lunes, 18 de febrero de 2013

Naparbier Zombreaker

MARCA: Naparbier
MODELO: Naparbier Zombreaker
ESTILO: Double IPA (8'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: El primero de los grandes lanzamientos de Naparbier de finales del 2012 / principios del 2013 tuvo como excusa el primer aniversario de la tienda online Zombier, que los navarros quisieron celebrar ofreciéndole a Gabriel esta IPA doble elaborada con Columbus, Citra y Cascade. Tuve la suerte de poderla probar en la fábrica de Landaben, con Pau y Rosana de Lupuloadicto, antes de que estuviese madura, durante una fugaz visita guiada por Juan, y quedamos todos francamente sorprendidos por el nivel que apuntaba a pesar de faltar todavía semanas para que estuviese terminada. Huelga decir que, tras este adelanto, decidí que al menos una botella de este delicioso néctar tenía que pasar por mi despensa.

Tras un viaje Pamplona - Málaga - Pamplona, llegó la botella a mi casa y en cuanto tuve un hueco en mi agenda cervecil (lo de agenda cervecil es tan organizado como suena, es posible que tenga algo similar a un trastorno obsesivo-compulsivo) la descorché. Es de color marrón anaranjado, con brillos dorados, y forma al servirla una resistente espuma con un casi imperceptible tinte amarillo, mientras empieza a liberar un intenso perfume que inunda la habitación. En este predominan las frutas tropicales, junto con melocotón en almíbar y naranja madura, envueltas en un dulce abrigo de malta y toffee. Todo ello se recubre con un medido y delicado soplo de lúpulo herbal oleoso, con recuerdos de resina y chicle. Me parecio un aroma bastante amable, sobretodo para una DIPA, pero por lo que recordaba de su prototipo estaba convencido de que la cerveza me guardaba más que esto.

En boca están presentes tanto la malta y el caramelo como las frutas tropicales, pero con la diferencia de que el lúpulo americano se esconde traicionero y a los pocos segundos asesta una puñalada de amargor y acidez intensos, dejando la boca anestesiada con un torrente mezcla de hierba, pino, resina, limón y pomelo, de marcado carácter especiado. No contento con esto, intensifica el amargor para crear un final agresivo, áspero, seco, astringente, con toneladas de lúpulo, cítricos y un claro recuerdo alcohólico, no obstante controlado. A pesar de su amargor extremo y su importante graduación alcohólica, mantiene en todo momento el equilibrio, dentro de las necesidades del estilo, gracias a un cuerpo consistente que actúa de barrera, haciendo de esta una cerveza de trago corto, para disfrutar con calma. Es simplemente excepcional, lo mejor que he probado de Naparbier hasta la fecha, y eso no es decir poco.

NOTA:

7 comentarios:

Lúpuloadicto dijo...

Aquella prueba directamente de la cuba queda ya para la posteridad... Alucinante, jejeje! Lo cual me recuerda una botellita de 75cl que tu también debes tener y nunca me atrevo a abrir ;).

En cuanto a la versión ya terminada de Zombreaker en botella, creo que me quedo antes con la versión en barril (que supongo que no te sería difícil de probar, malandrín!!!).

De todas formas para grandes lanzamientos, quédate con 2 nombres: SAI y Pumpkin Tzar. Prefiero no decirte el porqué... ;)

Un saludo!

Joan Villar-i-Martí dijo...

Enamorado estoy yo de la Zombreaker :-). Justo ayer tomé una en Animal. Habrá que presionar a los Napars y a Gabriel para que hagan nuevas cocciones, jeje.

¡Saludos!

Embracing Darkness dijo...

Pau:

Pues no la tomé en barril, por ahora nunca he podido asistir a los estrenos cerveciles del Manneken... y eso que me pilla al lado de casa. En fin, si es que voy a tope.

La botella de 75 cl la tengo a buen recaudo, aunque he acordado con unos buenos compañeros que guardan la 666 abrirlas a la vez, para comparar.


Joan:

No creo que a estos les haga falta mucha presión. No obstante, seguimos teniendo Undead, Sai y Tzar, que tampoco están mal. A ver si visito ese Animal del que tanto se habla, con un poco de suerte coincidimos.

Un abrazo a ambos

McManus dijo...

Y qué decir de la 666, una jodida maravilla de vino de cebada, aunque no he tomado casi nada de ese estilo. Pero sí recuerdo que me encantó (y lo que me sorprende es que, más allá de Ratebeer, no haya visto todavía una reseña de ella). La bebí con un amigo mío, ¡qué maravilla, qué complejidad de sabores! Mi enhorabuena a Naparbier por otro logro.

Embracing Darkness dijo...

Sí, juegan duro estos tipos. La 666 todavía no ha caído, pero todo se andará.

Saludos

JAB dijo...

Esta gente sabe hacer muy buenas cervezas... desde su Pilsen hasta la Undead IPA, o la ZZ+, o las más recientes, Janis Porter, 666, o Sai (espectacular). La Pumpkin Tzar apunta muy alto, pero aún no la he probado, y ya tengo ganas. La Zombreaker, me pareció un auténtico pepino de ibus, genial para los adictos a las ipas, pero para mi gusto un pelín pasada de vueltas, aunque es una valoración meramente particular y personal en función de mis gustos. Enhorabuena en cualquier caso a la gente de Naparbier por ser una de las micros del panorama actual que mejor cerveza hacen. Salu2!

Embracing Darkness dijo...

La única pena con Naparbier es que, curiosamente, aquí en Navarra solo se pueden conseguir las 3 clásicas; ninguna de las especiales se queda por la zona. Una pena, aunque tampoco es que c la Pils, Amber y Porter me parezcan poca cosa

¡Saludos!