martes, 19 de mayo de 2015

Naparbier Aker IPA

MARCA: Naparbier
MODELO: Naparbier Aker IPA
ESTILO: India Pale Ale (6'7% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Tras muchos lanzamientos de diferentes cervezas en ediciones limitadas, el pasado 17 de Mayo los chumachos de Naparbier presentaron en el Manneken Beer de Pamplona la cuarta cerveza que iba a estar fija en su repertorio (sin contar con Naparbier Dunkel, que se dejó de producir en el 2012): la nueva Aker IPA. Se trata de una India Pale Ale cargada de lúpulo americano y cuyo nombre, siguiendo la estela oscura de las últimas elaboraciones de estos navarros, hace referencia al macho cabrío que preside los akelarres en la mitología vasca. Pocos días después empezaron a aparecer las primeras botellas en algunas tiendas navarras, y en cuanto esto sucedió me agencié un par.

Cuando me enteré de la noticia del lanzamiento de esta nueva cerveza, hice mis propias elucubraciones y la imaginé como una Sierra Nevada Pale Ale o Torpedo, especulación pura y dura que su líquido color melocotón, cubierto por una moderada cantidad de espuma amarillenta, ni confirmó ni desmintió. (cual político pillado con la mano en la caja) Sin embargo, el aroma ya apunta en una dirección totalmente distinta; una locura de lúpulo americano invade las fosas nasales, lanzando a discreción intensas notas de maracuyá, piña, hierba, pino, y más suave mango, naranja y resina. Todo esto se apoya sobre un fondo de malta dulce, con toques de toffee, caramelo y mínimos frutos secos con miel.

Durante medio segundo pensé que en boca estaba más relajada, al percibir un inicio dulce, maltoso, de textura cremosa, pero en seguida el lúpulo dirige el trago, inundando las papilas de penetrantes notas de frutas tropicales. En esta ocasión los cítricos tienen mucha más presencia que en el aroma, destacando limón y pomelo, mientras que la naranja se mezcla con las frutas más dulces. El amargor y la acidez son más marcados al final, aunque con la ayuda de la malta y de un cuerpo medio se mantienen bien controlados, dando un frescor francamente agradable. Por último, tras este ascenso estalla una combinación de mango, naranja, albaricoque, suave miel y flores, y notas de pino y resina más tardías que quedan en el largo regusto. La primera vez que probé esta cerveza me gustó, pero me resultó lupulada en exceso incluso para el estilo. Sin embargo en esta segunda ocasión, casi dos años después, el resultado ha sido mucho más acorde a mis gustos: es una IPA muy potente pero con suficiente carga de malta para respaldar al lúpulo, y además consigue así esquivar la simpleza y monotonía que a veces exhiben algunas elaboraciones de otras marcas. 

NOTA:
 

12 comentarios:

Lúpuloadicto dijo...

Jejeje!! Otro más que se suma a la larga lista de quemados... xD!!! Menuda epidemia ha provocado Napar... ;). Y reconozco que tiene mucha tela que alguien cuyo nombre es sinónimo de cantidades ingentes de lúpulo te diga que no pudo con esta cerveza pero así es. La probé al poco de estar embotellada, muy fresca, con el lúpulo en todo su esplendor y me llevé esa misma impresión que tan bien detallas. De hecho en Mediona Joan (Birraire) me decía lo mismo. Allí la reprobamos en barril y estaba mucho menos agresiva. Más recientemente también la he vuelto a reprobar en botella y la he visto más comedida y con la malta tomando bastante protagonismo. Eso sí, me agencié un extintor por si las moscas... ;). Como dices, es una buena cerveza, pero no apta para todos los públicos... Un abrazo!

Embracing Darkness dijo...

¿Ha cambiado de receta ya tan pronto? En fin, si a tí te pareció un poco pasada en cuanto a lúpulo, no hay más que hablar xD Ya digo, poderla tomar de cuando en cuando está muy bien para los amantes de lo extremo, pero no la veo para todos los días.... ¡Un abrazo!

Lúpuloadicto dijo...

No, no, nada de cambios de receta. Los cambios entre las botellas son por el tiempo, que aunque te parezca sorprendente en un solo mes la cerveza ha evolucionado que da gusto (ya son varios con los que hemos coincidido en ello sobre esta Aker). En cuanto al barril desconozco las razones pero todas las lupuladas suyas que he probado en barril (Hop Doom, Zombreaker, Undead...), bebidas recién hechas eran más redondas que la versión en botella y tenían el amargor (entre otras cosas) mejor integrado en el conjunto. Si te encuentras con Juan, que lo tienes al lado de casa, te podrá explicar mejor las razones.

Embracing Darkness dijo...

Hum, mira que la mía se pegó un mes en la bodega... claro que igual las que probasteis vosotros estuvieron más, o les sentó bien el viaje. Repetir esta cerveza pensaba, así que ya comentaré más adelante a ver si también coincido.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Acabo de probarla en barril en catalunya.
Me ha gustado.
Es una bomba de muchos lupulos con mogollones de malta. Mola. El regusto amargo es muy permanente. Un grado más de alcohol i ya tenemos la imperial.
Es un caos, pura entropia. Ahora lupulo, ahora malta, busco el alcohol, vuelven otros lupulos, más malta, i fin, se vació el vaso

Embracing Darkness dijo...

Buena descripción, "es caos" xDDD A mí me pasó lo mismo, me desapareció en segundos.

Un saludo

biorens dijo...

por las primeras lineas de esta cerveza pone

los chumachos de Naparbier

que mola.... pero no creo que sea exactamente lo que queríais decir
xD

Embracing Darkness dijo...

Sí que pretendía decir eso, sí... lo que tiene ser un imbécil adicto a los Simpsons.

- ¡Lleváoslo, muchachos!
- ¡Eh! ¡Aquí soy yo el que manda! ¡Lleváoslo, chumachos!
- ¿Qué ha dicho, jefe?
- ¡Lo que ha dicho este!

xDDD

Javier Castillo dijo...

A mí me gusto y eso que no tolero mucho el Chinook.
www.mundobirruno.blogspot.com

Embracing Darkness dijo...

A gustos. A mí el sabor no me resultó desagradable, ni mucho menos, pero tanto desequilibrio me cansa un poco.

Un saludo (agrego tu blog a la lista, que no lo conocia)

Mundo Birruno dijo...

Aún llevando Chinook para aburrir me gustó bastante.

UnholyBlackMad dijo...

Brutal!!!