lunes, 26 de octubre de 2020

CCVK / Blackstorms Rocksteady

MARCA: CCVK / Blackstorms
MODELO: CCVK / Blackstorms Rocksteady
ESTILO: India Pale Ale americana de centeno (6% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Desde que probé la fantástica Rye IPA de Lervig hace unos cuantos años siempre que veo una cerveza de este estilo la ataco, y eso que me he llevado más de una decepción. Además son cervezas divertidas para reseñar en el blog, puesto que la combinación de diferentes lúpulos y cereales hacen que la cata sea muy amena y, a veces, un auténtico desafío. Por este motivo me he animado a presentar esta otra cerveza de CCVK, fruto de su colaboración con otra cervecera madrileña, Blackstorms, en activo desde 2017.

De color pardo rojizo, tiene una carbonatación tan importante que se ve en el líquido a pesar de su turbidez. Gracias a ella llena la copa de una espuma de color beige. En nariz es potente, dulce, con dominio absoluto de la fruta, destacando melocotón, mandarina y más suave naranja madura. La malta se nota, con leve caramelo, y con mucha claridad el perfil cítrico del centeno con marcadas notas de tostados. No nos olvidamos de la parte IPA, con una generosa ración de lúpulo herbal, resinoso y con algún recuerdo de cáscara de limón. Como he dicho del estilo, toca todos los palos. 
 
 En boca es cañera, bien cargada de lúpulo y con una efervescencia potente pero que no desentona. Malta de dulzor medio, cereal tostado con intensas notas de centeno, y en seguida los cítricos del lúpulo con cáscara de naranja, pomelo, y algo de albaricoque. Estos se potencian en el final, con un amargor penetrante que libera notas de pino y hierba, muy mineral y con marcada especia picante. Regusto eterno, cítrico y resinoso, donde quedan impresas las notas tostadas del centeno. Cañera en todos los aspectos pero muy rica. No sé si alguna vez me había parecido tan evidente el centeno en una cerveza (salvo, evidentemente, en una Roggenbier), pero es un detalle para agradecer. Me están gustando estos de CCVK, ojalá los hubiese conocido antes.

NOTA: 

domingo, 18 de octubre de 2020

Aecht Schlenkerla Kräusen

MARCA: Aecht Schlenkerla
MODELO: Aech Schlenkerla Kräusen
ESTILO: Kräusen (4'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Una de las incorporaciones más recientes al catálogo de Schlenkerla es Kräusen, fruto de la mezcla de su Helles madurada durante meses con su popular Märzen, esta última joven. Siendo como soy incondicional de la marca, llevaba ya un tiempo presionando a Rubén de La Vinoteca para que consiguiese unas cuantas botellas. Aparentemente ser pesado funciona... así que lo tendré en cuenta para otras ocasiones.

Schlenkerla Kräusen es de un bonito color pardo brillante, naranja en su base, con una leve turbidez. Genera una espuma ligeramente beige de aspecto impecable: densa, compacta, resistente... vamos, como debe de ser. El aroma es cálido, con mucha malta tostada, y más suave toffee, que recordaba a los caramelos Werther's, envueltos en un ahumado medio bastante goloso, como de carne a la brasa. Se nota también algo de fruta, albaricoque maduro sobretodo, pan blanco y lúpulo floral con dejes de miel y cierta mineralidad. Muy completa, y a la altura de las expectativas.

De cuerpo medio y fácil de beber, la verdad es que en boca tiene de todo. Se presenta con malta dulce, cereales, pan negro y suave toffee, todo ello salpicado por frutas maduras entre las que destacan mandarina y albaricoque. Al final se forma un amargor medio, con cierto grado de picante y un potente ahumado, cálido y dulce, como de carne, que ya venía avisando desde mitad del trago. Será este el principal y casi exclusivo protagonista del larguísimo regusto. Me ha sorprendido muy positivamente, es una cerveza muy compleja pero indiscutiblemente redonda. Además me ha parecido casi más ahumada que otras referencias más potentes de la fábrica, quizá al tener menos extracto seco este matiz destaque más... o puede que llevase demasiado tiempo sin beber Schlenkerla. Por si acaso voy a tener siempre alguna en la despensa.

NOTA:


martes, 13 de octubre de 2020

Alhambra Baltic Porter

MARCA: Alhambra
MODELO: Alhambra Baltic Porter
ESTILO: Baltic Porter (7'8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Dentro de las cervezas industriales nacionales posiblemente Alhambra 1925 haya sido una de las que ha recibido más elogios, aunque en realidad la mayor parte de cervezas de esta marca están bastante bien. Al igual que todas las demás marcas de la Península, en los últimos años han ido introduciendo nuevas referencias de estilos que se salían de las rubias de toda la vida o de las habituales Märzen, y esta Baltic Porter fue la primera de Alhambra. Es de baja fermentación, como suelen ser las cervezas de este estilo, y lleva lúpulo Hallertau, Norther Brewer y Nugget. La verdad es que tenía ganas de probarla, además de mucha curiosidad, y me decidí a hacerlo cuando la vi a un precio razonable en un supermercado cerca de casa.

Es una cerveza negra como el carbón, opaca, de textura oleosa, con una generosa espuma beige oscura con tonos marrones. El aroma es de intensidad media, con mucho café y regaliz negro, grano torrefacto, también generoso cacao y un claro punto de humo. No es dulce en absoluto, se centra en los tostados, y se nota además un leve toque herbal y mineral del lúpulo. Nada que objetar, y eso que tenía mis dudas.

El nivel no baja en boca, en absoluto, aunque sí que cambia algo el patrón y el dulce tiene algo más de papel. En la entrada ataca la malta, golosa aunque muy oscura, con un punto de sirope de chocolate y algo de frutas del bosque, pero sin perder de vista los tostados. Estos se acentúan en el final y en un amargor intermedio aportan una cierta aspereza, se marca café, torrefacto y un punto de ahumado. El alcohol está bien integrado en el conjunto, reforzando un poco la especia, y concluye con un regusto eterno repleto de café negro y algo de humo. La verdad es que es una cerveza estupenda, en mi opinión a la altura de Baltika 6... hasta me atrevería a decir que el estilo es parecido. 

NOTA:

martes, 6 de octubre de 2020

CCVK Redplus

MARCA: CCVK
MODELO: CCVK Redplus
ESTILO: Scotch Ale (8'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Por cortesía de mi hermano, zaragozano de nacimiento pero vallekano de adopción, me llegó una caja de esta cervecera de la que recordaba haber leído algo hace unos años pero con la que nunca había tenido más contacto. Se trata de la Compañia de Cervezas Valle del Kahs, localizada como su nombre indica en Vallecas, concretamente en el barrio de Nueva Numancia. Tan sólo llevan 4 años en activo, desde el 20 de abril de 2020, y ya cuentan en su arsenal con 6 cervezas fijas y 4 de temporada. Con la que me estreno hoy está entre las primeras, una cerveza roja de alta graduación que me ha parecido que encajaba mejor como una Scotch Ale... aunque con dudas.

Es una cerveza de color marrón oscuro apagado con algún reflejo rojizo, casi del todo opaca. Genera poca espuma beige que queda adherida al vidrio formando un anillo. En nariz es una bomba, un aroma muy potente que combina frutas oscuras muy maduras, sobretodo guindas, uvas y ciruelas pasificadas, e incluso leves notas de vino dulce, con los intensos tostados de la malta, caramelo y un punto de sirope de chocolate. Hay especia picante, recuerdos licorosos y se nota también la aspereza del lúpulo, con un leve punto de naranja y quizá un deje tropical. Interesante sin duda, pero queda ver cómo se comporta al beberla.

Aviso, no es una cerveza fácil. Al primer sorbo se recibe un golpe de sirope de chocolate, malta muy tostada, pan integral, caramelo y más suave café. Acompañan y moderan las frutas, aunque no son tan potentes como en aroma, y se quedan más que nada en uvas pasas y ciruela negra. Final punzante, licoroso, raspa un poco en la garganta con un amargor considerable pero controlado, salen picotas, especia picante, cítricos en forma de naranja y pomelo, y un agradable calor alcohólico. El regusto dura hasta el Día del Juicio Final, con recuerdos de café y ron, lo que posiblemente venga bien durante el Apocalipsis. Es una cerveza para valientes, muy contundente, pesada y compleja... pero el que se atreva no se arrepentirá.
 
NOTA:

lunes, 28 de septiembre de 2020

Coniston Brewing Co. Bluebird Bitter

MARCA: Coniston Brewing Co.
MODELO: Coniston Brewing Co. Bluebird Bitter
ESTILO: Bitter (4'2% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Inglaterra

CARACTERÍSTICAS: Al Norte de Inglaterra, en la región de Cumbria, está el pueblo de Coniston, de apenas 1.000 habitantes. En este se encuentra la posada y hotel Black Bull, junto al el hijo de los dueños, Ian Bradley, fundó la cervecera Coniston Brewing Co. en el año 1995. Cuenta con 12 referencias distintas en su catálogo, con claro predominio de estilos clásicos británicos, aunque también han hecho hueco a algunas recetas modernas. La cerveza que comento hoy, una Bitter con lúpulo Challenger, entraría dentro de las primeras, y tanto es así que en 1998 fue nombrada Supreme Champion of Britain por la CAMRA.

Bluebird Bitter luce un color ambar anaranjado, brillante y totalmente transparente. Genera muy poca espuma, quedando un anillo pegado al vidrio y una membrana blanca en superficie. Es una cerveza muy aromática, sobretodo siendo británica y a pesar de estar servido en un vaso que no ayuda en este aspecto. Se presenta con bastante malta dulce, galleta y suave bizcocho, acompañada de bastante fruta fresca entre las que destacan albarcoque maduro, melocotón y suave naranja dulce. Completa con mínima especia y un toque de hierba y minerales que hacen imposible confundirse sobre su origen.

Es de cuerpo ligero, y si bien el paso al principi es ágil luego se agarra a la garganta gracias a un aporte de lúpulo generoso. Lo fundamental es la malta Maris Otter, como no puede ser de otra manera, con intensas notas de nueces y un leve toque de toffee, mientras que la fruta es algo más discreta y predominan naranja y albaricoque. Final de amargor medio, sobrio, bien cargado notas terrosas, un suave toque medicinal muy británico, cítricos y hierba. Regusto larguísimo, quedan los minerales y un delicado punto de especia, completando así un ejemplo perfecto de una Bitter clásica. No acabo de pillar lo de las notas de geranio que dicen los de la fábrica, pero aún con todo es una cerveza que no hay que dejar escapar.  

NOTA:

martes, 15 de septiembre de 2020

Cerveza Zulia

MARCA: Cerveza Zulia
MODELO: Cerveza Zulia
ESTILO: Pale Lager (4'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Venezuela

CARACTERÍSTICAS: Esta no solo es la primera cerveza venezolana que comento en el blog sino también la primera que pruebo en mi vida, pero al verla tan barata en la nevera de una tienda latina me pudo la curiosidad. La produce Cervecería Regional, una empresa fundada en 1929 en Maracaibo, la capital del estado de Zulia, por 41 accionistas a los que se les exigía ser a su vez propietarios de establecimientos que vendiesen cerveza para garantizar así la distribución. Comenzaron entonces a producir la marca Regional con tres bebidas distintas: cerveza, malta y nutrimalta. No fue hasta el año 2000 cuando salió a la venta Regional Light, mientras que los derechos de producción y comercialización de Cerveza Zulia fueron adquiridos en 2012. 

La abrí este fin de semana aprovechando los últimos coletazos del verano.  Se trata de una cerveza de un color amarillo apagado, algo dorado, y cristalina como el agua. No forma mucha espuma aunque es cierto que la superficie queda bien protegida por una membrana. Su aroma es dulce, acaramelado, con malta, masa de pan, algo de galleta y frutas maduras que pueden recordar a manzana asada o plátano. El lúpulo apenas juega ningún papel en el conjunto, aunque su ausencia favorece que destaque un perfume que puede recordar al cereal mojado. A pesar de que este es leve y no molesta, pone en evidencia que estamos ante una cerveza bastante sencilla en la que podemos encontrar incluso algún defecto.

Así es, e incluso para el nivel esperable es una cerveza muy justa. Desde el principio es evidente la falta de cuerpo, y tampoco tiene carbonatación para disimular esta carencia. La entrada es dulce, con malta limpia, pan blanco, masa y algo de fruta, sobretodo manzana golden y membrillo. Esto dura apenas medio segundo, lo que tarda el amargor en cortar el curso y comenzar un final mineral e incluso algo vegetal que arrastra todo el sabor, quedando la boca vacía. Excesivamente simple y con muy breve persistencia del sabor en boca, incluso sólo para refrescarse creo que hay opciones mejores.

NOTA:

lunes, 7 de septiembre de 2020

Monográfico Laugar

Laugar es ahora mismo una de las cerveceras más reputadas del panorama nacional, aunque fue fundada en Gordexola (Bizkaia) por 5 amigos de Barakaldo hace tan solo 6 años, en el 2014. Es una de esas cerveceras que tuvieron bastante aceptación y renombre ya desde sus inicios, en parte gracias al apoyo que se les brindó desde algunos blogs de cerveza de aquel entonces, pero sin duda el factor fundamental es el nivel de sus elaboraciones. Además siempre se han caracterizado por una actitud un tanto irreverente y mucho sentido del humor, lo que evidentemente despierta simpatías e interés por sus productos. 
 
Su primera elaboración fue EPA (Euskadiko Pale Ale), y desde entonces se han sumado varias decenas de referencias nuevas que han organizado en 5 grupos: ClassicsHoppy SideDark Side, Rebel Collabs y Zombie Series. Como buen amante del Doom Metal, quiero además destacar la saga Doom Series, con recetas que hacen alusión a grandes bandas del estilo como Electric Wizard o Black Sabbath.

Uno de los grandes hitos de Laugar fue que fueron invitados a participar en el prestigioso festival Borefts del 2014, el mismo año en que empezaron su actividad comercial, y también en la edición siguiente, algo de lo que pocas cerveceras pueden presumir. Además de esto han realizado colaboraciones con otros referentes internacionales: Klompen & Txapela y Wet & Wild con De Molen, Viking Wizard con North Brewing Co, Starless Milky Way con Dry & Bitter, Cloud Fever con Kees Brewing, y un largo etcétera. Tampoco han olvidado a los productores de la Península y han hecho elaboraciones conjuntas con grandes como Naparbier, La Quince, La Pirata, Gross...




Curiosamente sus cervezas no se ven demasiado por Navarra así que me ha costado familiarizarme con la marca. No obstante estos últimos meses he hecho un acopio importante de sus referencias, y estas han sido mis impresiones generales:

- Aupa Tovarisch: De textura muy densa, oscura a más no poder y extremadamente compleja; cacao, frutas del bosque, caramelo, café, regaliz, humo, tiene todo lo que quieras encontrar. Una de las mejores Imperial Stout que he probado, para degustar con calma y atención.
- Aurrera Stanitsa: nunca había notado tantas notas de chocolate en una cerveza, y curiosamente no lleva este ingrediente. Dulce, densa, oleosa y cálida, pero con golpe de lúpulo, café y alcohol al final que pueden hacerte saltar de la silla. 
- Basurde: una Amber Ale muy fresca, bien cargada de un lúpulo resinoso y cítrico. Inspiración americana, está claro, parece recién salida de San Diego. Para tomar varias una tarde.
- Braskadi (colaboración con Perro Libre): para tomar con calma, mucho más áspera y seca que Aupa Tovarisch, pero aun así deliciosa. Las pasas y el cacao le dan un toque muy especial.
- Euskal Pale Ale: APA con máscara de IPA. Muy cítrica y resinosa, bastante dura, toda una declaración de intenciones si tenemos en cuenta que fue la primera elaboración de la fábrica.
- Kiskale: mezcla clásico-moderna de un estilo que no suele estar en la mente de los elaboradores, generosa tanto en malta como en lúpulo pero bien equilibrada.
- Ostadar: IPA afilada, cítrica y resinosa, aunque también con soporte de malta. Podría pasar por cualquiera de las grandes referencias de la Costa Oeste de Estados Unidos. Los amantes del estilo la disfrutarán seguro e incluso yo, que no soy demasiado entusiasta, he sabido apreciar sus virtudes.
- Viking Wizard (colaboración con North Brewing Co): Una IPA americana rebosante de lúpulo, repartido por igual entre frutas tropicales y notas resinosas, y con una base melosa de malta. Muy redonda, me ha encantado.

La impresión general la verdad es que ha sido muy buena, aunque no creo que sea una sorpresa para aquellos que hayan visto las reseñas más completas que he publicado en los últimos meses. El estilo moderno de las cervezas es indudable, con altas cargas de lúpulo y alcohol, e incluso me atrevería a afinar que tienden a dar más papel a lúpulos americanos de carácter cítrico y resinoso en vez de a variedades con más matices tropicales y frutales.  Por cuestión de gustos personales he disfrutado más las elaboraciones oscuras, de hecho Aupa Tovarisch me ha parecido una de las mejores Imperial Stout que he podido probar hasta la fecha, no obstante todo me ha parecido de un nivel altísimo; está claro que su fama y éxito son merecidos.