domingo, 11 de marzo de 2018

Almogàver Akelarre

MARCA: Almogàver
MODELO: Almogàver Akelarre
ESTILO: Münchner Hell ahumada (5'2% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Para cualquiera interesado en la cerveza artesanal nacional el nombre de Almogàver le resulta familiar porque esta marca lleva en activo al menos desde el 2005, inicialmente elaborando sus cervezas en fábricas de otros productores y desde 2017 en sus propias instalaciones en Barcelona. Su nombre hace referencia al que se le daba a pequeños grupos de sarracenos dedicados al saqueo y ataques sorpresa en la Península Ibérica, aunque posteriormente fue empleado para designar a los aragoneses que adoptaron estrategias similares durante la Reconquista. Elaboran en la actualidad 9 variedades distintas, y son todas ellas de alta fermentación salvo su Pils llamada Volksbier y la Rauch que voy a comentar hoy. 

Es de color dorado brillante, cristalina, limpia, con un dedo de espuma blanca de burbuja muy fina alimentada por una carbonatación viva. En nariz es potente, se presenta con gran cantidad de ahumado, dulzón y cálido como una barbacoa de carne. Se apoya en una base de malta dulce, masa de pan y grano crudo, acompañada por algo de compota de manzana, pera madura y un delicado punto de picant. Los diferentes aromas se integran a la perfección de forma que ninguno de ellos rompe la línea del ahumado, quedando un perfume armonioso.

En la entrada en boca salen notas de malta, pan, cereales y algo de fruta madura, destacando el membrillo, con un dulzor moderado. El cuerpo es el apropiado para el estilo, consistente pero sin saturar. El ahumado está presente durante todo el trago, aunque es durante la segunda mitad cuando pasa a primer plano y dirige el sabor. Amargor final marcado, con potentes notas de cítricos, hierba, bastante especia picante, y el humo infiltrándose entre los diferentes sabores. Más lúpulo de lo habitual en este tipo de cervezas pero el resultado es igualmente muy bueno. Queda una cerveza de trago limpio, sabrosa y equilibrada, totalmente digna de servirse en el Altstadt de Bamberg. Mil gracias a Crusat por hacernos llegar esta botella, es un placer comprobar el alto nivel de muchas de las cervezas elaboradas en Cataluña.

NOTA:

0 comentarios: