martes, 20 de marzo de 2018

Ridgeway Imperial Red Ale

MARCA: Ridgeway
MODELO: Ridgeway Imperial Red Ale
ESTILO: Barley Wine (10% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Inglaterra

CARACTERÍSTICAS: Hasta este año la cervecera Ridgeway, en Oxfordshire, era una completa desconocida para mí, pero gracias al reciente desembarco de sus botellas en La Vinoteca he podido disfrutar de sus referencias durante las últimas semanas. Peter Scholey fundó esta empresa junto con su mujer Vanda Scholey en el año 2002, tras la absorción de Brakspear por Wychwood (Marston's) y el cierre de la fábrica en Oxfordshire, de la que Peter era el maestro cervecero. Esta cervecera está especialmente comprometida con el medio ambiente: su energía proviene de paneles solares, no desperdicia el agua que utiliza, el bagazo es utilizado por granjeros locales para alimentar a sus animales, e incluso comparte instalaciones con otras dos cerveceras de manera que el agua caliente proveniente del enfriado del mosto es aprovechada por otra marca para elaborar. Es la primera noticia que tengo de un sistema colaborativo semejante entre varias cerveceras.

Ridgeway pretende mezclar la tradición cervecera británica con las tendencias más modernas, y la primera cerveza que voy a comentar es un buen ejemplo de ello. Detrás de una etiqueta de corte totalmente clásico se esconde un Barley Wine con inspiración de Red Ale, sometida a Dry Hopping. Es cristalina, con un brillo rubí intenso, más anaranjada en base. Genera una espuma cremosa y densa de color beige, aunque desaparece pronto debido a la escasa carbonatación que le llega. Su perfume es extremadamente potente, denso y compacto. Malta tostada y caramelo dominan con diferencia,  aunque tampoco escasea la fruta oscura madura, sobretodo ciruelas, manzana asada y algo de dátiles. En un segundo plano quedan cereza madura y otros frutos rojos sobre una base de almíbar, quedando un aroma dulce, goloso, pero en absoluto empalagoso.

Similar en boca, fuerza descomunal con grandes cantidades de malta y caramelo, aunque la fruta en esta ocasión llega incluso a ponerse por encima, con recuerdos de cereza picota, ciruela, y más suave fresa y mora. Cuerpo completo, como no podía ser de otra manera, pero no se hace difícil de beber. El trago es calmado, va integrando los diferentes sabores hasta llegar a un amargor final no demasiado marcado, donde salta el comedido carácter cítrico del lúpulo británico, notas de canela, especia picante y el calor del alcohol, acompañados por toneladas de frutas. Cuando la cerveza se atempera se refuerzan los tostados en este punto, y no se escapan recuerdos de grano de café y cereal quemado. Mucha potencia pero bien controlada, muchos matices pero bien integrados. Tengo mis dudas respecto a lo de Red Ale, pero creo que es una cerveza de un nivel bestial y a un precio muy razonable. He dejado una botella a añejar, en unos años os cuento... si aguanto sin bebérmela.

NOTA:

0 comentarios: