viernes, 26 de agosto de 2016

Ambar Picante

MARCA: Ambar
MODELO: Ambar Picante
ESTILO: Ale con chile, cardamomo, bergamota, miel y jengibre (7'2% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: En repetidas ocasiones La Zaragozana ha aprovechado eventos gastronómicos de la capital aragonesa para lanzar cervezas con características muy diferentes sus referencias habituales en edición limitada, por ejemplo Ambar Bombón, Ambar 10 o Ambar Picante, para ser servidas en los establecimientos participantes. Más recientemente se han decidido a rescatar algunas de las recetas desarrolladas entonces, y la han distribuido por comercios de toda la Península; la primera fue Ambar 10, durante el pasado 2015, y este año le ha tocado el turno a Ambar Picante. Esta botella nos ha llegado por cortesía de La Zaragozana, a quienes queremos agradecer el detalle.

Tuvimos la suerte de podernos juntar los dos miembros de Hipos Urinatum poco tiempo después de recibirla, así que una tarde después de una comilona nos dispusimos a abrirla. Es una cerveza de color amarillo pajizo, velada, con escasa espuma blanca que queda en la superficie en forma de membrana, alimentada por alguna burbuja aislada. En nariz se parece a una cerveza con limón aunque cargada de especias, entre las que destaca sin duda el jengibre, además de algún toque de miel. De fondo queda cereal crudo y malta sin tostar, dando un dulzor comedido, acompañados de fruta, principalmente limón, lima y más suave albaricoque. 

El sabor comienza dulce, con malta sin tostar, miel, y algún toque de galleta y caramelo. Poco a poco entra la cáscara de limón, convirtiéndose en el matiz predominante, acompañado de más suave lima y manzana verde. Al final estalla el jengibre y se pone a la misma altura, aparece entonces un final de amargor moderado, aunque potenciado por un picante afilado, dejando en el regusto notas de limón, especias exóticas y un delicado calor enólico. Me ha gustado bastante, es una receta muy original y con ingredientes difíciles de manejar, pero creo que está afinada a la perfección y no se hace nada difícil de beber. Quizá a aquellos que busquen una cerveza tan picante como Mole Negro de Nómada se les va a quedar corta, pero si apetece algo de picor moderado y bien hecho, esta es buena opción.

NOTA:

domingo, 21 de agosto de 2016

Malastrana Bohemian Beer

MARCA: Malastrana
MODELO: Malastrana Bohemian Beer
ESTILO: Pilsener (4'8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: República Checa

CARACTERÍSTICAS: Salvo que se fabrica en la República Checa, lo cual es evidente por su nombre, y es posible que en la fábrica Schwarzenberg de Protivín, en activo desde hace casi 500 años, poco puedo decir del origen de la cerveza Malastrana porque no hay apenas información sobre su historia en Internet, ni siquiera en la página oficial de la empresa. La botella, por cierto, fue un regalo de los amigos de Ulabox, quienes se presentaron enviándonosla junto con 3 botellas de Barcelona Beer Company... ¡gracias de nuevo!

La verdad es que la ataqué con ganas porque había leído alguna reseña que hablaba positivamente de ella. Al servirla vi una cerveza cristalina de color ambar, que emitía algún reflejo dorado. Ocasionalmente se ve alguna burbuja microscópica subiendo a la blanca espuma, aunque es evidente que no las suficientes, puesto que en escasos minutos esta desaparece casi por completo. Acercar la nariz a la copa me supuso una gran decepción, y donde yo esperaba deliciosa malta de Bohemia me encontré un aroma dulzón, malta excesivamente acaramelada hasta el punto de parece industrial, con un punto de cereal mojado que recordaba al maíz. Equilibra en parte la fruta madura, principalmente manzana asada, notas de masa de pan, levadura y mínimo lúpulo floral, aunque hay en todo momento algo que no termina de encajar, como un deje azufrado.

En boca mejora algo, pero tampoco acaba de estar bien. La entrada la dan malta y caramelo, intensos recuerdos de mantequilla, más suave masa de pan y cereal crudo, y de nuevo se intuye maíz (aunque desconozco si este cereal se emplea, simplemente me recuerda). A medida que transcurre el trago aparece manzana golden madura y algo de especia, para cerrar en un final de amargor moderad, con delicadas notas de miel, lúpulo floral, un toque cítrico y, de fondo, un soplo áspero de alcohol, leve pero evidente. El cuerpo es adecuado para el estilo, la textura es algo plana pero agradable, pero tanto el dulzor artificial del inicio del trago como el punto de alcohol al final han hecho que mi impresión no sea buena, más aún teniendo en cuenta el nivel de las Pils checas.

NOTA:

domingo, 7 de agosto de 2016

To Øl Baltic Frontier

MARCA: To Øl
MODELO: To Øl Baltic Frontier
ESTILO: India Pale Ale con bayas marítimas y endrinas (6'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Dinamarca

CARACTERÍSTICAS: Cuando vi por primera vez esta elaboración de To Øl en las estanterías de La Vinoteca y vi que entre los ingredientes se encontraban las bayas de enebro, me la llevé pensando encontrar una especie de homenaje a las Sahti, aunque con una vuelta de tuerca. Una vez en casa, después de buscar algo más de información, comprobé que en realidad se trataba de una IPA utilizando ingredientes comunes a Escandinavia y el Báltico: las bayas marítimas y las endrinas. Esto por una parte me decepcionó un poco, porque llevo siglos queriendo repetir mi grata experiencia con el peculiar estilo de cerveza finés, aunque por otro lado también sabía que iba a probar una cerveza muy original y, siendo de To Øl, con la garantía de estar bien hecha.

Lo cierto es que el aspecto no es el punto fuerte de Baltic Frontier, tiene un color marrón ligeramente anaranjado muy similar al lodo, con una turbidez máxima que refuerza esta impresión. La espuma es lo que nos permite identificarla como cerveza: abundante, cremosa y resistente, mantiene un dedo durante todo el tiempo. En nariz sobresale el lúpulo americano, y las fosas se ven invadidas por toneladas de fruta de la pasión, mango, y más suave melocotón y naranja madura, quedando un discreto fondo de malta. Es un carácter resinoso, almibarado, con notas de levadura moderadas pero evidentes y un levísimo picante. En cuanto a las bayas, la verdad es que detrás de tanto lúpulo no he sido capaz de detectarlas.

La sorpresa viene con el sabor, el lúpulo es mucho menos intenso y frutal y el conjunto tiende con claridad hacia la acidez. Comienza ya con un amargor intenso, irrumpen albaricoque, cítricos y fruta tropical poco madura entre las que destacan la piña, mientras la malta se esconde de nuevo en un segundo plano, manteniendo el cuerpo. A medida que avanza el trago se desarrolla una acidez progresiva, muy herbal, que imagino que proviene de las bayas. El final es muy astringente, una afilada acidez y un potente amargor se combinan, desprendiendo notas cítricas, sobretodo pomelo, herbales y de pino, junto con una carga de especia picante considerable. Sin duda es una cerveza rara, aunque no se puede negar que esté bien hecha. El sabor ácido proveniente de las bayas está muy bien incorporado al lúpulo americano, y si bien al principio me resultaba algo estridente, en cuanto reposa unos minutos se diluye en el resto del conjunto y se equilibra el trago. El única problema que tengo es que estoy cansado de la acidez y, más allá de los estilos que tienen intrínsecamente este sabor, es muy difícil que una cerveza así me pueda entusiasmar. Me pasa lo mismo que con la versión con Brettanomyces de Troubadour Magma, no creo que le aporte ningún beneficio.

NOTA: