domingo, 18 de agosto de 2013

Dispensador Happy Beer (Compra ECO)

Hace unas semanas se puso en contacto con nosotros Marta Guiu, en representación de la tienda online Compra ECO, comentándonos que, si bien esta empresa no se dedicada específicamente a la cerveza, tenían un producto que nos podía resultar interesante tanto a nosotros como a nuestros lectores: un dispensador de cerveza Happy Beer, que estaban dispuestos a enviarnos gratis para que probásemos y comentásemos nuestras impresiones.

Hacía un tiempo me había planteado comprarme uno, pero puesto que nunca había probado uno de estos aparatos y no estaba seguro de que mereciese la pena, junto con el inconveniente de que los barriles de 5 litros se deben consumir en las primeras 24 horas después de abrirlos y no suelo juntarme con los amigos en casa, al final rechacé la idea. Así, ésta nos pareció una excelente oportunidad de tener una primera experiencia con este tipo de artículos, contestamos a Marta que aceptábamos encantados su propuesta, y en menos de 3 días teníamos en casa la caja con el dispensador perfectamente empaquetado.

Por supuesto, en cuanto llegó lo primero que hice fue desembalarlo y montarlo con la ayuda del manual, y la verdad es que quedé bastante satisfecho con el elegante aspecto del aparato. Por desgracia en ese momento no tenía un barril a mano, ni tiempo para estrenarlo ni compañía para hacerlo, así que decidí esperar hasta un momento más adecuado y así tener unos días para buscar algún mini-keg que mereciese la pena. No obstante, lo que sí que pude es deleitarme tras comprobar algunas características de este dispensador que me parecieron muy interesantes:

- Se conecta a la corriente, enfría el barril y lo mantiene a una temperatura determinada.
- Tiene adaptador para todo tipo de barriles. (incluyendo uno especial para los de Heineken, que me temo que en mi caso se quedará sin estrenar)
- Incluye también una garrafa de plástico de 5 litros desde la que se puede servir cualquier bebida que se coloque en su interior, muy útil para homebrewers.

Pasaron un par de semanas hasta que pude estrenarla, cosa que hice ayer aunque con una cerveza no tan apetecible como esperaba, pero que igualmente disfruté. Su funcionamiento no tiene mucho misterio; solo hay que enfriar el barril, colocar el adaptador adecuado y conectarlo al dispensador por dos tubos, uno que desemboca en el grifo, y otro que introduce aire en el barril y hace que la cerveza salga con presión. La única dificultad la encontré a la hora de poner el adaptador, puesto que hay que retirar la pieza de plástico de la parte superior del mini-keg y no es fácil, de hecho unos alicates me parecen imprescindibles. 

Una vez hecho esto solo queda la parte fácil, que es beber la cerveza. Hay que reconocer que sale en muy buenas condiciones tanto de temperatura como de carbonatación y se nota claramente la diferencia tanto con la botella como al tomarla directamente del barril, empleando la llave que estos suelen incorporar. La única decepción ha sido el escaso calibre que tiene el chorro de cerveza, lógicamente el de la goma que va por el interior del grifo, pero es de todas maneras una pega de una importancia escasa.

Para resumir, salvo este último inconveniente, me ha parecido un aparato que puede resultar interesante, aunque posiblemente es para ocasiones puntuales más que para tenerlo siempre conectado. ¡No puedo esperar a tener un mini-keg de Schlenkerla Märzen para probarlo con una cerveza que merezca la pena! Muchísimas gracias a Compra ECO y a Marta Guiu por habernos permitido probar el dispensador.


15 comentarios:

Pivní Filosof dijo...

Lindo chiche, pero ¿Qué onda con el mantenimiento y limpieza del aparto?

Embracing Darkness dijo...

Justo ahora estoy haciéndolo, limpieza de las gomas por las que pasa líquido y la rejilla. No tiene mucha miga, la verdad

Lúpuloadicto dijo...

Felicidades por el regalazo! Ahora viene lo complicado, conseguir variedad interesante de barrilitos de 5L :P

Por cierto, el barrilito de Schlenkerla Märzen tiene su propio mecanismo de servido, no necesita de un dispensador externo.

Saludos!

Embracing Darkness dijo...

Gracias :) En realidad, la mayoría de los barriles tienen su propio mecanismo de servido. No obstante, tengo entendido que no es lo mismo, o al menos a mí no me lo parece; ¿será por la infusión de aire, o sólo porque queda bonito?

Un abrazo

Pivní Filosof dijo...

La cerveza tirada directamente desde el barrilito debería salir más parecida a la que se sirve en Schlenkerla, que también se dispensa por gravedad.

humulus lupulus dijo...

Como mola el juguetito jejejeje. Enhorabuena!!!!

Anónimo dijo...

Hola! he descubierto este blog al principio de la tarde y hasta ahora he estado leyéndolo, me encanta! quería preguntar si la cerveza de esos barriles, tirada con esos grifos domésticos tiene el mismo gusto y textura que si fuera tirado de un grifo de bar.. Gracias!

Embracing Darkness dijo...

Pivní:

No sé qué decirte, Max. La verdad es que no conozco el mecanismo exacto de estos sistemas, ni en qué condiciones se envasan los barriles de Schlenkerla. Lo que sí que es cierto es que antes de colocar el dispensador probé a servirme una cerveza directamente del barril y me pareció más gasificada, no sé a qué se debe. Cuando lo haya utilizado más veces ya diré

Humulus:

Mil gracias, la verdad es que es un cacharro entretenido.

Anónimo:

Gracias por el aprecio :) La pregunta que haces es un poco endemoniada... no creo que sepa igual, aunque tampoco se parece a la cerveza de lata o botella; ¿quizá un punto intermedio? Tendría que probar a la vez para estar seguro

Un saludo a los tres

Edgardo Baigorria Napoli dijo...

Hola, muy bueno el artículo, una consulta además de los famosos barrilitos de Heineken y de la Marzen que nombras...¿existe en el mercado alguna cerveza que valga la pena de alguna Micro o algo parecido que venga en este envase? Muchas gracias.

Edgardo Baigorria Napoli dijo...

...a y una cosa mas...¿Cuál es el precio del dispensador? Gracias de nuevo

Embracing Darkness dijo...

Sí, sí que hay unas cuantas cervezas que se venden en mini-keg y que merecen la pena; yo he visto de Kulmbacher, de Kostritzer, de Hoegaarden... claro que a España no llegan muchos, salvo en algunas tiendas especializadas. Cuestión de estar atento, supongo.

En cuanto al dispensador, en esta tienda ronda los 90 euros, en otras no tengo ni idea.

Un saludo

Kamui dijo...

Y la cerveza un par de días después de estar abierta qué tal está? Es lo que más me tira para atrás de estos dispensadores.

Pregunta que podrás responder en un día o dos después de esta entrada, claro.

Embracing Darkness dijo...

No, no, los barriles de marcas son para beber en el momento, no para mantener durante la semana y echarse una caña de cuando en cuando; de hecho, lo pone en los propios barriles. Está pensado más bien para reuniones de bastante gente, porque los 5 litros se tienen que acaban en el día.

En el caso de utilizar bidones de plástico con cerveza propia no sé cómo irá, pero supongo que parecido.

Un saludo

VISUALBEER dijo...

Pues está bien el invento, habrá que comentarlo a la familia por si deciden hacer algún regalito jejeje.

Aunque, como han dicho anteriormente, lo malo es conseguir variedad de barriles.

Muy buen artículo!

www.cervezacasera.org dijo...

La verdad qué estos barriles estan genial para una fiesta con los amigos, resultan vistosos y para un par de veces sirven. Lo que no los veo es en lo referente a un uso diario ya que la cerveza resulta cara y no hay gran variedad.