martes, 29 de agosto de 2017

Jopen Hoppenbier

MARCA: Jopen
MODELO: Joppen Hoppenbier
ESTILO: Blonde con cebada, trigo y avena (6'8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Países Bajos

CARACTERÍSTICAS: En la primera reseña que hice de una cerveza de la fábrica Jopen ya comenté como, con la ayuda de un historiador y un arqueólogo, habían recuperado dos recetas con más de 500 años de antigüedad de los archivos municipales de Haarlem. Una de ellas es Hoppenbier, data de 1501, y se trata de una Blonde belga elaborada con malta de cebada, malta de trigo y avena, y con carga de lúpulo algo mayor de lo habitual.

Su color es dorado pálido, mate, casi tan turbia como una Weizen, con burbujas microscópicas ascendiendo en rosario. Tiene una generosa capa de espuma blanca, cremosa y compacta, con una firme adherencia al vidrio. El perfume es muy refrescante, se combinan naranja dulce, fruta tropical, ácidas notas de limón y algo de albaricoque con una dulce base de malta, cremosa y acaramelada, que incluso recuerda a gominolas. Hay también una carga importante de levadura láctea, e intensas notas florales del lúpulo, muy bien ensamblado. El resultado final es un aroma sosegado pero muy sólido, sin grietas.

Por boca pasa con calma, y es que tiene una textura verdaderamente densa. Desde el principio el cítrico está muy acentuado, con notas de lima, pomelo, limón y más suave naranja, con un deje medicinal. El núcleo está compuesto por cereal crudo y trigo, haciendo que el trago sea bastante seco en todo momento. Al final se suman piel de limón, hierba y especia picante, y son las principales protagonistas del amargor, astringente y con un punto terroso, mineral y quizá incluso algo salado que puede recordar a las Ale de Burton. Nada más servirla el sabor puede resultar un poco arisco, pero al añadir la levadura de la botella los matices se atemperan bastante, gana algo de dulzor y en mi opinión queda más redonda. Ha sido interesante beberse un trocito de historia cervecil y, además, por mucho que se trate de una curiosidad tampoco se queda corta en calidad.

NOTA:

domingo, 20 de agosto de 2017

Golan (הגולן) Bazelet Wheat (בזלת-חיטה)

MARCA: Golan (הגולן)
MODELO: Golan (הגולן) Bazelet Wheat (בזלת-חיטה)
ESTILO: Hefe-Weißbier (5'1% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Israel

CARACTERÍSTICAS: La cervecera Golan Brewery (מבשלת הגולן‎‎) fue fundada en el año 2006 por Naftali Pinchevsky y Haim Ahayon en la zona israelí de la meseta de los Altos del Golán, concretamente en el pueblo que se considera su capital, Katzrin. Es una de las microcerveceras israelíes más reputadas, centrada sobretodo en la elaboración de estilos alemanes. Esta que comento hoy llegó a mis manos gracias a la musculosa, que la trajo de sus vacaciones en Oriente Próximo, y es una Weizen con un 70% de trigo malteado, una proporción incluso más alta que la habitual en las cervezas tradicionales de este estilo.

Su color es dorado brillante, bastante turbia, aunque llama la atención la escasa carbonatación para el estilo. De hecho, si bien su espuma blanca es bastante densa, en cuestión de minutos se reduce a un grosor de milímetros, distribuida además de forma irregular por la superficie. El aroma sí que corresponde perfectamente al de una Weizen, con gran cantidad de plátano maduro, levadura y manzana golden sobre una base de malta, cereal crudo y suaves notas de naranja dulce. Aparece además algún toque cítrico más ácido, incluso recuerdos de frutas tropicales, y especias como clavo y canela en abundancia.

En boca es peculiar, aunque el resultado final es satisfactorio. Entra con bastante cítrico y mucha efervescencia, salen recuerdos de limón, naranja madura, incluso sidral, apoyándose en un potente fondo de malta, marcado plátano maduro, trigo malteado y algo de mantequilla. El final es de amargor medio, con canela, clavo, leve pimienta, y un deje de miel, quedando estos sabores junto con notas de plátano en el largo regusto. No es la mejor Weizen del mundo, y es que los estándares alemanes están por las nubes, pero es una cerveza resultona, refrescante y sin ningún fallo del que quejarse. Me ha gustado la verdad, mucho más que las cervezas israelíes de gran tirada como Maccabee o Goldstar. ¡Gracias Rodríguez!

NOTA:
 

martes, 15 de agosto de 2017

Härtsfelder Ökokrone Premium Weisse Mehrkorn

MARCA: Härtsfelder
MODELO: Härtsfelder Ökokrone Premium Weisse Mehrkorn
ESTILO: Hefe-Weißbier biológica con espelta (5'2% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: La única vez que hemos hablado de la cervecera Härtsfelder fue hace ya 9 años, cuando los que dirigíamos este blog eramos apenas veinteañeros, con muy poca experiencia en el mundo de la cerveza... aunque muchas ganas de aprender. La verdad es que casi me había olvidado de esta marca, pero por pura casualidad vi esta botella en el escaparate de una tienda de productos Bio y me apeteció llevármela para reseñarla por dos motivos: de primeras, por rememorar los comienzos de Hipos Urinatum ahora que nos acercamos peligrosamente a los 10 años haciendo el panoli en Internet; en cuanto al segundo estímulo, fue puramente técnico y no tan sentimental, y es que una Weizen Bio de espelta no se prueba todos los días.

De color está a mitad de camino entre una Weißbier y una Dunkelweizen, aunque es poco turbia para cualquiera de los dos subestilos. La espuma es abundante pero poco compacta y resistente, y queda en superficie más o menos medio dedo, alimentado por veloces burbujas microscópìcas. Huele genial, se presenta con malta a raudales, plátano maduro, leves toques de nutella, y un fondo de manzana golden madura, membrillo, cítricos y un punto de miel.

En boca encaja dentro de las Hefe-Weißbier, aunque con algunos elementos que la hacen peculiar. La textura es muy sedosa y agradable, aunque queda algo corta de carbonatación. La malta vuelve a ser protagonista, con un importante punto acaramelado que entiendo que se debe a la espelta, cereal crudo, y al mismo nivel se pone la fruta con recuerdos de plátano, algo más suave manzana asada. Final largo, amable, con lúpulo floral, leve canela, clavo y puntualmente un deje especiado, para terminar en un regusto largo, cargado de fruta y caramelo. Una cerveza recomendable: nivel adecuado, buen precio, con un punto de originalidad interesante y, en mi caso, con un añadido de nostalgia que también le suma puntos.

NOTA:

sábado, 12 de agosto de 2017

Brasseurs du Grand Paris IPA Citra Galactique

MARCA: Brasseurs du Grand Paris
MODELO: Brasseurs du Grand Paris IPA Citra Galactique
ESTILO: India Pale Ale (6'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Francia

CARACTERÍSTICAS: Al igual que la cervecera Deck & Donohue, de la que hablé hace algunos meses, Les Brasseurs du Grand Paris también fue creada a partir de la colaboración de un francés y un estadounidense, llamados en este caso Fabrice y Anthony. Iniciaron su producción a muy pequeña escala en el 2011 en una vivienda en Levallois, muy cerca de París, lo que no les impidió ganar una Hoz de Plata en el Concurso de St Nicolas de Port del 2013 con su cerveza La Levalloise. Poco después empezaron a funcionar de forma nómada, elaborando en fábricas artesanales locales como Brasserie de la Vallée de Chevreuse, Parisis o Rabourdin y, puesto que la producción en Levallois pasó a ser anecdótica en comparación con la llevada a cabo en instalaciones ajenas, la interrumpieron en diciembre de ese mismo año.

Uno de los aspectos que me encantado de esta empresa es su transparencia respecto a la elaboración de las cervezas, gracias a lo cual sé que esta IPA se produjo en Rabourdin... alguna marca nacional que yo me sé podría tomar ejemplo. Servida en copa luce un color naranja amarillento, velada, con una espuma densa y esponjosa que ocupa todo el volumen del recipiente. Su entrada en nariz es inmejorable: arranca un torrente de lúpulo americano con cítricos, pino y resina al mismo nivel, dejando mango, albaricoque y naranja madura en un segundo plano. Se apoya además en una base de malta, galleta y algún toque de miel que, si bien es discreta, tiene la suficiente presencia como para dar mayor dimensión al aroma que estas IPA que son sólo lúpulo.

El cítrico también marca la entrada en boca, con mandarina, naranja y más suave pomelo y limón, aunque quedan de fondo malta y algo de cereal. El pino y la hierba se introducen poco a poco, y van secando el trago, aunque persiste una agradable textura cremosa. Final de amargor marcado, áspero, con mucha piel de cítricos, pino, un toque medicinal y bastante especia picante. A medida que se calienta la cerveza emergen frutas más dulces como mango maduro, melocotón, hace acto de presencia la levadura y se refuerzan en el final pimienta, clavo y un soplo de alcohol. Cada día soy más fiel a las cervezas clásicas, pero esto no quita que pueda disfrutar de las elaboraciones modernas bien hechas. Es el caso de esta IPA; es suficientemente compleja, y tiene estructura más que de sobras para aguantar la generosa carga de lúpulo Citra que se le ha metido. Repetiré con esta marca siempre que pueda, más todavía sabiendo que este mismo año estrenan sus propias instalaciones.

NOTA: