sábado, 16 de noviembre de 2013

Tegernseer 1806 Max I. Joseph Julibäums Export

MARCA: Tegernseer
MODELO: Tegernseer 1806 Max I. Joseph Julibäums Export
ESTILO: Münchner Hell (5'2% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania


CARACTERÍSTICAS: Otra de las cervezas de la reputada Tegernsee Herzoglich Bayerisches Brauhaus es su Max. I Joseph Jubiläums Export, una cerveza lanzada en el 2006 en conmemoración del 200º aniversario de la coronación de Maximiliano I como rey de Baviera. De esta cayeron unas cuantas durante la semana que estuve en Munich, de hecho recuerdo con especial cariño una tomada al borde del Tegernsee, y quise traerme al menos una botella a España para poder traer de nuevo a la memoria un viaje tan redondo como ese. 

De color amarillo algo pálido, pajizo, y cristalina frente a la luz, forma al servirla una espuma blanca, cremosa y persistente, alimentada por una carbonatación comparable a un tifón, que asciende velozmente por el vidrio. El aroma es una verdadera delicia, y cuenta con la naturalidad y el frescor que expresan las mejores cervezas bávaras. El corazón es de malta dulce salpicado de suave toffee, combinado con limón maduro, de acidez muy medida y hierba fresca. Se sustenta sobre un pedestal de cereales, impregnados de leves toques de miel, galleta y especias, consiguiendo una mezcla tan apetecible que se convierte la espera hasta dar el primer trago en un suplicio. 

En boca es suave, cremosa, sedosa, de una textura perfecta apoyada por una carbonatación extremadamente bien ajustada. Comienza con un dulzor de malta y manzana golden, modulado por cítricos, dejes de levadura y mínimo cítrico, ensamblados de forma que ningun matiz resalta respecto a los demás. Hacia el final, aparece de forma progresiva un amargor moderado que introduce más limón y hierba al trago, para en el último segundo surgir un peculiar e inesperado soplo de dulzor, bien cargado de miel, galleta, flores y frutas maduras. Me ha parecido deliciosa, de sabor intenso y compacto, y algo más contundente que la Helles de la fábrica, cosa que personalmente agradezco. A pesar de haber transcurrido ya varios meses desde que la compré no me da la impresión de que haya perdido demasiado, aunque es evidente que el sitio óptimo para consumirla es en la propia fábrica.

NOTA:

0 comentarios: