jueves, 20 de noviembre de 2014

Caelia Numantikon

MARCA: Caelia
MODELO: Caelia Numantikon
ESTILO: Blonde (5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España


CARACTERÍSTICAS: En el año 2011 se fundó en Soria la microcervecera Caelia, siendo, si no me equivoco, la primera fábrica de Castilla y León. Detrás de ella estaba Marcos Sanz, natural de la región, un apasionado de la cerveza y del homebrewing, quien empezó a compaginar su trabajo de ingeniero agrícola con la elaboración de esta bebida a nivel profesional. El nombre de la marca es el que daban los celtíberos que habitaban en la zona a una bebida fermentada a partir de cereales, y bajo este emblema están casi desde el principio sus 2 elaboraciones: Trigo y Tostada. Sin embargo, la botella que ha llegado a mis manos por cortesía de Alejandra y sus padres (¡mil gracias!) es una elaboración especial preparada para la Asociación Cultural Celtibérica Tierraquemada.

De color amarillo yema, mate, presenta una opacidad que sorprende, sobretodo teniendo en cuenta la claridad de las maltas empleadas. Forma una capa de espuma bastante fina, que en escasos minutos se reduce hasta formar una media luna adherida al vidrio. El aroma es agradable; dulce, denso y muy maltoso, desprende por doquier fruta madura con alguna reminiscencia tropical, todo ello sobre una base de masa de pan. Está envuelto además en profundas notas de miel, perfectamente coordinadas con marcado lúpulo floral y toques de naranja dulce. Es una presentación ideal para una rubia belga, estilo al que supongo que pretende acercarse esta elaboración, capaz de despertar el ansia de beber en casi cualquiera.

Por desgracia en boca no mantiene el nivel, o al menos esa es mi impresión. Lo primero que llama la atención es el descontrol de la carbonatación, que dificulta disfrutar del trago al esconder detrás de una barrera de gas malta, cereales y fruta madura, sobretodo manzana y pera. El transcurso del trago es lento y calmado, pero tanto es así que al final resulta algo plano. Termina en un amargor muy moderado, con trazas cítricas, florales y frutales que desaparecen poco a poco, descubriendo un gusto habitual en algunas cervezas artesanales que no me suele resultar del todo agradable, como de agua manchada, aunque eso sí, muy ligero en este caso. En mi opinión le sobra gas y le falta sabor; soy consciente de que las 2 cervezas de esta fábrica tienen buena reputación, y no dudo de su calidad, pero la verdad es que esta elaboración no me ha gustado demasiado.

NOTA:

2 comentarios:

Lúpuloadicto dijo...

O_o. Mira que he visto desfilar cervezas por aquí, algunas que en mi opinión son flojunas flojunas... pero no recuerdo muchas con 4 "jarritas"... Desde luego si me la cruzo dudo que la pille... Eso sí, si te sobra la etiqueta estaré encantado de adoptarla, jaja!!! Un abrazo, Hugo!

Hipos dijo...

Es una cifra un poco ambigua, ¿no? Supongo que te refieres a eso. xDD

Nada, la uso con poca frecuencia, sobretodo para aquellas cervezas que, sin ser un desastre, tienen atributos que les impiden llegar al nivel. Curiosamente, en estos últimos meses/años he cogido varias que entrarían en este grupo.

Un abrazo, Pau.