viernes, 23 de diciembre de 2016

Oud Beersel Bersalis Tripel

MARCA: Oud Beersel
MODELO: Oud Beersel Bersalis Tripel
ESTILO: Tripel (9'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: En el 2005 Oud Beersel puso en marcha la marca Bersalis, producida en la cervecera Huyghe, con dos referencias, Kadet y Tripel. La primera es posiblemente la más original porque pretende ser una Tripel con baja graduación alcohólica (no me acaba de quedar claro entonces cuál va a ser la diferencia con cualquier Blonde belga), mientras que la que voy a comentar hoy tiene 9'5º de alcohol y entra por lo tanto dentro de lo esperable para este estilo. La compré por cierto en Be Hoppy, tienda de cerveza junto al Caixa Forum de Madrid que se ha convertido en uno de mis lugares favoritos para comprar alguna botella durante los viajes que tengo que hacer a la capital.

Es de un color dorado ambarino brillante, como el de una Lager en condiciones, con una turbidez mínima. Al destaparle se escapa la espuma de la botella lentamente, y una vez servida ocupa todo el volumen de la copa. Es compacta, resistente, con un aspecto cremoso, alimentada por gran cantidad de burbujas que suben con rapidez. En nariz es tan exuberante como visualmente, rebosa manzana golden, pera, banana y algo más suave albaricoque sobre una base de malta, caramelo, suave bizcocho y recuerdos de miel. Completa el conjunto un punto de cítricos, clavo y levadura belga... y respecto al alcohol, es evidente pero no está descontrolado gracias a la ayuda del azúcar, que lo disimula. La verdad es que impresiona lo bien que se integran todos los aromas pese a su potencia.

El nivel se mantiene en boca, la fruta se presenta como un torrente con manzana, banana, membrillo dulce y más suave pera, que se funden con malta sin tostar, toffee, notas de miel que progresivamente ganan fuerza y alguna chispa de azúcar candy. De fondo quedan grano y masa de pan, controlando parcialmente el dulzor. El final está equilibrado con maestría, tiene un amargor firme cargado de lúpulo noble, cítrico y floral, un punto de especia picante, sobretodo clavo y pimienta, fruta, levadura y el alcohol, que ni se esconde ni destaca. Es una Tripel compleja, y a pesar de sus casi 10º, muy bien disimulados, se bebe con facilidad y no satura. Para repetir, a la altura de sus Lambic.

NOTA:

lunes, 19 de diciembre de 2016

Shepherd Neame 1698

MARCA: Shepherd Neame
MODELO: Shepherd Neame 1698
ESTILO: Strong Ale (6'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Inglaterra

CARACTERÍSTICAS: Con esta entrada vuelvo a dar protagonismo a un clásico entre los clásicos de la Real Ale británica, Shepherd Neame, con una de sus elaboraciones más recientes que sin embargo se ha establecido con firmeza dentro de su repertorio: 1698, antes conocida como Celebration Ale. Esta cerveza se empezó a producir en 1998 para conmemorar el 300 aniversario de la fábrica, y se trata de una Strong Ale algo más lupulada de la cuenta (dentro de los estándares británicos), que ha cosechado diversos premios internacionales.

Es de un bonito color bronce rojizo, con una espuma blanca y cremosa no muy abundante que se adhiere con firmeza al vidrio. Si a esto se le suma una carbonatación discreta y un poco perezosa, la verdad es que ni Ricky Gervais es tan británico. Su perfume es relajado, con gran cantidad de dulce malta tostada y caramelo, suave galleta, bizcocho, mantequilla y algún deje de vainilla. Como soporte queda la fruta fruta, principalmente manzana y ciruela, aunque también se detecta algo de naranja madura del lúpulo, que además aporta notas florales muy aromáticas. 

En boca es algo más directa, aunque la calidad no baja ni un milímetro. Inicio de malta tostada, caramelo y vainilla en compañía de frutas, inicialmente algo más cítricas pero a medida que avanza ganan protagonismo registros más dulces. Textura sedosa y cuerpo consistente, se suman al final del trago recuerdos de frutos secos que le aportan sobriedad. Final de amargor firme, herbal, terroso, bastante cítrico y con un leve punto medicinal, deja una agradable sequedad en boca. Es un ejemplo perfecto de lo que es una Ale británica, redonda, equilibrada y sabrosa. Está claro que en Shepherd Neame no necesitan hacer extravagancias.

NOTA:

jueves, 8 de diciembre de 2016

Cornet

MARCA: Cornet
MODELO: Cornet
ESTILO: Ale Dorada Fuerte con roble (8'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: La cervecería De Hoorn, parte del grupo Palm NV, fue fundada en 1686 en una mansión con el mismo nombre localizada en Steenhuffel-Londerzeel, en el Brabante flamenco. Únicamente tienen ahora dos cervezas en su catálogo, Cornet y Arthur's Legacy, y ambas rinden homenaje a dos personajes que han tenido una gran relevancia en la historia de la fábrica, su fundador Theodoor Cornet y Arthur Van Roy, quien se encargó de mantenerla viva a partir de principios del Siglo XX. Cornet, recomendada por el dueño de La Maison Belge de Madrid, es una ale dorada fuerte a la que se han añadido chips de roble, intentando emular la esencia de la cerveza de guarda madurada en barrica que preparaba Theodoor Cornet en las bodegas del castillo Diepensteyn.

Es una cerveza dorada cristalina, con una espuma blanca jabonosa alimentada por burbujas gruesas que suben una a una hasta la superficie. El aroma tiene una intensidad moderada y no es difícil pasarlo por alto. La malta es fundamental, acompañada de recuerdos de galleta, mantequilla y algo de cereal crudo, que se alternan con marcadas notas de pera y manzana. De fondo cítricos, un toque de manzana verde, lúpulo noble, un punto de alcohol y algo de levadura belga, mientras que la esperada barrica no hace al final acto de presencia, quizá eclipsada por los demás matices.

La entrada en boca presenta un dulzor intermedio, de nuevo con malta, cereal crudo y galleta, sobre una base potente de fruta, principalmente manzana golden y plátano. También es evidente el azúcar candy, e incluso en mi opinión algo descontrolado Pronto salen los cítricos, mucha especia picante, levadura belga y quizá alguna nota de madera, para terminar en un final demasiado amargo y seco, con un potente soplo de alcohol que no resulta nada cálido ni reconfortante, lúpulo herbal afilado y notas de pimiento verde, persistiendo estos tres en el largo regusto. La carbonatación, excesiva para mi gusto, refuerza los sabores más ácidos y ásperos, quedando una cerveza poco equilibrada y que se hace un poco cuesta arriba. La similitud con algunos vinos blancos es evidente, pero no tiene la untuosidad e integración de esta bebida.


NOTA:

viernes, 2 de diciembre de 2016

Jopen Jacobus RPA

MARCA: Jopen
MODELO: Jopen Jacobus RPA
ESTILO: American Pale Ale con centeno (5'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Países Bajos

CARACTERÍSTICAS: Harleem es una ciudad de alrededor de 150.000 habitantes situada en la costa oeste de los Países Bajos. Antiguamente conocida por albergar un gran número de fábricas de cerveza, que destacaban además en la producción de Koyt, un estilo de cerveza medieval que emplea en su elaboración diversos cereales y una mezcla de hierbas denominada "gruit" que sustituye al lúpulo. La última de sus fábricas, Het Scheepje, tuvo que cerrar en 1916 por la baja demanda de sus productos provocada por la popularidad de las cervezas lager, y no fue hasta la década de los 90 cuando se volvió a elaborar cerveza en Harleem. Para ello se tuvo que recurrir a dos recetas antiguas encontradas en los archivos municipales de la ciudad, una de 1407 y otra de 1501 que, tras ser verificada su autenticidad por el arqueólogo Maarten Poldermans y el historiador Loes Vroom, dieron origen a Koyt y Hoppen respectivamente. Estos hechos favorecieron la fundación en 1996 de la cervecera Jopen, quienes incluyeron entre sus referencias estas dos elaboraciones, además de muchas otras.

La cerveza que voy a comentar hoy es su APA con centeno, un cereal que siempre que aparece en mi vaso me trae grandes alegrías. Es de color pardo, bastante turbia, con un aspecto inmejorable gracias a una espuma muy densa y cremosa, en cantidad abundante y con una retención tremenda. La entrada en nariz espectacular, con un puñetazo de resina y hierba aportado por el lúpulo americano, dejando una deliciosa estela de maracuyá y mango, mientras queda un contundente fondo de malta tostada, caramelo y toffee. Completan un punto de clavo, recuerdos de cáscara de limón y algo de pomelo, consiguiendo un conjunto exquisito.

De cuerpo medio-alto, sobretodo para el estilo, es evidente la calidez y sedosidad del centeno. El sabor lo domina la dulce malta, densa y potente, y a medida que avanza el trago sale el lúpulo, con un carácter más tropical en el que el mango es el protagonista, mientras que el pino es algo más discreto. Final de amargor moderado, con fruta, algo de cítricos, y es en el regusto final cuando se seca, aparece la astringencia, se refuerzan limón y pomelo y aparece especia picante y hierba. Es una cerveza compleja y muy bien equilibrada, generosa con el lúpulo pero sin dejar de lado la malta, lo que yo creo que es fundamental para cualquier elaboración. Era la primera vez que probaba nada de Jopen y me he quedado muy impresionado con el nivel, posiblemente se encuentre entre las mejores APA que he tomado este año.

NOTA:

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Thurn und Taxis Roggen

MARCA: Thurn und Taxis
MODELO: Thurn und Taxis Roggen
ESTILO: Roggenbier (5'3% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Thurn und Taxis es el nombre de una de las mayores familias de la aristocracia alemana, cuyos orígenes se remontan al menos al siglo XVI. Además de por su gran fortuna, es conocida por haber adquirido durante el siglo XIX un gran número de cerveceras, para acabar finalmente centralizando la producción en la fábrica de Regensburg, localidad del centro de Baviera donde reside la familia. En el año 1966 la cervecera fue vendida al grupo Paulaner, actual propietario, habiéndose decidido mantener el nombre a la marca hasta nuestros días.

El modelo que he conseguido de esta marca es sin duda el más especial puesto que se trata de una Roggenbier, un estilo tradicional poco habitual que modifica las clásicas cervezas de trigo sustituyendo parte del cereal por centeno. Cubierta por una fina capa de espuma beige grisácea, su color es marrón, aunque se vuelve pardo al mirarla al trasluz. El aroma es de dulzor moderado, cargado de grano tostado, nueces, almendras, malta, suave caramelo y cacao. Está envuelto por frutas maduras, al principio más ciruela aunque después va sustituyendo el plátano, también algún deje de pasas y moras, acompañadas por un marcado toque de clavo, canela y suave levadura. En cuanto al lúpulo, sin ser lo fundamental, también está presente en forma de hierba y cítricos.

Nada más tocar la boca el sabor estalla, salen grandes cantidades de malta tostada, mucho cereal oscuro, pan negro, frutos secos y restos de cacao, mientras que la fruta queda en un segundo plano, siendo de nuevo lo más destacable plátano y un punto de frutas del bosque. El final es muy característico: se seca, aparece un amargor contundente, ligeramente ácido y ahumado, y desprende recuerdos cítricos, especiados y levemente herbales. Su textura cremosa compensa con creces la liviandad del cuerpo y al final queda una cerveza muy bien equilibrada, permitiendo acabarse sin problemas los 50 cl a pesar de que el sabor es peculiar. Yo repetiré encantado, pero reconozco que su originalidad puede echar para atrás a alguno. 

NOTA:

domingo, 20 de noviembre de 2016

Moritz Epidor

MARCA: Moritz
MODELO: Moritz Epidor
ESTILO: Märzen (7'2% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: La fábrica de cervezas Moritz fue fundada en Barcelona en 1856 por el francés Louis Moritz Trautman, y estuvo elaborando cervezas en esta ciudad hasta 1978, cuando la delicada situación económica les obligó a echar el cierre. En el año 2004 la familia Moritz relanzó la marca, aunque la elaboración se lleva a cabo en Cervezas La Zaragozana, y en el 2011 completó la rehabilitación de la fábrica original en la Ronda de San Antonio, que ahora mismo funciona como un brewpub. Han pasado ya 6 años desde que hice referencia a su primera elaboración de esta nueva etapa, mientras que hoy voy a dedicar un artículo a su Märzen.

De color naranja rojizo, cristalina, exhibe reflejos bronceados con la luz. Genera una espuma beige grisácea, abundante y compacta al inicio, pero que se reduce bastante en pocos minutos. El aroma está provisto de cereal, dulce malta tostada, algo de caramelo y fruta, principalmente manzana asada, mientras que de base queda la miel, con quizá algún mínimo resquicio de verdura hervida y un mínimo deje alcohólico. El lúpulo es sutil, y aporta un toque de limón dulce que da frescor al conjunto.

El sabor es inicialmente muy maltoso y almibarado, incluso en algún momento llega a parecer algo artificial, con dulce grano tostado, azúcar moreno, manzana asada, suave sirope de caramelo y algún deje de té árabe. La gasificación impide que el trago se hunda, pero tampoco es capaz de levantarlo, quedando una cerveza un poco más pesada de la cuenta. Final de amargor leve, con notas cítricas, leve especia picante y una medida calidez alcohólica. No me ha parecido una cerveza catastrófica pero sí mejorable, mi impresión es que el exceso de dulce la hace demasiado plana y uno acaba perdiendo el interés. Se queda lejos de Export de Ambar, al menos en mi opinión,

NOTA:

domingo, 13 de noviembre de 2016

Cata "Mèter Bier" en La Vinoteca: Imperial


"De lo sublime a lo ridículo no hay más que un paso". Citando a Napoleón con esta frase cargada de intención me invitó Rubén a la última sesión del año del ciclo de catas Mèter Bier de La Vinoteca, centrado en las cervezas que llevan el prefijo Imperial (y que cada vez que alguien emplea fuera del término Imperial Stout algo dentro de mí muere). Nuevamente el encargado de dirigir esta cata iba a ser Rodrigo Valdezate, del Jardín del Lúpulo, quien tuvo que pasar por mil peripecias y casi las mismas horas de coche para plantarse en Pamplona a la hora prevista.

Las cervezas previstas para la noche eran ciertamente impactantes, tanto por los estilos que emulaban como por las fábricas que estaban detrás de ellas. Probamos:
  • Amager / Three Floyds Swole Mole (Dinamarca, 7% ABV)
  • Black Market Ashcroft (Estados Unidos, 9'8% ABV)
  • Sixpoint Puff (Estados Unidos, 9'8% ABV)
  • Nómada / To Øl Battle Royal Imperial Miso Porter (España, 11%)
  • Nøgne Ø / A Imperial Koji Saison (Noruega, 14% ABV)
  • De Molen Rasputin (Países Bajos, 10'4% ABV)
  • To Øl Blossom Director's Cut (Dinamarca, 13'5% ABV)
Como podéis ver la sesión fue potente y, entre las protagonistas de la noche, fueron las elaboraciones de Black Market, Sixpoint, Nómada con To Øl y De Molen las que me pareció que destacaban por su altísimo nivel. La Saison con arroz koji y levadura de sake de Nøgne Ø y A me resultó muy interesante, aunque más como curiosidad que porque me resultase especialmente agradable. Por último, quedé muy decepcionado tanto por la colaboración entre Amager y Three Floyds, un zumo de lúpulo al que no encontré ningún atractivo, como por Blossom Director's Cut de To Øl, en mi opinión una cerveza que se les ha ido totalmente de las manos.

El ritmo de la cata fue rápido y ameno, con Rodrigo explayándose ampliamente sin acusar en ningún momento el cansancio esperable por el viaje que había realizado, mientras que Rubén hacía de cuando en cuando algún apunte que reforzaba el dinamismo de la sesión. Hubo varios momentos muy divertidos, y pese a lo que se pueda pensar no fueron todos mientras degustabamos las últimas cervezas. Tras concluir el evento algunos volvimos a casa algo desequilibrados, mientras que otros fueron a prolongar la cata en el Manneken Beer, pero yo creo que por lo general todos satisfechos por las grandes cervezas que habíamos podido disfrutar.

domingo, 6 de noviembre de 2016

Santo Cristo Pale Ale

MARCA: Santo Cristo
MODELO: Santo Cristo Pale Ale
ESTILO: American Pale Ale (5'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Las vacaciones de este año en Ourense me permitieron disfrutar de los deliciosos Godellos y Ribeiros, evidentemente también de la comida de la zona, pero había tomado también la decisión de explorar la escena cervecera local. Tuve la oportunidad de hacerlo al final de mi estancia, cuando encontré en una tienda de alimentación regional un par de botellas de una pequeña cervecera ourensana llamada Santo Cristo, y sin dudarlo un segundo me las llevé a casa.

Cervexas Santo Cristo fue fundada en el año 2012 por 4 amigos, aunque sus dos primeras elaboraciones salieron al mercado en marzo del 2014. Precisamente la que voy a comentar se encuentra entre ellas, y se trata de una APA con lúpulos Willamette y Simcoe. Es de un color naranja pálido brillante, amarillo en periferia, con una capa de espuma bastante densa al principio pero que al final se vuelve porosa. El perfume es intenso y variado, y se funden las frutas, con mucho mango, maracuyá y también algo de naranja y melocotón, con malta dulce, miel y suaves recuerdos de toffee. Notas de pino ligeramente resinosas al final y un toque de clavo y cilantro afinan el conjunto, quedando un aroma muy apetitoso.

La sequedad en boca no es desdeñable, y si bien el comienzo recuerda más a lo detectado en nariz, con malta, leve caramelo y fruta tropical, en seguida irrumpe un intenso sabor cítrico y herbal que pasa a ocupar el primer plano. Hay que esperar hasta el final del trago para que vuelva el dulzor en forma de fruta madura y algo de malta, aunque el regusto vuelve a pertenecer al lúpulo, con notas de pino, hierba y especia picante que quedan largo tiempo en boca. El cuerpo está muy bien ajustado, la gasificación mantiene el volumen del trago, la verdad es que es una cerveza muy bien planteada y para el verano puede ser una opción estupenda y, además, económica. La única pega que le veo es que, al menos para mi gusto, el lúpulo se va un poco... aunque estoy seguro de que habrá a quien le gustará generosidad en este aspecto.

NOTA:

lunes, 31 de octubre de 2016

Schneider Weisse TAP 4 Meine Festweisse

MARCA: Schneider Weisse
MODELO: Schneider Weisse TAP 4 Meine Festweisse
ESTILO: Hefe-Weißbier (6'2% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: En el momento actual en la Oktoberfest de Munich sólo pueden servir sus cervezas 6 fábricas de esta ciudad: Augustiner, Hacker-Pschorr, Hofbräu, Löwenbräu, Paulaner y Spaten. No obstante no siempre ha sido así, y entre 1916 y 1944 también estaba presente Schneider Weisse, hasta la destrucción de su fábrica en Munich durante la II Guerra Mundial. Pues bien, desde 1999 Schneider Weisse produce esta cerveza en homenaje a la que elaboraban entonces, siguiendo además su receta original aunque con lúpulo Cascade, y es a la que voy a dedicar este artículo. Por cierto, hasta hace poco era más habitual verla en España con el nombre de Mein Grünes, pero es exactamente la misma.

Esta Weizen es excepcionalmente turbia, incluso para este estilo. Es de color oro mate, ligeramente anaranjado, cubierta por la obligatoria capa de cremosa espuma blanca que invade todo el espacio de la copa que no ocupe el líquido. El aroma es una delicia, dominado por toneladas de fruta, siendo las más prominentes melocotón y naranja, más suaves mango, mandarina y algún recuerdo de piña, y por último, de fondo, el plátano maduro, que aparece y se esconde de forma intermitente. Como base quedan malta, masa de pan y algún punto de caramelo y levadura, mientras que especias con un toque picante, principalmente clavo, y cáscara de limón, aportan frescor y complejidad. Es evidente en todo esto el papel del lúpulo Cascade, aún sin conocer que se encuentra en los ingredientes queda claro que hay un componente que no cuadra con la tradición alemana.

En boca es cremosa, de cuerpo medio, y la carbonatación da un agradable chispeo que facilita el trago. Rebosa sabor por todas partes; al principio es algo más sobria, con masa de pan, malta, leve caramelo y frutas maduras como manzana o melocotón, pero en seguida van apareciendo las frutas tropicales, naranja ácida y el trago se seca un poco. El amargor final es manejable, algo cítrico y herbal, y adornado con especia picante y levadura. Queda esta en el regusto en forma de plátano maduro, acompañada de un suave calor enólico. Es una cerveza muy completa, refrescante pero a la vez redonda y compleja, y cuenta además con ese punto de originalidad del lúpulo norteamericano. Una de mis favoritas de esta gran fábrica.

NOTA:

lunes, 24 de octubre de 2016

Skands Esrum Kloster

MARCA: Skands
MODELO: Skands Esrum Kloster
ESTILO: Brune con enebro, hoja de limón, jengibre, lavanda, anís y romero (7'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Dinamarca

CARACTERÍSTICAS: La cervecera Skands, desconocida para mí hasta este año, se fundó en el año 2003 en Brøndby, un pequeño municipio cercano a Copenhague. Su repertorio consta de al menos 10 cervezas distintas presentadas en formato de medio litro (cosa que es de agradecer), y la que comento hoy parece ser un homenaje a las cervezas de abadía, de hecho lleva el nombre del monasterio danés con el que han colaborado para la elaboración, habiendo empleado para este proceso hierbas y frutos de su jardín. Desconfío de las cervezas a las que se les han añadido varios ingredientes extraños, me suelen parecer demasiado estridentes, y debo reconocer que esta la cogí por pura casualidad, sin tener ni idea de las características de la misma... no obstante, y como voy a contar ahora, el resultado no ha sido malo.

Es de un color marrón grisáceo, oscura pero no totalmente opaca. Genera una espuma mínimamente teñida, de volumen muy escaso y que desaparece al instante por mucho esmero que se ponga en el acto de servirla. Dulce al olfato, se presenta repleta de malta tostada, caramelo y frutas oscuras maduras, principalmente ciruela negra y uvas pasas. Como soporte queda suave chocolate con leche, con algún recuerdo de frutas del bosque de fondo. El lúpulo, y posiblemente también la mezcla de hierbas, aportan un punto cítrico y especiado muy medido, con notas de anís y jengibre, aunque lo que predomina en el aroma es la calidez y densidad de la malta.

Sin sorpresas en boca. Es cremosa, con cuerpo contundente aunque sin resultar pesada, y muy sabrosa. Sigue el mismo esquema: entrada dulce con malta tostada, caramelo y ciruelas maduras, más suave frutos del bosque y un punto de chocolate. En un segundo plano quedan cereal oscuro y algo de frutos secos, que poco a poco van avanzando y contrarrestando el dulzor. Parece que es desde esta otra vertiente de donde emerge el amargor final, de intensidad moderada, en el que sobresalen anís y jengibre, acompañados por un toque de cítricos aportado por el lúpulo y un agradable soplo de alcohol. El trago es cálido y reconfortante, y 50 cl no se hacen excesivos en absoluto, se bebe con facilidad. Sorprende lo bien que han integrado tanta hierba en la cerveza, el riesgo de que saliesen una cerveza totalmente descompensada era alto y, sin embargo, a pesar de que al final la sequedad era mayor de lo que esperaba, parece estar todo bien controlado. 

NOTA:

viernes, 21 de octubre de 2016

Tienda en Copenhague: Ølbutikken

Estando a menos de 5 minutos andando tanto desde Dia'legd como desde el bar de Mikkeller de Copenhague, habría sido imperdonable no hacer una visita a una de las tiendas de cerveza clásicas de la capital danesa, Ølbutikken, conocida además por ser el único lugar del mundo donde se puede disfrutar una cerveza exclusiva de Cantillon, Blåbær, una Lambic elaborada con arándanos.

Ølbutikken se encuentra en un sótano de la céntrica calle Istedgade, y se trata de un pequeño local que cuenta con tres neveras repletas de botellas, una estantería donde se almacenan los estilos más oscuros, y una mesa de madera bastante amplia donde poder disfrutar de tanto de las cervezas en botella como del barril que acostumbran a tener pinchado.

La sensación que me dio al entrar fue buena, parecía un sitio donde el interés por la cerveza se vive de una forma muy normal, sin esas ínfulas que parece que se le quiere en tantos sitios. Había 4 o 5 daneses charlando con el dueño, sin embargo en cuanto me vio se apartó del grupo para orientarme sobre las referencias disponibles. Calculo que habría alrededor de 50 distintas, con un claro predominio de marcas danesas como Mikkeller, To Øl, Ugly Duck, Gamma, Amager, etc, aunque también había unas cuantas de otros países, eso sí, todas de corte moderno. Una vez que le expliqué más o menos qué era lo que estaba buscando, él me hizo un resumen muy detallado de cuáles le parecían las mejores opciones de acuerdo a mis indicaciones, y la verdad es que pocas veces he visto una pasión tan intensa y contagiosa por la cerveza. Al final me llevé lo que me recomendó casi sin pensarlo, y la verdad es que el coste no fue nada escandaloso, sobretodo teniendo en cuenta los precios de la cerveza en Dinamarca.

Salí muy satisfecho de esta tienda. No cuenta con el catálogo más amplio ni tampoco parece estar excesivamente interesado en traer cervezas extranjeras, pero son aspectos que no le hacen ninguna falta. Las estanterías van renovándose de forma regular, y lo que uno puede tener claro es que en ellas se encuentra lo mejor del país. La atención, además, es inmejorable.


TIENDA: Ølbutikken
DIRECCIÓN: c\ Istedgade, 44
POBLACIÓN: Copenhague
PAÍS: Dinamarca

sábado, 15 de octubre de 2016

Cervecería en Copenhague: Dia'legd

Por motivos laborales, a principios de octubre tuve que pasar casi una semana en la capital de Dinamarca, y conociendo de antemano la interesante escena cervecera que se ha desarrollado en este país durante las últimas décadas, fui decidido a aprovechar los momentos libres que tuviese para explorarla. 

Evidentemente pasé por Mikkeller Bar, habría sido imperdonable no visitar una cervecería que está considerada como una de las mejores del mundo (aunque a mí me pareció excesivamente cara y bastante snob). Sin embargo, enfrente de este se encontraba un local bastante más distendido llamado Dia'legd, que había convertido en mi objetivo principal a raíz de los comentarios que había leído en Internet.

La peculiaridad de Dia'legd es que únicamente sirven cervezas de Refsvindinge Bryggeri, localizada en la isla danesa de Fionia (Fyn). En su carta cuentan con al menos 20 referencias en botella distintas, todas a 30 DKK (4 euros), un precio aceptable para lo habitual en Copenhague. Además, en la barra hay disponibles 4 grifos con barriles que van rotando a medida que se agotan. En cuanto al nivel de sus elaboraciones, yo lo consideraría irregular; algunas de las cervezas que probamos estaban francamente buenas, por ejemplo su IPA o su Stout, mientras que hubo varias que en mi opinión tenían mucho margen de mejora. 

El local es pequeño pero cómodo, y es tranquilo la mayor parte del tiempo aunque anima un poco los fines de semana. Por último, el trato fue amable y cercano, y sus dueños se tomaron mucho interés en explicarme las diferentes cervezas que ofrecían para que asegurarse de que disfrutase de mi elección. La verdad es que volvería encantado, es una opción diferente a las cervecerías con más renombre de la ciudad y puede ser buena alternativa.


CERVECERÍA: Dia'Legd
DIRECCIÓN: c\ Viktoriagade 1
POBLACIÓN: Copenhague
PAÍS: Dinamarca

miércoles, 12 de octubre de 2016

Lindeboom Oud Bruin

MARCA: Lindeboom
MODELO: Lindeboom Oud Bruin
ESTILO: Brune (3'8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Países Bajos

CARACTERÍSTICAS: En Neer, un pequeño pueblo de unos 3.500 habitantes situado en el Sureste de los Países Bajos, se encuentra la fábrica de cerveza Lindeboom. Esta fue fundada en 1870 por Willem Geenen, un hombre dedicado hasta entonces a la agricultura, y en el momento actual sigue en manos de sus descendientes. Cuentan en su catálogo con 13 variedades de cervezas distintas agrupadas en 3 marcas, Lindeboom, Venloosch y Gouverneur, y la que yo voy a comentar es su supuesta Oud Bruin

Era difícil dejar escapar la oportunidad de comprar una botella de este estilo tan esquivo, y sin embargo creo que ha sido la mayor decepción cervecera de este año, quizá potenciada además por ser totalmente inesperada. El color es muy oscuro, pero no decir negro mate, y quedan en superficie apenas unos restos de espuma de color ceniza. Su aroma es muy dulce, similar al de una Doppelbock como EKU 28, repleto de denso caramelo, sirope, malta tostada y toneladas de fruta, sobretodo ciruela madura y pasas. Tiene no obstante un toque balsámico muy leve, con una mínima acidez, que hace que inicialmente pueda cuadrar con una Oud Bruin, aunque es cierto que tendría que ser mucho más evidente en el sabor.

Por desgracia no es así. En boca el dulzor está totalmente descontrolado, resulta  muy empalagosa y tampoco tiene cuerpo para soportarlo. Se presenta como malta tostada, una cantidad de caramelo y sirope insoportable, recordando a gominolas o Coca-Cola que ya ha perdido el gas. Muy ligera, el trago es planísimo y el final se desvanece en la nada. Respecto a la acidez detectada en nariz, aquí está desaparecida por completo. La impresión final es catastrófica, es una cerveza monodimensional, muy industrial y que parece difícil catalogar como una Oud Bruin. Salvo que alguien de confianza me diga lo contrario, evitaré tanto esta cerveza como el resto de productos de la fábrica.

NOTA:

miércoles, 5 de octubre de 2016

Cata en La Vinoteca: Cervezas DouGall's

Tras el parón estival de todos los años, en septiembre se recuperaron los ciclos de catas tanto de cerveza como de vino auspiciados por los diferentes clubes de La Vinoteca de Pamplona. El encargado de protagonizar la vuelta a la actividad del Club Bier fue Andrew Dougall, como bien sabéis responsable de una de las microcerveceras nacionales de más prestigio, y cuyas elaboraciones, tanto por su altísima calidad como por lo ajustado de sus precios, se encuentra entre mis predilectas. A pesar de no ser miembro del Club Bier, Rubén me ofreció asistir a esta reunión, y evidentemente acepté de buena gana.

Hablar en público en una lengua que no es la materna, por muchos años que se lleve viviendo en un país, siempre entraña una dificultad añadida, sin embargo desde el primer momento me llamó la atención la tranquilidad y aparente comodidad de Andrew detallando su aventura delante de más de 50 personas. Así, de forma detallada aunque muy amena, y repleta de un humor inglés que provocó más de una carcajada, nos narró la historia de su cervecera, desde los eternos y arbitrarios laberintos burocráticos que tuvo que soportar durante más de 4 años hasta conseguir los permisos para empezar su actividad (lamentablemente un problema habitual en este país), hasta sus logros más recientes y planes de futuro. Me quedó claro además el gran esfuerzo que supone montar una microcervecería y lo mucho que tarda en llegar la rentabilidad económica, al menos si se mantienen precios razonables.

Por supuesto, todas las cervezas que probamos estaban elaboradas por ellos, y fueron las siguientes:
  • DouGall's Raquera (5% ABV)
  • DouGall's 942 (4'2% ABV)
  • DouGall's Tres Mares (5'2% ABV)
  • DouGall's Hermosa (5% ABV)
  • DouGall's Leyenda (5'8% ABV)
  • DouGall's Session Stout (4'2% ABV)
  • DouGall's IPA 4 (6% ABV)
IPA 4 era la única que no conocía, aunque la tengo en mi despensa, y la verdad es que me pareció una buenísima elaboración. En cuanto a las demás, siempre que tengo la oportunidad me hago con unas cuantas; 942 sigue pareciéndome una de las mejores cervezas nacionales, Tres Mares también es fantásica, e incluso Raquera, que otras veces me había gustado pero tampoco me llamaba demasiado la atención, en esta ocasión me sorprendió muy positivamente. Quizá la que menos interesante me resulta es Hermosa, muy agradable en días calurosos pero algo simple, al menos en mi opinión.

Tras dos horas de sesión todo el mundo salió encantado, sobretodo los que ganaron los quesos cántabros que sorteó Andrew. Yo, por mi parte, me quedé con dos ideas claras: que las cervezas DouGall's son para consumirlas tan frescas como sea posible, y que siempre que quiera puedo pasarme por la fábrica de Liérganes a disfrutarlas directamente del fermentador. Para terminar, quiero dar las gracias a Andrew y a Rubén por invitarme a una sesión tan interesante.

domingo, 2 de octubre de 2016

Zerep Tostada

MARCA: Zerep
MODELO: Zerep Tostada
ESTILO: Dunkel Lager (5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Aún sin conocer los productos de esta cervecera, viendo al precio tan ajustado al que estaban en el estanco de la estación de autobuses de León me resultó imposible no llevarme sus dos variedades distintas. Pocos días después abrí su rubia, que como ya comenté me produjo muy buena impresión, y hacia el final de esa misma semana pude hincarle el diente a Zerep Tostada, aprovechando una tarde tranquila en Ourense.

Es de color marrón rojizo, levemente velada aunque da la impresión de estar filtrada. La espuma, levemente teñida y de burbuja fina, quizá sea algo escasa pero aguanta bastante bien, adheriéndose al vidrio con firmeza. El aroma es discreto, combina malta dulce de tueste medio y caramelo con fruta madura, principalmente ciruela negra, orejón de melocotón y algo de naranja muy madura. El lúpulo completa el conjunto con un perfume floral, tenue pero evidente. 

En boca comienza similar al aroma, con gran cantidad de fruta madura, entre la que de nuevo destacan ciruela y melocotón, caramelo y delicada malta tostada. Inicialmente predomina el dulce, pero hacia el final el trago se seca y se impone un amargor firme aunque controlado, bien provisto de lúpulo cítrico y levemente herbal. Queda en el regusto algo de especia picante, suavísimo caramelo, un leve punto enólico y un deje metálico mínimo. Habiendo probado antes su rubia, Zerep Tostada ha resultado ni más ni menos que lo que esperaba, una cerveza sencilla y directa, sin complicaciones pero bien hecha. 

NOTA:

domingo, 25 de septiembre de 2016

Zerep Rubia

MARCA: Zerep
MODELO: Zerep Rubia
ESTILO: Pilsener (4'8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Zerep Carbónicas y Aguas fue fundada en 1951 en San Andrés de Rabanedo, un pueblo de 30.000 habitantes de la provincia de León, por Manuel Pérez García, quien invirtió el orden de las letras de su apellido para dar nombre a la empresa. Su actividad fundamental es la venta de agua mineral, mosto y la producción de refrescos, aunque desde el año 2013 se han lanzado también a la elaboración de cerveza, teniendo en el momento actual dos referencias distintas en su catálogo. La que voy a comentar hoy la encontré en un estanco en la entrada de León a un precio ridículo, 90 céntimos la botella de 33 cl.

Es una cerveza dorada cristalina, ligeramente pálida. La espuma, de color blanco, es bastante escasa, aunque se adhiere firmemente al cristal y mantiene una membrana en superficie. El aroma es simple y directo pero efectivo, combina grano, cereal crudo y malta de dulzor moderado con recuerdos de manzana asada, mientras que el lúpulo suma un agradable perfume floral con un punto cítrico. Me ha recordado en cierta medida a Alhambra 1925, lo que está claro que no es mal precedente.

En su paso por boca no se queda corta ni de sabor ni de cuerpo. Domina la malta al principio, acompañada de masa de pan, cereal y manzana madura. Poco después el trago se seca algo, entra una medida acidez con notas de limón y leve pomelo que al final se transforma en un amargor claramente herbal, cítrico y bastante especiado. El regusto es largo y pausado, e invita a beber más, lo que hace que en un santiamén la botella se haya terminado y entren ganas de abrir una segunda. Es una cerveza sencilla, está lejos de las grandes Pilsener alemanas y checas, pero se bebe a gusto y en cuanto a calidad/precio es imbatible.

NOTA:

lunes, 19 de septiembre de 2016

Oppigårds Indian Tribute

MARCA: Oppigårds
MODELO: Oppigårds Indian Tribute
ESTILO: India Pale Ale (6'6% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Suecia

CARACTERÍSTICAS: Oppigårds es una pequeña cervecera sueca en activo desde hace poco más de 10 años, aunque fundada en una granja que se ha mantenido bajo la propiedad de la familia desde el siglo XVIII. Tienen alrededor de 15 cervezas en su catálogo, aunque algunas colaboraciones han ampliado temporalmente el repertorio, y la mayor parte de ellas son sometidas a filtrado... lo cual no ha sido impedimento para que la reputación de Oppigårds haya trascendido más allá de Suecia, siendo posiblemente en el momento actual una de las fábricas mejor valoradas de este país. Tomen nota aquellos que, con la excusa de que filtrar es matar la cerveza, venden purés de levadura a doblón.

Indian Tribute, cerveza ganadora de diversos premios, es una India Pale Ale con Centennial y Cascade, empleando este último lúpulo para el dry-hopping. De color pardo ambarino, a pesar de caer desde cierta altura no genera tan apenas espuma, tan sólo medio dedo de crema blanca que se reduce con rapidez. El aroma es exquisito, al máximo nivel dentro de este estilo. Sobre una dulce base de malta, miel marcada, denso caramelo y más suave almíbar surge un torrente de maracuyá, mango maduro y naranja de sangre,  adornado con toques lácteos de levadura y algo de resina. La mezcla de matices es casi perfecta, y la sensación de frescor resulta insuperable.

El comienzo en boca es similar, maltoso, acaramelado y frutal, destacando mango, melocotón en almíbar y naranja madura. Sin embargo poco a poco se va volviendo más agresivo, el lúpulo introduce un amargor herbal y muy resinoso, atacan los cítricos y el carácter dulce del inicio pasa a un segundo plano, sirviendo únicamente de soporte. Final áspero pero controlado, con más hierba, limón y pino, a lo que se suma una carga de especias contundente y una agradable calidez alcohólica, que desaparecen poco a poco junto a leves recuerdos de frutas tropicales. Una de las mejores IPA que he tomado este año, repleta de sabor, generosa en lúpulo pero bien equilibrada con la malta (como debería ser siempre) y bastante compleja. Para repetir sin dudarlo.

NOTA:
 

lunes, 12 de septiembre de 2016

Ganadores del Sorteo de Barrilesdecerveza.es


Como bien sabéis, la semana pasada los amigos de Barriles de Cerveza.es tuvieron el detalle de convocar un sorteo de 6 barriles de Krombacher en formato Fiesta, que se repartirían entre nuestros lectores. Este evento parece haber despertado el interés de muchos fanáticos de la cerveza, pues al final los participantes han rondado los 50... de hecho, únicamente una entrada de hace ya varios años recabó tantos comentarios. (traidores)

Pues bien, hoy lunes he llevado a cabo el sorteo a través de la página Sortea2, y estas 6 personas han sido las afortunados que van a poder disfrutar de un barril de 5 litros durante el próximo fin de semana. Por favor, mandadnos un correo a hiposurinatum@gmail.com hoy mismo para ir organizando el envío.

  • Rul T.
  • alberto pavon
  • María Pérez
  • alfa
  • Alba González
  • Armando_escándalo

Enhorabuena a los ganadores, consuelo en el amor a aquellos que no han tenido tanta suerte y, sobretodo, muchas gracias a Barriles de Cerveza.es por su generosidad.

domingo, 11 de septiembre de 2016

DouGall's Session Stout

MARCA: DouGall's
MODELO: DouGall's Session Stout
ESTILO: Oatmeal Stout (4'2% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: En la historia de DouGall's, que ya se remonta al 2006, yo distingo 3 periodos distintos: el inicial, con su Rubia y su Tostada, buenas cervezas aunque quizá algo más rudimentarias; el marcado por el lanzamiento de 942, Leyenda y Tres Mares, que sirvió para marcar diferencias entre esta y la mayoría de las microcerveceras nacionales; y el de los últimos años, durante el cual DouGall's ha mantenido varias referencias fijas en su catálogo mientras ha ido sacando cada pocos meses elaboraciones en tiradas limitadas para despertar el interés de los cerveceros más ávidos de novedades. De esta última época es la Stout que voy a comentar hoy, que compré por alrededor de 1'6 euros en una genial tienda de cervezas de Santander llamada Tercer Tiempo.

Es de un color marrón muy oscuro, rozando el negro, casi completamente opaca. Genera una espuma beige de burbuja fina de un dedo de grosor, compacta y resistente. El aroma es el esperado, cargado de malta tostada y con intensas notas de café provenientes del torrefacto a la misma altura, dejando en un segundo plano chocolate negro combinado con frutas del bosque, afilados toques de regaliz, algún deje de especias y un mínimo recuerdo de olivas negras y tabaco. El lúpulo Cascade se intuye, aunque mantiene la sobriedad británica propia del estilo.

El paso por boca es ligero, aunque con una textura sedosa muy agradable. Más torrefacto que malta tostada, el sabor a café espresso es el predominante aunque acompañado por algo de caramelo. De fondo quedan nuez, avellana, regaliz negro y discretos recuerdos de moras y arándanos. Rebosante de sabor, termina en un amargor medio con café, grano crudo, frutos secos, un voluminoso gusto herbal y un marcado toque de cítricos. Se vuelve a intuir el carácter tropical del lúpulo americano, aunque no es ni mucho menos lo fundamental. Una muy buena Stout, quizá no tan espectacular como Haití pero para repetir las veces que sea necesario... además, el precio es inmejorable. Eso sí, el formato de 0'5 litros sería mucho más apropiado, esta botella se me quedó corta.

NOTA:

martes, 6 de septiembre de 2016

Sorteo de 6 barriles de Krombacher


Qué mejor forma de volver a los quehaceres, todavía impregnados de un calor veraniego que no da tregua, que bebiendo unas jarras de una Krombacher de barril.

Nuestros compañeros de Barriles de Cerveza.es sortean 6 barriles de Krombacher en formato Fiesta. Para participar, déjanos un comentario en esta entrada. Tienes de plazo hasta este domingo 11 de septiembre y los barriles se enviarán el miércoles 14 de la semana que viene.

¡Al ataque!

viernes, 26 de agosto de 2016

Ambar Picante

MARCA: Ambar
MODELO: Ambar Picante
ESTILO: Ale con chile, cardamomo, bergamota, miel y jengibre (7'2% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: En repetidas ocasiones La Zaragozana ha aprovechado eventos gastronómicos de la capital aragonesa para lanzar cervezas con características muy diferentes sus referencias habituales en edición limitada, por ejemplo Ambar Bombón, Ambar 10 o Ambar Picante, para ser servidas en los establecimientos participantes. Más recientemente se han decidido a rescatar algunas de las recetas desarrolladas entonces, y la han distribuido por comercios de toda la Península; la primera fue Ambar 10, durante el pasado 2015, y este año le ha tocado el turno a Ambar Picante. Esta botella nos ha llegado por cortesía de La Zaragozana, a quienes queremos agradecer el detalle.

Tuvimos la suerte de podernos juntar los dos miembros de Hipos Urinatum poco tiempo después de recibirla, así que una tarde después de una comilona nos dispusimos a abrirla. Es una cerveza de color amarillo pajizo, velada, con escasa espuma blanca que queda en la superficie en forma de membrana, alimentada por alguna burbuja aislada. En nariz se parece a una cerveza con limón aunque cargada de especias, entre las que destaca sin duda el jengibre, además de algún toque de miel. De fondo queda cereal crudo y malta sin tostar, dando un dulzor comedido, acompañados de fruta, principalmente limón, lima y más suave albaricoque. 

El sabor comienza dulce, con malta sin tostar, miel, y algún toque de galleta y caramelo. Poco a poco entra la cáscara de limón, convirtiéndose en el matiz predominante, acompañado de más suave lima y manzana verde. Al final estalla el jengibre y se pone a la misma altura, aparece entonces un final de amargor moderado, aunque potenciado por un picante afilado, dejando en el regusto notas de limón, especias exóticas y un delicado calor enólico. Me ha gustado bastante, es una receta muy original y con ingredientes difíciles de manejar, pero creo que está afinada a la perfección y no se hace nada difícil de beber. Quizá a aquellos que busquen una cerveza tan picante como Mole Negro de Nómada se les va a quedar corta, pero si apetece algo de picor moderado y bien hecho, esta es buena opción.

NOTA:

domingo, 21 de agosto de 2016

Malastrana Bohemian Beer

MARCA: Malastrana
MODELO: Malastrana Bohemian Beer
ESTILO: Pilsener (4'8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: República Checa

CARACTERÍSTICAS: Salvo que se fabrica en la República Checa, lo cual es evidente por su nombre, y es posible que en la fábrica Schwarzenberg de Protivín, en activo desde hace casi 500 años, poco puedo decir del origen de la cerveza Malastrana porque no hay apenas información sobre su historia en Internet, ni siquiera en la página oficial de la empresa. La botella, por cierto, fue un regalo de los amigos de Ulabox, quienes se presentaron enviándonosla junto con 3 botellas de Barcelona Beer Company... ¡gracias de nuevo!

La verdad es que la ataqué con ganas porque había leído alguna reseña que hablaba positivamente de ella. Al servirla vi una cerveza cristalina de color ambar, que emitía algún reflejo dorado. Ocasionalmente se ve alguna burbuja microscópica subiendo a la blanca espuma, aunque es evidente que no las suficientes, puesto que en escasos minutos esta desaparece casi por completo. Acercar la nariz a la copa me supuso una gran decepción, y donde yo esperaba deliciosa malta de Bohemia me encontré un aroma dulzón, malta excesivamente acaramelada hasta el punto de parece industrial, con un punto de cereal mojado que recordaba al maíz. Equilibra en parte la fruta madura, principalmente manzana asada, notas de masa de pan, levadura y mínimo lúpulo floral, aunque hay en todo momento algo que no termina de encajar, como un deje azufrado.

En boca mejora algo, pero tampoco acaba de estar bien. La entrada la dan malta y caramelo, intensos recuerdos de mantequilla, más suave masa de pan y cereal crudo, y de nuevo se intuye maíz (aunque desconozco si este cereal se emplea, simplemente me recuerda). A medida que transcurre el trago aparece manzana golden madura y algo de especia, para cerrar en un final de amargor moderad, con delicadas notas de miel, lúpulo floral, un toque cítrico y, de fondo, un soplo áspero de alcohol, leve pero evidente. El cuerpo es adecuado para el estilo, la textura es algo plana pero agradable, pero tanto el dulzor artificial del inicio del trago como el punto de alcohol al final han hecho que mi impresión no sea buena, más aún teniendo en cuenta el nivel de las Pils checas.

NOTA:

domingo, 7 de agosto de 2016

To Øl Baltic Frontier

MARCA: To Øl
MODELO: To Øl Baltic Frontier
ESTILO: India Pale Ale con bayas marítimas y endrinas (6'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Dinamarca

CARACTERÍSTICAS: Cuando vi por primera vez esta elaboración de To Øl en las estanterías de La Vinoteca y vi que entre los ingredientes se encontraban las bayas de enebro, me la llevé pensando encontrar una especie de homenaje a las Sahti, aunque con una vuelta de tuerca. Una vez en casa, después de buscar algo más de información, comprobé que en realidad se trataba de una IPA utilizando ingredientes comunes a Escandinavia y el Báltico: las bayas marítimas y las endrinas. Esto por una parte me decepcionó un poco, porque llevo siglos queriendo repetir mi grata experiencia con el peculiar estilo de cerveza finés, aunque por otro lado también sabía que iba a probar una cerveza muy original y, siendo de To Øl, con la garantía de estar bien hecha.

Lo cierto es que el aspecto no es el punto fuerte de Baltic Frontier, tiene un color marrón ligeramente anaranjado muy similar al lodo, con una turbidez máxima que refuerza esta impresión. La espuma es lo que nos permite identificarla como cerveza: abundante, cremosa y resistente, mantiene un dedo durante todo el tiempo. En nariz sobresale el lúpulo americano, y las fosas se ven invadidas por toneladas de fruta de la pasión, mango, y más suave melocotón y naranja madura, quedando un discreto fondo de malta. Es un carácter resinoso, almibarado, con notas de levadura moderadas pero evidentes y un levísimo picante. En cuanto a las bayas, la verdad es que detrás de tanto lúpulo no he sido capaz de detectarlas.

La sorpresa viene con el sabor, el lúpulo es mucho menos intenso y frutal y el conjunto tiende con claridad hacia la acidez. Comienza ya con un amargor intenso, irrumpen albaricoque, cítricos y fruta tropical poco madura entre las que destacan la piña, mientras la malta se esconde de nuevo en un segundo plano, manteniendo el cuerpo. A medida que avanza el trago se desarrolla una acidez progresiva, muy herbal, que imagino que proviene de las bayas. El final es muy astringente, una afilada acidez y un potente amargor se combinan, desprendiendo notas cítricas, sobretodo pomelo, herbales y de pino, junto con una carga de especia picante considerable. Sin duda es una cerveza rara, aunque no se puede negar que esté bien hecha. El sabor ácido proveniente de las bayas está muy bien incorporado al lúpulo americano, y si bien al principio me resultaba algo estridente, en cuanto reposa unos minutos se diluye en el resto del conjunto y se equilibra el trago. El única problema que tengo es que estoy cansado de la acidez y, más allá de los estilos que tienen intrínsecamente este sabor, es muy difícil que una cerveza así me pueda entusiasmar. Me pasa lo mismo que con la versión con Brettanomyces de Troubadour Magma, no creo que le aporte ningún beneficio.

NOTA:


domingo, 31 de julio de 2016

Flag Spéciale

MARCA: Flag Spéciale
MODELO: Flag Spéciale
ESTILO: Pale Lager (5'2% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Togo

CARACTERÍSTICAS: La cervecera BB Lomé se fundó en la capital de Togo en 1964, y el crecimiento desde entoces ha sido tal que en la actualidad elaboran varias marcas de cerveza (Castel Beer, Flag Spéciale, "33" Export, Eku Bavaria, Beaufort 4.6, Awooyo, Guinness, etc), además de refrescos y bebidas de malta. No me gusta tirar el dinero, y por lo general evito aquellas cervezas de las que sospecho que no voy a obtener nada bueno, sin embargo la curiosidad acerca de cómo iba a ser una cerveza de este país y el bajo precio al que encontré esta botella en una incursión en Francia fueron estímulos suficientemente fuertes para llevarmela.

Flag Spéciale es de color dorado, quizá algo pálido. Cristalina, algunas burbujas sueltas ascienden hacia una capa de espuma un poco escasa, que en pocos segundos se reduce a un anillo y una membrana. El aroma es dulzón y sin duda industrial, aunque tampoco desagrada. Se mezcla malta sin tostar, cereal crudo e importantes recuerdos de maíz (aunque no estoy seguro de si tiene este ingrediente) con manzana asada, quedando un fondo de masa de pan. En cuanto al lúpulo, aporta algún punto de citricos, aunque es cierto que su papel es comedido.

En boca no sorprende y se presenta muy similar al aroma. Empieza dulce y con una textura algo pastosa, dominada por omnipresente maíz, mantequilla y manzana asada. A medida que transcurre el trago se va aligerando hasta desembocar en un amargor medio, efervescente en la garganta, con recuerdos de caramelo y notas cítricas y levemente especiadas. Es una cerveza sencilla y tiene algunos fallos, siendo el dulzor exacerbado lo más llamativo y molesto. De todas maneras, resulta curiosa, se puede terminar sin problemas y es hasta agradable cuando uno está sediento. Quizá no sea para buscarla de propio y tampoco para repetir, pero me alegro de haberla comprado.

NOTA: