viernes, 21 de diciembre de 2018

Harviestoun Ola Dubh Special Reserve 12

MARCA: Harviestoun
MODELO: Harviestoun Ola Dubh Special Reserve 12
ESTILO: Old Ale añejada en barrica de whisky Highland Park 12 Year (8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Escocia

CARACTERÍSTICAS: La serie Ola Dubh (Aceite Negro en gaélico) de Harviestoun encaja perfectamente en lo que llamaríamos "clásicos modernos". Las tres referencias de esta serie, Special Reserve 12, 16 y 18, son fruto de una colaboración iniciada en el año 2007 entre Harviestoun y la destilería Highland Park, famosa por el fuerte ahumado de turba de sus whiskies. Para la elaboración de esta que comento hoy simplemente cogen su conocida Old Engine Oil, aunque algo subida de grados, y la añejan durante 6 meses en barrica que previamente ha contenido Highland Park 12 Year Old single malt. La compré hace unos meses en un supermercado de la zona, y el frío polar de la semana pasada me animó a abrirla para calentar el final de un domingo.

El nombre está muy bien escogido, es negra como el petróleo, aunque es un color brillante, muy atractivo. Tiene una fina capa de espuma beige marronácea de burbuja gruesa, muy porosa, que se reduce al mínimo. Su aroma es dulce y licoroso, con profunda malta tostada, caramelo intenso, sirope y frutas oscuras, entre ellas moras, pasas y ciruelas muy maduras. Se perciben también notas de regaliz negro y cacao, muy bien integradas, junto con recuerdos de Pedro Ximenez. Además no podía faltar el ahumado de la turba, cálido y agradable, con un toque de barbacoa y un reconfortante punto de alcohol. Es un aroma muy interesante y complejo, en él se puede encontrar lo que se quiera.

En boca llama la atención la baja carbonatación, que potencia su textura oleosa. De cuerpo medio/alto, exhibe intensa malta tostada y sirope de caramelo de principio a fin, a lo que se suman inicialmente moras, pasas y suave ciruela. En seguida entra un marcado gusto a cacao, pan integral y más discreto café. Hacia el final sale el intenso ahumado de la turba, dulce y delicado. El regusto es eterno, repleto de humo, con el calor del alcohol y notas de chile. Por suerte no es de estas cervezas que te dejan la mandíbula temblando con el alcohol mientras te saturan con sabores extremos que luchan por ser los protagonistas, sino que va haciéndose hueco sin que te des cuenta y de repente te encuentras degustando una maravilla. Delicada, compleja y equilibrada, ejemplo de buen hacer.

NOTA:

0 comentarios: