanca

MARCA: Rondadora
MODELO: Rondadora Blanca
ESTILO: Wheat Ale (4'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Rondadora Blanca fue la primera elaboración de los muchachos de La Cabezonada, y también la primera en recibir un premio en el Barcelona Beer Challenge, concretamente la medalla de bronce en la categoría American Wheat Ale en el 2017. Se trata de una Wheat Ale con trigo malteado en cuya fabricación se emplean 4 lúpulos modernos: Citra, Amarillo, Cascada y Sorachi Ace. Por poco más de 2 euros compré un par de botellas en la clásica tienda de Prujente, en Castejón de Sos, y aproveché uno de los últimos días calurosos de Agosto para abrir la primera.

El líquido es amarillo blanquecino y casi cristalino. Esto permite apreciar en todo su esplendor una carbonatación potente, con infinitas burbujas que suben rápidamente en múltiples columnas hasta una gruesa capa de espuma blanca. El aroma no es demasiado intenso pero sí muy fresco, y consiste en una mezcla de cáscara de limón, pomelo, trigo crudo y cereal sobre un suave fondo de malta, manzana y membrillo. El lúpulo no pasa desapercibido aunque tampoco es estridente, y libera agradables notas herbales que casan muy bien con los cítricos.

En boca es también ligera y fresca, con una carbonatación viva que invita a seguir bebiendo. En la entrada destacan cereales, malta y frutos secos, aunque están totalmente sobrepasados por el trigo, que se presenta en forma de limón y pomelo. Aparecen también delicadas notas de levadura. Termina con un amargor firme pero no agresivo, cítrico, herbal y con bastante carga de especia picante. También una cerveza muy rica, fácil de beber e ideal para el calor pero con carácter. Repetiré encantado, y más todavía a ese precio.

NOTA:

miércoles, 29 de agosto de 2018

Ambar Caerá Esta Breva

MARCA: Ambar
MODELO: Ambar Caerá Esta Breva
ESTILO: Ale con higos (5'6% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Hace un par de semanas nos llegó de nuevo un paquete con las dos novedades de Ambar dentro de su serie Ambiciosas, que ya suma 7 cervezas distintas. Una de ellas sufrió un accidente durante el transporte y no la he podido probar en buenas condiciones, mientras que la segunda llegó intacta, así que la reseño hoy aquí. Se trata de una cerveza de alta fermentación en cuya elaboración se emplean higos. Es la primera cerveza que pruebo con este ingrediente, y experimentos de este tipo siempre los cojo con cautela... sin embargo, ya anticipo que el resultado me ha parecido francamente bueno.

Visualmente es muy atractiva, tiene un color dorado anaranjado y es francamente turbia, recuerda a una Weizen. No tiene, eso sí, tanta espuma como las cervezas de este estilo y esta se reduce más rápido. El aroma es también muy interesante, y más fresco de lo esperado. Se presenta con un dulzor moderado, con malta, grano crudo, un punto de manzana golden poco madura y el inconfundible perfume del higo, que se infiltra por todo el conjunto sin saturar. Acaba de adornar un toque de lúpulo floral y leves recuerdos de miel, que aportan un nivel más de complejidad e interés.

El paso por boca es limpio, y a pesar de ello resulta muy sabrosa. Es un poco más acaramelada, comienza con malta, cereal y algo de crema, y poco después se junta con suave manzana asada, plátano y el esperado gusto a higos, perfectamente integrado. La carbonatación viva aligera el dulzor y da dinamismo al trago. Termina en un final de amargor medio, floral, cítrico y bien cargado de higo y melocotón. Es sabrosa, fresca y en absoluto estridente, uno solo se puede beber la botella de medio litro sin que se le haga pesada (como hice yo). Hacer una cerveza con higos es siempre una apuesta arriesgada, pero está claro que los de Ambar sabían dónde se metían. Repetiré, sin duda. ¡Mil gracias por el detalle!

NOTA:

domingo, 19 de agosto de 2018

Weihenstephaner / Sierra Nevada Braupakt Hefe-Weissbier

MARCA: Weihenstephaner / Sierra Nevada
MODELO: Weihenstephaner / Sierra Nevada Braupakt Hefe-Weissbier
ESTILO: Hefe-Weißbier (6% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Weihenstephaner y Sierra Nevada son dos de mis marcas de cerveza favoritas, por lo que me resultó casi obligatorio hacerme con la colaboración que han lanzado a la venta este año, más todavía cuando llegó a La Vinoteca a tan buen precio. Braupakt se trata de una Weißbier, estilo en el que Weihenstephaner son referencia mundial, en cuya elaboración se han empleado, además del lúpulo noble Hallertau, otros de origen norteamericano nada habituales en estas cervezas, concretamente Chinook y Amarillo.

Su aspecto es comparable al de cualquier otra Weizen, una cerveza turbia con un color a mitad de camino entre dorado y naranja, y cubierta por una abundante y cremosa espuma ligeramente amarillenta. La cosa cambia al olfato, la intensidad es menor a la habitual y junto a aromas de malta, pan horneado, trigo y suave plátano llaman la atención notas de pomelo, limón y pino poco habituales en el estilo, además de un muy potente perfume de clavo. Estos matices no saturan la cerveza en absoluto, de hecho no resulta especialmente exuberante, pero sí que aportan un punto de distinción.

El sabor sigue un esquema similar, y al principio mandan malta, trigo dulce, masa de pan, naranja madura y más suave cereal crudo. En el avance, sin embargo, atacan los lúpulos y secan el trago, refuerzan el papel de los cítricos y aparecen notas de pino y más leve hierba. En el final, de amargor marcado sobretodo para el estilo, se extienden intensos recuerdos de albaricoque y nísperos, más suave pomelo, pino, hierba y soplos de especia, sobretodo clavo y pimienta. Está bien hecha, sin duda, y los lúpulos americanos se integran con armonía dentro de este estilo tradicional, sin embargo le falta el gancho que uno esperaría de una cerveza de estas dos fábricas. Al final queda una Weißbier refrescante y sabrosa, pero que tampoco tendría interés en volver a beber.

NOTA:

domingo, 12 de agosto de 2018

Stone White Ghost Berliner Weisse

MARCA: Stone
MODELO: Stone White Ghost Berliner Weisse
ESTILO: Berliner Weisse (4'7% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Estados Unidos

CARACTERÍSTICAS: Con la apertura de la fábrica en Berlín, los de Stone Brewing han aprovechado para elaborar un estilo propio de esta ciudad: las Berliner Weisse. Para ello han utilizado una cepa de Lactobacillus local, y la han lupulado con las poco conocidas variedades Callista y Huell Melon. Siendo que esta cerveza sólo se produce en la fábrica europea tenía mucho interés en probarla. Además no es fácil encontrar representantes de este estilo más allá de la mítica Berliner Kindl, e incluso esta no se deja ver demasiado a menudo por España.

Al servirla la espuma blanca llena la copa hasta arriba, aunque en escasos minutos desaparece casi por completo. Descubre entonces un líquido de color amarillo huevo, mate, y bastante turbio. El aroma es de base dulzona, con malta, grano y plátano maduro, mientras que los Lactobacillus en forma de cítricos como limón y pomelo aportan la afilada acidez característica. Queda un toque de levadura, especia picante y algo de lúpulo herbal, que curiosamente me pareció de origen norteamericano antes de saber de cuáles se habían empleado en la elaboración.

Pomelo y limón aparecen de nuevo en boca para romper la entrada con una acidez intensa, detrás de la cual se encuentran notas de trigo crudo, dulce malta, suave cereal y un punto de miel. Ligera de trago y muy refrescante, termina con un amargor marcado que puede recordar al de la sidra asturiana, aunque impregnado de hierba y pino del lúpulo, suave melocotón y un delicado toque de clavo y pimienta. Por lo que he visto no es una cerveza que cuente con demasiados seguidores pero a mi me ha gustado mucho, me ha parecido una de las mejores del repertorio que ofrecen Stone Brewing Berlín. Es muy refrescante pero tiene carácter, respeta el estilo sin caricaturizarlo y no necesita caer en extravagancias.

NOTA:

martes, 7 de agosto de 2018

Sierra Nevada Hoptimum Triple IPA 2018 Edition

MARCA: Sierra Nevada
MODELO: Sierra Nevada Hoptimum Triple IPA 2018 Edition
ESTILO: Double IPA (9'6% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Estados Unidos

CARACTERÍSTICAS: Ken Grossman empezó a interesarse por la elaboración casera de cerveza a los 16 años, ayudando al padre de un amigo. A los 22 años, en 1976, creó una tienda de homebrewing en Chico, una ciudad relativamente pequeña del Norte de California, y esto dio pie a la fundación en esta misma localidad de Sierra Nevada Brewing Company tan sólo 4 años después. Su primera elaboración fue la Stout de la fábrica, a la que han seguido varias decenas de recetas más, algunas de ellas entre las más populares del panorama artesanal. La cerveza que comento hoy, Hoptimum, es posiblemente una de las IPA doble más potentes de la casa. Se empezó a producir en el 2011, y cuenta con no pocos admiradores. La edición de este año tiene 100 IBU, 9'6º de alcohol y está elaborada con los lúpulos (aquí viene el listado) Crystal, Ekuanot, Strata, Simcoe, Citra, Mosaic y Loral. Tanto alcohol quizá para un día caluroso sea excesivo, pero me pareció una opción perfecta para el domingo pasado, cuando el verano nos dio un (pequeño) respiro.

El aspecto externo es fantástico, luce un color ambarino anaranjado algo oscuro, que sugiere que hay mucha malta ha sido sacrificada para producir esta cerveza, con una buena capa de espuma blanca bastante persistente. La nariz confirma la importante carga de malta, detectando una base de cereal ligeramente tostado, caramelo y algo de galleta, aunque el lúpulo prometido se encarga de invadirla con intensas notas de mango, melocotón, más suave naranja sanguina y maracuyá. Redondea la especia picante, muy medida, quedando una IPA exuberante y frutal, sin que parezca que se les ha ido la mano con el lúpulo... al menos en lo que respecta al aroma.

En boca cambia la cosa, esto son palabras mayores. De cuerpo rotundo y textura oleosa, abre con mucha malta y caramelo, dulce aunque sin pasarse, junto con fruta abundante, principalmente melocotón, mango y naranja confitada. Con el avance del trago se potencia la acidez, y al final estalla una sequedad cargada de cítricos y frutas tropicales, con un punto alcohólico y especiado que recuerda al Cointreau. Mira que estoy un poco saturado de las IPAs pero esta me ha parecido de mucho nivel, suficientemente cañera como para satisfacer a los más lupuleros pero con suficiente carácter y complejidad para que no se quejen los lúpulo-escépticos.

NOTA:

lunes, 30 de julio de 2018

Siren / Naparbier Dios de la Guerra

MARCA: Siren / Naparbier
MODELO: Siren / Naparbier Dios de la Guerra
ESTILO: Bière de Mars con manzanilla e hibisco (8'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: No soy nada amigo de los experimentos cerveciles, y cada día estoy menos cómodo con las elaboraciones que se salen de los 4 ingredientes básicos. Por desgracia cuando compré esta cerveza en La Vinoteca sólo me había fijado en que era una Bière de Mars, estilo que apenas he podido disfrutar 4 o 5 veces, y que era fruto de la colaboración entre Siren y Naparbier, dos fábricas de nivel. De lo que no me había dado cuenta es que la receta contaba con algún añadido extra, concretamente manzanilla e hibisco, así que la ataqué con un poco de reparo.

Es posiblemente una de las cervezas más rojas que he visto, quizá algo anaranjada en base. Una carbonatación abrumadora alimenta una capa abundante de espuma beige. En nariz se presenta con una intensidad media, y cargado con toneladas de fruta, sobretodo melocotón y albaricoque, más suave naranja y guindas. Queda un fondo de malta tostada, suave cereal y algo de caramelo quemado, y este conjunto es envuelto por lúpulo herbal y unos muy llamativos aromas florales que no habría sabido identificar si no hubiese conocido de antemano los ingredientes. La verdad es que el papel de la manzanilla y el hibisco aquí era muy evidente, y no me llegó a disgustar.

La entrada en boca es algo más normal, con malta tostada y más suave caramelo a los que en seguida se suman frutas, destacando cereza silvestre y otras bayas, chispas de naranja y albaricoque. El cuerpo es medio, no demasiado pesada ni tampoco aguada. Al final se seca un poco, y en un amargor algo astringente teñido de pimienta salen las notas propias de las flores añadidas, además de un toque cítrico y el calor del alcohol. No está del todo mal, pero a mí el sabor de los ingredientes extra me cansó en seguida y me costó terminarme la botella. Para los amantes de experimentos bien, pero yo me quedo con la deliciosa Bière de Mars de La Saint Pièrre.

NOTA:

viernes, 20 de julio de 2018

Rondadora Onso

MARCA: Rondadora
MODELO: Rondadora Onso
ESTILO: English Porter (6'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: En los pies de Sierra Ferrera, entre el Sobrarbe y la Ribagorza, se encuentra la pequeña localidad de La Cabezonada, con 33 habitantes. En ella 6 amigos, Alejandro, Gonzalo, Guillermo, Miguel, Nicolás y Víctor, construyeron en el año 2014 la fábrica Cervezas del Sobrarbe. Allí se elaboran actualmente sus 3 variedades y la que voy a comentar hoy es su Porter, que fue premiada en su categoría el Barcelona Beer Challenge 2018 con la medalla de bronce.

Es una Porter marrón muy oscura, casi por completo opaca aunque con brillos rubí en periferia si se mira a contraluz. La espuma beige es muy abundante y cremosa, parece merengue, y le da un aspecto muy apetecible. En nariz no es explosiva, pero tiene presencia y complejidad. El conjunto es de un dulzor controlado, fruto de la mezcla de gran cantidad de malta tostada, grano, chocolate negro, más suave café bombón y un punto de regaliz. Se suman además frutas oscuras maduras, principalmente moras y ciruelas, que se retiran a un segundo plano, mientras que el lúpulo añade delicadas notas herbales y cítricas que apuntan al otro lado del Atlántico.

En boca el cuerpo es ligero/medio, lo esperable para una Porter británica. Es muy sabrosa, aunque en este caso se refuerzan los tostados, con intensas notas de malta, frutos secos, algo de chocolate negro y los recuerdos de café solo del torrefacto. Esta aspereza es amortiguada por frutas oscuras como las detectadas en nariz, aunque su papel es discreto, antes de terminar en un final de amargor marcado, muy herbal, y acompañado de cítricos, torrefacto, cacao y regaliz. Es potente, equilibrada y compleja, todo lo que se puede pedir a una cerveza de este estilo. Me ha parecido muy buena, se nota que la receta está trabajada a conciencia. Cada vez que suba al valle de Benasque me las apañaré para conseguir alguna botella. 

NOTA:

martes, 17 de julio de 2018

Gulden Draak Brewmaster 2017 Limited Edition

MARCA: Gulden Draak
MODELO: Gulden Draak Brewmaster 2017 Limited Edition
ESTILO: Quadrupel añejada en barrica de whisky (10'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: Durante 25 años Gulden Draak era la única cerveza de esta marca (bueno, junto con su edición navideña), hasta que en el año 2012 salió al mercado Gulden Draak 9000 Quadrupel, con no poco revuelo. En el año 2014, para conmemorar el 230 aniversario de la fábrica, se comercializó por primera vez una versión de esta última añejada en barrica de whisky escocés. Inicialmente sólo estaba disponible en botella de 75 cl, pero gracias a que ahora ya se pueden ver botellas de 33 cl he podido probar la edición del 2017.

El aspecto es imponente, un líquido velado de color pardo anaranjado brillante, con escasas burbujas, protegido por medio dedo de espuma blanca. El aroma es intenso y dulce, con mucha malta tostada, caramelo y toffee que se combinan con frutas muy maduras: ciruelas, higos y más suave naranja sanguina. No falta el perfume del whisky, oscuro, complejo y potente, con leves dejes ahumados y de madera, mientras que de fondo, aguantando el envite, queda algo de lúpulo herbal.

En boca es rotunda como las otras dos Gulden Draak. De cuerpo completo y textura cremosa, en cuanto la cerveza toca la lengua se produce una explosión de sabor, liberando grandes cantidades de dulce malta tostada, caramelo, chocolate con leche y frutas como las mencionadas en el aroma aunque algo más maduras de la cuenta, quedando frutos secos de fondo. Después el trago se acaba de desarrollar, se suman notas de azúcar moreno, suave especia picante y un leve punto herbal del lúpulo, todo ello envuelto en la agradable calidez del alcohol, con recuerdos de whisky y madera perfectamente integrados. Tenía miedo de que al comparar con Gulden Draak original, de la que soy fanático, esta cerveza se quedase corta pero no ha sido así en absoluto. Creo que está muy bien equilibrada, sin estridencias a pesar del añejamiento y manteniendo la esencia de la cerveza de la que parte. Me ha parecido fantástica.

NOTA:

domingo, 15 de julio de 2018

Waterloo Récolte

MARCA: Waterloo
MODELO: Waterloo Récolte
ESTILO: Saison (6% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: La cerveza Waterloo fue elaborada en la Brasserie du Marché, en la localidad valona de Braine-l'Alleud, hasta 1971, cuando esta empresa cerró. La marca fue recuperada por Adrien Desclée en el año 2005, y se estuvo produciendo en Du Bocq. En el año 2013 Waterloo se asoció al grupo John Martin, y en el año 2014 compraron la ferme de Mont-Saint-Jean, en el terreno donde se desarrollo la famosa batalla de Waterloo, para instalar allí la microcervecera donde actualmente se elaboran las diferentes variedades de Waterloo.

Récolte es una Saison típica, aunque tiene una compañera oscura llamada Récolte Hiver. El color es amarillo pajizo, mate, totalmente opaca. Al servirla genera una espuma blanca jabonosa, no muy abundante pero con buena retención. Su aroma es muy intenso y fresco, y consiste en una mezcla de cereal, trigo crudo y fruta, principalmente limón maduro y suave naranja, sobre una base de malta y plátano. El lúpulo, cítrico y herbal, tiene un papel discreto, y se combina con recuerdos de levadura belga y leve pimienta.

La entrada en boca está marcada por malta, cereal y trigo crudo, que se fusionan con limón maduro, uva blanca y más suave naranja. Con el avance del trago se potencia el cítrico del trigo y estalla la levadura, lo que no es una sorpresa para el estilo, aunque sin el frescor que sugería el aroma. Final de amargor medio con hierba, mucha especia picante y levadura, manchado de notas de plátano. Una Saison correcta aunque algo dulzona y plana, le falta el adictivo carácter salvaje propio del estilo. La última vez que tomé una Waterloo Tripel me dejó algo frío, pero entonces no sabía que habían cambiado de sitio de producción, y con esta me ha pasado igual. Quizá deba que tener más miramientos con las cervezas de esta fábrica.

NOTA:

lunes, 2 de julio de 2018

Anderson Valley The Kimmie, The Yink & The Holy Gose

MARCA: Anderson Valley
MODELO: Anderson Valley The Kimmie, The Yink & The Holy Gose
ESTILO: Gose (4'2% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Estados Unidos

CARACTERÍSTICAS: Casi 5 años han pasado desde la última vez que bebí una cerveza de Anderson Valley, no sé si no llegaban demasiadas a España o yo no les he hecho mucho caso (inmerecidamente). Por suerte encontré esta cerveza en la Vinoteca, además muy bien de precio, y me pareció una buena oportunidad para reconciliarnos con esta marca en el blog, y de paso para volver a hablar de las Gose. Esta interpretación del antiguo estilo alemán está disponible sólo en julio y agosto, y se elabora con trigo malteado, lactobacillus, sal y lúpulo Bravo. Hasta ahora sólo había probado Gose tradicionales y la locura cervecil fruto de la colaboración entre De Molen y el maestro cervecero de Bayerischer Bahnhof, así que tenía curiosidad de ver cómo los norteamericanos las habían adaptado a su paladar acostumbrado a sabores extremos.

Esta es de un color dorado brillante, cristalina, con un reflejo blanquecino al trasluz. La carbonatación es mínima, apenas se ven 10 burbujas al mismo tiempo, y lógicamente tampoco es muy abundante la cantidad de espuma. En nariz es fresca y potente, con mucho grano limpio, trigo crudo, marcadas notas de limón y un mínimo soplo herbal. La originalidad esperable se presenta en forma de un delicado deje mineral y salado, que puede recordar a ciertos medicamentos efervescentes.

El sabor rompe con la delicadeza que sugería el aroma. Inicia con una acidez láctica marcada en la lengua que se extiende al instante al paladar, liberando intensas notas de limón, pomelo, trigo crudo y minerales sobre una base de grosella espinosa y más suave uva blanca. Hacia el final se desarrolla un amargor herbal seco, muy cítrico y algo floral, que puede resultar similar al de un fino aunque sumándole un claro gusto salado. Reconozco que al principio no me gustó demasiado, soy más amigo de las Gose tradicionales y esto me parecía muy extremo. Por suerte al final me acabó convenciendo y disfruté mucho esta cerveza, una opción excelente en meses calurosos.

NOTA:

domingo, 24 de junio de 2018

Brakspear Bitter

MARCA: Brakspear
MODELO: Brakspear Bitter
ESTILO: Bitter Ale (3'4% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Inglaterra

CARACTERÍSTICAS: Los orígenes de esta cervecera británica se remotan a 1711, cuando William Henry Brakspear compró una cervecera en Henley-on-Thames, en el condado de Oxfordshire. En 1769 se empezó a elaborar su cerveza estrella, Brakspear Bitter, utilizando el sistema de fermentación "double dropping" que han mantenido hasta la actualidad, que consiste en que el proceso se inicia en un piso más alto y posteriormente se decanta a un nivel inferior, permitiendo así desechar levaduras muertas y otros restos sólidos. De todas formas, desde el 2002 es la cervecera Wychwood la que se encarga de la elaboración de esta cerveza, dado que tras la venta de la licencia a esta empresa se interrumpió la producción en la fábrica de Henley-On-Thames.

Esta es una Bitter de color bronce, naranja al trasluz, con una turbidez mínima. Como es habitual en estas cervezas la carbonatación es escasa, aunque sirve para mantener viva una comedida espuma beige. En nariz es deliciosa, y 100% clásica. Incluye un núcleo de dulce malta tostada, toffee, mantequilla, suave caramelo y té árabe. Este se fusiona con una mezcla de frutas maduras, ciruela e higos sobretodo, también algo de naranja, y todo ello sobre un fondo de nueces y mínima almendra asada. El aromático lúpulo británico, herbal, terroso y ligeramente cítrico, da volumen y frescor.

El sabor mantiene el rumbo, y ya en el primer momento libera una gran cantidad de malta tostada, intensas notas de frutos secos, cereal y más suave toffee y caramelo, sobre un fondo de mantequilla y galleta. De cuerpo ligero/medio, es seca pero muy sabrosa. Esta sequedad al final se acentúa en forma de un amargor empapado en hierba, cítricos y recuerdos medicinales y minerales, dejando un regusto larguísimo que pide una segunda pinta. Mucho sabor, poco alcohol y muy bien equilibrada, buen ejemplo de Ale Británica. Me gustan mucho este tipo de cervezas, ojalá se viesen por España más a menudo. 

NOTA:

martes, 19 de junio de 2018

Morlaco Beer Izar Gorri

MARCA: Morlaco Beer
MODELO: Morlaco Beer Izar Gorri
ESTILO: Märzen lupulada y ahumada (9'1% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Presento hoy Izar Gorri, "Estrella Roja", una de las últimas incorporaciones al catálogo de Morlaco Beer, que vio la luz en la primera mitad del año 2017. Se trata de su elaboración más peculiar y resulta casi imposible de catalogarla en un estilo concreto, dado que es una Lager de tueste ligero/medio, con maltas ahumadas y bastante lupulada. La primera vez que me enfrenté a ella se trataba de una botella del primer lote, que me gustó mucho aunque el lúpulo era un poco excesivo para un fanático de las Rauchbier como yo. Hace poco coincidí con Akui en una feria y me regaló una botella del tercer lote, en el que ha reforzado la carga de malta y limitado un poco la influencia del lúpulo... y con estos cambios yo tenía claro que iba a ser mucho más acorde a mis preferencias.

Es de color pardo rojizo, naranja en su base, con una abundante espuma grisácea que deja un bonito encaje en el vidrio. A partir del líquido cristalino emana un aroma dulce y reconfortante, en el que se combina malta de tueste cálido, caramelo, toffee y un delicado aunque potente ahumado, como el de carne a la barbacoa. Por otro lado también hay fruta madura, sobretodo uva negra, ciruelas, algo de frutos rojos, y un suave toque cítrico, tropical y de especia picante del lúpulo. Al igual que el primer lote, no pretende ser una Rauchbier, aunque en esta ocasión se parece más.

Definitivamente el cambio en la receta se nota, y para bien. Entrada con mucha malta tostada, nueces, cereales y un punto de caramelo, aunque el dulzor es limitado. Se mezcla con frutos rojos, y poco a poco va haciendo acto de presencia el lúpulo, con hierba, pino y cítricos. De fondo queda en todo momento el ahumado, y aunque en el afilado amargor final se eclipsa un poco, después vuelve a surgir para ser el protagonista de un largo regusto, salpicado de especia picante. Tan original como el primer lote pero mucho más equilibrada, me ha gustado incluso más. Creo que es muy positiva la actitud de Morlaco, siempre buscando la mejora, por pequeña que sea, para ofrecer el mejor producto posible.

NOTA: